ANNE FONTAINE Y AUDREY TAUTOU

Esta semana obviamente estoy destacando el estreno del film “COCO, DE LA REBELDÍA A LEYENDA DE CHANEL”, título que se me antoja largo y que hará que más de uno salga escopetado en dirección contraria, como le pasa a “39 escalones”, injustificadamente, porque es un excelente film con una gran factura. Así que hoy os dejo con dos entrevistas realizadas a la realizadora y principal actriz del largometraje, que nos han cedido gratuitamente WARNER ESPAÑOLA, y que publico por su interés.

 

coco 01

ENTREVISTA A ANNE FONTAINE

PREGUNTA: ¿Por qué se interesó por el personaje de Gabrielle Chanel?
ANNE FONTAINE: Tuve la suerte de conocer a Lilou Marquand, cuando era muy joven; ella había sido la colaboradora más cercana de Chanel durante la última parte de su vida y, más tarde, escribió un libro sobre su relación con el título Chanel dijo. Por tanto, todos los días, durante un rato, oía algo sobre este mítico personaje. También leí detenidamente el libro escrito por Paul Morand, El Aire de Chanel, uno de los autores que mejor supo plasmar la increíble personalidad de esta Dama. Lo que me interesó no fue tanto el mundo de la moda como las características de esta excepcional mujer. Me sentía especialmente conmovida por el hecho de que se trataba de una persona que logró alcanzar su posición por sus propios méritos. Esta niña, procedente del mismo corazón de la campiña francesa, pobre, inculta, pero dotada de una extraordinaria personalidad, estaba destinada a adelantarse a su época y a una sociedad en la que las mujeres eran prisioneras de sus prendas de vestir y de sus conductas disgregantes. En concreto, me intrigaba el estilo de su trayectoria, muy similar al estilo de Balzac. Recuerdo haber colgado fotos de la joven Chanel en las paredes de mi habitación, pero nunca pensé que haría una película sobre su vida. Muchos años después, durante una conversación sobre Chanel con Carole Scotta y Caroline Benjo, los productores de Haut et Court, me preguntaron si estaría interesada en realizar un proyecto relatando su trayectoria. Entonces, se despertó mi interés por el personaje. Les pedí que me diesen tiempo para pensarlo, poniendo de manifiesto que sería un error intentar abordar toda la vida de Coco Chanel. Tenía que pensar si era posible ser fiel al primer periodo de su vida, los años en que se estaba formando, lo que había sucedido antes de que Chanel fuese consciente de su deslumbrante destino. Entonces, volví sobre el tema y leí su biografía escrita por Edmonde Charles-Roux, El Siglo de Chanel: Amistades, Moda y Fama. La otra condición fundamental consistía en encontrar una actriz que encarnase un personaje de esta talla, y no simplemente una persona que copiase o fuese una burda imitación de Chanel.

P: Estaba claro que Audrey Tautou era la actriz ideal para dar vida a Coco Chanel.
A F: Sí, porque Audrey representa lo andrógino de un modo muy natural—algo que no existió en la época y que es fundamental para entender cómo Coco Chanel inventó su estilo. Chanel se inspiró en su propia personalidad; creó su estilo basándose en su propio cuerpo, en sus diferencias y en su vitalidad. En la actualidad, la androgeneidad está de moda, pero en la época de Chanel, las mujeres eran curvilíneas y rellenitas. Chanel también puso de moda el pelo corto. La actriz tuvo que combinar una silueta esbelta con un fuerte temperamento, la mano de hierro en el guante de terciopelo. ¡Audrey tiene la cintura más pequeña del mundo! Tiene también esa imagen de “pequeño toro”, como solía decir Paul Morand de Chanel, una gracia, una gran delicadeza y un carisma irrefutable. En mi primer encuentro con Audrey, me impresionó su voluntad, su audacia y la profundidad de su mirada que te llega a traspasar. Chanel observaba todo. Su cultura no era una cultura basada en el conocimiento, se trataba de una cultura basada en la observación. Todavía no había escrito ni una sola línea del guión cuando conocí a Audrey, pero ya entonces supe que si depositaba su confianza en mi y si la producción aceptaba mantenerse fiel a los años de aprendizaje, podría embarcarme en la aventura de realizar mi primera película de época.

