Archivo de la etiqueta: Alexandre Desplat

ASÍ SE HIZO-EL DISCURSO DEL REY

Bueno lectores y amigos videodromistas, os prometí una sorpresa, gracias al equipo de prensa de la distribuidora aquí tenéis el making of del film de Tom Hooper. Espero que sea de vuestro agrado. Disfrutarlo.

EL DISCURSO DEL REY-ENTREVISTAS

Para mí, sin duda, la película del momento es «El discurso del Rey«, con todos los chistes que conlleva este título por las marcadas fechas, ya que si no contextualizas rápidamente con el que hablas piensa rápidamente en el discurso de Juan Carlos, que ofreció puntualmente la pasada Nochebuena. Gracias al equipo de prensa de la distribuidora del film, Videodromo tiene entrevistas con los actores Colin Firth, Geoffrey Rush, Helena Bonham Carter y su director Tom Hooper. Así que hoy os dejo con ellos, mañana más sorpresas.

ENTREVISTA AL EQUIPO DE LA PELÍCULA
«EL DISCURSO DEL REY»

Anuncio publicitario

EL DISCURSO DEL REY-SEGUNDA PARTE

En el día de Navidad, el club de fans, simpatizantes y amigos del actor Colin Firth acudimos al cine para visionar “El discurso del Rey”. Me encantó el segundo visionado. Sobre todo esa secuencia final al ritmo del segundo movimiento de la séptima sinfonía de Ludwig van Beethoven. Es simplemente maravillosa. Pero lo mejor de todo vino cuando la ministra de economía Elena Salgado se sentó delante de nosotros al comienzo del largometraje. Imaginaos el descojone. La dirigimos mil y un comentarios. Era nuestra ocasión de meternos con ella, y claro lo hicimos desde la diplomacia y usando momentos del largometraje. En cuanto se hablaba de crisis, allí estábamos con el comentario irónico cargado y listo para dirigirlo a su nuca. Eso sí, fuimos respetuosos con el resto de los espectadores que no se merecían ser castigados. En fin, volviendo al formidable film de Tom Hooper, me encantó descubrir a Anthony Andrews interpretando a Stanley Baldwin, y al que todos recordaréis por sus grandes personajes en “Bajo el volcán” que Avalon acaba de reeditar, y os recomendamos, porque es la obra póstuma de John Huston basada en el relato de Malcolm Lowry, o por ese maravilloso y entrañable Lord Sebastian Flyte de la gran serie de televisión “Retorno a Brideshead”. Es genial ver batirse en duelo a dos grandes actores. Ver como sostienen los primeros planos. Esto huele a Oscar amigos, pero creo que merecido.

EL DISCURSO DEL REY

Tartamudeo, a nadie le interesa o le importa.
Bertie

Mi castillo, mis normas.
Lionel Logue

Las últimas palabras de mi padre fueron: “Bertie tiene más huevos que todos sus hermanos juntos»
Bertie

Esta asustado, tiene miedo de su propia sombra.
Lionel Logue

Hoy se estrena el segundo intento del gran actor británico  Colin Firth por alzarse con todos los grandes premios del año, y por supuesto con el Oscar©. Ya lo intentó con todas sus ganas con “Un hombre soltero”. Desde septiembre toda la crítica internacional no deja de hablar de su nuevo trabajo en «EL DISCURSO DEL REY«, que de momento  ha obtenido en los premios BIFA (British Independent Film Awards, los Goya británicos para entendernos todos) galardones a Mejor Película, Mejor Guión, Mejor Actor, Mejor Actor de Reparto y Mejor Actriz de Reparto.

Pero además ha sido nominada a 7 categorías de los Globos de Oro: Mejor Película Dramática, Mejor Actor (Colin Firth), Mejor Actor de Reparto (Geoffrey Rush), Mejor Actriz de Reparto (Helena Bonham Carter), Mejor Director (Tom Hooper), Mejor Guión (David Seidler) y Mejor Banda Sonora (Alexandre Desplat). Y lo que le da realmente, a estas alturas del año, como firme aspirante a alzarse con la estatuilla dorada es que el Círculo de Críticos Cinematoráficos de Nueva York y la Asociación de Críticos de Cine de los Ángeles le han nombrado como mejor actor del año. Hasta los vaticinios para este largometraje. Pero os estaréis preguntando ¿de qué va?

