BUENAS INTENCIONES

Todos tenemos buenos deseos cuando finaliza el año o al regresar de las vacaciones, de ahí el auge de los coleccionables en el mes de septiembre, sobre todo si son de idiomas. Hable usted alemán en tan sólo seis meses. ¡Dios! Yo llevo toda una vida dedicado a ello, desde que tenía cuatro años, y aún hoy me atranco. Así que yo este año, como tengo superado el nivel Muzzy, o eso creo yo, en vez de apuntarme a los cursos de inglés de Vaughan Systems (bien sean televisivos o en forma de ondas herzianas), me he liado la manta a la cabeza y me he desplazado hasta la Universidad de Connecticut para apuntarme a un curso de inglés llamado “Comunicating on campus”, las clases son dos días en semana, imaginaros cuáles y acertaréis (martes y jueves, para los vagos) de seis y media a ocho de la tarde.

Acudo al aula 304 religiosamente y con vehemencia, tras cultivar mi cuerpo con una hora de natación. Es más ansío que lleguen esos días para ir a ver a mi profesora que se llama Sally White. Lo bueno que tienen sus clases es que son dinámicas, además posee un gran sentido del humor, enormes cantidades de paciencia y un oído fino para entender nuestros acentos Cherokee llenos de buenas intenciones. Lo mejor es que hablamos por los codos y además nos enseña cosas muy curiosas relacionadas con aspectos sociológicos y culturales del país, que es con lo que chocas frontalmente nada más bajar del avión, por no decir antes de subir. Porque no deja de ser un ejercicio de cerrar un poco el chip europeo y cañí para como dicen los Depeche Mode: “try walking in my shoes” o lo que es lo mismo intentar ponerte en mis zapatos. Otra cosa que me gustan de sus clases es que me de caña con la pronunciación, mira que es difícil quedarte con la copla, ya sabéis me gusta flagelarme intelectualmente.

Nuestra clase es como una asamblea de la ONU porque acudimos la señorita Meng procedente de Japón, Fátima que ha llagado de Turquía, Benedick de Münich y un chico procedente de Colombia del que ahora no recuerdo su nombre. Mrs. Sally White habla alemán, español, y lo que me dejó fascinado, conoce el lenguaje de los sordomudos. Sin hablar mucho del tema nos dimos cuenta que para cada idioma hay un signo, porque nos dijo a Meng y a mi como se decía te quiero y le dijimos que en nuestros países el gesto es diferente. Lo que me ha quedado claro de la clase de hoy es que nada tiene que ver el inglés de la Reina Madre con el del otro lado del Atlántico. Son diferentes en expresiones, pronunciación, y eso lo hace más divertido todo. Vamos me imagino la cara de estupefacción que tendría la señorita White al escuchar a un andaluz diciendo: “¡Pissa!, ¿qué haces?” O un gallego: “¡Pero riquiño! ¿Qué faces?” Cuando realmente ambos dicen: “Chico ¿qué haces?” Como dicen por aquí: “Awsome” que traducido a la lengua de Cervantes significa “fascinante”.

En fin, que ahora entiendo cuando llega un actor o actriz norteamericano y dice que ha tenido que aprender tal acento o quitarse aquel otro. No sé cómo lo hace pero entiendo a las mil maravillas a Mrs White y me pongo a escuchar la radio y se convierte en todo un ejercicio mental. Vamos que entendí mejor a Vin Diesel el otro día en el cine viendo Babylon AD que a KC hoy dando las noticias en la radio.

Para los que quieran disfrutar de un inglés más british o académico les recomendamos que vayan a ver en versión original, a partir del 17 de octubre la nueva adaptación de una de las grandes obras literarias del siglo XX, hablo del relato escrito por Evelyn Waugh, “RETORNO A BRIDESHEAD”, que gozó de gran popularidad en la década de los 80 gracias a la exitosa serie de la televisión británica, con la que el gran Jeremy Irons se dio a conocer en todo el mundo.

