EROS Y THANATOS

En EEUU vas andando por la calle y de repente te encuentras un cementerio, así como el que no quiere la cosa. Los que hayáis estado en la isla de Manhattan sabéis a lo que me refiero, en pleno barrio de Wall Street hay una pequeña iglesia llamada Trinity Church con su cementerio. Dicen las malas lenguas que así cuando se suicidaban y se tiraban por la ventana tras haber perdido todas sus acciones tenían cerca el sagrado descanso. Pues esto no es un hecho aislado, otro ejemplo lo tenemos aquí en el campus universitario, hay un gran cementerio a la vista de todos. Imaginaos un cementerio en el campus de Bellaterra o en Universitat Autònoma de Barcelona o en la Complutense de Madrid, ¿qué pensaríais al respecto? Pero es que hay otros pequeños cementerios en pleno pueblo de Mansfield. Por cierto, todos tienen una serie de características comunes: no poseen vallas, un ligero enrejado, lapidas con la parte superior redondeada, los veteranos de las diversas guerras están identificados con una bandera americana, y por supuesto las perfectas hileras en que se disponen las tumbas.

Eso me lleva a reflexionar, a priori porque no he tenido la ocasión de hablar con ninguno del tema, que los norteamericanos conviven mejor que nosotros con la muerte, si me equivoco decidlo. Los tanatorios en las ciudades españolas dónde están, en las afueras. El cementerio, igual. Además, poseen grandes vallas de ladrillo que impiden ver el interior. Nosotros, en nuestra cultura tendemos a ocultar la muerte, no la exponemos de cara a la galería en contraposición a la sociedad americana. No entro a discutir si es digna o indigna la muerte, los que me conocéis sabéis de sobra que opino que es un hecho totalmente indigno, opino igual que House, entiendo lo que quiere decir, nunca se muere de forma digna. Incluso para nosotros hablar de la muerte no es una conversación usual, es como un tema tabú. Los niños aquí cuando van al colegio pasan y ven la muerte de cerca. Están más familiarizados con el concepto abstracto.

Ya sabéis que Freud vio en Eros el instinto de la vida, el amor y la sexualidad en su más amplio sentido, como lo hace el cineasta del que hoy vamos a hablar ya que está a punto de presentar en el Festival de San Sebastian, tras su cálido paso por Cannes, su película rodada en Barcelona llamada “VICKY CRISTINA BARCELONA”. Obviamente me refiero al director de cine Woody Allen que para su nueva obra ha contado con actores como Penélope Cruz, Javier Bardem y su actual musa Scarlett Johansson. Esta vez Allen nos cuenta la historia de dos jóvenes americanas, Vicky y Cristina, llegan a Barcelona para pasar sus vacaciones de verano. Vicky es una mujer sensata y está prometida. Cristina es aventurera en el terreno emocional y sexual. En Barcelona, se ven envueltas en una serie de líos amorosos poco convencionales con Juan Antonio, un carismático pintor, que sigue manteniendo su relación con María Elena, su temperamental ex -mujer. Con el trasfondo de la cautivadora sensualidad mediterránea de Barcelona, no deja de ser un canto divertido y sin prejuicios al amor en todas sus manifestaciones.

Como chascarrillo, que se os encantan, os contaré que esta semana en las carteleras neoyorquinas Penélope Cruz está haciendo doblete porque tiene en cartel en los Lincoln Plaza Cinemas “Elegy” de Isabel Coixet y la película objeto de este post…

VICKY CRISTINA BARCELONA es una película profundamente ligada al lugar en el que se rueda. “Cuando comencé a escribir el guión, no pensaba en otra cosa que no fuera crear una historia en la que Barcelona fuera un personaje más”, afirma Allen. “Quería rendir homenaje a Barcelona, porque me encanta esta ciudad y porque me encanta España en general. Es una ciudad llena de belleza visual, su sensibilidad es muy romántica. Una historia así solo podría ocurrir en un lugar como París o Barcelona”.

