LADRONES DE CUERPOS

1956_ultracuerpos.jpgEn 1956 Don Siegel dirige su única película de género y que con el tiempo se ha convertido en uno de los grandes clásicos de la ciencia ficción, hablamos de LA INVASIÓN DE LOS LADRONES DE CUERPOSOBRA MAESTRA. Su planteamiento no puede ser más básico, en Santa Mira un pueblecito situado al norte de California vive el Dr. Miles Benell. A su consulta comienzan a llegar varios pacientes con una dolencia que no puede tratar: todos ellos insisten en que sus familaires cercanos no son en realidad quienes parecen ser. Intrigado y desconcertado, Miles recorre el pueblo en compañía de Becky, su viejo amor de juventud, y de sus amigos Jack y Theodora Bellicec, comprobando que una serie de peculiares fenómenos tienen lugar en los sótanos y armarios de las casas, mientras los vecinos duermen. El psiquiatra Mannie Kaufman, al que Miles acude en busca de ayuda, le asegura que no se trata más que de una caso de histeria colectiva, cuando la verdad es que la población de Santa Mira está siendo atacada por unos seres que se apoderan de sus cuerpos y mentes mientras duermen, para convertirlos en seres pasivos, obedientes y carentes de cualquier tipo de emoción. Nuestro héroe, el doctor Miles Bennell, no deja de ser un personaje rebelde, un marginado que se enfrenta a las tendencias mayoritarias de la sociedad.

El contexto histórico no puede ser más interesante, realizada dos años después de finalizar las persecuciones y la caza de brujas de McCarthy, justo en pleno apogeo de la carrera armamentística nuclear y espacial, así como de la guerra fría. Hay LIBROdos teorías sobre el origen de esta adaptación de una novela por entregas, concretamente tres partes, escrita por Jack Finney en 1954 para la revista Colliers; que la podréis encontrar traducida al castellano en la editorial Bibliópolis Fantástica con el título de “Los ladrones de cuerpos”. La primera es que tras las humillaciones y carreras arruinadas en el seno de la gran industria de Hollywood, esto no podía quedar así, realizando una crítica al fascista método empleado por el anteriormente citado senador norteamericano, en el que unos miembros de la comunidad hollywoodiense delataban a otros acusándoles de ser comunistas, y ya sabéis todos, que si no lo hacían estaban cometiendo delito de traición a su país. Otros teóricos del cine son de la opinión que la cinta no deja de ser una crítica al comunismo, todos piensan igual, no hay distinciones. Creando, este clásico en blanco y negro de 80 minutos de duración, verdaderos ríos de tinta. Yo opino que posee un mensaje antimacarthista. Se pudo escribir y rodar esta conspiración intelectual porque era una película de serie B y en la que nadie se fijó hasta que fue tarde, es decir, hasta que se estrenó y se convirtío en un clásico; mi opinión se basa en que su guionista, Geoffrey Homes, firmó la película con el seudónimo de Daniel Mainwaring porque estaba incluido en las famosas listas negras.

LA INVASIÓN DE LOS LADRONES DE CUERPOS (1956) – behind the scenes

Este film está producido por el que fue uno de los grandes productores independientes de Hollywood, Walter Warger, que tras visonar el material entregado por Siegel, rodó un prólogo y un epílogo sin el consentimiento del director, que a mi juicio no aportan nada a la historia, que sólo tenía como objetivo que fuera más digestivo el duro final del emtraje rodado y que por supuesto no aparecía en la novela original, pero era acorde al mismo, ya que la novela tiene un final feliz. Al igual que Benell y Driscoll están divorciados de sus respectivas parejas en la novela, cosa que no aparece en la película. Pero, a mi gusto, no influyó estos pequeños detalles en el resultado final ni a su posible deterioro por el paso del tiempo. Eso es debido a dos cosas, a la magistral puesta en escena de Siegel que sabe darle la fuerza necesaria en cada momento, gracias al uso de primeros planos, un montaje muy dinámico para el momento, es decir, que hay secuencias que tienen muchos planos. Pero todo esto no sería nada sin el soberbio guión de Daniel Mainwaring, que supo transformar el relato de Finney en una sombría visión de la sociedad norteamericana del momento, acosada por la paranoia urbana y la creciente histeria política de la que se estaban recuperando.