El largometraje es una recreación uno de los momentos más delicados de la monarquía británica del pasado siglo. La acción arranca con la muerte del rey Jorge V, en ese momento es coronado Eduardo VIII, pero como todos sabéis se vio abocado a abdicar por su escandalosa relación con su amante Wallis Simpson, con la que aspiraba casarse. Pero tras 326 días en el trono se lo cedió por las presiones sociales a su hermano, el Rey Jorge VI, conocido comúnmente como Bertie. El pobre lucha con tenacidad contra su tartamudeo desde su infancia. Cansado de probar distintos médicos y logopedas, su  esposa Isabel, la futura reina madre, le pone en contacto con un excéntrico logopeda llamado Lionel Logue. A pesar del choque inicial, los dos se sumergen de lleno en una terapia poco ortodoxa que les llevará a establecer un vínculo inquebrantable. Con el apoyo de Logue, su familia, su gobierno y Winston Churchill, el rey supera su afección y pronuncia un discurso radiofónico que inspirará a su pueblo y lo unirá en la batalla.

Hay un género que funciona muy bien en taquilla, se trata de las historias de superación aderezadas con taras infantiles, sobre todo las provocadas por problemática familiar. Pienso que es porque posee un fuerte componente emocional que lo vincula con el espectador. Son personajes con los que la audiencia empatiza fenomenalmente. En estos casos caer en el terreno del telefilm de sobremesa es muy fácil. Pero os prometo que este no es el caso. Tanto David Seidler, responsable del formidable guión y al que todos recordaréis por haber escrito en 1988 “Tucker: Un hombre y su sueño”, como Tom Hooper, que hasta el momento ha realizado variados telefilms, huyen de ese territorio.

En primer lugar al realizar una peusta en escena elegante y muy bien planificada, como por ejemplo la secuencia del paseo por el parque de Bertie y Lionel. Es muy inteligente. En segundo lugar construyendo un relato conmovedor, divertido, irónico, cargado de mucho humor británico, cierta mala uva y mucho de condescendencia hacia la actual familia real británica. Centrado básicamente en una anodina historia de amistad fuera de las convenciones sociales. La gracia de guión estriba en que hacen de Berti (con el que a priori debes empatizar) todo un ser desagradable y malhumorado. Así, el actor Colin Firth nos brinda un abanico de posibilidades, ya que posteriormente cuando nos narren su infancia se transformará en un personaje muy tierno. Pero el que sin duda alguna se lleva la mejor parte es el actor y productor de la cinta, Geoffrey Rush, que compone un “logopeda” un tanto peculiar, y será el que se convierta en el alma del largometraje. Entonces como bien os podéis imaginar, esta película es todo un duelo interpretativo entre dos formas de entender el oficio de actor, uno más técnico (que se debe haber estudiado hasta la saciedad todos los discursos que dio Jorge VI) y otro situado en las antípodas, menos formal y de formación más teatral. El duelo Rush-Firth es de los que echan chispas, obtienen miles de galardones, y por supuesto, será recordado hasta la saciedad. Ni que decir tiene que hay que visionarlo en versión original con subtítulos, porque así apreciaréis el enorme esfuerzo realizado por Firth para su tartamudeo, y disfrutaréis de dos acentos increíbles.

Hopper, además, les rodea de una galería de secundarios de lujo entre los que destaca Helena Bonham Carter, Derek Jacobi, al que todos recordaréis por haber dado vida al emperador Claudio, Michael Gambon, Guy Pearce, del que acabamos de ver “Animal Kingdom” y Timothy Spall que en este caso interpreta a Winston Churchill.

Así que este largo fin de semana os recomendamos las desventuras del monarca Jorge VI, porque no deja de ser una deliciosa comedia dramática en la que se nos describe el camino del monarca en busca de su voz y su autoridad.