P: Decidió dejar a un lado los aspectos biográficos a la hora de contar esta historia y mantenerse fiel precisamente a su creatividad y al origen de esta fabulosa trayectoria.
A F: Porque en aquellos años, existen muchos factores extremadamente románticos, el primero, por supuesto, la juventud de una chica de provincias que vive en la más extrema pobreza.

P: La infancia de Chanel es digna de la literatura romántica.
A F: Sí, Chanel es digna de ser incluida entre las grandes heroínas de la literatura. Desde sus inicios tuvo que superar las peores circunstancias. La joven Gabrielle pierde a su madre por agotamiento provocado por el parto y la enfermedad y, poco después, su padre, un vendedor de mercado, la abandona. Es abandonada en el orfanato del monasterio de Aubazine donde la canonesa la enseñó el meticuloso arte de la costura. Después, la vemos probando suerte en un cabaret de Moulins donde canta su famosa canción ”Coco qui a vu Coco” en frente de un público formado por militares que han salido de juerga.

P: Al escribir el guión de un personaje famoso, debe haber tenido en cuenta que el público conoce el final de la historia. Y aún con eso, consiguió crear tensión.
A F: El suspense es muy real en la vida de esta heroína: ¿Cómo lo hará? ¿Cómo logrará superar su ignorancia? Es interesante observar que Chanel, cuyo nombre todavía resulta emblemático de la Haute Couture, no estaba realmente interesada en el mundo de la moda en sus primeros años. Quería ser bailarina, cantante o actriz. Tras abandonar su sueño de convertirse en artista, su deslumbrante carrera se fue formando casi sin que ella fuese consciente de ello. Lo que me interesaba especialmente era ver cómo Coco construía su destino ante nuestros propios ojos, inventando a medida que aprendía. Nada estaba programado con ella; no sigue un camino para alcanzar el éxito; inventa continuamente. No tiene la ambición ni las herramientas para adaptarse al mundo de la burguesía—sus puertas estaban cerradas para ella—por lo que centró en ella misma para situarse en la cima de la provocación. No quiere atenerse a las imposiciones de este mundo sino adaptarlo a su propia personalidad. También le gusta asumir riesgos. Me gustaba mucho la idea de que se trataba de una clandestina cuando inició su viaje en el mundo. Cuando llega a Royallieu, Balsan la prohíbe salir de su habitación. Se fraguó su emblemática imagen a partir de los secretos de sus orígenes; siempre adornó la historia de su infancia.

P: Al principio, Coco Chanel es una mujer mantenida.
A F: Sí, resulta una especie de contradicción dada la imagen que hoy en día tenemos de Coco Chanel, una mujer elegante, vestida con un elegante traje sobrio, que ha construido un imperio de lujo basándose en su independencia; una mujer que nunca contrajo matrimonio. Sin embargo, la joven Chanel se construyó con el respaldo de los hombres a quienes utilizó a su voluntad. Realmente, era una cortesana. Durante los años en Royallieu, Coco hizo uso de su encanto con hombres y mujeres, pulió su personalidad y fortaleció su carácter. Las demimondaines (chicas promiscuas) con las que solía reunirse en Royallieu llevaban vestidos de encaje; por eso, para no “pertenecer” a su círculo, se inventaba vestidos para su uso personal que eran tan sencillos que querían poner demasiado énfasis en la decencia. Desde entonces, siempre vestirá como una sensata joven, con uno de esos sombreros canotié que ella misma se hacía y que despertaban la ira entre sus amistades. Para crear, fue contracorriente. “Lo que no le gustaba, intentaba convertirlo en pasado de moda”, diría.

