Archivo de la etiqueta: David Slade

ECLIPSE

Vaya, qué sorpresa. “ECLIPSE”, la tercera entrega de la saga CREPÚSCULO, dirigida por David Slade, me ha encantado. Y digo sorpresa porque no puedo decir lo mismo de sus predecesoras. No sé si habrá sido el acierto con el nuevo director o que esta tercera parte tiene más interés en cuanto al argumento se refiere que las anteriores, pero me atrevo a decir que es la mejor hasta el momento. Puede que los actores hayan madurado y, por lo menos físicamente, no me resulten tan “niñatos”. O puede que después de tanta peli de vampiros ya no lo vea tan disparatado y me crea más la historia de amor entre Bella y Edward. No sé qué es, el caso es que me ha gustado mucho más de lo que me esperaba.

Este miércoles 30 de junio se estrena en España y esta vez, no han venido a presentar el film ninguno de los guapos protagonistas. Sí que lo han hecho el director, David Slade y dos de sus actores de reparto, Xavier Samuel y Ashley Greene. Aunque tampoco nos hubiera servido de nada tener al guapo Pattinson o a la bella Kristen porque durante la rueda de prensa, a los periodistas no nos dejaron pasarnos de lo estrictamente correcto a la hora de peguntar. Y las respuestas, igual de correctas, que si todos nos llevamos muy bien, que si los fans nos adoran y les tenemos mucho respeto… bla, bla, bla.

 

Entrando un poco en materia, el nuevo director, David Slade (conocido, sobre todo, por Hard Candy) ha sabido darle a la saga la fuerza que le faltaba. Se nota que ha sido director de videos musicales y creo que eso le ha dado a cada secuencia el dinamismo, velocidad y tiempo perfectos. Su trabajo unido al de la guionista Melissa Rosenberg, ha tenido como resultado un film bastante bueno, con unos actores que han sacado su mejor versión para esta película y un guión que engancha, rápido, que hasta hace reír cuando tiene que hacerlo.

Un guión con calidad. Y un trabajo de luces asombroso, a cargo de Javier Aguirresarobe. La dirección de fotografía no era sencilla, como dijo el director en la propia rueda de prensa. “Trabajar con Javier ha sido maravilloso. Es un profesional que, aunque menos conocido en EEUU, es muy respetado en Europa. Al principio tenía un poco de miedo de que no escuchara mis ideas, pero sí lo hizo. Además, todo el mundo le adoraba y hasta fue votado el más sonriente del set” confesó Slade en la rueda de prensa. “No fue un rodaje fácil porque estábamos ante una paradoja. Todos los directores quieren rodar con sol y nosotros al revés. Lo más difícil era ocultar el sol para que a Edward no le brillar la piel. Pero además es que los días en los que no hacía sol, llovía, así que todo era un problema” comentaba el director.

Lo que tenían más o menos fácil era el argumento. Bella (Kristen Stewart) está decidida a convertirse en vampiro y lo hará después de la graduación. Edward (Robert Pattinson) sigue sin estar de acuerdo pero la convertirá si ella se lo pide. Sólo le pone un condición, tendrá que casarse con él. Pero Bella no lo tendrá fácil porque tiene el corazón dividido entre su frío novio y su amigo Jacob (Taylor Lautner), que pertenece a los hombre lobo, los eternos enemigos de los vampiros. Aunque esta vez harán frente común contra Victoria, la gran enemiga de Edward, que ha reunido a todo un ejército vampiro para acabar con él. En esta carta hay platos para todos los gustos, incluido el duelo de machitos Pattinson-Lutner. ¿Os imagináis quién se lleva a la chica? Se decantará por la blanca palidez del guapo oficial de la saga o preferirá la fuerza y virilidad del hombre lobo?

Eso sí, aunque a mí me ha gustado, que nadie que no espere ver una película de adolescentes que viven como si tuvieran 30 años vaya al cine a ver ECLIPSE. Porque lo que es, es lo que es. Un film para jovencitos (y sobre todo jovencitas) que puede tener seguidores un poco más maduritos, pero al fin y al cabo, es un Harry Potter en versión vampírica. Me gusta comparar las dos sagas porque han seguido un patrón más o menos parecido. Ambas están basadas en best sellers, escritos por mujeres, que relatan historias de ciencia ficción en las que hay amor, lucha, amistad, lealtad… y en las que los protagonistas (que empiezan siendo apenas unos niños) van madurando conforme avanza la historia. Y otro unto sin duda fundamental es el fenómeno fan.