A pesar de que su reparto carecía de grandes estrellas, los actores resultaron ser sólidos como una roca, tanto Kevin McCarthy que da vida a Miles Bennell, Dana Wynter que interpreta a Becky Driscoll o King Donovan en el rol de amigo de Bennell, Jack Bellicec. Esta película está llena de anécdotas y curiosidades. La primera es que podréis ver al director de cine Sam Pekinpah en un pequeño papel, a todos os suena su nombre porque ha pasado a la historia del cine por mostrar las escenas más brutales y violentas a cámara lenta. Siegel le dió un pequeño papel en el film porque por aquel entonces pasaba por una mala racha monetaria. Otra es que la actriz Vera Miles rechazó interpretar a Becky Driscoll en favor de Dana Wynter. La más curiosa es que el título de “La invasión de los ladrones de cuerpos” no le gustaba a Don Siegel, él quería titularla “Sleep no more”

Lo que no cabe duda es que es una auténtica película de culto, en la que no importa tanto dilucidar si se trata de una alegoría del macarthismo, sobre la amenaza del comunismo al mundo occidental, o si es un alegato contra el totalitarismo de independientemente del carácter del mismo. Ya sólo el mero hecho de que genere tal polémica es lo que le da la condición de obra maestra.

ESCENA FINAL DE LA INVASIÓN DE LOS LADRONES DE CUERPOS (1956)

invasion_ultracuerpos.jpgEn la década de los 70, concretamente en 1978 se decidió revisitar el clásico de Siegel, y fue el director norteamericano Philip Kauffman el encargado de llevarlo a buen puerto, la película en nuestro país se llamo LA INVASIÓN DE LOS ULTRACUERPOSOBRA MAESTRA. Aquí la historia cambia un poco, Bennell, pasa de llamarse Miles a Mathew y de ser médico a ser inspector de sanidad de la ciudad de San Francisco. El psiquiatra amigo de Benell, Mannie Kaufman, ahora se llama David Kibner, y es un reputado psiquiatra que escribe libros de autoayuda. El matrimonio Bellicec tienen un negocio, unos baños turcos, donde los clientes pueden darse una sauna o unos barros. Él mantiene su nombre mientras que Theodora pasa a llamarse Nancy. Benell y sus amigos sospechan que algo extraño sucede cuando algunas personas conocidas empiezan a comportarse como si no fueran las mismas de siempre. El encuentro con un extraño ser les pondrá en guardia contra lo que parece ser una invasión alienigena. La acción en vez de tener lugar en una pequeña localidad rural, como era Santa Mira, ahora todo pasa en una gran ciudad, San Francisco.

LA INVASIÓN DE LOS ULTRACUERPOS (1978) – Trailer

El contexto histórico vuelve a ser inmejorable, en la memoria colectiva de los norteamericanos ahora vive el fantasma de Vietnam, el del Watergate, los asesinatos de Martin Luther King y los Kennedy, y los enfrentamientos raciales. Pero también hay una revolución sociológica, nace la idea de la aldea global, dado que los medios de transporte y comunicación cada vez son más veloces y eficaces, donde las ciudades se deshumanizan, la arquitectura es fría a la par que apabullante y reina la incomunicación. La nueva sociedad industrial que trae la contaminación del medio ambiente, así como la adulteración de los alimentos y los peligros de la genética, todos ello es motivo de crítica por parte del guionista. Además, Kauffman acierta al apostar por mezclar la historia de terror puro con la crítica al momento sociológico e histórico norteamericano. Así pues, esta revisitación se erige como toda una vuelta de tuerca a la trama, enriqueciéndola y no es un pretexto de puesta al día de efectos especiales y baches argumentales que poseía el original. Recordad que no se explica en el original el proceso de conversión, el doble en la casa del matrimonio Bellicec, la duplicación en la mina de Becky, entre otras cosas. Para incrementar el interés de la trama rescata un personaje que no aparece en la película original y es el marido de Becky, en este caso intepretado por Art Hindle, generando un triángulo amoroso lleno de infidelidad no consumada. Además, se apostó por darle a la película un final absolutamente desmoralizador y terrible, y lo llevan a tal extremo que si os fijáis no hay banda sonora en los rótulos de crédito finales, distanciado absolutamente del final del libro. El artífice de todo esto fue guionista W.D. Richter, que posteriormente haría el drama carcelario “BRUBAKER” de Robert Redford o ese clásico de Carpenter que es “GOLPE EN LA PEQUEÑA CHINA” En cuanto a la narrativa, como os decía antes, al apostar el director por crear una película a caballo entre la ciencia ficción y el terror, a diferencia de la versión de Siegel, aquí se juega con el sonido, los fuera de campo y ciertos toques gore, tan típicos de finales de los 70 y principios de los 80, por ejemplo, la escena en la que Benell se mata a sí mismo en su jardín antes de comenzar a huir.

