Archivo de la etiqueta: Bas-Fonds

Crítica “Bas-Fonds”

Tras la película más larga en duración del festival pudimos ver también en el mismo día la más corta. Se trata del film francés “Bas fonds”, que podríamos traducir como “Bajos fondos” de la realizadora Isild Le Besco.

Odio mi cara.
Marie-Stéphane Pichon

Callad, haced lo que queráis, tengo hambre.
Magalie Pichon

No sé si era su intención o es la sociedad.
Miembro del jurado.

Este film se estrenó en el festival de Locarno y en París en diciembre de 2010. Le Besco firma un film de arte y ensayo, que es la última parte de un tríptico, sobre un guión firmado por Marie Chaduc. Este film inspirado en un suceso ocurrido en 2002, cuenta la historia de tres jóvenes francesas inadaptadas socialmente, que viven en un mundo de alcohol, violencia y marginalidad. Un día, casi por aburrimiento, asaltan una panadería y matan sin querer al panadero. Dos años después, tras apresarlas la policía se abre un proceso judicial en el que las jóvenes se enfrentarán a la justicia, el mundo adulto y los pecados para encontrar la redención.

Se trata de un film cuyo contenido es muy duro, difícil de digerir, pero en lo formal opta casi por crear una experiencia experimental que menos mal que dura 68 minutos. No es apto para paladares comerciales. La realización es fría y distante, a pesar de que la cámara sigue muy de cerca de las tres protagonistas del largometraje, Valérie Nataf, Ginger Romàn y Noémie Le Carrer que por cierto, la interpretación de las tres chicas es brutal, es buenísima, se entregan a sus personajes en cuerpo y alma. Le Blasco saca lo mejor de ellas, y componen unos personajes muy verosímiles.

Además, consigue crear una coherencia los hechos narrados y su dirección de actores, el diseño de producción de Laurence Vendroux y la dirección de fotografía, creando un tono duro, y que a la gran mayoría les resultará indigesto. Me cuesta ponerle una nota al film porque me ha gustado, pero creo que se sale del contenedor del festival. Así que mi nota personal sería un 8, pero si tengo que tener en cuenta las dosis de acción o aventura le pongo sin dudarlo un 3, porque no posee nada de ello. Es un contundente thriller, que juega con la religión y la marginalidad como telón de fondo. Lo que queda claro es que no deja indiferente a nadie, que polariza la audiencia que lo visiona, y que el trabajo de las tres chicas es extraordinario. Creo que eso nadie me lo podrá rebatir. Pero que no se la recomendaría a cualquiera.

Calificación: 3