Allen percibe ventajas e inconvenientes dispares en los caminos que las dos mujeres deciden emprender en su vida. “Alguien que, como Vicky, es más de clase media tradicional, tiene lo que casi cualquiera consideraría una vida feliz”, explica Allen. “Una vida más estructurada, más estable y sin problemas. Puede que no consiga ningún otro objetivo más allá de eso, pero disfrutará de la vida con su marido, que es una buena persona, y no querrá más. Por su parte, un personaje como Cristina tiene menos probabilidades de sentirse satisfecha consigo misma, ya que siempre busca algo más y solo sabe lo que no quiere. Pero por el contrario, tendrá un menú más variado donde elegir, hasta que quizás algún día tenga la suerte de que algo le caiga llovido del cielo”.

Mientras que Juan Antonio es una persona sensata y de trato relativamente fácil, María Elena es un tornado emocional, que pone en peligro a todo el que se interponga en su camino. “María Elena es buena en todo; tocando el piano, pintando, pero la realidad es que no puede hacer nada con su vida porque está demasiado loca”, comenta Allen. “Es demasiado pasional, demasiado emotiva y, en cierto sentido, su carácter le impide conseguir lo que se propone”. Además, dice que “es demasiado celosa, está deseando clavarle un cuchillo a alguien porque cualquier cosa desequilibra su estado de ánimo”.

Los dos mundos de la película chocan cuando Juan Antonio se acerca a Vicky y a Cristina en un restaurante con una propuesta que tiene la firma inconfundible de su estilo directo: les pide que le acompañen a Oviedo, donde verán los lugares más turísticos de la ciudad, comerán y beberán bien, y harán los tres el amor.Según Bardem, “Juan Antonio se ve abrumado por la belleza y personalidad de ambas e intenta crear una relación diferente entre los tres. La sexualidad es una experiencia muy importante para él, pero no es el final: es el comienzo de algo mucho más importante. Tiene una manera muy distinta de ver la vida. Creo que, desde un punto de vista ético, no es justo con todo el mundo, pero la moralidad de Juan Antonio difiere de lo que algunos podrían esperar. Esa es una de las claves de esta historia”. Bardem y Allen están de acuerdo. “No piensa con astucia”, comenta Allen. “Es un tipo muy decente y para él hacer el amor es una parte más de la vida. Una parte agradable de la vida”.


En esta película, tal y como viene haciendo desde ANNIE HALL, Allen explora el éxito y el fracaso de las relaciones a través de la psicología de sus personajes, en lugar de a través de los factores externos que vemos en las típicas historias de amor de Hollywood. “Todos somos son muy complejos, y es difícil mantener una relación porque cada cual tiene unas necesidades muy concretas”, afirma Allen. “Si no se satisfacen esas necesidades, te contrarias. Es como dice Juan Antonio en la película, si te falta algún elemento, algo de sal o algo en tu alimentación, tomas vitamina A y C, niacina o hierro, pero si te falta algún otro elemento, por pequeño que sea, puede llegar a matarte. También puede tratarse de un elemento añadido que cambia esa química, como la presencia de un hermano, una madre, un mejor amigo, un jefe, un psiquiatra o un cambio de trabajo. En el caso de Juan Antonio y María Elena, los dos están siempre como el perro y el gato, a pesar de que están apasionadamente enamorados. Sin embargo, la presencia de Cristina en esta ecuación química hace posible de algún modo que su relación funcione. Dirigen buena parte de su afecto a Cristina, así como Cristina a ellos. Además, Cristina absorbe parte de la ira y de los enfados, o hace que sean menos acalorados”.

Es la tercera vez que Allen trabaja con Scarlett Johansson, tras MATCH POINT y SCOOP. “Cada cierto tiempo en mi vida profesional encuentro a una actriz con el tipo de talento que me inspira para crear papeles para ella”, afirma Allen. “Es muy inteligente, sexy, tiene mucho talento y una gran variedad de recursos. Tiene un gran sentido del humor y me impresiona su capacidad para improvisar frases”. “Creo que Woody y yo tenemos una sensibilidad y un sentido del humor muy parecidos. Cuando leo sus guiones siento que conecto con él”, afirma Johansson. “Creo que sencillamente nos valoramos como artistas y disfrutamos trabajando juntos porque siempre estamos riendo y pasándolo bien. Es maravilloso poder trabajar con tus amigos; y creo que es por eso por lo que seguimos haciéndolo”.

