Archivo mensual: agosto 2010

ORIGEN

Amigos y lectores de Videodromo para cuando leáis esto uno estará casi llegando a Madagascar. Por los problemas con los controladores, etc, etc, he cerrado el blog por vacaciones a la carrera y he realizado esta sesión doble a 100 por hora, y no quería dejar esto en el tintero porque este próximo viernes se estrena ORIGEN  de Christopher Nolan del que todos habéis visto sus memorables “Memento” y “El caballero oscuro” por ese motivo y ya que coincidí con Victor Guybrush decidimos hacer una sesión doble.


SINOPSIS:

Dom Cobb es un hábil ladrón, el mejor en el peligroso arte de la extracción: el robo de valiosos secretos desde la profundidad del subconsciente durante el sueño, momento en que la mente es más vulnerable. La excepcional capacidad de Cobb le ha permitido llegar a ser un codiciado jugador en este nuevo mundo de espionaje corporativo, pero también le ha convertido en un fugitivo internacional y le ha hecho perder todo lo que le importaba. Ahora se le ofrece la oportunidad de redimirse. Un último trabajo podría devolverle su vida anterior si logra lo imposible. En lugar del robo perfecto, Cobb y su equipo de especialistas tienen que invertir la operación; su trabajo no consiste en robar una idea, sino en colocar una.

ARGUMENTO:
Guybrush: Origen nos sitúa en la vida de Cobb, interpretado por Leonardo DiCaprio, un tipo que tiene la curiosa y útil facultad de ser capaz de entrar en los sueños de los demás, a lo Freddy Krueger. A lo que se dedica es a explotar esta habilidad robando ideas en los sueños que puede vender a otros por una buena cantidad de dinero. Quiere el azar, o tal vez no es el azar, que de con Saito, un empresario japonés interpretado por Ken Watanabe que tiene una propuesta para él y su equipo: en lugar de robar una idea su deseo es implantar una en la mente de alguien. Aunque nadie da un duro por la misión los onironautas se embarcan en la aventura de final incierto. Si con ese argumento hay alguien, más o menos aficionado a las historias fantásticas, que no sienta una genuina atracción por él que se lo haga mirar. Entre tanto remake, adaptación y secuela Nolan llega con un soplo de aire fresco que es de agradecer. Si bien no es la primera película en la que los sueños son protagonistas (¿alguien ha dicho Desafío total) y sus similitudes con Matrix para resolver cierta mecánica son muy evidentes Origen crea un mundo nuevo, maravilloso y temible al mismo tiempo que todos deberíamos visitar de vez en cuando. No es la obra maestra que muchos quieren ver pero es una película notable con un argumento y sobre todo un guión que se las trae.

Alfie: Todos debemos reconocer que Christopher Nolan no se ha matado con este guión, en donde lo único verdaderamente original es el escenario donde tienen lugar los hechos relatados, el subconsciente, el mundo de los sueños. Es lo único innovador en toda la trama. Por lo demás no deja de ser la típica película de acción, de robos, de espionaje, en síntesis, es “Misión Imposible”, no nos engañemos y dejemos de llevarnos por el marketing. Pero esta historia huele a ya conocida desde lejos. Eso sí, es perfecta porque el desenlace de la cinta dura una hora y te tiene atrapado en la acción, como ya hiciera con el interminable final de “El caballero oscuro” que no conseguías quitar tus retinas de la pantalla blanca. Y ya que hablamos del desenlace, este es el que genera la discordia. A día de hoy (momento en el que escribo estas palabras), que ya han pasado cinco días del visionado no tengo claro si es magistral o una auténtica tomadura de pelo. En un primer momento sentí que era una tomadura de pelo, pero amigos y lectores un servidor no lo tiene claro.

LA SECUENCIA:
Guybrush: La planificación de la película, el montaje y la forma de narrar la historia hacen difícil elegir una secuencia, ya que según avanza la película la trama se retuerce sobre sí misma y conviven varias historias que llegan al espectador de forma paralela: los onironautas se meten en un sueño, que a su vez está en otro sueño, que a su vez… ya sabéis. La maestría con la que está montada toda la experiencia hace que el espectador no se pierda a pesar de que al principio da un poco de miedo que sea eso lo que ocurra. Sin embargo la historia sí que va perdiendo fuelle a medida que se acerca el final, por lo que me quedo con la primera secuencia, la que nos introduce en la película.  El desconcierto del espectador al ver todo lo que ocurre en tan poco tiempo es enorme, pero el ir hilando y descubriendo la naturaleza de los acontecimientos no tiene precio.

