Archivo de la etiqueta: Danny Boyle

127 HORAS

Te vas a quedar solo.
Exnovia

El tandem de guionistas Danny Boyle y Simon Beaufoy, tras cosechar mil y una alabanzas con su “Slumdog Millionaire”, regresan a la gran pantalla esta vez adaptando la novela “Between a Rock and a Hard Place” de Aron Ralston. Los hechos que se narran tanto en la novela como en la película son verídicos. Todo comienza un viernes por la noche del mes de abril de 2003, el joven de 26 años condujo hasta Utah para pasar el fin de semana escalando en el remoto y extraordinariamente hermoso Parque Nacional Canyonlands. El sábado comienza su andadura por el cañón Blue John hasta que el desprendimiento de una roca le deja inmovilizado durante 127 angustiosas horas en medio de la naturaleza salvaje.

Los paralelismos que surgirán entre “Enterrado” y el film de Boyle serán inevitables, múltiples y variados. Personalmente, me ha angustiado mucho más esta película. El realismo que dota algunas escenas genera momentos muy tensos, muy dramáticos y alguno un poco gore, pero todo se soluciona si uno se tapa un poco los ojos en un momento muy concreto. Una vez Boyle aprovecha para hacer audacias narrativas y utiliza ingeniosas técnicas visuales para recrear las múltiples y variadas experiencias del protagonista. Por eso, desde que visionas los títulos de crédito te sentirás atrapado durante los siguientes 90 intensos minutos, en los que a ratos te reirás y en otros te estremecerás hasta la médula; y sólo quedarás liberado cuando Boyle ponga los rótulos finales.

Todo ellos se debe a la mezcla de tres grandes talentos, en primer lugar la gran labor del músico A.R. Rahman, os recuerdo que suyo fue el tema Jai Ho de la oscarizada banda sonora de “Slumdog Millionaire” . En segundo lugar el ameno y espectacular montaje obra de Jon Harris, que os recuerdo también realizó el de “Kick-Ass”. Y el tercer puntal en el que se sustenta el novedoso trabajo de Boyle es la fotografía de Enrique Chediak y de Anthony Dod Mantle, dotada de gran colorido y vertiginosos encuadres. Lo más curioso es que han usado todo un repertorio de lentes para obtener resultados muy sugerentes y atractivos. Entre todos consiguen que un lugar tan bello se convierta en una auténtica prisión, que un espacio natural se convierta en el lugar más claustrofóbico del mundo.

Obviamente para que una silla se sostenga bien y con precisión se necesita una cuarta pata, esa es el actor James Franco, que se mete sin pudor alguno en la piel del aventurero Aron Ralston, y nos ofrece lo que se pueda considerar el mejor trabajo de este joven actor norteamericano hasta la fecha.

Lo que más me gusta de este director británico es que no se repite aparentemente, nos cuenta historias distintas, pero narrativamente posee su sello, que puedes distinguir a la legua. Por ese motivo es un director que polariza a la audiencia. No deja indiferente a nadie. Creo que en este caso, aparte de moderneces visuales, que tenerlas las tiene, nos ofrece un relato lleno de tensión, dramatismo y con algunas pinceladas humorísticas que sirven de válvulas de escape al espectador. Además, le sirve para recuperar la brillante tradición de películas que retratan al hombre situado al límite en su lucha contra la naturaleza. Por todo ello os la recomiendo.

Calificación: 7

Anuncios

THE CRAZIES

¡Por Dios! No sigas fingiendo que todo irá bien.
Julie

1, 2, 3… Esas son las veces que te he salvado la vida.
Rusell

Esta nueva versión del clásico de Romero la firma el hijo del presidente de la productora Walt Disney, Breck Eisner, que tratará de mejorarlo ¿si es que lo consigue? Para ello cuanta con Scott Kosar (La morada del miedo,) y Ray Wright (Pulse,) para elaborar el guión, que nos muestra la vida corriente e idílica de David Dutton y su esposa embarazada Judy, que son respectivamente el sheriff y la doctora del pueblo. Estas se verán truncadas al ver como sus conciudadanos comienzan a tener un comportamiento errático que acaba volviéndose salvaje debido a que un avión militar que transporta un virus muy patógeno, llamado Trexie, cae en unas marismas cercanas, de donde todos se nutren para obtener agua para su uso habitual y para regar sus cosechas.