Calificación: 8

ROBIN HOOD

Anoche ha tenido lugar la inauguración de la 63ª edición del festival de Cannes, y este año ha sido elegido como presidente del jurado el cineasta norteamericano Tim Burton. Jurado integrado entre otros por el realizador español Victor Erice, el genial músico Alexandre Desplat, Alberto Barbera, Giovanna Mezzogiorno, Kate Beckinsale, Benicio Del Toro, Shekhar Kapur y Emmanuel Carrere. “ROBIN HOOD” ha sido el largometraje elegido para dar el pistoletazo de salida. Ridley Scott no ha podido asistir por razones médicas y ha manifestado lo siguiente:

«Muy a pesar mío, debo perderme la noche inaugural del Festival de Cannes y la proyección de ROBIN HOOD. Hace poco me han operado de la rodilla y la recuperación ha sido más lenta de lo que esperaba. Realmente, lo único que podía impedirme estar presente son las órdenes del médico. Mi decepción es algo menor al saber que Brian, Russell, Cate y el resto del reparto estarán en representación de la película. Les deseo todo lo mejor con nuestra película durante la sesión inaugural de la presente edición del Festival»

Videodromo no ha estado en Cannes anoche, pero si ha tenido la oportunidad de ver en primicia el largometraje y aquí da comienzo la reseña del nuevo trabajo del realizador británico que se estrenará este viernes en nuestro país con 537 copias, vamos a lo grande.

Valiente, honesto e ingenuo. Un auténtico inglés.
Ricardo Corazón de León.

El Rey está muerto. Larga vida al Rey.
Leonor de Aquitania

Alzaos una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en leones.
Robin Longstride

La tiranía sólo alberga el fracaso.
Robin Longstride

Evidentemente hacer una sinopsis del filme es perder el tiempo, así que salto esa parte del protocolo y me meto en harina. Es una realidad que todos estamos recibiendo al señor Scott con las hachas y espadas en alto. Así surge la pregunta del millón de dólares y que todos teníamos en la cabeza es: ¿es de verdad necesaria una nueva versión de este clásico? Os responderé escuetamente: id envainándolas porque no es tan mala como todos pensábamos.

Este largometraje supone el retorno de las aventuras del arquero más famoso de Notingham y su amada Lady Mariam. Ridley Scott y el guionista Brian Helgeland han conseguido hacer una nueva versión olvidándose por completo de la multitud de cintas tanto animadas como de ficción que existen en las filmotecas. ¿Cómo? os estaréis preguntando. La respuesta vuelve a ser simple, haciendo una aproximación historicista y política al personaje, centrando la trama donde todos los anteriores guionistas y realizadores han hecho la elipsis, contando lo que nadie cuenta, y sólo el realizador Kevin Reynolds y el guionista Pen Densham  se atrevieron a tocar de soslayo; y finalizando la trama donde todos la comienzan.

Así pues estamos ante una aproximación realista a la forja del héroe, al igual que hiciera en 1976 Richard Lester y el guionista James Goldman en la mítica y maravillosa “Robin y Marian”, que es de obligado visionado para cualquiera que se llame a sí mismo cinéfilo, con una gran salvedad. Mientras que Lester se centra en el periodo maduro del personaje Scott se va al origen, generando una “precuela”. Otra de las semejanzas es el carácter que le otorgan ambos al personaje de Marion, interpretado genialmente por Cate Blanchett. Pero es aquí donde surge la diferencia, mientras Lester consigue una química entre Audrey Hepburn y Sean Connery, Scott no la obtiene porque es tan guerrera y tan fuerte que no cuadra lo relatado. Encima en la escena cumbre pone una canción instrumental muy conocida y que no os desvelaré en versión instrumental que desató la hilaridad de este humilde crítico, destrozando todo el trabajo realizado.

Scott sabe realizar eso nadie lo pone en duda, pero que se le va la mano con el metraje, tampoco. Lo que cuenta se puede aligerar, sus 141 minutos de duración son ligeramente excesivos. La primera hora y media posee un tempo correcto, es muy entretenida, así como los últimos 20 minutos. Las escenas de batallas están formidablemente rodadas, hay una en concreto que parece un homenaje de la escena de la playa de Omaha en «Salvar al soldado Ryan» pero en medieval. La pena es que introducen historias colaterales de padre e hijo, de tengo que recordad, que lo siento pero no me aportaba nada a la profundidad psicológica del personaje, es más me sobraba por completo, y lo único que consigue con ello es lastrar la dinámica de su película de acción.

