MAN ON WIRE

MUY BUENA

cartel4

cantal

El documental MAN ON WIRE ha arrasado en las entregas de premios. Ganador de un Bafta y de un Oscar entre otros muchos galardones, narra en boca en sus protagonistas cómo un equilibrista logró cruzar sobre un alambre la distancia que separaba las ya extinguidas torres gemelas neoyorquinas. Toda una hazaña que ha servido para un documental lleno de arte, compañerismo, riesgo y sobre todo, mucho valor. Y es que hay que ser muy valiente para caminar sobre un alambre a más de cuatrocientos metros de altura entre los que eran en 1974 los edificios más altos del mundo.
Philippe Petit, un joven equilibrista francés, quería hacer algo grande, realizar una arriesgada y apasionante hazaña ante los ojos de todo el mundo. Y lo tuvo claro: mientras estaba esperando en la consulta del dentista, cuando apenas tenía 17 años, vio en una revista lo que entonces era el proyecto de dos grande torres que se iban a levantar en el centro financiero de la ciudad de Nueva York. Pero era sólo un proyecto y tuvo que esperar varios años para cumplir su sueño.
Para ir practicando, su primer gran intento y su primer logro fue cruzar sobre el alambre las dos torres de la catedral de Notre Dame, en París. No fue fácil, no sabían hasta qué punto podía ser peligroso legalmente. Tras esta primera toma de contacto, Philippe se traslada a Sydney, Australia, donde logra con el mismo éxito atravesar uno de los puentes más importantes de la ciudad.

man-on-wire-2

Una vez llevado a cabo el calentamiento, llegaba el gran reto. Petit y sus amigos se instalan en Nueva York, donde comienzan a preparar el gran “espectáculo”. Allí se le unen varios colaboradores pero también le sorprenden varios desertores, Philippe no se rinde y tras varios meses de trabajo y algún que otro altibajo, él y su equipo consiguen su propósito: caminar encima de un alambre entre las torres gemelas.

man-on-wire-5
Como es un documental, la historia está narrada directamente por sus protagonistas, con imágenes reales y testimonios en primera persona. Es muy emocionante ver cómo ellos recuerdan aquella aventura que vivieron con tanta expectación. Hay mucha emoción en sus palabras, te transmiten esa alegría y esa lucha por lograr un sueño. Desde luego, la idea no podía ser mejor. Si en vez de documental se hubiera hecho como una película, no hubiera llegado al espectador de la misma manera. Creo que la elección ha sido un acierto. Tengo que alabar la manera en la que el director, James Marsh, ha llevado el argumento, que no deja de sorprenderte en cada momento. A pesar de ser una historia conocida, lo que más me ha sorprendido, aparte de lo maravillosos que es observar al equilibrista, es cómo prepararon su aventura neoyorquina. No es que pensara que llegaban y besaban el santo, como se suele decir, pero lo que no me hubiera imaginado es que hacen falta tantas estrategias para hacer una cosa así. No se puede entrar y tirar un alambre de torre a torre, hace falta mucho valor, contactos, paciencia y sobre todo, muchas ganas para poder hacerlo.

man-on-wire-3

Y en documental se expone muy bien; el espectador se da cuenta del esfuerzo que supone para todos ellos (no solo para el que va a caminar por la cuerda) lograr que todo salga bien: cómo acceder a las torres, cómo llevar el material, cómo esquivar a los guardias…Fueron muy valientes y consiguieron su propósito.
Durante los 90 minutos, no sabía si estaba en el cine o en un circo, es como una mezcla de los dos. Disfruté de lo mejor de uno y de otro, porque observar a Philippe Petit no tiene desperdicio. Me sentía como una niña pequeña que va por primera vez al circo y piensa que no es posible, que tiene que haber algo de magia ¿cómo puede sostenerse encima de ese alambre sin tambalearse siquiera? Es maravilloso. Está a cuatrocientos metros de altura y parece que vaya caminando por la calle…
Pero dejando a un lado la parte artística, el documental sirve también como homenaje al World Trade Center. El documental repasa en imágenes la construcción de las llamadas Torres Gemelas. Durante años, centenares de operarios levantaron las que entonces eran las torres más altas del mundo. Cómo subían cada pieza de la fachada, como se iba completando poco a poco ese proyecto, que igual que Philippe, mucha gente en el mundo ansiaba verlo terminado. Desde luego, me emocioné pensando en lo que terminaría ocurriendo con ellas.

man-on-wire-1
Os recomiendo a todos el documental, es emocionante y estéticamente precioso; las imágenes desde las alturas son alucinantes y no deja de ser entrañable ver cómo se consigue realizar un sueño tan bonito.

Anuncios

3 Respuestas a “MAN ON WIRE

  1. Exagerado el entusiasmo que ha despertado el documental, muy majo excesivamente empapado de Petit. Y aunque está contado como si de un atraco a un banco se tratara y no aburre, tampoco acabas de entender al protagonista.

    ¡1 saludo y gran reseña!

  2. Just passing by.Btw, your website have great content!

    _________________________________
    Making Money $150 An Hour

  3. Thanks a lot Mike. You cuould see a several interviews in my channel in youtube, the name is videodromovideodromo, all in english with subtitles in spanish. See you.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s