P: En sus diseños, Chanel nunca reflejó la imagen de la mujer ideal como solían hacer en general los diseñadores. Creó su mítico estilo a partir de sus características particulares y de sus diferencias.
A F: Era diferente. Chanel convirtió esta diferencia en una activo fundamental, aunque debe haber sido un auténtico sufrimiento para ella. Trabajamos con Audrey para llevar a cabo esa transformación. Al principio, aparece como una pequeña campesina, sin educación y con el pelo totalmente enmarañado; después, vemos cómo su estilo desentona con el de las demás mujeres únicamente para convertirse, en la última parte de la película, en la encarnación de la elegancia francesa. Pensé que resultaba interesante dar forma a esta evolución sin caer en una explicación excesiva de los sucesos. Poco a poco, todo en ella era símbolo de elegancia, y lo que la gente veía era Chanel.

P: Su película se basa también en una preciosa y trágica historia de amor.
A F: La vemos conocer a los dos hombres que cambiarán profundamente su destino: Balsan, un rico y excéntrico hacendado interpretado por Benoît Poelvoorde; y este joven inglés, Arthur Capel, conocido por “Boy”, el gran amor de su vida, interpretado por Alessandro Nivola. Este hombre cree en ella y la considera importante, pero ella le pierde. “Perdí todo cuando perdí a Capel”, dijo Chanel. Después, Chanel se vuelca en el trabajo. Lo que realmente me sorprendió y me interesó es que todo lo que Chanel inventó provenía de esos años. Más tarde, su moda se adaptó y desarrolló su estilo; se convirtió en una profesional. Esta es la razón por la que esta época de su vida es más vivaz y emotiva. Hay algo en ella que es extremadamente decidido y vulnerable a la vez. Chanel tiene una vitalidad increíble creada a partir de su sufrimiento.

P: “Una mujer que lloraba sin derramar una lágrima” es lo que la gente decía de ella.
A F: ¡Sí y, precisamente, Chanel supera su dolor con el trabajo! Me gusta el modo en que se enfrenta a la desgracia y convierte el sufrimiento en creatividad. Este es otro aspecto interesante a la hora de tratar esta parte de su vida, porque cuando se convirtió en una celebridad, inevitablemente pasó a ser un poco mecánica, dura y aislada.

P: Esta mujer tenía también un humor mordaz.
A F: Chanel es muy irónica. En la película, le dice a su hermana, “Lo único interesante respecto al amor es hacer el amor. ¡Es una pena que necesites un hombre para ello!” Refleja su sentido del aforismo. Chanel seducía con sus mordaces respuestas. En su primer encuentro, le dice a Balsan, “Cuando me aburro, me siento muy mayor,” por lo que éste le pregunta, “¿Y cuantos años tiene ahora?” Ella contesta, “¡Mil años!”

P: Balsan empieza mostrándose, en cierta medida, indiferente pero llega a estar muy cerca de Chanel.
A F: Me encantó crear el personaje de Balsan, del que sabíamos muy poco. En cierta medida, para él, el amor tampoco existe. Ama sus caballos; ama las fiestas picantes; y, al mismo tiempo, el hombre fiestero esconde un profundo sentimentalismo y una gran humanidad. Cuando pensaba en este personaje, inmediatamente se me venía a la cabeza Benoît Poelvoorde. Era el único que podría plasmar el aspecto agitador y entrañable de este personaje. Es observando el pequeño mundo de Balsan como Chanel se forjará su estilo, su inspiración a la hora de dibujar, por ejemplo, de los tejidos ligeros y funcionales de la ropa deportiva, modificando los trajes de montar o tomando prestados los pijamas de Balsan. Es observando los armarios de Balsan cuando improvisa por primera vez su conjunto con tintes masculinos.

P: Con Boy Capel, finalmente se entrega al amor.
A F: Realmente se enamora locamente de Boy Capel de una manera muy franca, y al mismo tiempo no cree en el amor. Quiere evitar caer en las trampas en las que cayó su madre. La vio sufrir y ser abandonada en varias ocasiones por el padre de Coco, un vendedor que iba de mercado en mercado y de mujer en mujer. En ese momento fue cuando comprendió la condición de las mujeres, viendo sufrir a su madre y asistiendo a su muerte rodeada de un dolor espantoso. Por lo tanto, con muy pocos años, debe haberse dicho: “No a mí, nunca!” Tal vez ésta sea la razón por la que ella entendió antes que los demás que la mujer moderna no iba a continuar así durante mucho más tiempo. Siempre contracorriente, Chanel decide celebrar la libertad y la independencia de las mujeres. La pérdida del hombre de su vida es otro golpe del destino.