En cuanto al reparto todos están geniales, desde Russell Crowe, , que se ha puesto las pilas, ha adelgazado y se ha puesto en forma para darle verosimilitud física, y ha compuesto un socarrón Robin Longstride. Le acompañan los míticos Max von Sydow, William Hurt o Eileen Atkins, para los que carezco de palabras por su formidable trabajo. Están correctos Kevin Durand, Mark Addy o Scott Grimes que dan vida a los fieles acompañantes de Robin, el pequeño John, elpadre TUC o Hill Scarlett. El peor de todo el elenco es el británico Mark Strong que vuelve una vez más a interpretar al villano de turno, y lo hace con cierto histrionismo.

En resumidas cuentas, un servidor opina que no está mal, que entretiene, que se aleja de la baja calidad de los últimos trabajos de este director. Vamos que ha dado en la diana de pleno, que ha sido muy astuto tanto en la forma de aproximarse al personaje como a la hora de elegir a quién lo interpretaría, que se reserva el papel de productor para pillar porcentaje de los grandes beneficios que va a cosechar esta cinta, porque todos tenemos claro desde ya que va a ser el pelotazo de la primavera, así que se prepare el señor Burton que le van a quitar el primer puesto de la cartelera.

Calificación: 6,8

FANTÁSTICO MR. FOX

Esta semana se estrena el nuevo trabajo del director norteamericano Wes Anderson. Para este nuevo trabajo ha usado la clásica y artesanal técnica de stop-motion (filmación fotograma a fotograma), y ha adaptado mano a mano con Noah Baumbach el best seller infantil escrito por Roald Dahl (famoso por haber escrito “Charlie y la Fábrica de Chocolate” o “James y el Melocotón Gigante”). Los más valientes que acudan al cine a ver este nuevo trabajo en versión original podrán disfrutar de las voces de George Clooney, Meryl Streep, Jason Schwartzman, Bill Murray, Wallace Wolodarsky, Eric Chase Anderson, Michael Gambon, Willem Dafoe, Owen Wilson y Jarvis Cocker. Las marionetas han sido fabricadas por MacKinnon y Saunders. El gran Alexandre Desplat se ha encargado de escribir la banda sonora. Para cubrir tan magno evento hemos contado con Victor Guybrush para cubrir el pase de prensa. Así que preparaos una taza de té y poneos cómodos que aquí da comienzo su reseña.

 

“FANTÁSTICO MR. FOX” es la historia de un zorro como otro cualquiera al que le llega el momento de afrontar su propia madurez y la realidad que se despliega ante él: teniendo ya una edad y una familia a la que cuidar necesita madurar, sentar la cabeza y buscarse un trabajo que no suponga arriesgarse cada día como hacía cuando robaba gallinas en su juventud. Sin embargo, trabajar como periodista solo hace que sus ganas de liberar al animal salvaje que lleva dentro crezcan más y más. Un buen día decide darse el gustazo de dar un último golpe robando unos cuantos pollos a tres de los granjeros más duros de la zona reviviendo así sus años mozos. Lo que Fox no se espera es la venganza que estos preparan cuando se dan cuenta de quién está detrás de las desapariciones de sus animales.

 

Wes Anderson, uno de los nombres más reconocidos de la cinematografía actual más allá de los estándares mainstream del Hollywood de siempre, se embarca en su primera película de animación y adaptación de un cuento del escritor infantil Roald Dahl. Como cabía esperar, el resultado general es bueno. La impronta de Anderson hace de “Fantástico Mr. Fox” algo más que una película para niños y la convierte en una experiencia diferente, y sobre todo en una cinta única, disfrutable por cualquier adulto y apetecible entre tanto film terrible que se estrena últimamente. 

