ENTREVISTA A LUC BESSON

Un día la naturaleza te alimenta y un día tu alimentarás a la naturaleza.
Jefe Matassalai

Este viernes se estrena en nuestro país la segunda entrega de las aventuras de Arthur, Selenia y los Minimoys llamada “ARTHUR Y LA VENGANZA DE MALTAZARD”.

El largometraje no deja de ser una mera continuación y un capítulo de transición para la tercera parte que llegará el próximo año si todo va como la productora espera y se llamará “Arthur y la guerra entre los dos mundos”. Para todos aquellos padres y tios que os haya pasado como a mí, que vuestro primer contacto con esta franquicia sea este capítulo os cuento. Se trata de una película que mezcla imagen real y de animación. Es muy infantil tanto en los aspectos formales como en los narrativos, aunque el contenedor es donde Besson intenta innovar poniendo música de Lady Gaga y otros cantantes de rabiosa actualidad adulta. Concretamente un servidor no daba credibilidad al escuchar a Lou Reed poniendo voz al malvado Maltazard, o al rapero Snoop Dogg. Los personajes actúan como adultos, con lo que el producto resultante no acaba de convencer a este humilde crítico. A diferencia de “Planet 51” esta película me dejó absolutamente frío. Lo más destacable, positivo e interesante es el mensaje de convivencia con la naturaleza y cuidado del medio ambiente.

Calificación: 4

El pasado miércoles Luc Besson pasó por Madrid para presentar esta nueva entrega de su particular franquicia, y este es el resultado…

¿Qué aprendió sobre las películas de animación tras rodar Arthur y los Minimoys, su primera experiencia en este campo?

Luc Besson: La primera película nos permitió sentar las bases de cómo queríamos trabajar dado que los ciento y pico jóvenes animadores contratados por BUF Cie también eran primerizos. Para mí, lo más importante fue adaptarnos al plazo que requiere una película animada en la que se rueda con modelos en 3-D. ¡A veces pasaba un año entero desde el momento en que se me ocurría una escena hasta el momento en el que podía verla hecha realidad! La experiencia de la primera película me ha permitido tener una idea más clara de lo que puedo conseguir con lo que esta vez he trabajado más libremente con la cámara. Quizá fui demasiado cauto con la primera entrega de Arthur. Esta vez no me he impuesto restricciones.

Exacto, da la sensación de que haya desarrollado todavía más los movimientos de cámara en la parte animada para enriquecer las secuencias rodadas con personajes reales…

Luc Besson: La primera película tenía que establecer la diferencia entre la escala del mundo humano “de arriba” y el mundo de los Minimoy “de abajo”. Esta vez podíamos saltarnos todas las explicaciones y centrarnos en la historia. Arthur conduce o se monta en cualquier cosa que se mueva o que vuele, ya sean mosquitos, arañas, mariposas, ciempiés, además de aviones y coches. Ha sido genial poder hacer que viviera todas esas aventuras con las que sueñan todos los chavales de su edad. Les pedí a los actores que dieran el 110% porque nunca se puede ir demasiado lejos con este tipo de escenas dado que el personaje en 3-D no es más que una caricatura y requiere que los actores lo den todo en sus interpretaciones. En vez de limitarles, como en Arthur 1, les dije que dieran rienda suelta a sus personajes y, viendo el resultado final, ha merecido la pena.

¿Por qué han decidido rodar la segunda y tercera parte de Arthur y los Minimoys simultáneamente?

Luc Besson: Por motivos puramente físicos. De hecho, Arthur y la venganza de Maltazard y Arthur y la guerra de los dos mundos son adaptaciones para el cine de una historia en dos episodios, con lo que la apariencia física de Arthur no puede variar demasiado y, claro como Freddie Highmore es un adolescente en pleno crecimiento, no podíamos esperar un año para rodar la siguiente película porque se hubiera notado demasiado.

La primera película presentaba los personajes y los escenarios. ¿Con qué perspectiva trabajó en la segunda y tercera parte?

Luc Besson: Quería que la acción se convirtiera en un protagonista más del filme y que la historia fuera más poética. Por ejemplo, los flashbacks que muestran lo que le pasa a Selenia marcan el ritmo de la narración y llenan de vida la película, pero también revelan cómo es la vida cotidiana de la pequeña princesa. Antes habíamos visto al personaje a través de los ojos de Arthur, pero no sabíamos mucho más de ella… Esta entrega nos permite ver cómo es su día a día y crea un mundo mágico que cautivará a las niñas. Lo he visto en mis hijas, que me sirvieron de conejillos de indias para evaluar la escena.

¿Cómo ha evolucionado la forma de trabajar con BUF?

Luc Besson: He formado un matrimonio próspero y duradero… En Arthur 1, sentíamos que estábamos descubriendo un terreno desconocido y por tanto solíamos cubrirnos las espaldas, pero según nos íbamos conociendo, empezamos a darnos más libertad y nos metimos de lleno en la aventura con mucho entusiasmo. Me encanta poder presentar nuevos retos para que puedan demostrar el talento que tienen en BUF. Han desarrollado herramientas punteras comparables a cualquiera que utilicen las empresas  estadounidenses.