P: ¿Que libertades se tomó al trabajar en el guión?
A F: Para interpretar a un personaje famoso, me tenía que liberar de los dictados de la biografía si quería recuperar la originalidad. Con mis coguionistas, tuvimos que inventar algunas cosas, apartarnos de la cronología, modificar o dar más densidad a algunos personajes. El personaje interpretado por Marie Gillain es una mezcla de la hermana real de Chanel y Adrienne, su tía, que tenía su edad y compartía la misma ambición de triunfar en la vida. El personaje de Emilienne, interpretado por Emmanuelle Devos, está inspirado en la famosa humorista Gabrielle Dorziat y en Emilienne d’Alençon, una bailarina y conocida cortesana. Interpretado de manera brillante por Alessandro Nivola, Boy Capel, que tanta importancia tuvo en la vida de Chanel, ya no estaba con ella. Sabemos muy poco de los primeros años de su vida y, además, Chanel mentía continuamente. Solía decir algo que yo considero sublime: “Me inventé mi vida porque no me gustaba mi vida”.

P: Su forma de dirigir respeta y comparte el lema de Coco Chanel, que era: “Siempre hay que suprimir, quitar, y nunca añadir”. Al igual que ella, usted no opta por lo superfluo, los adornos y el patetismo.
A F: Era muy importante que la película fuera como la propia Chanel, sin líos ni lirismo estético. El estilo de CHANEL se reconoce por su rigor, por la simplicidad elegante de las líneas. En la escena del hipódromo o de la playa de Deauville, notamos el contraste total del estilo de CHANEL con la ropa de esas mujeres y sus elaborados tocados, todas con adornos y corsés que las cortaban por la mitad. Tenían una posición decorativa, mientras que Chanel se mostraba preocupada por la existencia del individuo. Hay que llegar a la esencia de las cosas, todo el tiempo, con la película.

P: Dijo que la sobriedad y el minimalismo, que determinaron la originalidad de sus diseños, procedían de la arquitectura de la abadía de Aubazine y de las prendas de las monjas y las internas vestidas con camisas blancas y faldas negras.
A F: Sí. Es importante visualizar a la niña pequeña en este ambiente. Quería reflejar la austeridad, con el blanco y negro como colores dominantes, que se iba a convertir en la quintaesencia del estilo de CHANEL. Más tarde, la vemos en Moulins cogiendo uno de sus vestidos y añadiéndole un collar blanco y los puños blancos de una camisa de caballero para crear un disfraz para Emilienne, a saber, un disfraz de orfanato. El famoso vestido negro estaba tomando forma e iba a convertirse en su diseño de firma.

P: ¿Con su lectura de la vida amorosa de Chanel, podríamos preguntarnos si su “vestido negro”—que se convirtió en su orgullo—no sería diseñado para ella, Chanel, una mujer tan marcada por la soledad?
A F: En cualquier caso, rodé toda la parte de la moda de ese modo, asociando su creación a su vida y, concretamente, al doloroso suceso al que tuvo que enfrentarse con el accidente de Capel. Hay cierta belleza en el modo en que transforma este drama en una obsesión haciendo del negro su color de culto. Esta relación proporciona una dimensión lírica a sus prendas, aunque, por definición, una prenda de vestir no posee este tipo de dimensión. Lo que engrandece una prenda es cuando toma vida en el momento en que alguien la lleva puesta. La aportación de Chanel a las prendas femeninas fue el movimiento. Lo que ofreció a las mujeres fue la libertad.