 

Lo más destacable del film es sin duda su apartado técnico y artístico. Dejando de lado el 3D y apostando plenamente por el viejo stop-motion “Fantástico Mr. Fox” se convierte en un placer para la vista e incluso el tacto; el espectador casi puede sentir la textura de los personajes, el material con el que están hechos y las tres dimensiones que poseen. Pero no solo los personajes son estupendos, sino también los escenarios, espacios acogedores en colores ocres, sobre todo en la primera mitad, en los que dan ganas de meterse. La animación no es fluida ni perfecta, pero lejos de ser un defecto esta característica diferencia a Mr. Fox de las películas otros autores, como Tim Burton, dándole un toque especial y único a la película. Esta incursión en el stop-motion de Anderson y su equipo (entre ellos algunos de los componentes del equipo de “Los mundos de Coralina”, por ejemplo) es un placer y un acierto que disfrutará todo el mundo, aficionado a la animación o no.

 

Las pegas llegan en el apartado argumental y de la historia en general. La narración empieza en alto y hasta la mitad del metraje se perfila un guión inteligentísimo, entretenido y magistral. Sin embargo al llegar sobrepasar el ecuador de la cinta las situaciones empiezan a repetirse, la historia se estanca y se ve reducida en buena parte a un corre que te pillo entre los buenos y los malos que estropea el conjunto de la aventura. No es que sea un desastre o un horror y además lo más seguro es que ningún niño se queje por ello, pero sí que da la impresión de que se podría haber aprovechado mejor el imaginativo mundo que se había creado y no dejarlo de lado en pos de persecuciones más o menos divertidas.

 

Si llegados a este punto el espectador se ha metido de lleno en la historia no habrá ningún problema, disfrutará de las peripecias de los personajes y no podrá poner ninguna pega. Si no es así más vale que haya quedado impresionado por las imágenes y pueda entretenerse en disfrutar de ellas hasta el final o lo pasará mal. En resumen, “Fantástico Mr. Fox” es un deleite para los sentidos, con una historia divertida aunque menos impresionante de lo que se podría esperar de Anderson, que no decepcionará a quienes busquen algo diferente en las salas de estreno.

Calificación: 7

EL ESCRITOR

Esta semana para destacar el estreno del nuevo trabajo del realizador polaco Roman Polanski me he llevado al cine a Mrs Watflech. ¿Quién es? os preguntareís, por expreso deseo de ella prefiere mantenerse en el economato, pero ya sabéis todo blogroll esconde una gran mujer, y el mío esconde a más de una, así que buscar y hayareís porque que regenta un blog muy interesante. Su análisis del filme es muy certero y muy bueno, así que desde aquí mis palabras de elogio hacía ella por su gran labor crítica, así que no voy mantener más la intriga y aquí da comienzo la sesión doble dedicada a…

 

Es como estar casada con Napoleón en Santa Elena
Ruth Lang

Mientras tenga un soplo de vida, lucharé contra el terrorismo
Adam Lang

SINOPSIS:
Un escritor es contratado para escribir la “autobiografía” de Adam Lang, ex primer ministro británico. Pero no es el primero: el escritor que comenzó el trabajo murió en extrañas circunstancias. Lo que al principio parece una gran oportunidad económica, deriva en una peligrosa investigación, cuando descubra información comprometedora que puede suponer un escándalo político internacional. El escritor ya no está a salvo.