Alfie: Me gustó mucho la secuencia de cuando llegan al tercer sueño, que están en la orilla del subconsciente y se adentran en su vertiente más profunda, adentrándose en una ciudad que se cae a trozos. Me pareció genial como metáfora y alegoría, en el arranque de la secuencia se ve como los recuerdos se recolocan de sitio, y algunos caen al mar del olvido llevados por los helicópteros. Genial y brillante el tono y la delicadeza con la que están tratados estas ideas.

EL PLANO:
Guybrush: Hay varios planos que destacan y también se encuentran al principio de la película. Cuando Cobb, el personaje de DiCaprio, le enseña a Ariadne (Ellen Page) los entresijos de los sueños y cómo ella podrá y deberá modificarlos para que el resto del equipo logre implantar la idea de la forma adecuada, asistimos a un despliegue visual magnífico. Por desgracia es lo que se ve en el trailer y que luego no tiene un desarrollo o una espectacularidad mayor en la película.

Alfie: Elijo el plano donde se aprecian las referencias pictóricas sin albergar el menor atisbo de duda. En el plano están el actor Joseph Gordon-Levitt y la actriz Ellen Page y están subiendo por una escalera. El joven arquitecto de sueños trata de enseñarle a la nueva arquitecto como se construye uno y sobre todo que en ellos nos existen reglas físicas. El cuadro en cuestión es del pintor holandés Maurits Cornelis Escher y se llama “Relatividad” y data de 1953. Es increíble la forma en que está realizado el plano, y la perspectiva desde la que está tomada.

EL PERSONAJE:
Guybrush: Uno de las carencias que más rabia da de la película es la falta de desarrollo de los personajes. Apenas sí son bosquejos con personalidad plana, y motivaciones dudosas para intervenir en la aventura que propone Cobb. Media hora menos de clímax en la parte final y media hora más de desarrollo de personajes habría sido estupendo, más aún teniendo en cuenta que algunos de ellos dejan entrever relaciones pasadas (el joven ayudante de Cobb y el tipo duro que ejerce de falsificador) y relaciones futuras, pero esas subtramas caen en el olvido en favor del protagonista. Si tengo que elegir me quedo con el pack de secundarios: cada uno de ellos da para una película en la que cuenten exclusivamente sus andanzas, inquietudes y personalidad.

Alfie: No me quedo con ninguno porque están muy mal perfilados, carecen de dimensión psicológica, y eso es una ironía en un film donde se suponía la entrar que lo psicológico iba a ser lo más poderoso e importante. Hasta la pobre Ellen Page intenta hacer lo que puede con su personajillo secundario.

LO MEJOR:
Guybrush: La originalidad de la historia, la narración que te impide levantarte en todo lo que dura el metraje (aunque el final sea laaargo), los aspectos visuales. En definitiva, todo lo que ayuda a crear un universo completamente nuevo e inexplorado que deja con ganas de mucho más.
Alfie: Bueno, tiene cosas impresionantes, por ejemplo, que le den un Oscar® al montador Lee Smith, se lo merece. Ha sido nominado dos veces, una por “El caballero oscuro” y otra por “Master and commander”. En este ha conseguido que el espectador se mueva entre los sueños con soltura y no se pierda en ningún instante. Es magistral su labor, sabe como meter los insertos para dar coherencia a la narración. Es más humildemente creo que a este gran montador se debe todo lo mejor del film, desde sus magnificas escenas de acción y suspense, que te tienen en un vilo como ya pasara con “El caballero oscuro” y la famosa secuencia de los barcos con pasajeros y la bomba de la discordia, pasando por los constantes movimientos entre sueños.

LO PEOR:
Guybrush: Que se quede en un blockbuster y no llegue a obra maestra, que podría haber ocurrido. Desaprovecha, lamentablemente, miles de caminos y posibilidades en favor de una historia de amor normalita y un tramo final que se hace pesado. Personajes y propuestas de la primera media hora que luego no se aprovechan.

Alfie: Que se quede en un mero film de acción, que Nolan ha desaprovechado lo que podría haber sido la trama de las tramas, que podría haber hecho su tercera gran obra. Que Nolan se supone que es la gran esperanza blanca y se descuelga con una película de acción con un  buen contenedor pero al que el falta contenido.

