DE MOTELES Y PROTESTAS

La cinematografía norteamericana está plagada de moteles. Lugares que pueden ser tan idílicos como escalofriantes, que se lo cuenten a Marion Crane interpretada tanto por Janet Leigh como por Anne Heche. Esas habitaciones han generado escenas tan míticas como la del polvo entre Brat Pitt y Geena Davis en “Thelma y Louise”, donde el arranque de pasión destrozaba todo el mobiliario o los que se echaban Lula y Sailor en “Corazón salvaje”. También, han inspirado otras tan tristes como las de “Memento”, ¿quién no recuerda a Leonard emborrachándose en la habitación?; y otras tan inquietantes como las de “No es país para viejos” en la que los hermanos Cohen nos ponían los pelos de punta con el dichoso maletín lleno de dinero. En todas esas escenas hay toda una serie de tópicos: la ducha, la televisión, la biblia en la mesilla, el cadaver escondido en el armario, el aparcamiento en frente de la habitación, las paredes de papel de fumar en las que se oye todo, y por supuesto en típico cartel de vacancy, traducción que hay habitaciones libre o no.
Mis lectores que se lo merecen todo, ¿o no?, tienen que visitar uno aunque sea virtualmente, así que me hospedé en el motel “East Harbour” regentado por la típica americana gordita, teñida de rubio acastañado, bajita de un metro y medio como mucho, y que vamos a convenir llamarla Gertrudis. Pues bien, la recepción está en un edificio aparte y allí Getru hacía su vida diaría, al igual que pasaba en el motel Bates sólo que la casa era más pequeña y no estaba en lo alto de uan colina y carecía de todo tinte gótico. Al decirnos que la habitación por una noche eran con impuestos 110$ le dijimos que era un poco caro para estar a las afueras de Provincetwon, y lo único que pudimos obtener de Gertru fueron unas delicadas palabras: “venga, dadme la tarjeta”. Esta mujer si que sabe tratar a los clientes.
Ansiaba el momento de entrar en la habitación para buscar la biblia y, ¡Ah! no hay mesilla de noche al uso, no hay cajoncito, no hay bibllia. Pero bueno, me daban ganas de volver a la recepción y decirla: ¡Pero Gertru! ¿Y la biblia? ¿Cómo voy a rezar sin ella antes de dormir? Eso sí un despertador de numeritos digitales rojos tan típico. Por eso yo dormi en el lado contrario, ¿sabéis por qué? Pues sencillo, recordad, la mayoría de escenas donde sale el jodio despertador con numeritos rojos es para darte un susto de muerte o porque vas a estar develado toda la noche.
La televisión es muy moderna, coge ciento un mil canales y en todos puedes ver la misma basura, y hablandode basura, pudimos ver el canal FOX que es tan sensacionalista como dicen en “Los Simpsons”, con deciros que la noticia que vi era sobre u asesinato, pues bien, el reportero nos llevó hasta el sitio donde habían disparado al gentil ciudadano, que creo que era un bombero, y nos mostró en cámara todos los detalles que pudo y más.
¿Qué decir del cuarto de baño? Pues que se puede rodar desde una escena de sexo guarro a la típica escena de que te clavo un cuchillo en la espalda. ¡Ojo! Pero si no oyes entrar al asesino es que estás como una tapia porque la solución habitacional mide en total 20 metros cuadrados.
Desde la cama puedes ver pasar los coches, incluso puedes vigilar el tuyo, tan sólo has de correr los visillos, que no sé de qué material están hechos porque dejan pasar la luz desde que amanece. Tengo una amiga que lo pasaría fatal, ¿a que si, Julia? Y menos mal que no estamos en Alaska, porque creo que se me iría tanto la cabeza como a Pacino en “Insomnio”. Lo que me encantó es el armario, romperlo es muy difícil, porque no tiene puertas entre otras cosas. Es la simplicidad en diseño.
Los que limpian la habiatación te dejan un sobre con su nombre para que le pongas gentilmente unos dólares de propina, es que este país funciona a base de tips, como se le llama por aquí, porque los empresarios deben ser unos ratas, pagan pronto pero mal.

