CAZA A LA ESPIA

Necesito los nombres de sus compañeros del programa de armamento.
Valerie Plame

Si desaparecieras no sabría a quien decírselo, porque en teoría no estas allí.
Joe Wilson

Tienes que saber porque mientes y no olvidar nunca la verdad.
Valerie Plame

La democracia no es gratuita.
Joe Wilson

Valerie Plame, una agente secreta del departamento contra la proliferación de armas nucleares de la CIA, descubre que, a diferencia de lo que muchos miembros del gobierno estadounidense opinan, Irak no tiene ningún programa activo de armas nucleares. Mientras, a su marido, el diplomático Joe Wilson, lo envían a África para investigar los rumores sobre unas posibles ventas de uranio enriquecido a Irak. Tras descubrir que no se han producido tales ventas, Joe escribe un artículo en el New York Times en el que resume sus conclusiones, desatando así una acalorada polémica.

Tras “El caso Bourne”, Doug Liman regresa a la gran pantalla con una historia verídica de espías aparcando los excesos de efectos especiales y de acción para otro momento. No podemos, ni debemos olvidar que los políticos que salieron de las soberanas urnas de nuestra sacrosanta democracia, organizaron y orquestaron una de las mayores campañas de propaganda para llevarnos a una de las guerras más vergonzosas con las que echo a andar el recién nacido siglo XXI, hablo de la guerra de Iraq. Películas como esta son importantes, y tienen su razón de ser, porque dan voz a aquellos personajes que tuvieron un papel destacado en la historia de nuestras vidas, y en su momento fueron denostados, vilipendiados y maltratados para acallar lo que tenían que decir. En nuestro caso que las armas de destrucción masiva no existieron nunca.

Para recrear lo que se llamó en los medios de comunicación “el asunto Plame”, Jez Butterworth y su hermano John-Henry Butterworth han elaborado un guión a partir de múltiples entrevistas con los afectados y han adaptado dos libros, “The Politics of Truth” de Joseph Wilson y “Fair Game” de Valerie Plame. Crean una adaptación muy al estilo de Alan J. Pakula, me refiero a “Todos los hombres del presidente” en la que se mezclan las declaraciones reales de los políticos, en este caso George W. Bush o Condoleezza Rice, Dick Cheney o Colin Powell, con los hechos descubriendo el espectador la multitud de mentiras que ha escuchado durante meses y años. Porque a día de hoy los máximos responsables todavía se creen sus propias falsedades. Pero en su marco conceptual hay otros largometrajes como “Caballero sin espada” de Frank Capra, en la que un hombre lucha contra el sistema político para intentar mejorarlo. Pero, además algo que detesta el pueblo norteamericano en general es el concepto de la mentira. Todo ello sumado al retrato personal de la pareja hace que el film sea un tanto denso.

El gran pilar de este largometraje es la formidable labor de Naomi Watts y Sean Penn, que ya trabajaron juntos con Iñarritu en “21 gramos”, y que repiten en el terreno de la ficción como pareja con una gran química. Quiero destacar la escena de la cena donde el matrimonio Wilson da una cena para sus amigos, estos comienzan a hablar de política, a intentar como cualquier grupo de amigos en una reunión informal a solventar los grandes males de su país. Lo que ellos desconocen es que sus anfitriones son espías. Me pareció magnífica la resolución tanto literaria como técnica.

Calificación: 7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s