FUMANDO ESPERO

En la historia del cine hubo un momento en el que fumar estaba muy bien visto. Todos los buenos fumaban. He de confesar que yo empecé a fumar para emular a mis héroes de la gran pantalla, todos ellos eran héroes, inteligentes, buenos y por supuesto, muy sabios. Quién no recuerda a Rick fumando un cigarro en su café situado en CASABLANCA, o a la teniente Helen Ripley fumando mientras trata de pensar que hacer con los pocos que quedan incluido el ALIEN (en cualquiera de sus partes), a otro Rick, esta vez apellidado Decard, fumándose un cigarro en la noche futurista mientras piensa que hacer con su puesto de trabajo de BLADE RUNNER, o a John McLane mientras libera, en fechas navideñas, la JUNGLA DE CRISTAL.
Pues bien, desde hace unos años esto ha cambiado, ahora la regla ha cambiado y fuman los personajes ambiguos, malos, terroristas, cuanto peor es el personaje más fumará durante el metraje.
Nada más hay que recordar UN EXPEDIENTE X, el de por qué el fumador no muere de un cancer de pulmón, o a Benicio del Toro dando vida a un gran pecador (acosador de mujeres y violador) en SIN CITY.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s