La película nos traslada a la Universidad de Oxford, donde el joven Charles Ryder conoce casualmente a Sebastian Flyte, hijo de Lord Marchmain. Fruto de esta amistad, Charles se va introduciendo en el exclusivo mundo de la alta sociedad británica y visita, por primera vez, Brideshead, la majestuosa casa familiar de los Flyte. Allí conoce a Julia, la hermana de Sebastian, y queda cautivado por su belleza desde el primer instante. En un tiempo convulso, Charles será testigo del declive de la familia mientras lleva a cabo su particular cruzada por el amor de Julia.

Recaudó en su primer fin de semana de estreno en los Estados Unidos más de más de 10.000 $ por copia, que es un gran resultado. Esta película sobre la pérdida de la inocencia y el amor prohibido está dirigida por Julian Jarrold del que este año hemos podido ver “La Joven Jane Austen”. Para poner en pie esta adaptación ha contado con un reparto de lujo integrado por la ganadora de dos Oscar, Emma Thompson por “Sentido y Sensibilidad”, “Regreso a Howards End”, Matthew Goode al que vimos en “Match Point”, Ben Whishaw al que recordaréis por haber participado en “El perfume: Historia de un asesino”, y Michael Gambon actor de la saga Harry Potter.

EL LIBRO

Evelyn Waugh escribió Retorno a Brideshead en solo cuatro meses durante una baja del ejército a finales de la II Guerra Mundial en 1944. El libro, terminado justo cuando los Aliados desembarcaron en Normandía en 1945, obtuvo un reconocimiento generalizado y no estuvo exento de polémica. Waugh la consideró su obra magna, sobre el declive de la aristocracia católica inglesa. Creía que la guerra, un periodo de incertidumbre pero también de cambio, facilitaría la ascensión del hombre corriente y el fin de la aristocracia, y con ello, una era rica y gloriosa. Es una novela épica ambientada en varios continentes a lo largo de tres décadas, entre los años 20 y 40. Su temática, en palabras del autor, es “la influencia de la gracia divina en un grupo de personajes diversos pero íntimamente relacionados.”

La novela incluye algunos detalles autobiográficos: Waugh se convirtió al catolicismo en 1930 y también animó a un amigo a que se convirtiera en su lecho de muerte. Disfrutó de la vida de estudiante en Oxford, bebiendo demasiado y relacionándose con gente de colegios universitarios más prestigiosos que el suyo (Hertford), al tiempo que mantuvo al menos una relación homosexual. Entre sus coetáneos de Oxford se encontraban Graham Greene, Anthony Powell y John Betjeman. Waugh la escribió durante un celebrado periodo de la literatura inglesa en el que se publicaron New Bats in the Old Belfries, de Betjeman, Rebelión en la granja de George Orwell y Muerte y entradas, de Dylan Thomas. Posiblemente es el libro más conocido de los 13 que escribió y está considerado un clásico de la literatura del siglo XX. Figura en la lista de la revista Times de las 100 mejores novelas.

LA PELÍCULA

Cuando los productores de Ecosse Films consideraron hacer un guión sobre la novela, se sorprendieron al comprobar que nunca había sido adaptada al cine “Habíamos hecho una lista de novelas clásicas que nunca se habían adaptado y entre ellas estaba Retorno a Brideshead,” dice Robert Bernstein, productor de Ecosse Films. “Me sorprendió enterarme de que los derechos estaba disponibles y enseguida nos pusimos a trabajar.”

La MGM había ofrecido al propio Waugh adaptarla en la década de los 50, pero no le había gustado el guión. El productor Kevin Loader comenta, “Creo que pretendían eliminar las referencias religiosas, y todo el asunto de que Julia tuviera una aventura era muy peliagudo para Hollywood en esa época.” Desde entonces, los herederos de Waugh recibieron varias ofertas para comprar los derechos cinematográficos, pero las rechazaron. “Sus herederos fueron muy proteccionistas,” afirma Kevin. “Vieron una primera versión del guión y dijeron que no querían que los pasajes religiosos de la novela se pasaran por alto, pero por lo demás nos apoyaron mucho.”

