Crítica: “Brighton Rock”

La primera película que pudimos ver segundo día de la muestra y dentro de la sección oficial a concurso ha sido el debut como realizador de Rowan Joffe, hijo del realizador británico Roland Joffé. El film se titula “Brighton Rock”, que podréis ver todos aquellos que os acerquéis hoy por los cines LYS de Valencia en sesión de tarde.

Si llevas una navaja debes estar preparado para utilizarla.
Fred

Sin Kite, esta banda está acabada.
Pinkie

Las apuestas son ahora un negocio legal.
Phil Corkery

Se trata de una nueva adaptación del clásico “Brighton Rock” del escritor británico Graham Greene, y que se aleja en cierta medida de la ya realizada en 1947 bajo el mismo título por John Boulting con Sir Richard Attenborough en el papel de Pinkie, que a pesar de ser seguir siendo matón de los bajos fondos, que ve como su poder disminuye cuando en Brighton se instala un delincuente mucho más peligroso que él, el señor Colleoni. La diferencia estriba que Rowan Joffe pone de telón de fondo los turbulentos momentos que se vivieron en aquella playa cuando tuvo lugar una cruenta batalla entre Mods y Rockers, en la década de los 60. Así la estética moddy se apodera de Pinkie y del film, eso sin perder un ápice de la esencia de la novela de Greene, a saber, los conflictos religiosos, el azar o los milagros o el poder.

Joffe opta por una puesta en escena y una narración muy académica, que se aleja por completo del mainstream, además John Mathieson usa unas lentes muy amplias que sacan más partido a los grandes escenarios. Como por ejemplo las secuencias del acantilado o las de los muelles de la playa de Brighton.

El siguiente acierto ha sido el casting. En primer lugar me parece totalmente acertada la opción de poner a Sam Riley en el papel de Pinkie. Os recuerdo que dio vida a Ian Curtis en “Control”. Aquí está igual de fascinante. Posee esa rara habilidad de inspirar ternura y que te cautive, cuando realmente es un auténtico psicópata. Además, lo rodea de grandes estrellas británicas como la gran actriz Helen Mirren, el siempre estupendo John Hurt o el gran Andy Serkis, que compone un formidable señor Colleoni, es la réplica perfecta para Riley. Mención a parte merece haberle dado el papel de Spicer a Philip Davis, que interpretó en 1979 a Chalky en ese clásico de Franc Roddam titulado “Quadrophenia”.

El tercer acierto es haber sido respetuoso con la adaptación previa y haber puesto el final que diseño el propio Greene en su adaptación de 1947. Otra cosa es que las nuevas generaciones comulguen con esa rueda de molino que plantea. Particularmente comulgo por un motivo, me perece muy lírico, no por su contenido católico exarcebado. Y ahora llegamos al que creo que es el talón de Aquiles del film, creo que se recrea Joffe en la historia, le gusta tanto que pierde el control de la adaptación y se hace un tanto larga, sobre todo tras los eventos de la playa. Podía haber aligerado esa segunda parte de la narración, de eso no me cabe la menor duda. Es justo en ese instante cuando pierde toda la fuerza el film, en gran medida porque se me atravesó la interpretación de Andrea Riseborough, que da vida a la patética Rose, y a la que hemos visto en ese pedazo de película que es “Nunca me abandones” de Mark Romanek que os continúo recomendando.

Calificación: 6

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s