ARGUMENTO:
Mrs. Watflech:
Reconozco que no fue el argumento lo que me llamó la atención a la hora de estrenarme con mi amigo Alfie en una de las sesiones dobles de Videodromo, más bien todo lo contrario. Un escritor es contratado como negro para terminar las memorias del ex primer ministro británico Adam Lang, ya que su predecesor muere antes de finalizarlas. A partir de aquí, el escritor se va encontrando con una serie de datos que le llevan a pensar que su antecesor no murió accidentalmente, encontró algo que ahora él pretende descubrir. Así leído, parece la típica película de suspense encuadrada en un marco político de actualidad, como es la guerra de Irak, en la que el escritor descubrirá, a lo largo del metraje, el oscuro pasado del primer ministro. ¡Puf! Otro thriller político, con algo de suspense y final predecible. ¡Pero no! De hecho, nada más llegar a la residencia del ex primer ministro, este es acusado de haber consentido torturas durante la guerra de Irak, motivo por el que va a ser juzgado por el Tribunal de la Haya de Derechos Humanos. ¿Qué fue, entonces, lo que descubrió McAra, su predecesor, y que le llevó a la muerte? Alrededor del eje central de la trama, el secreto que se esconde detrás de la figura de Lang, la película refleja bien la hipocresía que rodea a la Política, lo que se esconde detrás de un dirigente, la artificialidad que precede a esa imagen de verosimilitud que transmiten, en fin, la Política como la representación de un papel que vaya usted a saber quién ha escrito… Y ello, en un ambiente donde todo el mundo parece esconder algo y donde el espectador es capaz de respirar la desconfianza que emana de ese submundo en el que todo está tan calculado, desde un discurso hasta un viaje, pero ¿con qué fin? Asimismo, muestra la forma de vida que lleva un líder de este tipo; una finca enorme en una isla, rodeada de seguridad, una gran casa llena de secretarias, asistentes, guardaespaldas, vigilantes y el servicio es el lugar donde viven el ex primer ministro y su sufrida mujer, Ruth, aislados del mundanal ruido (¿cómo van a saber lo que cuesta un café?). Un paraje que ayuda a esculpir ese ambiente de irrealidad, nos convierte en intrusos, torpes e inseguros (como al protagonista), y contribuye a crear la incómoda atmósfera por la que se desenvuelve el escritor. Eso sí, aprovecha para regalarlos una hermosa fotografía. A pesar del argumento, no olvidemos que quien dirige es Roman Polansky, un dato tan importante para apetecerme acudir a la sesión matinal como la compañía de la que disfruté (viaje en moto incluido).

Alfie: Roman Polanski, por fin, abandona a su inseparable Gérard Brach con el que ha hecho películas un tanto irregulares con ligeras esencias de Hitchcock como es el caso del thriller “Frenético” o dramas tan inverosímiles como “Lunas de hiel”, para poner en pie “The ghost writer”. Para ello se ha lanzado al vacío y ha adaptado el gran éxito de ventas “El poder en la sombra”, escrita por Robert Harris, que también ha participado con el director y guionista del filme en la adaptación del libro a la gran pantalla. El argumento puede sonar a manido, a visto en más de una ocasión. Estamos ante el típico caso de largometraje que en manos de otro director hubiera sido lo peor de la tierra y por supuesto, inaguantable. Lo ha explicado muy bien Mrs. Watflecht, lo que comienza siendo el típico thriller de aromas políticos se transforma en la mano de Polansky en toda una inquietante obra donde nada es lo que parece, nadie es quien dice ser, ni hacen lo que dicen que van a hacer. Es una historia de engaño y traición tanto en el terreno sexual, político o literario. Así pues estamos ante un caso muy cercano a su famosa cinta “Chinatown” firmada por el director checo en 1974. Pero argumentalmente hay más, esta película es heredera de “Defence of the realm” de David Drury. Me encantó también el cinismo en torno a los grandes best seller que se escriben de la noche a la mañana y que aparecen como setas en la Feria del Libro. Maravillosos los diálogos mordaces en boca del negro y del editor.

LA SECUENCIA:
Mrs. Watflech: Indudablemente, la secuencia final. Sin querer revelar nada, la última escena, con esos planos tan cortos, llenos de ritmo y un acompañamiento musical que no podría ser mejor; te va atrapando en un in crescendo y, cuando crees que has llegado al clímax (pero aún no te has recompuesto), Polansky te sacude más hacia arriba, como el maestro que puede llegar a ser, y ya sí, tras el indiscutible subidón, te regala un plano final para que puedas ir descendiendo a un nivel normal de tensión, poco a poco, como una pluma que cae lentamente o como un cigarro después de. El desenlace (o cómo acaba la historia), sin ser nada del otro mundo, está rodado de tal forma que consigue dejarte con la boca abierta, con una sonrisa de plenitud, una onomatopeya, ¡ouau!, pero, también, un cierto aire de desamparo…

Alfie: Sinceramente, parece que estoy copiando a Mrs Watflecht pero también me quedo con ese genial final. Posee la garra y el tempo del final de “Sospechosos habituales” de Bryan Singer. Es formidable la resolución, con homenaje a Stanley Kubrick incluido, no digo el título porque eso es dar más de una pista, es casi un spoiler.