P: En la secuencia final, un desfile de moda presenta la colección que afianzó su fama con el paso de los años. En esta secuencia, sentada en su famosa escalera, Coco Chanel saborea su triunfo mientras rememora algunos momentos de su pasado.
A F: Al principio de la película, está evolucionando; al final, se ha transformado. Se convierte en Coco Chanel y su historia no puede desligarse del siglo que comienza. Esta secuencia es una especie de ilusión: la vemos en el trabajo y de repente este trabajo da lugar a un desfile que no es totalmente realista, ya que se mezclan varias épocas y estilos. Con una cierta previsión, aparece ya con la categoría del mito. Intenté crear el final de manera alegórica para finalmente aproximarme a una especie de estado de gracia. Chanel es una triunfadora pero percibimos una cierta melancolía en su persona. El modo en que traté la época posterior a su relación con Boy refleja que la única alternativa existencial que tenía era entregarse al trabajo. La costura es un arte muy humilde: cortar, romper, unir con alfileres, coser… Esta humildad encierra bastante belleza y el reto al que me enfrentaba consistía en reflejar este aspecto en la pantalla. Intenté relatarlo en la última parte de la película mostrando este minimalismo, esta simplicidad y, al mismo tiempo, la densidad y la tensión. Al final, el rostro de Audrey refleja ya esta determinación, un ascetismo y concentración que permitirá a Coco alcanzar su propia esencia y convertirse en la figura legendaria que todos conocemos, la primera mujer en un mundo de hombres que creó un imperio que ha trascendido hasta nuestros días.

P: Esta historia de aprendizaje, donde la heroina muestra su tenacidad, su voluntad y su fe en ella misma para escribir su destino, puede despertar el interés de cualquier mujer.
A F: Absolutamente. De hecho, Chanel solía decir, como se recoge en el libro de Paul Morand, “Mi vida es la historia—con frecuencia, la tragedia—de una mujer sola, sus miserias, su grandiosidad, su fascinante e irregular lucha contra sí misma, contra los hombres, alicientes, debilidades y peligros que surgen desde todos los ángulos”. Todo hombre o mujer puede reconocerse a sí mismo o, como mínimo, sentirse conmovido por sus historias de amor y por el fatal destino que la acompaña en determinados momentos de la película.

P: ¿Le acompañó la Maison CHANEL en este proyecto?
A F: La colaboración de CHANEL resultó indispensable para nosotros, especialmente, en lo que respecta a la secuencia final en la que hubiera resultado impensable no contar con ropa con el sello CHANEL. En esta secuencia, toda la ropa procede del Conservatorio CHANEL. Me reuní con Karl Lagerfeld en varias ocasiones. Le mostramos los esbozos del vestuario que mi diseñadora de vestuario, Catherine Leterrier, estaba haciendo. Cuando Karl vio las fotos de Audrey Tautou, me dijo que era la única “Chanel auténtica”. Colaboramos de forma muy natural con la Maison CHANEL, pero ésta no influyó en mi enfoque artístico.

P: Coco De la rebeldía a la leyenda de Chanel es su segunda película producida con Warner Bros. Después de La Fille de Monaco.
A F: Sí. Me siento muy afortunada de que Warner Bros. Volviera a depositar su confianza en mí. Resulta muy alentador comprobar que unos grandes estudios te apoyan en un proyecto en el que asumimos riesgos, ya que se trata de mi primera película de época.

P: Audrey Tautou y Benoît Poelevoorde también han confiado en usted.
A F: Escribí el personaje de Balsan pensando en Benoît. Tuve la oportunidad de comprobar el alcance de su talento cuando le dirigí en Entre ses mains (Entre sus Manos). Los dos queríamos volver a trabajar juntos. Estaba bastante nerviosa cuando le entregué la primera versión del guión a Audrey Tautou. Le dije, “Tiene derecho a rechazarlo, pero creo que nadie salvo usted podría interpretar el papel, abandonaré si no acepta”. ¡Afortunadamente, Audrey me tranquilizó enseguida! Sabrá que Audrey procede de la misma zona que Chanel. Creció en Montluçon, a 32 millas de Moulins. Audrey me dijo, “Siempre pensé que algún día daría vida a este personaje”. Ella sabía que estaba predestinada a interpretar ese papel.

