UN FUTURO POSITIVISTA

estrella.pngestrella.pngestrella.png

Ese podría ser el calificativo que le podríamos dar al último trabajo del cineasta mejicano Alfonso Cuarón. Hablo del film “HIJOS DE LOS HOMBRES”, parábola futurista basada en un relato del mítico escritor de novelas policíacas P.D. James. Situada en el año 2027, fecha cercana a la trascendental obra de ciencia ficción que es “Blade Runner”, recuerde mi estimado lector que su acción transcurría en el año 2019. Muy cercana a la orwelliana “1984” de Radford, pero sólo en estética. Cuarón se distancia por completo de la imaginería más cercana al cómic de Scott para encuadrarse en la nueva ola heredera de la excelente película pero de estética más sucia y realista, aunque posee claves comunes. Obras representativas de esta nueva tendencia están la estupenda y formidable “Código 46” de  Michael Winterbotton o “Hasta el fin del mundo” de Win Wenders, para mi película iniciadora de esta nueva visión.

 

hijos.jpgEn la citada fecha, en todo el globo terráqueo no ha nacido un niño desde hace 19 años. Gran Bretaña es uno de los países que, mediante una política absolutamente restrictiva, intenta mantener lo que queda de la democracia, sus instituciones, ministerios, etc. Pero a cambio tiene que soportar la oleada de inmigrantes que llegan a sus costas. Allí vive Theo, interpretado eficazmente por Clive Owen, que posee un trabajo acomodado dentro del Minsiterio de Energía, que antaño fue activista radical. Su único lazo con aquellos tiempos son las esporádicas visitas que realiza a su viejo amigo Jasper, interpretado por un Michael Caine casi irreconocible, pero que consigue generar un encanto excepcional al personaje. De pronto, un día Theo es secuestrado mientras acude a su puesto de burócrata por su ex-mujer Julian, a la que da vida una Julianne Moore con el carisma al que nos tiene, de sobra, acostumbrados. Sobre este punto de partida el mejicano impregna todo el relato de la dualidad eros-tanatos, así pues la escena más trascendente del film la rueda en el establo de las vacas, donde se las ordeña y mata, en semejante escenario nos muestra la esperanza de la humanidad, esa mujer inmigrante embarazada, objeto de la codicia de los diversos poderes fácticos de la sociedad. Adentrados en este territorio curiosa es la visión que tiene el cineasta sobre el concepto de “democracia”, nos la muestra como lo que es actualmente, una forma más de totalitarismo. Así se aleja de la propuesta del los Wachosky Bros de “V de Vendetta”. Y lo lleva hasta sus últimas consecuencias con la escena final, que no pienso relatar para no destriparlo al respetable, que a estas alturas no haya visionado la cinta.

Así pues, siempre puedes ver el vaso medio lleno o medio vacío, según sea el carácter del espectador. Pero esta formidable propuesta se diluye un poco con batallitas en plan Sarajevo, que no llevan a buen puerto parte del desenlace de la película. Eso por no hablar de aspectos probabilísticos que hacen de ella un cuentecito, sin más. Creo que debería haber arriesgado más y hubiera entrado este film en el escaso reino de las obras cumbres de la ciencia ficción. Pero Cuarón, en un ataque de positivismo futurista edulcora la propuesta hasta extremos que cualquier espectador con dos dedos de frente no llega a creerse. Yo era el que tenía grandes esperanzas en este producto, sobre todo tras su pase por el pasado festival de Cannes celebrado en mayo del presente, que se vieron un poco frustradas, quedándome antes con el visionario film de Winterbotton que con el del mejicano, aunque he de reconocer que esta película en manos de un director norteamericano hubiera sido un producto infumable, cosa que dista del buen quehacer de Cuarón.

Anuncios

2 Respuestas a “UN FUTURO POSITIVISTA

  1. A mí me gustó bastante, y la única pega importante que le pondría es la duración. Le sobran 20 minutos. Y las batallas a lo Sarajevo que dices me parecen bien, que luego nos ponen un “Señor de los Anillos” de 3 horas y medias con un 70% de tripazos y nadie dice ni mu.

  2. En primer lugar bienvenido a esta nueva humilde morada, EL VIDEODROMO. En la videoarena opinamos que no es lo mismo, creo que la adaptación de Jackson sobre el texto de Tollien es muy fiel, pero Cuarón intenta hacer un producto de acción cuando el hilo argumental principal es otro, y lo deja a medio desarrollar. Por cierto, te gustó el plano de cuando visita Theo a su hermano en el Ministerio de Arte, las vistas a lo Pink Floyd.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s