LA CINTA BLANCA

La segunda película a la que me refería ayer era el esperadísimo regreso a la gran pantalla de uno de los grandes realizadores europeos tras ese juego torpe que supuso Funny Games US, hablo de Michael Hanecke, que el pasado domingo le arrebató a Pedro Almodovar el Globo de Oro a la mejor producción extrajera, estamos hablando “LA CINTA BLANCA”. Y ya que mi estimado Victor Guybrush se comió el truñito de “La decisión de Anne” era merecido que fuera a verla. Pronto veremos si Hanecke se alza con la ansiada estatuilla dorada. Así que no me enrollo más y hoy os dejo con la reseña que ha realizado del filme.

En 1913 un pequeño pueblo del norte de Alemania, a primera vista tranquilo y sin nada fuera de lo común, empieza a ser testigo de una serie de extraños acontecimientos, desde accidentes hasta secuestros, que ponen en peligro la paz de la hasta ahora segura localidad. Poco a poco, de la mano del profesor del pueblo, iremos entreviendo que la perfección del lugar no era tal y que todos sus habitantes, intachables a primera vista, también tienen sus sombras. 

 

La cinta blanca es, como se ha repetido ya hasta la saciedad, un análisis de la sociedad alemana de principios del siglo XX, la misma que algo más tarde daría lugar al nazismo. Es también, como reza su subtítulo, una historia sobre niños, pero en realidad es mucho más que eso; un relato sobre la violencia, sobre la culpabilidad, sobre la moralidad y la educación. Es un retrato no solo de la sociedad alemana de 1913, sino también de la sociedad contemporánea, y es un retrato incómodo y cruel de mirar.

Haneke vuelve a tratar varios de los temas recurrentes de su cine. Si bien es cierto que en La cinta blanca se disecciona al menos uno de los factores que devendrían en el auge del nacionalsocialismo, el director podría haber situado la narración a principios del siglo XXI. El verdadero fondo de esta cinta no tiene que ver tanto con el nazismo sino con la perversión de los ideales en general y el papel que juega una buena, o mala, educación en ello. Los niños, protagonistas de la historia, son educados en los valores tradicionales, correctos y adecuados de la sociedad en la que viven, pero son sus propios padres, sin darse cuenta, los que les enseñan a maltratar y odiar sin medida. El espectador pronto se ve sumergido en la tensión de saber que en cualquier momento el horror puede desatarse desde cualquier lugar y por culpa de cualquier personaje, pues ninguno está libre de pecado.

Durante las dos horas y media que dura la película se nos plantean preguntas y acertijos de difícil solución. Las respuestas, desde las que se enfrentan a los dilemas morales hasta las que resuelven los enigmas del pueblecito, debe buscarlas el espectador por su propia cuenta, corriendo el riesgo de que las conclusiones, aplicables a nosotros mismos, no sean de nuestro agrado.

A pesar de la larga duración del film, su ritmo pausado y la frustración de que se planteen cuestiones y no se resuelvan, La cinta blanca envuelve al espectador magistralmente. El uso del blanco y negro como recurso estético dota de una gran fuerza a las imágenes, en su mayoría austeras y sencillas (aunque también hay alguna sorpresa, como la secuencia montados en un carro que se marcan el profesor y su amada). Los actores son francamente impecables, desde el profesor de la escuela (Christian Friedel en su primer pero con toda seguridad no último papel) hasta el doctor del pueblo (Rainer Bock, visto en Inglourious Basterds), haciendo mención especial merecidísima a los niños. Todos ellos, desde el que pregunta qué es la muerte hasta a aquellos a los que les atan la cinta blanca para que recuerden su pureza están perfectos.

Imprescindible y perturbadora, con la trayectoria que está teniendo en festivales y ahora en las salas La cinta blanca es una clarísima candidata a llevarse el Oscar a la mejor película extranjera que, en caso de lograrlo, no va a sorprender a nadie.

Anuncios

9 Respuestas a “LA CINTA BLANCA

  1. Uy, esta me gustaría verla un montón… Alemanes y razones socio-político-histórico-psicológicas del origen del nazismo ¡uno de mis temas preferidos sin duda!

  2. Pues qué voy a decirte yo si en el blog estoy haciendo un estudio de este director a reivindicar!. Una obra maestra de película, una maravilla para la que se me quedan cortos los adjetivos. Si te parece, pásate a leer mi crítica de la cinta (nunca mejor dicho jejeje).
    Saludos

  3. Le tengo unas ganas infinitas, cuasi sobrenaturales, y más tras leer esto.
    Saludos.

  4. Tiene muy buena pinta si señor, no los trullos que se marcan otros aunque arrasenlas taquillas por la maquinaria que llevan detrás suyo, me refiero a AVATAR que vale mas la promoción del film que la historia misma. Asi que si he visto una que sabia lo que me iba a encontrar no voy a dejar de ver esta, ya que no sólo la época me ha llamado siempre mucho la atención y leo todo lo que cae en mis manos, sino que el visionado de cuantas peliculas se hacen intento verlas.

  5. Como dice Crowley los adjetivos se quedan cortos. Hay que verla.

  6. Yo quiero verla ya, puede que vaya este fin de semana si Mr Sancho se deja.

  7. Impresionante y dolorosa película, un gran retrato de la naturaleza humana que aunque lo neguemos nos retrata en muchas de nuestras actitudes

  8. Ya le contaré mi estimado Ángel, pero así es el cine de Hanecke tan interesante como doloroso.

  9. eviltinkerbell

    Como de la nada, cualquier día viendo cosas en internet, me llamo la atención la fotografía de los niños dano la espalda a la cámara, alejándose de un establo… desde que vi a imagen supe que esta película se trataba de la Alemanía antes de las WW… y claro que me derrito por ver esta película y ponerle otra ficha al romprecabezas que he tratado de armar desde hace muchos años… como surgió el nazismo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s