Como veis hay personajes que cambian, pero hay más, sus compañeros de viaje son el ayudante del Sheriff y la enfermera. Pero estos no son los únicos cambios que proponen los guionistas de “Expediente 39” o de “La matanza de Texas” que intentan repetir el éxito obtenido con el citado remake de las hazañas de Leatherface. Ellos apuestan por secuencias cargadas de tensión, así convierten esto en una de “infectados”, pero que a diferencia de la versión de 1973 desaparecen todas las connotaciones políticas subversivas tan típicas de la filmografía de Romero, en las que los zombies eran una suerte de la rabia del proletariado que se sublevaba contra el poder económico establecido. Así las tramas creadas por el creador de la saga de los muertos vivientes están más vigentes que nunca.

Además, esta versión está muy en la línea de por ejemplo, “El alimento de los dioses” cuyo final es tan apocalíptico como el de Romero. Mientras que unos creadores piensan en los alimentos adulterados a otros les daba por adulterar un elemento esencial para la vida, el agua. También se olvidan de toda la crítica al mundo militar, la burocracia o los científicos locos, quedando una trama más blanca, porque no hay trazas de conservadurismo, lo único que hacen es no hablar ni criticar nada. Debéis de saber que George A. Romero realizó su versión en el mismo año que ocurrió el famoso escándalo del Watergate, a la par que finalizaba la guerra de Vietnam. Nadie pone en duda actualmente que estos dos hechos son fundamentales para que los ciudadanos norteamericanos pusieran fin a la confianza en sus dirigentes. Lo curioso es que esta producción está realizada en plena guerra contra el terror (Afganistán) y Bush en tela de juicio con un pie aquí y otro ante la derrota de Obama.

Así los guionistas de esta revisitación aligeran el núcleo de la trama para llevarlo a un terreno más cercano al propuesto por Danny Boyle con “28 días después”. Así Breck Eisner apuesta por crear un producto cercano al terror, poblado de efectismos y estereotipos como el alcalde idiota, los militares despiadados, el malo que hace soniditos que generan mal ambiente, etc. Pero, lo curioso es que funcionan, porque a mi particularmente no me aburrió, me sobraron algunas cosas, pero hay secuencias que están rodadas de una manera brillante como la escena de la segadora en el granero y como se resuelve, así como la del tren de lavado o la del tanatorio, con ciertos toques de humor negro. Eisner parece que ha estudiado muy bien la versión de Zack Snyder  del clásico de “Zombie” para realizar “THE CRAZIES”.

A la pregunta de si la recomendaría, pues que queréis que os diga, entretenida es, punto. Advertíos estáis de que carece del menor atisbo de crítica sociopolítica, es blanca como una patena, a diferencia del remake de Alexander Aja de “Las colinas tienen ojos”. El reparto encabezado por Timothy Olyphant y Radha Mitchell que dan vida al matrimonio están perfectos. Es más, ella Mitchell da a sus interpretaciones momentos dignos de la mejor Scream Queen, para transformarse en otros en una heroína más contemporánea, aportando una cierta entidad dramática a sus personajes.

Eisner, acertadamente, lo que hace es dar ritmo al largometraje en los momentos en los que el original hacía un poco aguas, y sus productores inyectan dinero para que no quede una producción tan modesta como el original y poblándola de efectos especiales. Está bien para los tiempos que corren por la cartelera, y es una apuesta segura.

Clasificación: 6

EWAN McGREGOR AL DESNUDO

Dedicado a Edu y Gon.

Este actor escocés ha ganado mucho con el tiempo, ha conseguido trascender de ídolo de masas con personajes como Obi Wan Kenobi y demostrar que siempre ha sido un gran actor, para involucrarse en proyectos que algunos tacharían o calificarían de raros, como la recienteLos hombres que miraban fijamente a las cabras”. De sus inicios ya os hablamos en otros posts y que podéis leer aquí si no lo hicisteis en su día. Hoy quiero adentrarme en otra característica de los proyectos que suele aceptar y es que le gusta lucir palmito y lo hace con gracia y salero. Comenzaré por orden cronológico.

La primera vez que apareció como su madre le trajo al mundo fue el mismo año en el que debutó en el cine, hablo del año 1993 y de la producción televisiva “The Scarlet and the Black” donde interpretaba a Julien Sorel. Se trataba de la adaptación televisiva de la novela de Stendhal “Rojo y negro” en la que ilustraba la atmósfera de la sociedad francesa en la Restauración. Stendhal representó en el joven llamado Julien Sorel, el modelo de las ambiciones y frustraciones de la época, haciendo ver los problemas que se daban entre las distintas clases emergentes en los años que precedieron a Luis Felipe de Orleans. Dirige esta serie Ben Bolt. Allí nos ofreció todo un recital de desnudos posteriores del actor galés, el más largo es en la secuencia donde sale huyendo mientras es disparado por el marido ofendido.