En la secuela hay todavía más interacción entre las secuencias de acción real y de animación. ¿A eso se refiere con presentarles más retos a los chicos de BUF?

Luc Besson: Bueno, eso surgió porque en esta entrega seguimos las aventuras de Arthur en el mundo de los Minimoy y la aventura de sus padres que se combinan para crear una historia todavía más excitante y vibrante.

Técnicamente uno podría imaginarse que tras un proceso creativo tan largo como el de Arthur 1, la segunda parte sería más fácil y rápida. ¿Fue así?

Luc Besson: Por un lado sí, pero por otro subimos el listón, sobre todo en cuanto a las texturas y al render. BUF mejoró todos los aspectos del filme. Sin olvidar todos los nuevos personajes y escenarios que había que crear partiendo de cero, cada uno más loco que el anterior.

Hablando de lo cual, ¿en qué se inspiraron para crear Paradise Alley?

Luc Besson: Es una mezcla de Broadway y Pigalle, la ciudad de las luces por excelencia. Las señales de neón son luciérnagas y los coches son insectos de colores. Es un entorno moderno, desenfrenado y ha sido todo un reto crearlo.

Con Paradise Alley, se ha dado un toque más adulto a la película. ¿Lo hicieron conscientemente?

Luc Besson: Bueno, diría que se dirige más a los adolescentes. Arthur ha crecido y los espectadores han crecido con él. Como supuse que los que ya son fans serían los primeros en ir a ver la segunda parte, quería que Arthur hubiera crecido con ellos. Lo mismo ocurre con Harry Potter, los creadores han sido muy inteligentes y han sabido atraer al público con personajes que crecen con ellos. En cuanto al guión, también es divertido trabajar con personajes que tienen un pasado y poder añadir un toque de madurez.

Es la primera vez que rueda una secuela, ¿cómo ha sido reencontrarse con los mismos actores?

Luc Besson: Rodar la primera película fue una experiencia maravillosa, como unas vacaciones inolvidables. Ni nos planteamos cambiar de intérpretes porque hemos creado unos vínculos muy estrechos y amistades de verdad con los actores así que reencontrarnos dos años después con los mismos escenarios, colores, olores y con la misma diversión… ¡fue maravilloso!

Entre Arthur 1 y 2, participó en otra aventura, la película de Yann-Arthus Bertrand Home. ¿Eso le motivó para subrayar el mensaje ecológico de Arthur y la venganza de Maltazard?

Luc Besson: Todas las entregas de Arthur tienen un mensaje ecológico porque es algo que me preocupa desde hace mucho tiempo. Cuando escribí las cuatro novelas de las aventuras de Arthur, transmití el mensaje de una manera más socarrona. Home es por encima de todo una creación de Yann-Arthus Bertrand. A menudo me he preguntado cómo se podía hacer algo para mejorar el medioambiente a través del cine. ¿Cómo podía usar mis treinta años de experiencia para luchar por esta causa? Cuando Yann vino a verme, me apunté al proyecto sin dudarlo.

El final de la película dejará a los espectadores helados, contando los días para la tercera. ¿Con qué espera sorprendernos en Arthur 3?

Luc Besson: Cierto, Arthur y la venganza de Maltazard termina de una manera muy abrupta, pero la otra opción hubiera sido rodar una película de tres horas. Cualquiera que haya leído los libros conoce el dilema al que se deben enfrentar los tres héroes. Arthur se ve convertido en Minimoy mientras que Maltazard —con su estatura de 2.10m– se ha metido en el mundo humano. Ha variado el orden natural de las cosas.

Durante el rodaje de la segunda, ¿ha descubierto placeres nuevos relacionados con las películas de animación?

Luc Besson: No es un proceso muy placentero porque es extremadamente largo, durante dos, tres o cuatro años sólo se trabaja en la película un par de horas a la semana. Es bastante fastidioso, pero el proceso está lleno de pequeños placeres, por ejemplo, cada nueva etapa del render –en total son once y cada una de ellas mejora la anterior– o la grabación de las voces, que fue uno de los momentos más divertidos. No obstante, el mayor placer es el primer visionado de la película en un cine lleno de niños. Es un momento mágico que me recuerda a cuando iba a ver la última de Disney y me quedaba alucinando. Cuando vi las caras de aquellos niños supe que todo había merecido la pena… pero es frustrante que cinco segundos tras terminar la película ya se pongan a gritar como locos pidiendo una tercera parte. Los niños son muy receptivos.

 

Anuncios

Una respuesta a “ENTREVISTA A LUC BESSON

  1. ¿¿Estuviste con Luc Besson?? Que nivelazo… ¿¿Y no aprovechaste para DECAPITARLE??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s