Yo no he visto una cosa igual que con CREPÚSCULO. Me dan hasta pena los protagonistas… por lo visto no pueden ni salir a la calle, o si no que se lo pregunten a Robert Pattinson. Bueno, mentira, no me dan ninguna porque si además, casualmente, son pareja en la vida real. ¿Amor verdadero o verdadero marketing? Y ya no hablemos del cachitas de Taylor Lutner, que en el film aparece más veces sin camiseta que con ella. En fin, que esos abdominales no podían quedarse en el anonimato… Dos cosas más a destacar del film: los paisajes (increíbles…) y la banda sonora (me ha encantado). Desde hoy, ya podéis contemplar un gran ECLIPSE…y sin gafas de sol!!!

Calificación: 8

Anuncios

Crítica “Hard Candy”


“HARD CANDY” es el debut en la dirección del realizador de vídeoclips y anuncios publicitarios David Slade, sobre un guión de Brian Nelson, que hasta ahora sólo había trabajado para el campo televisivo, en series como Louise y Clark o JAG, es decir, nada destacable. Así pues, podríamos decir que es el debut de ambos en el campo del largometraje.
Es de alabar el guión de Nelson, porque ha tenido un momento de brillantez al escribir una historia, que he de confesar que me ha cautivado, por diversos motivos. El primero por utilizar los mitos para realizar una disección sobre una problemática social y llevarnos, como espectadores de la acción, al paroxismo de la controversia, tanto personal como social. El segundo, por no jugar con los estereotipos y los maniqueísmos, dado que la acción en manos de cualquier otro realizador o guionista bien hubiera o hubiese podido acabar en ese territorio, tan obsceno como poco inteligente. El tercero por darle una vuelta de tuerca al mito erotómano de LOLITA durante los primeros veinte minutos del metraje, perfectamente interpretado por Ellen Page, a la que tendremos que seguir de cerca, al igual que ya lo hizo en su momento Natalie Portman, jugueteando con Timothy Hutton en “BEATIFUL GIRLS”, para luego pasar a jugar con otro mito antológico como lo puede ser el de “Caperucita roja”, para retorcerlo hasta el infinito y más allá. Con el que, en su momento, Neil Jordan se trabajó sabiamente en “EN COMPAÑÍA DE LOBOS”, pero todo hay que decirlo, desde una perspectiva más fantástica, a diferencia del caso que nos ocupa, que lo lleva a un territorio más realista.

Slade partiendo de una trama tan sugerente como esta, empieza a eliminar las aristas del guión con mucha sabiduría, dado que la acción posee una gran carga de teatralidad, y me refiero a que juega con un único espacio, por donde se mueven los dos personajes. Así pues, hace un uso de un montaje muy medido, soberbio, dosificando la intensidad de la acción, sabiamente generada al jugar con los fuera de campos, medios y primeros planos, llegando a tener al espectador atrapado a la pantalla sin posibilidad de huida, por muy escabrosa que sea la escena. Todo un ejemplo de cómo realizar un slasher sin violencia gratuita, como en SAW. Además, huye de una fotografía onírica o fantástica, para darnos un brochazo de realidad, tan brutal como su trama, jugando con el color rojo para simbolizar la muerte o la virginalidad de los personajes, presentes o ausentes.
Pero ahí no acaba la ciencia de este artesano, dado que sólo tuvo 18 días para rodar el metraje y un presupuesto escaso. Es un gran director de actores, porque ayuda al poco conocido Patrick Wilson, dado que en nuestras carteleras sólo ha estrenado EL FANTASMA DE LA ÓPERA y EL ALAMO, a crear un personaje con el que es fácil identificarse, llegando a pasarlo realmente mal en algunos momentos de la acción. Eso por no hablar de la labor que hace con la joven actriz, que en sus manos es puro barro moldeable.
Así que nada más me queda que recomendarles el visionado de esta película audaz, intensa, brillante y genial. Que podrá convertirse con el tiempo en una película de culto, y con la que les aseguro que pasaran un mal rato, pero que les dará mucho que hablar a la salida.