CALIFICACIÓN:
Guybrush: 7
Alfie: 6

Os dejo con mi alter ego el rey Julien, quiero marcha, marcha.

Anuncios

AIRBENDER Y OTRAS CASTAÑAS

The last Airbender es la última película de M. Night Shyamalan, adaptación de la serie de animación Avatar: la leyenda de Aang. En ella se cuenta la historia de un mundo fantástico donde conviven las artes marciales con la manipulación de los elementos por parte de las diferentes tribus que lo pueblan; Airbender es el maestro que controla los cuatro elementos, agua, viento, tierra y fuego, el cual tiene como misión velar por la paz y el equilibro en este mundo.

No se puede decir que sea un argumento especialmente original pero que el proyecto haya caído en manos de Shyamalan parecía indicar, sobre todo para sus fans, que algo gordo podía estar a la vuelta de la esquina. Pero no ha sido el caso.

The last Airbender es una épica historia que está bastante vista, con unos personajes que están bastante vistos, unos diálogos y situaciones bastante vistos (y, además, que no valen dos duros) y una estética que no merece la pena. Tal vez hayan sido completamente fieles al producto que adaptan pero eso no es motivo para que sea tan coñazo. Para más inri Shyamalan se postula ya como un autor con, al menos, un toque propio que hace especial a sus producciones, pero lo cierto es que en esta no se le ve por ningún lado (si acaso ese tema del destino y que todo está escrito que ya se veía por ejemplo en Señales).

Los efectos especiales no son malos pero tampoco son lo suficientemente destacables como para salvar de la quema a la película. Apenas sí hay viento, fuego, tierra o agua que nos deje con la boca abierta, y las escenas de acción dejan bastante que desear, sobre todo por su escasez.

Para rematar, pueden comprobarlo en cualquier marquesina, nos la venden como “EN 3D” cuando en realidad lo que han hecho, por enésima vez, es retocar cuatro cosas para que tengan algo de relieve y encasquetarnos las gafas ortopédicas para que lo flipemos más todavía… pero con la cara que tienen. Y si a eso le añadimos que durante el metraje hay bastantes rótulos, pues apaga y vámonos: el mareo está garantizado al intentar leer con las gafotas el 2D de si estamos en el Poblado de Aire, el del Cielo o si han pasado cuatro meses desde la última escena que nos daba igual.

Se podría pensar que está dirigida a un público infantil, sobre todo teniendo en cuenta que el director eligió este proyecto porque a sus hijos les gustaba la serie de dibujos, pero la verdad es que es posible que ni ellos disfruten, y menos con la alargada sombra de Toy Story 3 pendiendo sobre todo lo infantil que salga de aquí a un tiempo.

Calificación: 3

Pero hay más castañas, no so recomendamos ni “Zombis Nazis” a pesar de sus referencias cinematográficas a Sam Raimi, ni “Mi segunda vez” otra comedia romantica almibarada larguíííísima. Luego no digáis que no os advertimos de los truños. No me explayo con estas dos películas por una sencilla razón estoy a  cinco horas de que salga mi vuelo y no doy para más, sólo estoy para advertencias.

Calificación: 3 las dos, y van que se matan.

SCENARIO GRAN VÍA

En 1907 se aprobó el proyecto de una nueva vía que articulara el centro de Madrid. Esa calle fue y es la Gran Vía de Madrid. Coincidiendo con el centenario de la mítica calle madrileña sale a la venta un documental único, con datos ilustrativos, testimonios y anécdotas del lugar a lo largo de varias épocas. Se llama “SCENARIO GRAN VÍA” es la historia de un bulevar de la capital contemplado como un gran escenario, semejante a un inmenso plató de cine continuamente atrezzado bajo los momentos socio políticos de la historia de España de los últimos cien años. Un documento que aporta datos arquitectónicos y culturales, textos literarios, entrevistas, anécdotas con personajes de la época, materiales de archivo… todo ello en el centenario de su construcción.

Podréis ver los testimonios de Antonio López, Massiel, Antonio Chenes “Antoñete”, Manuel Fernández Montesinos y Luis Eduardo Aute entre otros. Son 63 minutos de recuerdos sobre una de las calles más famosas de Madrid. Con motivo de la salida a la venta de este documental en DVD entrevisté a su director, Rafael Zarza.

ENTREVISTA RAFAEL ZARZA