ESCENA FINAL DE LA INVASIÓN DE LOS ULTRACUERPOS (1978)

Esta película supuso el primer título importante en la filmografía de Philip Kauffman, que realiza un estupendo trabajo de dirección. Dentro del equipo hay que destacar la labor del director de fotografía Michael Chapman, que había realizado un formidable trabajo para Scorsese en Toro salvaje o Taxi Driver y que poco después le veriamos interpretando al Dr. Berg en la película de James Cameron, “ABYSS” o en “EVOLUTION”. También hay que resaltar la formidable banda sonora original compuesta por Danny Zeitlin, que crea una ecléctica y variopinta composición melódica y orquestal mezclada con momentos jazzies y el tecno vanguardista tan típico de las películas de terror de la época. Todo ello para generar una atmosfera desasosegante y verdaderamente angustiosa, puntuando las emociones de los personajes y los momentos inquietantes eficazmente.

DENNY ZEITLIN: B.S.O. LA INVASIÓN DE LOS ULTRACUERPOS

En este caso para intepretar a nuestro héroe se buscó a un actor de renombre y solido como es Donald Sutherland, arropado por actores tan famosos como Leonard Nimoy, el mítico Dr. Spock de “STAR TREK” o Veronica Cartwright, la famosa niña de “LOS PAJAROS” de Alfred Hitchcock y que tras este éxito formó parte de la tripulación del Nostromo en “ALIEN” Mezclados con actores que provenían del campo televisivo, aunque eran solventes como Jeff Goldblum, que se haría famoso por interpretar a Seth Brundle en el remake de “LA MOSCA” o Brooke Adams, que también trabajaría con Cronenberg, concretamente en “LA ZONA MUERTA”

Como curiosidades tenemos que el director de la primera adaptación, Don Siegel, aparece en un cameo como taxista, al igual que el protagonista de aquella, Kevin McCarthy, repitiendo su mítico final, que ya habéis visto. Robert Duvall también aparece en la película aunque sin acreditar en los rótulos y el director de fotografía del film, Michael Chapman, que es el limpiador de las oficinas del Departamento de Sanidad. Aquellos que tengan la suerte de verla en V.O. escucharéis la voz de Philip Kauffman en la conversación telefónica que tiene Benell con el ayudante del alcalde en la que se citan en el parque y le ruega que sea discreto.

En 1993 se presentó en el festival de Cannes SECUESTRADORES DE CUERPOSBUENA, segundo remake del film original y tercera adaptación de la novela de Finney, para ello el productor del anterior remake, Robert H. Solo, contrató a un director tan interesante como outsider, hablamos del enfant terrible, Abel Ferrara. La crítica esta vez fue muy dura con él, y la acogió con gran frialdad, y eso que tenía una gran reputación por obras tan inquietantes como “BAD LUTENANT”

