Crítica “Hanna”

Y le puse punto y seguido a la segunda jornada en la XXXII Mostra de Valencia con un film de la sección oficial fuera de concurso titulado “Hanna” del director británico Joe Wright, al que todos recordaréis por “El solista” o “Expiación, más allá de la pasión

Adáptate o muere
Hanna

Jamás será tuya.
Johanna Zadek

El secreto está en los detalles.
Isaacs

Hanna tiene 16 años. Es brillante, curiosa y una devota hija. Excepcionalmente, tiene la fuerza y la energía de un soldado; esto se debe a que fue criada por su padre viudo, Erik, un ex hombre de la CIA, en las salvajes tierras del norte de Finlandia. Le ha enseñado a a cazar, le ha entrenado con un duro programa de autodefensa y le ha enseñado a leer y escribir con tan solo una enciclopedia y un libro de cuentos de hadas. Hanna ha vivido una vida muy diferente a la de cualquier otra adolescente. El objetivo es prepararla para enfrentarse a sus enemigos, porque en el mundo real sin que ella lo sepa tiene una cuenta pendiente con la familia de Hanna, y con sus orígenes.

David Farr y Seth Lochhead son los creadores esta psicodélica propuesta dentro del género de acción. En ella se mezcla los acordes químicos del dúo de Manchester, Chemical Brothers, con la lisérgica fotografía Alwin H. Kuchler y el atropellado montaje de Paul Tothill, que se acopla como un guante a la propuesta musical de Rowlands y Simons, cuestión que es muy del gusto de Wright, os recuerdo esos rótulos de crédito que abrían “Expiación” donde Dario Marianelli componía una partitura con el sonido de la máquina de escribir y Wright jugaba con la cámara.

Lo peor es el momento estereotipo cañí que posee la cinta, con ese tablao flamenco, y por mucho que se esfuerce Álvaro Cervantes no cuela como gitano que sabe inglés. Por cierto, con “The way” ya va dos películas en menos de un año en el que salen gitanos hablando inglés. Lo sorprendente es que abandona por completo el academicismo, y acopla el resto de los elementos (fotografía, vestuario, montaje, diseño de producción) al tono de los acordes ácidos y se deja llevar por completo por la propuesta musical, realizando un pelotazo para los sentidos una vez más, dando un paso más allá de “El solista”, quiero recordaos la secuencia en la que Ayers para intentar reflejarnos de una manera cinematográfica como siente la música, generando la secuencia más psicodélica del largometraje, y que posee fuertes aromas de ese genio llamado Stanley Kubrick. Pero hay más, me gustó el uso que hace a las referencias pictóricas de Caravaggio y el mito de “Sebastian” mezclándolo con el mundo más barroco de los hermanos Grimm.

Vuelve a contar con la actriz Saoirse Ronan, actriz con la que trabajó en “Expiación”, y que aquí da una vez más toda una gran lección de lo grande que es como actriz, porque se entrega en cuerpo y alma a la propuesta de Wright. Al igual que Eric Bana, Cate Blanchett o Tom Hollander, que se dejan llevar por la mano del director sin el menor reparo. Este un film que dividirá a la blogosfera por completo. Unos la verán como una auténtica modernez y otros la repudiarán a muerte. Creo que seremos pocos los que nos movamos en un término medio. Obviamente pedirle a este film de acción verosimilitud es como pedirle peras a un olmo. Pero es trepidante y engancha, si te dejas llevar por la propuesta no apta para los amantes del cine clásico, sin menospreciar a nadie, ya sabéis que me gusta el cine formalmente clásico. Pero honestamente he de reconocer que no soy capaz tras doce horas de su visionado de tener claro donde acaba el ejercicio narrativo de Wright y donde empieza el videoclip de los Chemical Brothers. Pero he de reconocer que en este punto me han dado en toda la línea de flotación porque soy un amante devoto de su música.

Calificación: 6

Anuncios

4 Respuestas a “Crítica “Hanna”

  1. ¿Esto qué es? ¿Nikkita? ¿Kill Bill? ¿Estoy alucinando? Vaya truños que te tragas por mucha Mostra mostrosa que sea.

  2. Sé que sonará a que estoy enfermo, pero la Saoirse me pone mucho desde que la vi en la peli aquella con Bill Murray haciendo de alcalde de ciudad subterránea.

  3. Pues no exactamente mi estimado Eulez, es un experimento psicodélico en el mejor sentido de la palabra, es original en el contenedor pero no en el contenido.
    Le entiendo perfectamente mi estimado Zombi, un sevidor cayó en sus redes con “Expiación”

  4. Pingback: VALORACIÓN GENERAL DE LA XXXII MOSTRA DE VALENCIA | VIDEODROMO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s