Crítica “À bout portant”

El tercer día en la Mostra arrancó con el tercer film procedente de Francia incluido en la sección oficial a concurso, se titula “À bout portant” y el segundo protagonizado por el actor Roschdy Zem, al que hemos visto también en la correcta “Outside the law” y que cuenta también con la participación de nuestra gran Elena Anaya como protagonista femenina.

Tu marido se ha convertido esta noche en un héroe.
Samuel Pierret

Ahora que sabes lo del asesinato de Meyer también querrán matarte.
Hugo Sartet

“Point black” como se conoce a este film en el mercado internacional nos cuenta la historia de Samuel y Nadia, una pareja común a la que la vida le sonríe. Samuel trabaja como auxiliar de clínica en un hospital y está a punto de convertirse en enfermero. Nadia está esperando su primer hijo. Pero todo cambiará cuando sea secuestrada bajo la mirada impotente de Samuel.

Quién dice que la industria cinematográfica europea, y para más señas la francesa no está capacitada para competir con la norteamericana en  un género en el que ellos llevan dominando muchos años. Pues el realizador Fred Cavayé nos demuestra que se puede realizar una cinta de acción con las mismas virtudes y defectos que los largometrajes procedentes de Estados Unidos. Esta entretenida cinta posee un contundente arranque, y todos los estereotipos de la típica historia donde un ciudadano común acabará convirtiéndose en todo un tipo rudo y en un héroe a la fuerza, como por ejemplo que el cuerpo de policía no creerá ni una de sus palabras, que habrá dos policías enfrentados (en este caso uno de cada sexo) tanto laboralmente como en sus posiciones frente a la figura del ciudadano sospechoso. Encima estos irán al principio dos pasos por detrás de sus movimientos. Como en toda buena cinta de acción contará con dos protagonistas, vamos la típica buddie movie pero a la francesa, en este caso tenemos a nuestro enfermero y a su paciente, un ladrón que han tratado de asesinar un grupo mafioso. Interpretados respectivamente por Gilles Lellouche y Roschdy Zem, que se  verán parcialmente acompañados por Elena Anaya, que posee el complicado papel de ser uno de los elementos dinamizadores de la trama, pero como siempre lo hace con solvencia, está estupenda y llora como los ángeles.

Así que como podéis apreciar el guión firmado por el realizador y Guillaume Lemans tiene todos los elementos de un buen film de acción de tintes policíacos. Encima las escenas de acción están muy bien rodadas, con multitud de extras y de elementos, lo que hace más complicado su rodaje. Además ha contado con el excelente trabajo de Benjamin Weill, que realiza un montaje impecable a penas deja hueco para el aburrimiento al espectador donde se pierda el hilo de la complicada trama, porque hay que reconocer que tiene unos cuantos giros, todos ellos coherentes, aunque algunas situaciones resulten un tanto inverosímiles como esa sincronización de fechorías en el barrio para colapsar la comisaría del distrito.

Sin la menor duda, la mejor secuencia desde el punto de vista de la complejidad y de la planificación de la acción, es la huida de Samuel de la casa de Hugo. La catalogaría simplemente de vertiginosa, porque acaba con una frenética persecución en el interior del metro de París con multitud de extras.

Calificación: 6

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s