SECUESTRADORES DE CUERPOS

Para ello contó con su guionista habitual Nicholas St. John, que trabajaron sobre el material de Dennis Paoli y Stuart Gordon, que a su vez reelaboraron un primer borrador escrito por Larry Cohen y Raymond Cistheri. A buen entendedor secuestradoresde-cuerpos.jpgsobran las palabras, pero os explicaré en tres líneas que ocurrió. El primer director elegido por el productor Robert H. Solo fue Larry Cohen, pero como no fue de su gusto la visión del asunto, se contrató a Stuart Gordon, que ya tenía en su haber “REANIMATOR” y por defecto este trajo a Dennis Paoli al proyecto, ya que es su guionista habitual. Pero no debió de gustarle el tratamiento del guión porque así entró el tandem St. John-Ferrara, que fue el definitivo. Todo esto afectó al film, ya que no hay una apuesta clara. El caso es que la acción retorna al medio rural, pero esta vez enclavado en el ambiente castrense, ya que toda la película se desarrolla en el interior de una base. Está claro que lo que se critica es el mundo militar, su despersonalización, aunque continúa el eje argumental de la incomunicación en el seno familiar. La historia arranca cuando la familia Malone se traslada a la base militar porque el padre Steve va a realizar un estudio medio ambiental de la zona. Otra cosa en común con el original de 1956 es el retorno al final “feliz”, pero esta vez en helicóptero. Los únicos guiños al clásico de Kauffman son el grito de identificación, la recogida de la basura humana y los rídiculos títulos de crédito, porque me gustan más los de la versión de Kauffman y aportan algo a la historia, cosa que en la versión de Ferrara no es así. Gracias a la evolución de los efectos especiales mejoran las escenas de la duplicación. Pero el guión está lleno de obviedades, se habla de guerras químicas y biológicas de soslayo. De hecho, Steve va a la base a analizar los vertidos de residuos de la base, aunque también intenta hablar de las relaciones verticales, del principio de autoridad tanto paterno filial como de mando directo, en el caso militar. Pero el producto final es para fagocitación directa de teenagers incomprendidos, aunque de todas las versiones es el primero que empieza con la ambigüedad con la que empieza el libro de Finney. Además, el peso de la narración que en el libro lo lleva Benell, aquí lo lleva la jovencita hija de Steve, Marti Malone. El personaje de Jack Bellicec se transforma en jovencita también, y en este caso es la hija de Coronel de la base, Jenn Platt. El personaje de Becky Driscoll se convierte, lógicamente en un personaje másculino y se llama Pete, que es un piloto de helicópteros. Por cierto, la banda sonora compuesta por Joe Delia, compositor habitual de los proyectos del tandem St. John-Ferrara, es un tanto mediocre.

Tanto el contexto histórico como el sociológico no tiene nada de espectacular, Bush padre y Boris Yeltsin dirigen las principales potencias y firman un tratado de desarme nuclear, entra en funcionamiento el espacio económico europeo, se firma en París un acuerdo para la prohibición de armas químicas. y tiene lugar un atentado contra las Torres Gemelas en Nueva York. Así que la capacidad de crítica social era escasa. También podemso decir que el final de esta versión es el más parecido al final de la novela, si no fuera por el añadido del helicóptero.

El film está interpretado por actores que en otras ocasiones suelen ser de reparto, y en este caso llevan el peso específico de la cinta, así tenemos a la incipiente Meg Tilly o Gabrielle Anwar, que intepretan a madre e hija respectivamente, pero también tenemos al actor Forest Whitaker que da vida al Mayor Collins, que es el médico de la base, que posee una de las mejores escenas de la película. Encontramos en los principales papeles a Terry Kinney o Reilly Murphy que dan vida a padre e hijo, que eran perfectos desconocidos y venían de la televisión. Por cierto, este último volvió a repetir con Ferrara en dos películas más.

La película nunca se llegó a estrenar en nuestro país en los cines, salió directamente al mercado del video de alquiler y venta. Y no está entre las preferencias de los aficionados al género, aunque su distribuidora, la Warner traté de vincularla a las precedentes mediante estrategias publicitarias. Así que podemos considerar este producto como fruto industrial, claro ejemplo de que el remake no suele aportar nada, a diferencia de la versión de Kauffman.

Lo único rescatable y verdaderamente impactante era este diálogo en boca de la actriz Meg Tilly:

¿A dónde vas?

¿A dónde vas a huir?
¿Dónde te vas a esconder?
En ninguna parte.
Porque ya no queda…
nadie como tú.

Habrá que esperar hasta el año 2005 para ver una revisitación apócrifa, es decir que bebe tanto de la novela de Finney como de la adaptación cinematográfica de Don Siegel, pero a su manera. Hablamos de la serie de televisión INVASIÓN, creada y desarrollada por uno de los vastagos del clan familiar Cassidy, Shaun Cassidy, que ya había creado la serie “Caso Abierto”. La serie juega con la suplantación del ser humano por una especie alienígena y el enfrentamiento entre ambas. Esta revisitación también esta centrada en el ambiente rural, en un pueblecito. La diferencia es que lo alienígenas son acúaticos en vez de ser una especie vegetal, además los hay buenos y malos. La serie se ha podido ver a través del canal temático FOX, y Telemadrid, vamos en el circuito de las televisiones autonómicas.