ENTREVISTA A AUDREY TAUTOU

PREGUNTA: ¿Cuál fue su reacción cuando Anne Fontaine le propuso dar vida a la famosa Mademoiselle de la rue Cambon?
AUDREY TAUTOU: El personaje de Coco Chanel me había estado rondando durante varios años. Anteriormente, se me habían enviado propuestas de proyectos, pero yo no quería hacer una biografía cinematográfica, es decir, tomar parte en una especie de saga interpretando su vida desde su nacimiento hasta su muerte. ¡Imagínese, Chanel vivió 87 años! Hubiera sido inevitable que cayéramos en los tópicos que marcaron su trayectoria, y yo no estaba interesada en eso. Deseaba en secreto recibir una oferta con un punto de vista particular porque me fascina la modernidad de este personaje, su espíritu y la posición que consiguió para las mujeres. Además, cuando Anne Fontaine me explicó cómo pretendía tratar el tema, acepté de inmediato. Anne precisamente quería evitar los tópicos y la interpretación mimética. Todavía no había escrito el guión, pero ya estaba decidida a reflejar exclusivamente los años de su aprendizaje, y yo estaba convencida de que la época en que Coco se estaba creando y desarrollando su personalidad era la época más interesante de su vida. Cuando una persona triunfa totalmente en la vida, la gente tiende a decir, “¡Estaba segura de que triunfaría!’ He tenido la suerte de experimentar esto, aunque en menor grado, con Amélie, pero antes de esta película, no tenía ni idea de que alcanzaría la fama. Al igual que el resto de la gente, intentaba seguir adelante con mis dudas e incertidumbres.

P: La trayectoria de esta huérfana que se convierte en la emperatriz de la moda podría ser un ejemplo.
A T: El objetivo principal de esta película no es transmitir un mensaje. Al trabajar este personaje y llegar a conocerla mejor, me di cuenta del alcance y la singularidad de su destino. Realmente, Chanel puede ser un símbolo de éxito y esperanza. Uno puede empezar desde abajo y llegar a la cima, y en el contexto social de la época, nada entonces era mucho peor que hoy en día. Su celebridad resulta más excepcional a principios del siglo XX, porque Chanel tuvo que enfrentarse a las convenciones que eran muy paralizadoras para las mujeres. Esta película cuenta el destino de una mujer; no va dirigida únicamente a los amantes de la haute couture. Chanel nació con un conocimiento de la vida y de las mujeres que se adelantaba totalmente a su época. Además, su fuerte carácter, su temperamento, su arrogancia, su orgullo y su inteligencia le permitieron crear lo que ha conseguido. Caracterizada por su gran honestidad e integridad, esta mujer nunca se rindió. A Chanel no le preocupaba que los demás reconociesen su éxito; se dedicó a hacerse a sí misma y se negaba a considerar su condición como una tragedia.

P: ¿No le inquietaba interpretar un personaje que existió en la vida real?
A T: Quería ofrecer mi propia interpretación de este personaje, teniendo en cuenta que el espectador tenía que reconocer en dicha interpretación la imagen mítica de Chanel. Incluso aunque el parecido en la pantalla es muy productivo, lo más difícil era evitar mostrarse satisfecha con una interpretación mimética e intentar reflejar su verdadera personalidad. Su personalidad y su temperamento que percibimos a través de las fotografías no ha cambiado con el paso del tiempo. Curiosamente, su evolución me iba a servir de gran ayuda. Por ejemplo, en los años que pasó en Moulins, Coco todavía es una especie de campesina. Descubrimos una mujer con dudas que quiere conseguir algo más en la vida. A pesar de su personalidad y su temperamento, es una mujer muy frágil. Al rodar esta parte, yo no estaba segura de mí misma, tenía dudas. No la estaba controlando; no me estaba controlando. Entonces, todo empezó a ir mejor. En la última parte, me había convertido totalmente en ella. El retrato no residía en el vestuario. Incluso me atrevería a decir que no se trataba del aspecto superficial del personaje, sino de su más íntimo ser. No se si lo conseguí …Creo que era importante expresar sin artificios hasta qué punto esta mujer, incluso en sus inicios, era diferente y poseía carisma y una especie de aura.