Allen nunca había visto a Penélope Cruz en una película hasta que vio la actuación que le valió la nominación al Oscar en la película de Pedro Almodóvar VOLVER. “Pensé que era sencillamente extraordinaria”, afirma el director. “Por supuesto, la quería para mi película cuanto antes. Después, su agente llamó y dijo que Penélope sabía que iba a rodar una película en España, luego ella llamó y dijo que sabía que yo iba a rodar una película en España y que tenía muchas ganas de participar en ella. Para mí, eso fue lo mejor que pude oír. María Elena es una fuerza de la naturaleza, eso es Penélope exactamente. Es bella y extraordinariamente sexy de una forma única: es un tipo de belleza muy especial. Y es una actriz formidable y, además, lo transmite. Es espectacular”.

Javier Bardem, reciente ganador de un Oscar por NO ES PAÍS PARA VIEJOS, se unió al reparto en el papel del extravagante Juan Antonio. “Posiblemente era el único actor del mundo que podía haber hecho este papel para mí”, comenta Allen. “Quería a un español que fuera sexy, pero sin que tuviese esa belleza convencional de un actor de cine; quería que fuese algo más profundo que todo eso.Le he visto en otras películas y creí que era el mejor. Me ha encantado trabajar con él, no imaginaba que me fuese a pasar algo así en la vida”.

Allen decidió contar con un narrador (Christopher Evan Welch) para comentar el desarrollo de la acción en VICKY CRISTINA BARCELONA. “El guión tiene las características de un cuento”, afirma. “Se cuenta lo que les ocurre a estas dos chicas durante el verano. Pensé que alguien tenía que relatarlo, y así fue. Además, me ahorraría unas cuantas escenas aburridas y meramente expositivas. Así la historia podría seguir con rapidez hacia delante o hacia donde yo quisiera, gracias al narrador”.

El tono desenfadado de VICKY CRISTINA BARCELONA lo marca la pegadiza canción “Barcelona” interpretada por Giulia y Los Tellarini, que se escucha varias veces durante la película. Allen conoció esta melodía casi por casualidad. “No paran de mandarme canciones, pero no suelo tener tiempo para escucharlas. Una mañana, de camino al plató, la cogí sin ni siquiera haberla abierto y la escuché en el coche de camino al set de rodaje. Entonces pensé: ‘¡Esto está genial! ¡Es exactamente lo que quiero para la película!’ Todos quedaron satisfechos: les encantaba que utilizáramos su canción, y mi productor estaba feliz por no haber tenido que utilizar algo que hubiese costado mucho dinero, ¡como una canción de George Gershwin!”.

Toda la película se rodó en Barcelona, la capital de Cataluña y la segunda ciudad más grande de España, en la costa del Mediterráneo español, así como en Oviedo y en Avilés, dos ciudades del Principado de Asturias, en el norte de España (a unos 650 km de distancia). Los lugares donde se rodó en Barcelona son una postal virtual de la ciudad, en particular la fantástica e intrincada arquitectura de Antoni Gaudí, incluyendo sus famosas Sagrada Familia, el Parc Güell y La Pedrera. Un momento especialmente memorable de la película es cuando Javier Bardem y Rebecca Hall representan una escena completa desde lados opuestos de una fuente que es un mosaico con forma de lagarto en el Parc Güell. “Tuvimos que reducir el caudal de agua que salía de la boca del lagarto”, cuenta Allen. “¡No se podían escuchar los diálogos!”. Otros escenarios destacados de Barcelona son el Parque de Atracciones del Tibidabo, el Hospital de Sant Pau, la Fundació Joan Miró (El Museo Miró), el Museu Nacional d’Art Catalunya, el Port Olímpic, el Aeropuerto de Barcelona (con su mural de Miró) y Las Ramblas. “Barcelona tiene todos los elementos de una gran ciudad europea en términos de belleza arquitectónica, pero también hay algo por debajo de la superficie que es bastante anárquico”, afirma Hall.

Allen considera que VICKY CRISTINA BARCELONA puede decir cosas sobre el amor que ni siquiera él es consciente de que se digan. “No tengo nada profundo que decir sobre el amor, pero al crear personajes vivos que se relacionan entre sí, la gente puede sacar sus propias conclusiones”, argumenta. Además, dice que “posiblemente existen algunas cosas en la película final que no esperaba contar, que incluso podrían contradecir lo que tenía pensado y que quizás no era tan profundo. Por otro lado, quiero hacer una observación: hay cosas que funcionan para determinadas personas en determinadas situaciones. Uno no puede preconcebir estas ideas y tiene que ser más flexible cuando trata el tema del amor”.