Lo mismo pasa aquí que en Seattle lugar donde transcurren los hechos del nuevo film escrito y dirigido por el actor irlandés Stuart Townsend llamado “BATALLA EN SEATTLE” Este debut cuenta con un reparto de lujo entre los que podemos encontrar a Woody Harrelson, Jennifer Carpenter, Charlize Theron, Ray Liotta y Michelle Rodriguez. Basada en una de las más incendiarias sublevaciones políticas generacionales, aborda con mirada profunda los cinco días que hicieron tambalear el mundo en 1999, cuando decenas de miles de manifestantes tomaron por asalto la calle en protesta contra la Organización Mundial del Comercio (OMC). Lo que comenzó como una protesta tranquila reivindicando el cese de las conferencias de la OMC, devino rápidamente un motín con todas las de la ley que finalmente obligó a proclamar el estado de excepción, lo que desembocó en la adopción de una postura de combate contra el Departamento de Policía de Seattle y la Guardia Nacional por parte de una masa de manifestantes pacíficos sin armas. Narrada a partir de hechos verídicos, entrelaza puntos de vista provenientes de un amplio espectro de la sociedad, desde los manifestantes y la policía, hasta los Delegados y los profesores universitarios, donde no se ha omitido ninguna perspectiva entre aquellos que intencionada o accidentalmente se vieron en las calles de Seattle en aquellos últimos días del milenio.
En esta película se funden unas extraordinarias interpretaciones con metraje de los auténticos acontecimientos con la intención de llevar a la pantalla grande esos puntos de vistos contrapuestos.La mayoría de los personajes del film son ficticios, pero la mayoría de los acontecimientos por los que pasan son auténticos. Siempre tuve la idea de añadir metraje de archivo, por lo tanto decidí que la historia debería girar específicamente en torno a los cinco días.

La película se rodó en 29 días, principalmente en Vancouver, con dos días en Seattle. Como era pequeño el presupuesto, sufrieron infinidad de problemas acerca de cuántas eran las calles que podían cerrar, y qué localizaciones podrían tener. En muchas ocasiones, ocupában una calle, la única que les permitian, y rodában varias escenas distintas con varios actores, pretendiendo que eran localizaciones diferentes.
Para ubicaros quién es Stuart Townsend os diré que en los últimos años, ha aparecido en una serie de películas de gran presupuesto, entre ellas, “La reina de los condenados” encarnando al vampiro Lestat de Lioncourt, siendo su oponente Aaliyah; y “La liga de los hombres extraordinarios” daba vida a Dorian Gray, junto a Sean Connery. tambien ha sido uno de los protagonistas principales de “Juegos de mujer” el drama en el que coincidió con Charlize Theron y Penélope Cruz; también ha sido el protagonista principal de la comedia romántica “Loco por la novia” con Seth Green y Amy Smart; y ha participado en Wonderland de Michael Winterbottom y ha sido actor invitado en “Will & Grace”.
El próximo tres de octubre se estrenará en toda España, hasta entonces no hay nada como un buen trailer para ir abriendo boca y con la página web: www.widepictures.es/batallaenseattle/

TRAILER “BATALLA DE SEATTLE”

Anuncios

7 Respuestas a “DE MOTELES Y PROTESTAS

  1. anda que todo esto para contarnos una peliculita, que peliculero eres, mola, no se si la pelicula o la ue tu te montas en el motel.

  2. ¡Ya te cuento!

    Tengo que hacerme pero ya con uno de esos antifaces pa dormir que se ponen las actrices en las películas… No sé dónde lo encontraré, pero no vuelvo a viajar a ninguno de estos países (EEUU, Alemania, etc.) en los que no conocen el concepto de persiana opaca… ¡Y no me vale la excusa de que como allí no hay apenas sol, el poco que hay no lo van a tapar! Yo cuando duermo no quiero sol, por poco que sea.

    Por lo demás, mu bonito el motel… En fin… Si lo piensas, Norman Bates y Gertrudis son bichos de la misma familia…

  3. JAJAJAJAJA, mi estimado Alfredo, que alto honor el verle por estos lares. Me emociona mucho. Que lo sepa. Ya sbe usted la manía que me entra de andar contando mis viajecillos a la gente cuando ando por el extrajero.
    Mi estimada Julia, la entiendo perfectamente, y no se preocupe que si veo un antifaz de esos se lo haré llegar de alguna manera. Y si, estoy totalmente de acuerdo con usted, la Gertru y el Norman son de la misma familia.

  4. Muy astuto lo del reloj digital Que si lo miras, es como ser el negro y la novia: mueres primero fijo fijísimo.

  5. Oye, ¿y la cama del motel no vibraba metiendo monedas?

  6. JAJJAJAJAJJAJAJAJAJA, ya te digo mi estimada Jezabel, eso es como ser adolescente y querer forniciar, palmas a la primer envite a la grande, además del modo más sangriento que uno pueda imaginarse.
    Mi estimado Jmongil, pues no vimos nigún tipo de ranuras donde meter monedas, eso sí vimos otras cosas que son para contar más en persona, pero eso con un Dry Martini o un Cosmopolitan en el restaurant de siempre, ya usted sabe.

  7. Cuando estéis de vuelta te tomaré la palabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s