Crítica “La grieta”

Por la noche recuperé un film español de 1989 titulado “La grieta”, dentro de la retrospectiva que está haciendo el festival al realizador valenciano Juan Piquer Simón, recientemente fallecido el pasado 8 de enero. Es una pena, pocos medios se hicieron eco de la desaparición de este gran luchador del cine de aventuras y de terror.

Cuanto más sofisticado es el diseño, más problemas pueden surgir.
Wick Hayes

Turbulencias, parece que estamos dentro de una batidora.
Fleming

Un capitán nunca abandona su barco
Capitán Phillips

David Coleman desarrolla la idea del propio Juan Piquer Simón y Mark Klein. Que nos trasladará hasta las profundidades marinas donde un experimento genético realizado en una cueva situada en el fondo del mar causa mutaciones en las criaturas que habitan allí. En la misma zona, la desaparición de un submarino experimental llamado Sirena y diseñado por Wick Hayes obliga a los agentes del gobierno a enviar un segundo prototipo en busca de los restos y que averigüen qué pasó con la tripulación. Lo malo es que no sospechan los horrores a los que tendrán que enfrentarse.

Auténtico film de aventuras, realizado con mucha voluntad, pocos medios y sobre todo cuando la magia residía en la mente del espectador y en las maquetas que usaba el director para recrear mundos que salen de la imaginación del guionista. Lo que es obvio es que es un largometraje heredero de su momento, así las alusiones a “Alien” de Ridley Scott son directas y evidentes, tanto en cuestiones formales como de guión, así la introducción de vocablos pseudocientíficos, por ejemplo, o bien en algunos aspectos del desarrollo de la acción. La figura de traidor pagado por el empresa que sólo ha de traer de vuelta el espécimen pero no a la tripulación, y  cosas parecidas.

Del reparto qué decir, que R. Lee Ermey está genial como capitán del submarino, tiene auténticos momentazos con Jack Scalia y Ray Wise. Por su parte los actores españoles, Emilio Linder y Tony Isbert se integran en el reparto con mayor o menor fortuna, pero aún así destaco el momento en que muere Sven, protagonizado por nada más y nada menos que por Pocholo Martínez-Bordiú. Es genial. Una auténtica frikada. Es más cuando finalizó el film éramos como 14 en la sala y aplaudimos por el fenomenal espectáculo que habíamos visto. Hay que reconocer que en cierta medida tenía claro como funcionaba el cine, y fue uno de nuestros primeros realizadores en salir a trabajar al extranjero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s