Robert Bernstein y Douglas Rae, de Ecosse Films, encargaron el guión al premiado guionista de televisión Andrew Davies (“Orgullo y prejuicio”), para luego recurrir al aclamado Jeremy Brock (“El último rey de Escocia”; “Su majestad, Mrs. Brown”) para tomar el relevo. “Cada guionista aporta algo al proyecto y me pareció que Jeremy, con el que ya había trabajado en otras dos películas (“Charlotte Gray” y “Su majestad, Mrs Brown”) era la persona adecuada para llevarlo al siguiente nivel,” dice Bernstein. Al principio Jeremy Brock tenía dudas sobre lo que podía aportar al guión y quería volver al material original. Después de releer el libro, estaba entusiasmado. “Pensé que era uno de los mejores libros de la literatura inglesa y uno de los grandes retos a los que me enfrentaba como guionista no es sólo condensar la historia en el tiempo que dura una película, sino encontrar un equivalente a la prosa poética que abunda en este libro. Es una prosa hermosísima y es lo que le da al libro su personalidad, así que necesitábamos encontrar un equivalente en la película.”

La complejidad y el alcance de la historia también atrajeron a Jeremy Brock, pero para poder condensar una historia tan extensa en una película, necesitaba encontrar un hilo conductor. “Es una historia de amor, pero una historia de amor compleja, madura y sutil sobre la búsqueda de la belleza y sobre la fe, la pasión y el sentimiento de culpa. Su esencia es la singular historia de amor entre Charles, el extraño, y dos jóvenes llenos de vida – guapos y maravillosos, pero también torturados, Julia y Sebastian – de los que se enamora. Es lo original de la historia. Lo difícil es hacer que el resto de la narrativa gire en torno a esa historia de amor”. Jeremy considera que la historia de amor todavía hoy sigue de actualidad. “El triángulo amoroso entre Charles, Sebastian y Julia parecía contra una historia sobre castas, lo cual me pareció muy fresco y actual. Pensé que se podía contar la historia de un extraño que entra en una familia de un ambiente totalmente distinto al suyo de una forma que fuera fiel al libro pero que también le hablara a un público moderno sobre fundamentalismo y sobre lo difícil que es crecer más allá de tus raíces.”

Aunque la novela nunca había sido llevada al cine, en los años 80 se hizo una serie de televisión muy popular. Producida por Granada Television para ITV en 1981, la serie de 11 episodios gozó de gran popularidad en el Reino Unido y gran parte de Europa, creando un referente dentro de las series dramáticas de calidad. Han pasado 25 años desde que su estreno, pero su recuerdo permanece. El guionista Jeremy Brook comenta: “Al pensar en escribir el guión, pensé en el libro. Es cierto que volví a ver la serie, pero luego me la quité de la cabeza. Aunque el libro está ambientado en el mundo enrarecido de la aristocracia en el periodo de entreguerras, habla de muchos temas que se consideran de ‘actualidad’: fundamentalismo religioso, clases, tolerancia sexual, la búsqueda del individualismo. Por esta razón, no sentí que tuviera que preocuparme por la serie, y ese sentimiento creció a medida que escribía.”

Los paralelismos modernos y la universalidad de la historia fascinaron al productor Kevin Loader cuando Ecosse Films le presentó el proyecto en 2006. “Jeremy reescribió el guión y lo transformó. Es una novela clásica de una madurez impresionante y un libro de su tiempo, pero creo que, consciente o inconscientemente, hemos intentado hacer algo que resultase actual. Esta adaptación se centra en las dos historias de amor – la de Sebastian por Charles y la de Charles por Julia. La forma en la que las dos interactúan, se entrelazan y forman un círculo es atemporal. Creo que la historia también hace un retrato muy interesante sobre la influencia paterna sobre los hijos, la educación religiosa y la aristocracia católica inglesa en el periodo de entreguerras, pero sobre todo, es la relación de un hombre con dos miembros de una misma familia, de los que se enamora.”

La novela de Retorno a Brideshead tiene una estructura en tres partes, cada una de las cuales trata una parte diferente de la vida de Charles Ryder. Para que el guión fuera fluido y más espectacular se tomaron algunas licencias. Julian explica: “En el libro, Waugh se centra en Sebastian y luego en Julia – casi no se solapan. Para la película, es mucho más interesante que las dos historias coincidan.” El guionista Jeremy Brook también introdujo algunos cambios con respecto a la novela. Kevin Loader explica: “Nos tomamos algunas libertades con la trama en beneficio de la historia, y Jeremy puso a Julia en la secuencia de Venecia, así que cuando Charles y Sebastian van a visitar a Lord Marchmain y a su amante Cara a Venecia, Julia va con ellos, lo que no sucede en el libro. Para nosotros se convirtió en el eje de la historia.” Julian añade: “Al salir de Brideshead, Julia puede sentirse un poco más libre, soltarse la melena. En el carnaval, ve a la gente tonteando y eso hace que se abra, sexual y emocionalmente, al igual que Charles. Los dos empiezan un romance que trastoca la relación de Charles con Sebastian.”