INVASIÓN SERIE TV-Trailer

Pero no queda aquí el asunto ya que la productora Warner Bros en el 2007 ha decidido volver a readaptar el clásico de cartel_invasion_rojo.jpgFinney, para ello el productor Joel Silver, famoso por haber producido “Matrix” o “V de Vendetta”. Este proyecto ahora una realidad se llama INVASIÓNMUY BUENAComienza con la explosión, al entrar en la atmósfera, de la lanzadera espacial “Patriot”, esparciendo sus restos desde Washington DC a Dallas. Estos se hayan contaminados por unas esporas alienígenas resistentes tanto al frío del espacio exterior como a las altas temperaturas de la reentrada al planeta Tierra. Las autoridades intentan hacerse con el control de la situación, pero la invasión ha dado comienzo. Este es a groso modo el comienzo de la cuarta adaptación de la novela de Jack Finney “Los ladrones de cuerpos”. Para ello el productor Joel Silver, artífice de cintas como “Matrix” o “V de Vendetta”, ha buscado un director y guionista de origen europeo, así Oliver Hirschibiegel famoso por sus películas “El hundimiento” o “El experimento” y David Kajganich, se encargan respectivamente de estas labores.

Este novel guionista centra toda la acción en la era post 11-S. Se sirve de que la sociedad norteamericana está en permanente estado de ansiedad, provocado por la paranoia constante contra el terrorismo, secuela de la caída de las Torres invasion01.jpgGemelas. En su convivencia diaria, esta vez, con el fantasma del terrorismo. La propaganda norteamericana maltrata a los libre pensadores y aboga por un héroe anónimo que se sacrifica sin sentido por la patria. Han perdido libertades en pro de una supuesta seguridad. Además, las constantes amenazas biológicas, por ejemplo la gripe aviar, etc. Las relaciones diplomáticas norteamericanas son muy conflictivas con el resto de la comunidad internacional, da igual que sea Corea, Irán, Irak, Rusia o Venezuela; casos a los que alude explícitamente el director y guionista a lo largo de todo el film. Pero tampoco se olvidan de las tensas relaciones entre Rusia con la excomunista Checoslovaquia, o de la manipulación que están sufriendo los norteamericanos en sus medios de comunicación. Así como, de la despreocupación que sentimos todos hacia el prójimo en las grandes ciudades, nadie se preocupa por nadie, cualquier intromisión en el camino de nadie se considera una agresión. Cuestión ya explorada en sus predecesoras. También, ha hecho cambios sobre la idea central del libro que es la supervivencia como especie, tanto la alienígena como la humana. Ya no existen las vainas, la infección es más inquietante porque es más directa y exponencial, aunque su estadio parásito recuerda mucho al que se podía ver en la primera secuencia de la versión de Kauffman. La influencia de los videojuegos y de películas como la franquicia “28 (días o meses) después” son notables e innegables. Transforma al Dr. Miles Benell en un personaje femenino, en este caso es psiquiatra, invasion03.jpgcuando tanto en el libro como en el original era médico generalista. Para darle vida a han contado con la estrella Nicole Kidman. Betty Driscoll pasa a ser pues un personaje masculino y se llama Ben Driscoll y le da vida otra estrella emergente, Daniel Craig. Ha introducido un nuevo personaje y es Oliver, el hijo de la doctora Benell. El personaje de Kaufman, el psiquiatra se mantiene aunque con otro nombre Tucker y es un asesor científico del presidente de los Estados Unidos. Vuelven a recuperar al matrimonio Bellicec, solo que él pasa a llamarse Theodore y cambia de profesión como de estrato social, ahora es político y se codea con embajadores de todo el mundo, y Theodora, su mujer, ahora se llama Ludmilla. Como curiosidad contaros que Veronica Cartwright que en “LA INVASIÓN DE LOS ULTRACUERPOS” daba vida a Nancy Bellicec aquí interpreta a Wendy Lenk una paciente de la doctora Benell, que además tiene una particular característica que no os vamos a desvelar. El final de esta versión no tiene nada que ver con la del 78, posee un final feliz como el libro, pero que dista en argumento mucho de él.