Tuvimos que esperar tres años para ver sus atributos en la segunda colaboración con el director británico Danny Boyle, hablo obviamente del año 1996 y del largometraje Trainspotting”. Se trataba de la adaptación cinematográfica de la exitosa novela de escritor galés Irvine Welsh. En este caso daba vida al drogradicto Renton. La secuencia en cuestión es en la que el joven protagonista adicto a la heroína hace el amor con Diane y que al finalizar es echado a patadas literalmente de la cama, habitación y por supuesto de la casa. Uno de los polvos más divertidos y cortos del cine, todo hay que decirlo.

En ese mismo año nos volvió a dar todo un recital en paños menores en la gran película de Peter Greenaway The Pillow Book”. En este caso también se trata de una adaptación cinematográfica de la novela escrita por el autor japonés Sei Shonagon. Aquí daba vida a Jerome que pide a su amante Nagiko que escriba de nuevo el libro escrito por su padre, pero ahora sobre su cuerpo y que él lo presentará al editor para su publicación. Nagiko cubre a su amante con un texto que anuncia poéticamente un plan con otros doce más, donde el cuerpo y la palabra se consideran indivisibles. Así que como os podéis imaginar bien McGregor aparecía en pelota picada y podíamos ver su cuerpo cubierto de grafías japonesas.

 

En 1998 se atrevió con una versión, hablo del largometrajeLa sombra de la noche, dirigido por el autor del filme original que no es otro que Ole Bornedal. Aquí interpretaba a Martin Bells, un estudiante que de noche trabaja como vigilante nocturno en un hospital, tiene asignada la vigilancia del depósito de cadáveres. La monotonía de su trabajo se ve alterada desde el día que su amigo James decide utilizar el depósito como lugar para sus juegos morbosos. Pero la situación se complica más todavía cuando se producen una serie de asesinatos de índole sexual, siendo Martin el principal sospechoso del inspector Cray. Bornedal hace un picado en la escena del baño y allí le podremos ver una vez más en paños menores.

En ese mismo año el director norteamericano independiente Todd Haynes le selecciona para su filme Velvet Goldmine para que interpretase a una suerte de James Newell Osterberg, Jr, más conocido por todo el mundo como Iggy Pop en su más pura esencia, gracias al papel de Curt Wild. Esta es la primera vez que aparece McGregor cantando con su propia voz un tema del famoso cantante llamado “Gimme danger”, y obviamente hizo una interpretación en el más puro estilo del artista de Michigan. Así Haynes nos ofreció de nuevo nueva panorámica su miembro viril y posterior del McGregor.

A partir de aquí sufrió un ataque súbito de castidad que le duró todo el rodaje de la segunda trilogía de Star Wars, así en 2003 concretamente en el film Young Adam volvió a ofrecer un desnudo integral posterior. Las gracias se las debéis al director David Mackenzie que en este caso adaptaba la novela escrita por Alexander Trocchi. Aquí era Joe Taylor un joven que encuentra trabajo en una barcaza propiedad de Les y su enigmática mujer Ella. Una tarde Joe y Les encuentran el cuerpo de una mujer flotando en el agua. ¿Accidente?¿Suicidio?¿Asesinato? Mientras que la policía investiga el caso y arresta a un sospechoso, se hace cada vez más evidente que Joe sabe más de la mujer ahogada de lo que dice. Son tres las secuencias donde sale desnudo, inclusive nos ofrece una vista frontal.

La antepenúltima vez que aparecía desnudo en la gran pantalla es en un largometraje realizado en 2008 y que no ha llegado a estrenarse en nuestro país, se trata deIncendiary dirigida por  Sharon Maguire que en este caso se trataba de la adaptación del best seller escrito por Chris Cleave. La historia se centra en una mujer cuya vida es destruida cuando su marido y su pequeño hijo son asesinados en un ataque suicida durante un partido de fútbol. Ella estaba enrollada con un periodista cuando ocurrió todo. Es en ese mismo instante cuando aparece como su madre le trajo al mundo una vez más.

Y ahora os estaréis preguntando cuál es la penúltima, muy sencillo, para eso debéis esperar dos semanas al estreno del nuevo y magnífico trabajo de Roman Polanski llamado “The ghost writer” que en nuestro país la distribuidora la traducido como “El escritor”. Como todos bien sabéis se alzó con el Oso de Plata al mejor largometraje en la última edición de la Berlinale, y que os adelanto, porque un servidor ya la ha visto y se trata de toda una obra maestra, pero eso será motivo de una gran sesión doble, con quién os preguntaréis, eso también es sorpresa. Os prometo que a medida que este actor nos vaya deleitando con más desnudos iremos actualizando este post.

