LOS ABRAZOS ROTOS

BUENA.

.

cartel-bueno

cantal Nos habían convocado a las 10:00 para el pase de la nueva película de Pedro Almodóvar, LOS ABRAZOS ROTOS. El cine estaba a rebosar y la expectación era máxima. Después de la película habría photocall y rueda de prensa con el director y sus protagonistas; no esperaba menos. Era el acontecimiento más importante que vivía desde que me incorporé a VIDEODROMO. Habíamos oído hablar muchos sobre este film, sobre qué le inspiró a escribirlo, sobre los protagonistas de la historia, sobre dónde se había rodado…Mucha información, pero ninguno de esos datos me iba a desvelar el misterio: ¿me gustaría el nuevo trabajo del manchego tanto como el último (“Volver”). Pues no, LOS ABRAZOS ROTOS no me ha gustado tanto como “Volver”. La disfruté, pero no me entusiasmó. Y cuando tienes tanta expectación ante alguna película, ésta tiene que estar a la altura porque si no, se estrella. Y creo que eso mismo que me pasó a mí, le puede ocurrir al público que vaya a verla. Aún así, la recomiendo, porque es un film que va a dar mucho de qué hablar y pobre del que se lo pierda. LOS ABRAZOS ROTOS es un drama, con pinceladas de cine negro, uno de los favoritos del director manchego, que a su vez incluye rasgos de comedia, latentes en las escenas en las que se está grabando una película dentro de la película. Para Almodóvar ha sido una especie de homenaje al cine, que ha querido mostrar incluso en el título, inspirado en la película “Viaje a Italia” de Rossellini en la que se descubre a una pareja que ha muerto abrazada sorprendida por la lava del Vesubio.

los-abrazos-rotos-2

los-abrazos-rotos-1

La idea del film está inspirada en una fotografía que tomó Almodóvar en Lanzarote hace años. En ella, el manchego quería inmortalizar una bella playa en un paisaje volcánico pero al revelar la instantánea se dio cuenta de que en esa playa aparentemente solitaria, había una pareja abrazada a lo lejos. Enseguida se le vino a la cabeza que ahí tenía una historia, pero no ha sido hasta ahora cuando se ha decidido a contarla.

El argumento, que procedo a desgranar, no es que sea brillante, pero tampoco me disgustó. Mateo (interpretado por Lluís Homar) es un director de cine, guionista y escritor que se quedó ciego hace catorce años a raíz de un accidente de coche. A partir de entonces adoptó su pseudónimo, Harry Caine, y solamente escribe guiones para otros con la ayuda de Diego (Tamar Novas) el hijo de su amiga y directora de producción Judit (Blanca Portillo). Esta última tiene que viajar para hacer unas localizaciones y en su ausencia, su hijo sufre un accidente que le hace permanecer en cama. Para que el muchacho se entretenga durante su recuperación, Harry decide contarle cómo se quedó ciego y cómo perdió a la mujer que más había amado en el mundo.

los-abrazos-rotos-4Son los años 90 y Mateo Blanco está rodando una comedia, “Chicas y maletas”, protagonizada por Lena Rivero (Penélope Cruz), con Judit como directora de producción y con Ernesto Martel (José Luis Gómez) como productor. Este último no está muy interesado por el cine pero piensa que financiando el film de su pareja, Lena, de la que está obsesivamente enamorado, la mantendrá controlada y a su lado. Para asegurarse de ello, le encarga a su hijo Ernesto (Rubén Otxandiano) que haga el making off de la película como excusa para no perder de vista a Lena cuando está fuera de casa rodando. Pero el hijo no tiene buena mano con la cámara, lo que llevará a Martel a contratar a una lectora de labios (Lola Dueñas) que le desvele lo que no puede escuchar de las conversaciones entre el director y su actriz principal. Gracias a estos vídeos se entera de que, como él sospechaba, Mateo y Lena tienen una relación secreta, pero cuando ésta intenta abandonar a Ernesto, no lo consigue, tiene miedo de que no quiera continuar con el rodaje y perjudicar así a Mateo y su película. Pero una vez terminado, director y actriz lo dejan todo para marcharse a Lanzarote y poder vivir libremente su historia de amor. Lo que no saben es que el destino no se lo va a permitir.

Me ha costado mucho explicarme para que todos entendáis el argumento y espero haberlo conseguido. Por eso no le quiero quietar méritos a Almodóvar, construir una historia así no tiene que ser nada fácil y el resultado es bueno. Del presente se viaja al pasado, donde a su vez aparece otra película (“Chicas y maletas”), con Lena como actriz principal. Después llega el presente de ese pasado y otra vez de vuelta al 2008…Toda una hazaña, os lo digo desde ya, porque los saltos están muy bien hilados y todo encaja perfectamente.

los-abrazos-rotos-81
Y no quiero dejar pasar la oportunidad de decir que esta vez, la historia que nos cuenta el director manchego no es solamente una historia de mujeres, sino que los hombres tienen una vital importancia en el argumento. Aunque siguen siendo ellas los personajes más “golosos”, los roles masculinos tienen mucho que decir, y llevan casi todo el peso de la película, lo contrario de lo que nos tiene acostumbrados el director español, que, quitando “La mala educación”, siempre ha preferido dar a las mujeres el protagonismo absoluto en sus trabajos. En todo caso, el argumento aprueba el examen con nota.