inavsion05.jpgEn este caso la banda sonora ha corrido a cargo de John Ottman, un geniecillo que también es montador, especialista en adaptar el tempo de la música al montaje, pero en este caso no han contado con él para las labores de montaje de la cinta. Retorna a la idea de Danny Zeitlin, mezclando acordes tecno con otros sinfónicos y abrigados de diversos efectos sonoros para puntuar los diversos estadios psicológicos de los personajes. Y hablando de montaje, uno de los logros de Joel Negron y Hans Funck es reflejar muy bien qué se podría sentir tras un periodo muy largo de carencia de sueño, entrecortando los planos y distorsionándolos. Atención deben prestar mis estimados lectores a los títulos de crédito, son los mejores de las cuatro versiones, están realizados por Prologue y te cuentan como se produce la transformación a nivel celular, a diferencia de los títulos del 78 que te cuentan el viaje a través de los vientos solares.

Esta versión es mejor que la realizada por Ferrara, y está cercana a la altura de la original o la de Kauffman del 1978. Todo ello debido a que no gustó nada el montaje final, no es de extrañar dado que la visión del problema global es diferente para invasion06.jpgun europeo que para un norteamericano, así que esto se tendría que plasmar en la película. Así que Joel Silver para resolver el problema que tenía entre manos, llamó a los hermanos Wachosky para reescribir partes del guión, volvieron a rodar escenas, cosa a la que evidentemente se negó el director alemán, y por eso el productor llamó a su abanderado James McTeigue, que ya habían trabajado juntos en “V de Vendetta”. Y vista la filmografía del equipo americano, lo que creo que realmente han aportado es una aceleración del ritmo de la película en su tercio final, y habrá que ver si algún día podemos ver al versión integra de Oliver Hirschibiegel, para poderlas comparar. A pesar de todo, el productor norteamericano sostiene que esta versión toca temas muy contemporáneos, y da un giro a la invasión extraterrestre, ya que abarca temas como el miedo a la epidemia hasta el descontento social y político. Así que esta versión que se ha estrenado queda como una de las más cínicas, debes de elegir cartelinvasion.jpgentre ser humano o extraterrestre; un mundo con problemas aunque tengan origen en la avaricia, codicia, porque son imperfecciones humanas, o la tranquilidad extraterrestre, donde lo que importa es la unidad, todos somos iguales, no hay diferencias.

Si aún no habéis visto la película, os dejo con el trailer en alemán en honor al pobre director y con la crítica de Cotu, para que tengáis otro punto de vista. Como podéis ver hasta hay dos carteles, esto es de traca, a mi me gusta porque me parece más inquietante el azul, el rojo se inspira más en el cartel de la película de Siegel (1956)

LA INVASIÓN (2007) – Trailer

Así que como podéis ver esta especie invasora, los ladrones de cuerpos o también conocidos en la galaxia como ultracuerpos, que ya analizó en su momento Monsieur Copépodo da mucho de si, y es capaz de generar ríos y ríos de tinta.

COMENTARIOS:

FER:

¡Joder, cómo te lo has currado, Alfie!
Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices de cada peli. De la de Ferrara solo me gustó Forest Witacker, desesperado al ver que todo lo que le rodea ha cambiado para siempre (momentazo pistola en la sien, como a mí me gusta).
Pero que sepas que esta, como te dije ayer, es una peli zombi. Pero zombi que te cagas. Esos seres en los que la gente se transforma son jodidos zombis, tío, no lo puedes negar. Si no, mirate la escenita del coche de la nueva, con la Pfeifer atropellando vainas/zombis.
Me ha encantado que nos cuentes todas esas curiosidades. Es una maravilla.
Gran trabajo.
D

RAFA: ¡Guau! Un trabajo impresionante. Dan más ganas todavía de ver cualquiera de las películas o de leerse el libro. A mí me da que tampoco este remake estará por encima de la versión de 1978, mi preferida.

FER: A mí me la has puesto d… digo, que me ha entusiasmado, la verdad. Creo que voy a ver esta noche (no me entra el sueño, oiga) la que también es mi favorita, la del 78. Qué bueno lo de que los títulos de crédito son sin música…

ALIENZOMBIE: Excelente enfoque en las cuatro adaptaciones ) felicitaciones, espero que la gente lo lea, la mejor, sin duda la del 78 esta entre mis favoritas junto con La Cosa de Carpenter

Anuncios

6 Respuestas a “LADRONES DE CUERPOS

  1. Amigo, si no hubiera existido la versión patosa con Nicole Kidman, podría seguir afirmando que es la única película de la historia del cine cuyos remakes me gustan todos y por igual, tanto como el original. Pero no, tuvo que posar sus ojillos chiquitillos y mezquinos la Kidmam y joderme la frase.