Anuncios

9 Respuestas a “EROS Y THANATOS

  1. Hola amigo, me está encantando esta etapa de su blog…gracias por estos artículos.
    Seguimos en la onda

  2. Tengo mérito escribiéndo desde la wii… Mi cole está en frente del cementerio, mis abuelos han muerto en casa, todos pagamos Santa Lucía. Mientras, mi cuñada va al psicoanalista…

  3. Interesante reflexión, alguna vez también me lo he planteado, no solo con la cultura americana, sino con las asiáticas también. Sería digno de un análisis a fondo.
    Las fotos muy interesantes también, por supuesto, vaya escenario cinematográfico para rodar, jeje…lo se, cada loco con su tema XXDD
    Saludos!

  4. En lo referente a los cementerios, no descarto tu explicación cultural en la forma de tratar la muerte a ambos lados del Charco.
    No obstante, me atrevo a dar otra explicación complementaria basada en la geografía: las ciudades españolas son mucho más densas que las estadounidenses. Se basan en otro modelo espacial. Se articulan de otra forma. Las ciudades yankis se basan en el transporte en coche hasta para comprar pipas. Aquí vivimos unos encima de otros, todo es más denso y por consiguiente el suelo es más caro.
    Todo esto también se reproduce en los cementerios. Muy amplios los de allá. Aquí los fiambres los tenemos todos apretados, en nichos unos encima de otros, o incluso los incineramos, para ahorrarnos problemas de espacio.

  5. Muy interesante tu blog. Sobre la muerte, quizás para los americanos sea un tema menos tabú que para los españoles, aquí sería bastante dificil ver un cementerio de ese tipo aunque los hay frente a urbanizaciones pero no tan “a pie de calle”.

  6. Adoro los cementerios yankis. Los adoro. ¿No veríais a un tipo raro de andares extraños deambulando por ahí? Te imagino diciendo aquello de “Deir comin tu get yu, Copépodo”…

    Desde que me enteré de que Woody le tenía que indicar cómo yacer con la P, el mito erótico del Bardem tiene que haber caído más puntos que el Dow Jones.

  7. Mi estimado Angel, muchas gracias por el piropo.
    Mi estimada Mar: que honor tenerla a usted por aquí, bienvenida, cuanto tiempo. Enfecto escribir con la wii se me antoja difícil, pero desde videodromo agredecemos su paso por aquí, ya sabe usted. Me parece todo un personaje su cuñaaaaa.
    Mi estimado Iván: ya le digo que es un tema interesante, pero, pero, pero, estamos en un blog de cine, aunque sembrar controversia y poner nuevas perspectivas y realidades alternativas es misión de este blogero, que le voy a contar que usted no sufra con cierto agrado 😉
    Mi estimado y sagaz Mongil, creo que ¡touche! pero, pero, pero, como dice astutamente Iván sería un tema a serguir de cerca, pero no hay más tiempo ni oportunidad, vamos ni la quiero tener, para que vamos a andar con tonterías.
    A nuestra estimada Lailawinter en primer lugar darla la más cordial bienvenida, en segundo lugar tiene usted mucha razón es muy difícil.
    Y para finalizar mi estimado doctor Zombi, sólo le he de decir qeu al ver a un tipejo raaaaaro, raaaro, raaaro dando tumbos de aquí para allá me recorrió un sudor frío por la espalda y le dije a Monsieur Copépodo: “wi mast go mai frend or he wil eit us” pero luego nos dimos cuenta que era un jodío borracho y nos fuimos tranquilamente

  8. Jose Alberto Delgado

    Hola amigo, apasionante tu viaje fotográfico y humano por los Estados Unidos… Te deseo toda la suerte del mundo… Ahora a ver las pelis en inglés ¿no?…Un abrazo!

  9. Ya te digo, estoy en plena esquizofrenia de idiomas, es toy en plena inmersión linguística, ya hasta pienso en inglés, es bárbaro, pero de repente te sorprendes hablando contigo mismo en inglés o bien estáss escribiendo y cambias de idioma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s