P: Se ha dicho mucho de Coco Chanel. Ellas ocultaba constantemente sus orígenes. ¿Cómo se la imaginaba?
A T: El problema es que es imposible imaginarse este personaje, porque Chanel siempre disfrazaba la realidad. Para prepararme el papel, leí a Paul Morand, después la biografía escrita por Edmonde Charles-Roux, L’Irrégulière; el retrato de Colette; y, por supuesto, todas las biografías que Chanel había autorizado. Me di cuenta de que ella confundía a las personas, tal vez sin pudor, una característica típica de los campesinos. En cualquier caso, hace falta algo de ingenio para saber quien era Chanel realmente. Y no estoy segura, sin ofender a nadie, de que todo lo que se ha dicho y escrito sobre ella—algunos aspectos, contradictorios—se ajuste a su verdadera personalidad. Todo el material y los vídeos sobre ella acabaron confundiéndome. Por lo tanto, decidí mirar únicamente las fotografías y dar rienda suelta a mi imaginación.

P: La película cuenta las relaciones que Coco mantuvo con dos hombres pertenecientes a la sociedad superficial que estaba descubriendo en Royallieu, quienes ejercieron una gran influencia sobre ella en su época de formación.
A T: Sí, pero ella es muy ingeniosa en el modo en que se impone o hace ostentación de ella misma en su propio beneficio, poco a poco, en esta sociedad superficial de Royallieu que comienza a descubrir. Aguanta las humillaciones de manera ingeniosa, en cualquier caso obstinadamente y con arrogancia, sabiendo que no permanecerá allí y que nunca se rendirá. Es inconmensurablemente arrogante. Le dice a su hermana, “Un día, se pelearán por cenar con nosotras en la misma mesa”. Siempre mantiene una especie de desprecio o, como mínimo, una distancia respecto al círculo de Balsan. No quiere convertirse en una mujer de sociedad, o lo que es peor, en una mujer de poca virtud. Quiere ser como los hombres—una mujer que gozase de la misma libertad que los hombres. Coco se da cuenta en seguida de que no está enamorada de Balsan, pero se entabla una amistad entre ellos. Ella se refiere a él como su benefactor. Es muy consciente de que la opinión que Balsan tiene de ellas es que es una extravagancia que le divierte, pero ella sabe cómo utilizarle. El le abre las puertas pero, sobre todo, es gracias a él que puede ir a París. Siempre resulta extraordinario para una joven de provincias descubrir París, incluso en nuestros días. La primera vez que visité París—¡ah, París!—¡es impresionante, es maravilloso, es un sueño, es la posibilidad de llegar a ser alguien!

P: Coco se enamora locamente de Boy Capel. Son muy parecidos; ambos sienten el mismo deseo de prosperar en la vida, pero, sobre todo, él cree en ella.
A T: La confianza y el modo en que Boy Chapel la miraba la reconfortaba y tranquilizaba. El sabe que Chanel tiene el futuro en sus manos y que el espíritu de libertad de esta mujer encarna la modernidad. Boy Capel ha comprendido su asombrosa personalidad y le hace comprender que sus diferencias no constituyen un obstáculo, sino que por el contrario, se tornarán en su fortaleza. Serán las desencadenantes del cambio de su destino. Lo que tienen en común es, precisamente, esta modernidad.

P: Sin embargo, Coco desconfiaba de los sentimientos. Solía decir: “Una mujer enamorada está perdida…permanece en ese estado como un perro sumiso, nada más”.
A T: No quiere depender de un hombre. Vio sufrir a su madre porque estaba sometida al control económico y emocional de su inconstante marido, que solía abandonarla con frecuencia. Creo que Coco alcanzó un pacto con ella misma, “Nunca dependeré de nadie”. Por otro lado, resulta interesante imaginar si el destino de Chanel hubiera sido diferente si Boy Capel le hubiera pedido matrimonio. Le amaba de verdad …podría haber sido lo que necesitaba para ser feliz. Realmente, Chanel es una persona muy complicada. Morand dijo que la soledad fue la compañera de Chanel. Esta proximidad a la soledad ha sido una de las claves de mi enfoque del papel. En la secuencia final, sola en la escalera, mientras su desfile de modelos recibe los aplausos del público, y ella se encuentra en la cúspide de la gloria, triunfante, esta soledad se refleja en su rostro.