    Saludos.

  2. Visto con la lejanía que otorga el paso del tiempo, no hace máss que refrendar tu opnión, en caliente molaba más pero no creo que resista el paso del tiempo.

  3. Inevitable pasarme por aquí. Verás, lo mío con los ladrones de cuerpos empezó en la tele y de niño. Creo que más o menos somos de la misma generación, así que es probable que también vieras por tv “La invasión de los ladrones de cuerpos”. Y me quedé listo de papeles, claro, fundido. También recuerdo el alboroto en el colegio, en el recreo, comentando la peli con los demás enanos.

    Esto es un desvío pero nunca se es tan abierto al cine como cuando eres niño y te lo dan por la tele. Encima, era la época de los famosos ciclos (ciclo Katherine Hepburn, ciclo Gary Cooper, etc: y nos lo tragábamos todos, sin reservas y con ganas de más), de La Clave y de Chicho y sus pelis de terror. No existía éso de la recomendación po edades, al menos en casa. En las salas, vagamente (si no ponía Clasificada S, mi madre nos llevaba a ver de todo, :P), pero en la tele comunera del salón de estar, no. En fin, nos daba igual que fuesen en color o blanco y negro, de terror o comedias clásicas, lo veíamos todo y todos en el cole habíamos visto lo mismo (la 1 o la 2, no había más canales). Así, recuerdo con nitidez el impacto de “El increible hombre menguante”, “La mosca”, aquella de zombis de “No profanar el sueño de los muertos”, “El planeta de los simios” (un viernes noche en La Clave, apostaría dinero de lo seguro que estoy) y ésta que nos ocupa, la de Siegel. Pelis que se te meten en el cuerpo y en la vida y ya forman parte de uno.

    La versión de Kauffman es mi favorita. La de Ferrara me gusta muchísimo también, con esa Meg Tilly (menudas dos hermanas deliciosas las Tilly) y Forest Whitaker y su párpado caido, XDD.

    Ahora bien, la de Nicole Kidman, un desastre. ¿Qué clase de alienígenas son esos que funcionan como una gripe? O sea, se van como si tal cosa, y todo vuelve a la normalidad, como tras un resfriado. Vaya ocurrencia.

    Saludos.

  4. Mi estimado Homo Insanus, me he permitido el lujo de arreglarle el comentario y ponérselo donde debería ir. Al grano, de acuerdo con usted en que somos de la misma quinta. En respuesta s u priemra pregunta, si la vi como usted por la tele en “La clave” pero yo había vsito primero el remake de Kauffman en el cine. Pasé tan mal rato, qeu estuve semanass durmeindo fatal, no quería quedarme dormido. Así qeu cuando psaron la antigua, ya estaba con los pelos de punta, pero me impactó menos, porque los efectos especiales eran más sorprendentess en al versión de kauffman obviamente. pero aún así me tuve que poner dodotis.
    Era una épocaque daba gusto podías ir al cine y meterte a ver de todo, nadie te decía nada.
    Yo en mi caso, le perdone a la versión de Oliver Hirschibiegel la solución que le dan, sobre todo por el carácter cínico que posee el propio final, aunque no te lo creas, y a pesar de que peirda enteros la trama apocalíptica, qeu es de lo que se trata y lo qeu mola.
    Por ceirto, ahora ando metido hasta las trancas con Cronenberg y acabo de vsiionar “vinieron de dentro de” qeu bueno ese final orgíastico-apocalíptico, si no lo ha visto, que me imagino que si, porque usted debe ser del mismo palo que yo, se la recomiendo. Tiene que verla cuanto antes.

  5. jajaja. Sí, sí que la he visto, y la primera vez fue en el vídeo comunitario de mi abuela, :), lo cual me pareció perfecto, porque Vinieron de dentro de encajaba como un guante en la programación de noche de un medio tan casposo como fue ese modelo desaparecido de televisión privada arcaica.

    A mí de Cronenberg me gusta casi todo excepto Spider, que nunca terminé de cogerle el puntillo.

    Saludos.

  6. Pingback: LA COSA…EL ENIGMA DE OTRO MUNDO « VIDEODROMO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s