EL SOPLÓN

Amigos, hoy os dejo con la opinión de la firma invitada de Victor Guybrush. Yo he visto el film también y no se merece una sesión doble,  que esa idea nos rondaba la cabeza, pero como suscribo cada palabra que pone, no tiene el menor sentido hacerlo, porque es mala como la carne de vampiro, es dura, se hace eterna, y no hay por dónde coger esta nueva entrega de la famillia Soderbergh, porque os recuerdo que el film está producido por su amiguito George Clooney. Lo único rescatable de este demencial producto es Scott Bakula, actor eminentemente catódico, pero que aquí compone un personaje entrañable, te da pena constantemente, y no me extraña que se le agote la paciencia, a mi a los 30 minutos de visionado. Los títulos de crédito son absolutamente kitsch porque pertenecen a otra década, así que queda absolutamente anacrónico y el personaje de Matt Damon se parece a Austin Powers como un huevo a una gallina, si es a eso a lo que trataba de jugar el director. Para finalizar tan sólo dar un apunte más, Monsieur Copépodo se quedó frito llegado el ecuador de la película, y los espectadores no hacían más que salir y entrar de la sala. Fue harto insufrible y la gente estaba aburrida hasta la médula, allá vosotros si vais a ver esta inmensa tomadura de pelo.

MALA

cartel_soplon

Después del fracaso de “The Girlfriend’s Experience”, el díptico de “El Ché” y dejando de lado la interminable saga de “Ocean’s”, Steven Soderbergh apuesta por la comedia negra en esta cinta basada en hechos reales que narra la historia de Mark Whitacre, el ex-directivo que a finales de los noventa fue condenado a diez años y medio de cárcel por defraudar 9 millones de dólares a su empresa. Whitacre,  interpretado por Matt Damon, se nos presenta como un tipo de mediana edad, con gafotas y bigotón, que disfruta de una vida desahogada y tranquila junto a su familia en una estupenda casa en Decatur, Illinois y que trabaja en una de las mayores compañías agrícolas del mundo, la ADM, que tiene en el maíz una de sus principales negocios.

 

Le falta el zapatófono

Le falta el zapatófono

La historia comienza cuando nuestro protagonista informa a sus superiores de un posible sabotaje que está haciendo perder millones a la compañía. Cuando el FBI empieza a investigar el asunto Whitacre les confiesa que no existe tal sabotaje y que el verdadero delito que afecta a la ADM es que los ejecutivos de la compañía, entre los que se encuentra él mismo, pactan los precios de sus productos con la competencia. El FBI le propone trabajar como una suerte de agente doble, micrófono oculto incluido, y es entonces cuando se convierte en “¡EL SOPLÓN!!” y pasa a colaborar con el FBI grabando conversaciones y reuniones con el fin de recabar las pruebas suficientes para inculpar a sus jefes y hacerles cumplir la ley.

 soplon_01

La premisa es interesante y Matt Damon, el elemento central de la historia, cumple a la perfección soportando todo el peso de la narración, al igual que el resto del reparto, entre los que destaca el agente del FBI Brian Shepard interpretado por Scott Bakula. Pero el resultado final no convence. Y cuando digo que no convence digo que a mí no me convence, porque las puntuaciones de la IMDB (más de 7) y Rotten Tomatoes (75%) dejan claro que está gustando y mucho en los Estados Unidos.

 soplon_03

Si el giro de guión que convierte a Whitacre en colaborador del FBI engañando a su propia empresa os parece interesante, olvidadlo, porque es solo el principio del fin: es el primero de innumerables engaños que nuestro protagonista urde para no destapar sus verdaderas intenciones, volviendo locos a FBI, abogados, familia y espectadores.

 soplon_07

En ningún momento podemos estar seguros de si lo que nos cuenta el soplón es cierto o si volverá a cambiar su versión de los hechos. Y es en esto en lo que se basa al cien por cien la película, y este exceso es el que termina por dilapidarla. ¿Realmente intenta colaborar con el FBI porque se siente mal rompiendo la ley o es que quiere quitar de en medio a sus superiores y hacerse con su puesto? ¿Es tan tonto como parece o se lo hace y es en realidad una mente privilegiada que va a dejar a todos con un palmo de narices y a huir con un buen puñado de millones de su empresa? Estas preguntas, en principio interesantes, dejarán de interesar antes de que la película llegue a su ecuador.

 soplon_06

A pesar de que la historia tiene gancho el guión es aburrido. A la media hora de cinta sabes con certeza que lo que acaba de contarle Whitacre a los agentes del FBI o a sus superiores es mentira y que en los próximos cinco minutos contará otra historia diferente que volverá a engañarles y a sacar de quicio al personal. Y se hace eterno, pesado y acaba saturando sin remedio, porque la película no sale de ahí. A base de darle vueltas al mismo concepto el asunto se vuelve predecible y poco interesante.