P: Asistimos a la transformación de Coco Chanel a medida que van transcurriendo los años de formación. ¿Cómo quiso destacar esta evolución de su personalidad?
A T: Observando las fotografías, me di cuenta de cómo Chanel sostenía la cabeza de manera altiva, muy derecha, como si una cuerda tirase hacia arriba de su cabeza. Era imposible detectar sus orígenes provincianos en la elegancia de su modo de andar, o en sus elegantes gestos, el modo en que sostenía su cigarro, por ejemplo. Su transformación meramente física no resulta evidente durante aquellos años, pero adquiere porte y autoridad a medida que va ganando confianza en sí misma. También se reflejaba cuando permanecía sentada, pero eso no quería decir que tuviera que interpretarla como si fuese una persona autoritaria; era más como si sus dudas fuesen desapareciendo poco a poco. También quería transmitir la profundidad que encerraba su mirada desde el principio. Chanel era muy observadora y extremadamente lúcida. Esa es también la razón por la que la esperaba este destino y esta creatividad.

P: Usted reconoce sin reparos tener un fuerte temperamento. Se trata de un punto común entre Chanel y usted. ¿Qué otros aspectos de Chanel coinciden en Tautou?
A T: También podría haber una lucidez similar respecto al mundo que nos rodea, con un sentido de la atención y la observación. Una confianza en el propio instinto. La capacidad de descifrar rápidamente la verdadera personalidad de los demás, su psicología y sus intenciones. Esta es la razón por la que creo que Chanel no fue una persona a la que se pudiera impresionar fácilmente; detectaba con rapidez la hipocresía y la superficialidad. El punto común puede que principalmente sea mi manera de actuar, siempre fiel a mi personalidad, a mis convicciones y a mi naturaleza. Espero ser, al igual que ella, una persona muy honrada, honesta, que no vende su alma.

P: Sus dos compañeros masculinos en el reparto son actores muy diferentes. ¿Cómo le ha resultado trabajar con ellos?
A T: Me alegró mucho poder trabajar con Benoît Poelvoorde. Admiro a este actor, y no se trata de adulación, creo que su talento roza el genio. En la película, Benoît es extremadamente serio y accesible. Una vez que fui capaz de deshacerme de la intimidación que me provocó durante las primeras escenas, surgió una gran complicidad entre nosotros. Alessandro Nivola ha sido todo un modelo. Es estadounidense, y sé lo difícil que resulta sentirse cómodo rodando en un idioma diferente al tuyo. Me dejó totalmente anonadada con su capacidad de adaptación y con la sinceridad de su interpretación. Además, es un gran profesional y, como hombre, es adorable.

P: Los actores que trabajan con Anne Fontaine suelen admirar su calidad a la hora de dirigir a los actores.
A T: Por supuesto, Anne me ha permitido desarrollar el carácter de Chanel buscando diferentes aspectos con los que dotar a este personaje, matizando las emociones, mostrándome frágil y dulce y, al mismo tiempo, autoritaria y orgullosa. El hecho de que fuera una mujer la directora de esta película supone ya una gran ventaja a la hora de expresar la dificultad que encerraba pertenecer al “sexo débil” en aquella época. La inteligencia de Anne Fontaine, su delicadeza, su visión global del personaje y de la historia han tenido una gran importancia a la hora de dirigir la película.

Anuncios

3 Respuestas a “ANNE FONTAINE Y AUDREY TAUTOU

  1. Jo, cómo se enrolla Anne Fontaine, es de agradecer. ¡Gracias por colgar esto!

  2. De nada mi estimado Gaybrush, uno trata de poner contenido que sean de difícil acceso, además estas entrevistas me han parecido buenas.

  3. Pingback: ANNE FONTAINE Y AUDREY TAUTOU

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s