EL PLANO:
Mrs. Watflech:
A parte del plano final, del que os he hablado antes, me gustó mucho cuando el protagonista escapa del ferry al comprobar que le están persiguiendo. El plano refleja muy bien su soledad ante una situación que le viene grande. Es de noche, la estación está vacía, el asfalto húmedo, ni un coche, nadie. Llama, agitado, a su editor y salta el contestador. Se ven luces al fondo, allí habrá gente, pero él está solo.

Alfie: Reconozco que el plano elegido por Mrs Watflech es el mejor, pero a la misma altura está el plano inicial del cadáver de McAra a la deriva en la playa. Ese plano general es muy bueno, con ese día gris, lo dice todo. La soledad del escritor negro, que encima no se le ve la cara, es el sin nombre, al que nunca se le reconocerán los méritos.

EL PERSONAJE:
Mrs. Watflech:
 Definitivamente, él, el escritor, interpretado por Ewan McGregor. Transmite perfectamente la imagen de alguien, no solo ajeno al intríngulis del mundo político, sino indiferente, también, a cualquier ideología (le contratan por eso, precisamente); es torpe, inocente y natural con cada uno de sus gestos, lo que contrasta con ese ambiente que es puro teatro. Consigue que empaticemos con él y que, cuando él vaya, sintamos, como él también, que el resto está ya de vuelta.

Alfie: En primer lugar es injusto tener que elegir uno, porque todos son personajes muy curiosos y están muy bien perfilados. Además, no quiero repetir así que me decanto por Adam Lang. Ese político, perfecto representante de la casta política actual, que no deja de ser una marioneta de los poderes fácticos. Nunca elabora un discurso por si mismo, que hace lo que le mandan. Intenta obtener la frasse adecuada para aparecer en portada. Está maravillosamente interpretado por Pierce Brosnan, que a un servidor le recordó mucho a los dobleces interpretativos desarrollados por el actor en el filme “El sastre de Panamá”. Hay que reconocer que este tipo de papeles los desarrolla son sobriedad y altanería. Pensándolo bien, no consigo encontrar otro actor que le viniera bien este papel.

LO MEJOR:
Mrs. Watflech: ¿Lo mejor de la peli? La peli en sí; cómo consigue, con un argumento tan poco tentador, por lo menos para mí, que me haya gustado tanto y que yo, que soy muy dada a divagar en cuanto puedo, no desconectara en ningún momento. Me gusta cómo, al margen de la trama, aprovecha para hacer una sucinta reflexión sobre el poder, la política y sus líderes. Además, es una película con un gran sentido del humor, donde destacan los irónicos diálogos entre Amelia (la asistente) y el escritor, que proporcionan un inteligente toque de humor negro. Y esa música, tan sugerente, que te envuelve y te deja atrapada en la pantalla, la guinda del pastel.

Alfie: Todo, desde la maravillosa galería de actores secundarios encabezados por el incombustible Eli Wallach, el genial Tom Wilkinson, el siempre estupendo Timothy Hutton, la siempre taciturna Olivia Williams, recordad su papel en “El sexto sentido”, y hasta están bien el irreconocible James Belushi, que da vida al editor John Maddox para vayáis sobre aviso o la ninfómana neoyorquina Kim Cattrall. Pasando por la fotografía de Pawel Edelman que sabe sacarle todo el jugo a los paisajes de Cape Cod o a los de la isla de Nantucket, con esa paleta de grises que pone los pelos de punta. Eso por no hablar de la banda sonora que firma Alexandre Desplat, del que ya hablamos en otra ocasión en Videodromo, con motivo de trabajo para ilustrar la biografía de Coco Chanel. Eso sin olvidarnos de lo Kubrick y Hitchcockniano que le ha quedado este trabajo al señor Polanski, madre mía. Nada más hay que ver esos dos personajes femeninos enfrentados, la mujer y la amante, la morena y la rubia, ambas sostienen a Adam Lang, le necesitan pero le odian a partes iguales. La lucidez y la inteligencia con la que este director filma y monta el guión. Hasta la dirección artística es genial, esa arquitectura fría de hormigçion que esconde al político, y donde se escribirán las memorias.  Hacía muchísimo tiempo que no salía tan entusiasmado de ver una GRAN PELÍCULA. ¡Díos! Esto es CINE. Así que pecado si no acudís a verla.