 soplon_04

La fotografía es estupenda, eso sí. Los tonos ocres que reinan durante todo el metraje crean una atmósfera en la que es difícil no sentirse a gusto, a pesar de estar deseando que destapen la mentira al pesado de Whitacre de una vez por todas. No se puede decir lo mismo de la banda sonora, cansina a más no poder, a la que solo le falta un golpe de batería cuando el protagonista deja con un palmo de narices, por enésima vez, al resto de personajes. Sí, al volver a cambiar su historia.

 soplon_05

Es imposible no recordar películas como ATRÁPAME SI PUEDES o QUEMAR DESPUÉS DE LEER durante la proyección de “¡El soplón!”, pero la cinta de Soderbergh no llega al nivel de éstas ni en sueños. Ni es una buena comedia, ni una buena historia de espionaje. Tal vez sea una buena adaptación del libro de Kurt Eichenwald en el que retrata la historia real de Mark Whitacre, pero esta vez Soderbergh no ha dado lo mejor de sí mismo y ni se acerca a sus trabajos más interesantes.

Anuncios

10 Respuestas a “EL SOPLÓN

  1. Pues yo que había visto en la tele (Días de Cine?) que esta peli estaba muy bien y que Matt Damon estaba fabuloso… tremendo, hay veces que lo de los críticos profesionales es increíble.

  2. Eulez a mí me ha sorprendido muchísimo la buena acogida de la película. A lo mejor Alfie y yo nos hemos perdido algo.

  3. Qué vergüenza que hayas desvelado que me dormí en el cine. Lo reconozco, es cierto, y coincido también con la opinión de Víctor, ¡menudo truñaco!

  4. Pues me acabais de hundir, porque tenía ganas locas de verla. En fin, me esperaré al dvd porque…
    Saludos

  5. No me atrae mucho… Ahora llega un puñado de pelis que quiero ver y esta no está entre ellas pero nunca se sabe. Ya conoce ud. amigo Alfie que yo veo de todo e improviso mucho.

    Saludos fuertes a EEUU!!

  6. A ver. Creo que tengo un problema: veo que aquí se adoran los “Malditos bastardos” y a mí me parece más que decepcionante. Veo que “Agallas” tiene un pleno de cinco estrellas, corro a verla enardecido por tanto entusiasmo y me pego un planchazo porque me llevo la impresión de que es un truño de aúpa. Ahora, una de las películas a las que más ganas tengo me la ponéis fatal de la muerte… No sé si, a la vista de los antecedentes, correr a verla porque está claro que tenemos el punto de mira inverso, o haceros caso. Por favor, alguien que me sople qué debo hacer…
    Saludos.

  7. 39escalones, yo también quedé decepcionado con lo nuevo de Tarantino en general. Ya lo pondré en mi blog con calma…

    De ‘Agallas’ no hablo, pues no la he visto. Pero creo que ni será un truño ni será maravillosa, sino que se puede quedar en la mitad.

    Saludos a todos

  8. 39escalones mi consejo es que la vea. Ya digo que está teniendo buena acogida por ahí fuera, así que no se quede con las ganas. Además le servirá para rematar su teoría: si le gusta ¡El soplón! sabrá que nuestros gustos son opuestos; si no le gusta podrá darnos un voto de confianza.

  9. Mi estimado Eulez Matt Damon está bien, eso no loo negamos en nigún momento, pero la película ya desde su arranque en los ´titulos de crédito que le pone tipografías de los 60 para una película de los 80-90, eso es Kitsch, y perder el timón de la nave, es como no saber como te llamas y cual es tu personalidad. Y se nos hizo a todo el mundo eterna, todos entrábamos para ver la última del Matt (Profident) Damon y mire salimos escaldados. Y para arreglarlo al día siguiente nos metimos a ver “The gamer” y claro eso fue la puntilla.
    Lo siento mi estimado Monsieur Copépodo, se que no le gusta que airee sus intimidades pero era necesario para ilustrar la magnitud de este truñito. Todo por el bien de la Videoarena.
    Así que lo sentimos mi estimado Mr Crowley No sé si habrá escuchado muchas bondades sobre el film, a nosotros nos pareció lo peor.
    Ya sé por qué lo dice mi estimado Alberto le compraré unas retinas de repuesto pero tendrá que esperar a que yo vuelva para dárselas, lo de Jacko trerá cola. Aquí hay una fiebre postmortem, que creo que le van a canonizar.
    Y ahí le has dado mi estiamdo Victor Guybrush pero no sé porque me de da que vamos a perder un lector tras esta crítica, y mira que lo siento. Pero mi estimado 39 escalones usted debe entender que el cine es subjetivo, puede que a nosotros no nos guste, y a usted si. Pero le prometo que si el señor Soderberg quería ser irónico con su sociedad, para nada lo ha conseguido. O nosotros no le hemos visto el puntito.

  10. Pingback: Críticas en Videodromo «

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s