En cuanto al guión, no me convenció del todo. Hay muchas frases poco apropiadas, que no me encajan muy bien en los personajes que las dicen. Voy a hacer referencia especial al monólogo de Judit (Blanca Portillo), hacia el final de la película. Me llamó especialmente la atención cómo empieza: “No sé de qué habéis hablado todos estos días, pero lo que sí sé es lo que no os he contado en todos estos años”. Esta frase suena muy estudiada, es complicada y poco natural. No es creíble en un lenguaje verbal, parece más propio de una carta, de alguien que se está expresando por escrito y puede pensar lo que va a decir. Como este ejemplo, se encuentran varios en el film.

los-abrazos-rotos-11

Otro de ellos es en una escena en la que Lena y Mateo llegan a un hotel regentado por unos ingleses a pedir trabajo. El inglés de Lena es sospechosamente correcto. Es cierto que antes que actriz fue secretaria de Ernesto, un importante empresario que tendría relaciones laborales con empresas extranjeras. Pero no es una chica de mundo (queda claro en las primeras escenas del personaje con sus padres) y no creo que su inglés fuera tan correcto como para expresarse de esa forma tan natural, sobre todo teniendo en cuenta que lleva varios años retirada de su antiguo oficio de secretaria.

Trabajar durante meses para no obtener un resultado perfecto, en cuanto a montaje y linealidad o coherencia del guión, me parece una pérdida de tiempo. Fijaos en concreto en la escena en la que Lena y Mateo llegan a un hotel en Lanzarote. Es la misma a la que me he referido antes cuando he hablado de la extraña perfección del inglés de la actriz. La secuencia empieza cuando ellos entran de la calle al hotel y van directos a la recepción. Ahí la protagonista pide trabajo a dos personas que se encuentran detrás del mostrador y antes de que se vaya, le enseñan un periódico con una instantánea suya y le dicen “Justo estábamos comentando mi compañero y yo que si era usted la de la foto”. Vale, pues que alguien me explique cuándo lo estaban comentando, ¿antes de conocer a Lena? Porque acaba de llegar al hotel y todos hemos visto cómo entraba, no os ha dado tiempo a comentar nada. Será que son videntes y no lo sabíamos.
Pero hay más incoherencias, sobre todo en el personaje de Blanca Portillo, Judit. En la película, ella confía completamente en Mateo (Lluís Homar) ¿pero tanto como para dejar a su hijo con él en un lugar extraño cuando acaba de salir del hospital porque se ha quedado ciego? Y tengo más preguntas para este mismo personaje ¿Tu hijo ha estado en el hospital porque ha tenido un accidente y cuando te dice que no te quiere contar lo que ha pasado lo aceptas sin más? Reconozco que me volví un poco loca pensando si estaba hecho a apropósito o simplemente no han reparado en ello. Sea como fuere, resulta chocante y deja al espectador desconcertado.

los-abrazos-rotos-3

Ahora bien, el reparto es sorprendente. Almodóvar rescata actores como José Luis Gómez, pero también vuelve a contar con antiguos compañeros de rodaje, como Penélope Cruz, Blanca Portillo o Lluís Homar. Penélope tiene razón, Pedro Almodóvar saca lo mejor de la actriz que hay en ella. Cuando vi Volver cambié el concepto que tenía de esta chica de Alcobendas, en cuanto a calidad artística se refiere (porque respecto a lo demás sigo pensando exactamente lo mismo, sobre todo después de coincidir con ella en la presentación del film). Su personaje de Raimunda me cautivó y me sorprendió al mismo tiempo; no me esperaba una interpretación tan buena de esta chica que se dedicaba a hacer películas malas y comerciales en EEUU con los macizos de turno, tales como Tom Cruise o Matthew McConnaughey, con los que además compartía cama. En LOS ABRAZOS ROTOS me ha vuelto a impresionar. Tiene un papel muy distinto al último que hizo con su director fetiche, pero aún así, lo defiende con dignidad. No se me hubiera ocurrido otra actriz mejor para encarnar a Lena, alguien que fuera capaz de interpretar una mezcla de pasión, fragilidad, y optimismo dentro del drama.