LO PEOR:
Mrs. Watflech: Peccata minuta: la sospecha inicial del protagonista surge de manera algo forzada; ante un hecho que debiera resultarle casual (te roban un paquete que llevas bajo el brazo, ¿y?), el escritor muestra una suspicacia poco creíble al principio de la trama. Me chirrió.

Alfie: Madre mía, parezco un lorito, pero es cierto, yo le voy a quitar un punto al señor Polanski por ese comienzo tan forzado, ese robo tras salir de ser contratado por Maddox. Pero no pasa nada, dos minutos después estaréis montados en el ferry que os llevará hasta los paisajes de Nantucket y se os habrá olvidado y estaréis subidos en una montaña rusa emocional que nos parará hasta el último grisáceo fotograma.

CALIFICACIÓN:
Mrs. Watflech: 8

Alfie: 9

LUNA NUEVA

Chris Weitz ha sido el director encargado de dirigir la segunda parte de la exitosa franquicia juvenil “Twilight”, titulada Luna nueva”. Su currículo no es que sea una joya, y todo indica que con este largometraje se ha quitado la espina clavada que suponía tanto “La brújula dorada” como “Un niño grande”. La premiere ha tenido lugar el pasado 12 de noviembre en Madrid,  concretamente en el Palacio Vistalegre del castizo barrio de Carabanchel. Hasta allí llegó el elenco de este film, y aquí podréis que dio de sí el evento, en una nueva crónica de JuliaCGS cargada de ironía y humor.

Cuatro días después, concretamente el 16 de noviembre, ha tenido lugar la premiere americana en Los Ángeles, pero lo más alucinante de todo es que ya tienen en postproducción la siguiente entrega “Eclipse”. Esto ha sido así porque hay tantos seguidores de la vampírica saga en nuestro país que los productores decidieron hace unos meses, tal y como os adelantamos aquí en Videodromo, que España fuera el país que diera el pistoletazo de salida.  Fijaos si es un fenómeno de masas que aquí en los cines hay programada una sesión especial de madrugada al precio astronómico de 11 dólares, y para el cual ya no hay entradas. Wyck Godfrey tras los intentos de encontrar una franquicia rentable con “Eragon” parece que lo ha conseguido con “Crepúsculo”.

Una vez más, la guionista encargada de trasladar el segundo libro de la autora norteamericana Stephenie Meyer a la gran pantalla es Melissa Rosenberg. Eso sí calidad no le va a faltar porque se suben al proyecto dos grandes talentos, por un lado el español Javier Aguirresarobe, que se encarga de la fotografía y el francés Alexandre Desplat que ha puesto los acordes a esta nueva entrega y creo que ha tenido bastante porque no aparece en los créditos de Eclipse”. Todos recordaréis su maravilloso trabajo paraCoco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel”.

Sigue leyendo

BENOÎT POELVOORDE, ALESSANDRO NIVOLA y ALEXANDRE DESPLAT

Esta semana entre Coralines y Terminators anda el juego, pero yo me mantengo firme en mis trece y os recomiendo esta pequeña joyita llamada «COCO, DE LA REBELDÍA A LA LEYENDA DE CHANEL», para estupefacción de propios y extraños, pero sí, amigos, es hora de recomendar otras cosas que merecen la pena ser vistas, sobre todo en pantalla grande. Así que ayer os ofrecía la entrevista con la directora y principal actriz de la película, pues hoy tenemos otras tres jugosas entrevistas, en este caso a los chicos del proyecto, al actor Benoît Poelvoorde que interpreta a Balsam y al que todos recordaréis por haber aparecido en la película «Entre sus manos». La segunda es a Alessandro Nivola, que le reconoceréis por haber trabajado en «Parque Jurasico III» y que en este caso da vida al verdadero amor de Coco Chanel y principal benefactor Arthur ‘Boy’ Capel. Para finalizar os ofrezco una tercera con Alexandre Desplat, encargado de la banda sonora del film. Ahora sólo me queda agradecer una vez más a Warner Española por facilitarme los materiales y desearos a todos un terminator fin de semana.

Sigue leyendo