Y para finalizar os dejo con el trailer del film, espero que os guste esta revisitación al relato de Vaughn tanto como a mi me gustó en su día la serie de televisión.

TRAILER “RETORNO A BRIDESHEAD”

Anuncios

10 Respuestas a “BUENAS INTENCIONES

  1. oye pues si has visto babylon, dinos que tal está, porque tengo muchas ganas de verla, solo que aqui no la ponen hasta dentro de un par de semanas.

  2. Mi estimado Dick ya he hablado de la película en el post
    https://videodromo.wordpress.com/2008/09/22/el-cabo-del-bacalao/
    así que le remito a él.
    Como bien puede apreciar amigo mio, el formato durante los próximos tres meses es diferente, cada post es como un huevo KINDER que lleva una sorpresa, pues yo pongo una película de este modo establezco un juego implícito con el lector.
    ya sabe que apra mi es un palce tanto leer sus mordaces comentarios como sus ingeniosos post. Un fuerte abrazo para usted y otro para Cinderella.

  3. Natación, idiomas, ánimos renovados… LE VEO A UD. QUE VIVE COMO UN MARQUÉS y me da envidia en la lejanía, jejejeje.

    Cuídese y siga con las crónicas. Yo cuando engancho una no paro de leer varias de golpe.

    Por cierto, tengo dudas sobre “Retorno a Brideshead” (la novela anda perdida por casa y no la leí). Eso sí, le aseguro que yo si la veo, voy a verla en V.O (aunque con subtítulos eso seguro, que no me atrevo a INGLES puro y duro a capón).

    Un abrazo desde Madrid!

  4. Mi estimado Alberto, no sabría que decirle en este momento, me estoy animando cada día más a verlas sin subtítulos sobre todo porque aquí es a capón. Así que adaptarse y poner oido o moriri en el intento 😉

  5. Qué recuerdos me trae leerte hablando de las clases de inglés, jajajaja!!

    Y lo de los sordomudos…, totalmente cierto. Cada lengua hablada tiene un código de símbolos en la lengua de los sordomudos, al fin y al cabo, ¿por qué deberían ser iguales si cada cultura tiene una lengua hablada diferente? Lo divertido es el funcionamiento de los nombres. Cuando un sordomudo te conoce tiene dos opciones: o bien te llama por tu nombre marcando los símbolos de las letras o bien se inventa un código para nombrarte. Y ahí la imaginación de cada uno, vuela.

    Y te propongo una cosa: cuando vuelvas de tu inmersión angloamericana… prueba a ver una peli inglesa. Lo malo de hacerse demasiado a un acento es que a medida que lo entiendes, se te hace más dificil entender los otros.

    Saludos!

  6. Buen, bueno, mi erudito amigo, asin que ingles de inglaterra y ahora el autentico americano. Es una pasada la universiti, es tal como la vemos en las pelis, solo le falta los almondigas gordos que solo comen trozos de pizza y beben grandes cubos de cerveza lo cual les provoca unos grandes orutos grac, grac, grac, que vuelcan en la joven y guapa rubia que pasa por alli jajajja.

  7. JAJAJJAJAJAJJAJAJJAJAJJAJAJAJJAJAJAJAJJA, mi estimada cinéfila, los albóndigas van a universidad no se ha rodado aquí, aquí todos son beautys, uno se siente el patito feo.

  8. Por cierto,una curiosidad, curiosa total, me puedes decir, que cosa es ese edificio que tiene forma de pene al reves y que está ligeramente inclinado. Es la primera foto. Es que es cachondo, a quien se le habra ocurrido jajajaja me he reido un monton.

  9. Pingback: EL JUEGO DEL CINE « VIDEODROMO

  10. Es como una torre de Pisa al revés, no es nada más, mi estimada cinéfila.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s