los-abrazos-rotos-10
Lluís Homar está cobrando cada vez más protagonismo en el panorama español. Ha interpretado a Juan Carlos en “23-F. El día más difícil del rey”, le hemos visto en la serie “Herederos”, en “Gominolas”…parece que está dando por fin con los papeles que le van a dar la popularidad, merecida, porque es un actor que no ha parado de trabajar. Almodóvar ya contó con él en “La mala educación” y ha querido volver hacerlo ahora. Homar se trabajó el papel con ayuda de un invidente e incluso, contaba Almodóvar en la rueda de prensa, llegó a acudir a los ensayos con los ojos vendados desde su casa.
Blanca Portillo completa el trío protagonista. Ella es buena actriz (me lo ha demostrado con creces en el cine pero sobre todo en el teatro), pero no me termina de encajar en el papel que le han dado esta vez. Lo dejaré a la opinión de cada uno.
No quiero pasar por alto el buen trabajo de José Luis Gómez como Ernesto Martel, el malo malísimo de la película y el de Tamar Novas (que ya ganó un Goya como actor revelación por “Mar adentro”) y Rubén Otxandiano, que con mejor suerte el segundo y peor el primero, han interpretado a los personajes con gran destreza y entrega. Estos nuevos chicos Almodóvar van a dar que hablar…

los-abrazos-rotos-7

Lo mejor de la película es la que a su vez se está rodando dentro de ella, “Chicas y maletas”. Es como una mini versión de “Mujeres al borde de un ataque de nervios” y en ella intervienen muchas de las denominadas chicas Almodóvar, como Rossy de Palma, Chus Lampreave o Carmen Machi, que también ha sido protagonista del corto “La concejala antropófaga”, una especie de Spin off de su personaje en “Chicas y maletas”. Este corto tiene una peculiaridad; no sé si lo habéis visto (si no es así, aquí lo tenéis) pero en los créditos del final hay una gran sorpresa, fijaos bien en el nombre del director…

La concejala antropófaga

De todas formas, merece la pena ver LOS ABRAZOS ROTOS, como todo lo que hace este gran director, amado por casi todos pero también odiado por algunos. La estética de la película es muy suya, la música es buena (Aberto Iglesias), la fotografía también (Rodrigo Prieto) y el estilismo (Sonia Grande) tiene un sobresaliente por mi parte (sobre todo los vestidos que lleva Lena y que le financia Enesto Martel, os podéis imaginar qué despliegue de Chaneles…).
Pues eso, que si no la veis no podréis criticar, para bien o para mal, la última película de Almodóva. Yo me he dejado muchas cosas en el tintero, pero no lo puedo contar todo, así que esperaré vuestros comentarios, estoy deseando leerlos.

Anuncios

5 Respuestas a “LOS ABRAZOS ROTOS

  1. Le tengo muchas ganas, aunque Almodóvar me parece el director español más sobrevalorado de la historia. Sus películas tienen gran poder emotivo y es uno de los pocos cineastas españoles que profundiza en el lenguaje visual a través de una estética muy particular (que muy a menudo no comparto por su artificiosidad). Pero los recursos cinematográficos que utiliza, cuando los utiliza, son muy pobres en general, y tampoco lo considero un buen director de actores (no suelo creerme los personajes de sus películas).
    Lo que sí vi el otro día en la T.V. fue el corto protagonizado por Carmen Machi: vulgar, chabacano, bastante tonto y de trazo grueso, como si su sentido del humor y su mirada pretendidamente irónica no hubiera evolucionado en veintitantos años. Muy decepcionante.

  2. Hola Cantal…
    el tema del hotel, no es que acaben de entrar…ya llevan un tiempo allí y entonces es cuando les pide trabajo, ellos ya hacen un tiempo que están viviendo en el hotel y entonces es cuando la reconocen en la foto del poster…
    El tema de la madre y el hijo, pues a mi me parece que es simplemente que Almodovr piensa que los hijos no comunican suficiente con las madres…yo si me retrotraigo a mi infancia tb recuerdo algún momento así.

    La película a mi me parece interesante, aunque encuentro un problema y es que Almodovar se empeña en darle una vuelta de tuerca a todas las situaciones y volverlas mucho más dramáticas..

    aún así tiene momentos muy emocionantes

  3. 39 escalones, puede que tengas razón en cuanto a que Almodóvar está sobrevalorado, desde luego “Los abrazos rotos” no está a la altura, pero tranquilo, ya está recibiendo sus malas críticas así que a lo mejor cambia la cosa. Y respecto al corto…pues sí, es chabacano y Carmen Machi está demasiado exagerada.
    Angel, gracias por aclararme lo del hotel, no sabía que llevaban un tiempo alojados ahí y por eso me parecía un error garrafal…de todas formas, si entendí otra cosa, no me extraña nada, porque hay partes de la película que no quedan muy claras.

  4. No he visto la película, ya que no resido en España, pero hay que decir que la fuente de inspiración no es que sea muy original… si no recuerdo mal, hay un cuento de Cortázar, Las babas del diablo, que a su vez inspiró Blow Up, de Antonioni, que versa como un fotógrafo capta algo accidental en su fotografía y las consecuencias que se derivan de ello. Hasta para narrar la génesis de sus historias le echa teatro.

  5. Bueno, tal y como está el panorama cañí hemos de reconocer que es una de las mejores películas en cartel. No sé por dónde anda usted, me refiero físicamente, pero por aquí la cosa anda un poco floja ahora. Este fin de semana se estrena “déjame entrar” que es de lo mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s