LOS INICIOS DE…EWAN McGREGOR

Lo que nadie duda a estas alturas de la partida es que Ewan McGregor es uno de los actores más aclamados y reputados de su generación, ni Daniel Craig o Jude Law han conseguido alcanzar su status dentro de la industria cinematográfica. Acaba de estrenar en Estados Unidos LOS HOMBRES QUE MIRABAN FIJAMENTE  A LAS CABRAS donde interpreta a Bob Wilton. Le acompañan en el cartel de esta alocada comedia nada más y nada menos que George Clooney, Kevin Spacey o Jeff Bridges. Pero en la videoarena nos preguntamos ¿cuál fue el primer papel cinematográfico de este actor escocés? Cómo fueron sus inicios  antes de convertirse en el fetiche de Danny Boyle.  

Renton le trajo la fama internacional.

El viaje al estrellato de este actor comienza en 31 de marzo de 1971, fecha en la que nace. A los 16 años deja su localidad natal de Crieff para iniciar su carrera teatral uniéndose a Perth Repertory Theatre. Sus padres no tardarían en animarle a que abandonara esta compañía para que se formara como actor.  Así que comenzó sus estudios de arte dramático en Kirkcaldly en Fife y en la Escuela de Música y Drama de Guildhall. Allí compartió estudios con Daniel Craig, Alistair McGowan, David Thewlis o Naveen Andrews, famoso por su papel de Said en “Perdidos” y con el que mantiene su relación de amistad en la actualidad. A los 22 años tras haber interpretado en la televisión a Jimmy en la serie “Family style”, consiguió dar el salto al cine y consiguió su primer papel gracias a Susan Figgis que le ofertó el papel de Álvarez en la película del director escocés Bill Forsyth llamada “BEING HUMAN“, y que en España se tradujo como  “Un hombre perdido en el tiempo”.

Un hombre perdido en el tiempo, 1993.

Una historia dividida en cinco capítulos que recorre la historia de la humanidad a través del personaje de Héctor interpretado por Robin Williams. McGregor aparece en el tercer segmento en un corto y tragicómico papel. Os centro un poco en la trama. El barco español donde viaja esta suerte de héroe temporal naufraga enfrente de la costas de África. Allí los supervivientes pasan hambre y sed. Un par de marineros no se les ocurre la feliz idea de robar y beberse todo el agua que queda. Por ese motivo, Don Pablo jefe de la expedición les castigará a la pena máxima, morir crucificados bajo el sol.  Será Álvarez el que se presente voluntario en lugar de Héctor para ajusticiarlos.

No fue uno de esos comienzos escurridizos como el protagonizado por Sigourney Weaver. McGregor tenía un par de frases. Cortas pero las tenía, y encima se echo una carrerita por la playa.

Un año después Danny Boyle le descubriría y le daría el papel de Alex Law en “Tumba abierta“. En 1995 mientras trabajaba en el programa de televisión “Kavanagh QC” conoce a diseñadora de producción francesa Eve Mavrakis en Francia. Durante ese verano el 22 de julio se casan en Dordogne, Aquitania (Francia) y fruto de esta unión son las dos hijas que tienen, Clara Mathilde y Esther Rose. Un año después daría el salto definitivo a la fama gracias al papel de Mark Renton en “Trainspotting“. Aquí volvería a coincidir con un viejo amigo, ya que ambos habían coincidido durante su debut cinematográfico, hablo del actor Robert Carlyle, que aparecía también en “Un hombre perdido en el tiempo” interpretando en el primer segmento a Shamen. Un vikingo que le robará a Hector su mujer e hija.

Pero las coincidencias en su carrera no acabarán aquí ya que la llave que le abrió las puertas al estrellato vino de la mano de Baz Luhrmann que le ofreció el papel Christian en “Moulin Rouge” y fue George Lucas quien le diera el empujón final al ofrecerle el papel de joven Obi Wan Kenobi en la famosa epopeya galáctica. Aceptó el papel porque su tío el también actor Denis Lawson aparecía en “La guerra de las galaxias” interpretando a Rojo dos en la batalla final en la Estrella de la Muerte.

Denis Lawson es Rojo Dos en "Una nueva esperanza"

En la actualidad, McGregor ha formado una compañía de producción con sus amigos Jonny Lee Miller, Sean Pertwee, Jude Law y Sadie Frost, llamada “Natural Nylon”. Con ella esperan hacer películas innovadoras que no se ajusten a los estándares de Hollywood.