PENA, PENITA, PENA

thetriangle.jpg

estrella.png

Ha llegado a Cuatro, una mini serie de tres capítulos llamada “EL TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS”. Está producida por Bryan Singer, director de “Sospechosos habituales” y productor y creador de la afamada serie de televisión “House” y Dean Devlin, conocido en nuestro país por ser el productor de “Independence day”, “Godzilla” o “Stargate”, que nuestros avezados lectores se habrán dado cuenta a estas alturas del texto que todas tienen en común estar dirigidas por el germano Roland Emmerich. El guión corre a cargo Rockne S. O’Bannon, del que habéis visto en el canal de pago FOX y en Telemadrid “Invasión” conjuntamente con el actor y productor Dean Devlin.Uno de los alicientes que hace que uno vea esta serie es el ramillete de buenos y reputados actores que posee la serie, desde Eric Stolz, pasando por Bruce Davidson o Sam Neill. Pero ese aliciente de diluye por un guión que bien podría haber escrito un alumno de segundo de ciencias de la información. La absurda historia comienza cuando un multimillonario (Sam Neill), preocupado por el alto índice de barcos que está perdiendo en la zona del Triángulo de las Bermudas, reúne a un equipo de profesionales para investigar esta misteriosa región. Este equipo está compuesto por un escéptico periodista (Eric Stolz), un científico apasionado (Michael Rodgers), una ingeniera (Catherine Bell) y un medium (Bruce Davison), embarcados en una misión con fondos económicos ilimitados. Poco después de iniciar su travesía, una serie de acontecimientos inexplicables afectarán la vida de cada uno de los miembros del equipo, por lo que el gobierno decide abrir una investigación por su cuenta, aunque no se sabe si para ayudarles o para intentar que saquen a la luz la verdad. El gobierno comienza a mostrar un alarmante interés en estas investigaciones, y la tripulación se da cuenta de que se enfrenta a algo mucho más peligroso de lo que había creído. La expedición, que partía con la promesa de hacerles ricos en poco tiempo (el empresario les ha prometido 5 millones de dólares a cada uno), pronto se convertirá en un desesperado y frenético intento para detener la tremenda y brutal fuerza del Triángulo de las Bermudas.Esta miniserie al único que le gustará será a Iker Jiménez, presentador del exotérico programa de televisión “Milenio Cuatro”, porque no deja de ser una puesta al día de la película “El experimento Filadelfia” dirigida por Stewart Raffill en 1984, es decir, el que espere un producto novedoso que se olvide porque cuando vean el despropósito que es el último capítulo me dará la razón. Yo me puse a cantar por mi casa aquello de “pena, penita, pena”, y desde luego, prefiero quedarme con el film de Raffill, que me gustó más en el momento, y del que tengo un buen recuerdo. Además, los que sean fanáticos de las películas y series de televisión que versen sobre viajes en el tiempo absténganse del visionado, porque verán que este producto está plagado de paradojas temporales que ni los propios guionistas son capaces de resolverlas, dejando desamparado al pobre televidente.Eso sí, la factura de los efectos especiales es perfecta, pero no acabas de creerte la historia. Una pena porque uno esperaba más de Singer, este chico ya vemos que nos da una de cal y otra de arena, ya saben que toca esta vez. Así que si usted ya ha visto el primer capítulo no pierda más el tiempo que es preferible volver a ver un episodio de “Perdidos” en la Primera, que ver un cuadrado de sandeces. Lo que unos no acaba de entender es que en su estreno en Estados Unidos, en SciFi Channel, obtuvo una audiencia media de 4,2 millones de espectadores por noche, convirtiéndose en la más vista del canal desde que Steven Spielberg presentase Abducidos (serie con la que se la ha comparado, pero que desde luego nada tiene que ver). Además, se convirtió en el programa con mejor rating desde 2003. Estos americanos es que se tragan todo, es la única explicación.

Anuncio publicitario

4 Respuestas a “PENA, PENITA, PENA

  1. Lo he dicho ya bastantes veces: no sé ver películas con paradojas temporales. jugando al juego de el Príncipe de Persia que trataba sobre unas arenas del tiempo casi me estalla la cabeza para entenderlo (eso y la incapacidad de leer un mapa es algo que, al menos, se suple con mi habilidad para aprender lenguas ¡demostrtado!, ¡no es tetruño!)
    El caso es que ese detalle, mi rechazo (en principio) a los topicazos (por muy bien narrados que estén) me hicieron soltar el típico «puf» cuando me hablaron de la serie.

  2. Esta serie, mi estimada Edryas, tiene más tópicos que el horóscopo del «20 minutos» o del «Qué»; así que te puedes ir haciendo idea del truño que puede ser. Yo con el final dije, sólo faltan que vengan unos marcianos y se lleven a todos, en plan «Encuentros en la tercera fase» o que se los comieran. Creo que fue más divertido el visionado de la pelí esa de vampiros que tanto te marcó, es que esta mini serie es un insulto a la inteligencia de cualquier ser humano.

  3. ¡Ay Edryas! ¡Qué recuerdos con la paradoja temporal del Príncipe de Persia! A mí me pasa lo contrario, me encantan las ficciones de viajes en el tiempo. El problema es que desde que vi «Primer» me he vuelto demasiado exigente, y si encima Videodromo la pone a parir, pues como que no.

  4. Rafa harás bien en no verla, es infumable la serie, y eso que tenía un repoker de ases importante, buen guionista, buenos productores, buenos actores, pero la historia es mala, mala, mala, vamos que potearías con ese final tan ñoño como yanqui.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s