Archivo de la etiqueta: entrevistas

ENTREVISTAS «SECUESTRADOS»

Hoy os traigo muchos minutos de entretenimiento para este fin de semana, ya que en el céntrico cine Palafox ayer se presentó a los medios de comunicación la que se convertirá en la cinta más polémica del momento, y que tengo claro que no dejará a nadie indiferente por su potencia visual y narrativa, hablo del largometraje “Secuestrados” del joven realizador Miguel Ángel Vivas. Os recuerdo que la premisa de partida es bien simple. Una familia que vive en un chalet a las afueras de la ciudad y verán como sus vidas se truncan en un instante al ser asaltados por una banda de ladrones del este. Algunos sé de sobra que la habéis visto porque fue la sensación en la última edición del festival de Sitges. Mi opinión ya la conocéis de sobra, pero lo que es inapelable es que se trata de un proyecto singular que se haya emparentado con el cine de Sam Peckinpah y sus “Perros de paja” o con “37 horas desesperadas” de Michael Cimino. Por ese motivo, Videodromo se desplazó para cubrir el evento y entrevistar a todo el elenco, así como realizaros un resumen de la rueda de prensa a la que tuve ocasión de asistir.

ENTREVISTA BORJA PENA-PRODUCTOR

ENTREVISTA ANA WAGENER-ACTRIZ

ENTREVISTA MANUELA VELLÉS-ACTRIZ

ENTREVISTA MARTIJN KUIPER Y DRITAN BIBA-ACTORES

ENTREVISTA GUILLERMO BARRIENTOS-ACTOR

ENTREVISTA MIGUEL ÁNGEL VIVAS-DIRECTOR

RUEDA DE PRENSA-RESUMEN

Anuncio publicitario

DIEZ MINUTOS CON BORJA COENAGA

Amigos y lectores de Videodromo hoy retomamos la sección «Diez minutos con…» para finalizar la cobertura de la cobertura de la gran comedia «No controles». Así que dejaré que sea Borja Coenaga quien os convezca para acudir a las salas a verla.

NO CONTROLES-ENTREVISTA AL EQUIPO

Hoy para despedir la semana os dejo con la entrevista realizada a los miembros del equipo artístico del film “No controles”. Tanto si la habéis visto como si estáis pensando en acudir a las salas de cine a ver el nuevo trabajo de Borja Cobeaga, podréis disfrutar de esta pieza. Así que sólo me queda deciros, buen fin de semana, disfrutad de vuestros Reyes, y hacer un hueco en vuestras apretadas agendas sociales para acudir a ver esta comedia divertida.

FÉLIX FERNÁNDEZ DE CASTRO Y MIGUEL GALLARDO

«María y yo», el documental sobre la niña con autismo de Félix Fernández de Castro basado en la obra de Miguel Gallardo, ha conseguido aguantar una semana más en las siguientes salas:

Barcelona: Verdi Park, Cinemes Méliès y Alexandra.
Girona: Cine Albeniz
Lleida: Cine Rambla 
Madrid: Cines Verdi y Pequeño Cine Estudio.
Bilbao: Multicines 7
Vitoria: Cien Guridi.

Mi estimado colabrorador Victor Guybrush acudió al pase de prensa y aprovechó para charlar un rato con sus autores, de ahí nacen estas dos breves entrevistas realizadas al director y al protagonista y autor del cómic para conocer un poco mejor el proyecto y que os animen a ir a verla antes de que desaparezcan ante los blockbusters veraniegos de turno.

En primer lugar, el director Félix Fernández de Castro habla del documental:

Victor Guybrush: ¿Fue difícil convencer a Miguel Gallardo para llevar  la historia de su hija María al celuloide?

Félix Fernández de Castro: Fue fácil convencerle, el proyecto enseguida le sonó bien. Inicialmente había dudas, sobre todo respecto a María, porque no es lo mismo una caricatura que la persona verdadera frente a la cámara. Recuerdo que me Gallardo me dijo “ojo, que maría es muy heavy”, refiriéndose a que la caricatura deja cosas fuera, pero la cámara no, así que el personaje es más descarnado. Pero estas dudas solo se plantearon al principio porque la personalidad de María consigue romper las barreras que tiene y hacer empatizar a cualquiera con ella.

VG: El tono de «María y yo» contrasta con el tema tan duro que trata

FF: Eso fue lo que me fascinó del cómic. Lo primero fue que me lo pasé muy bien leyéndolo, y lo segundo el tono, que es muy sorprendente para tratar un tema como este, porque es una discapacidad contada con humor, con ironía incluso, pero sin condescendencia. Es un tono muy honesto, y es lo que hace que sea la excepción de la regla.

VG: La animación es un recurso muy utilizado en María y yo que no suele verse en muchos documentales

FF: Los dibujos eran una exigencia del guión. Hacer un proyecto con Miguel y no meter sus dibujos es algo imposible. La animación que metimos en María y yo ayuda sobre todo en la parte más biográfica, de la que solo teníamos datos pero no imágenes.

VG: ¿Qué otros documentales han influido en este? ¿American Splendor?

FF: Bueno, más que American Splendor la principal influencia es sobre todo el documental de The Devil and Daniel Johnson, que tiene bastante que ver con el tema que se toca en María y yo y que es una película que hay que ver.

VG: ¿Algún proyecto en el futuro próximo?

FF: Me encantaría hacer ficción, tengo también ideas de documental pero no tengo nada definitivo aún.

Y por último Miguel Gallardo habla de la película desde el punto de vista interno:

Victor Guybrush: ¿Cómo surge el proyecto?

Miguel Gallardo: Fue Félix quien se puso en contacto conmigo. Había leído el cómic en un viaje de avión a Madrid y le encantó la historia, le pareció que había material para hacer una película. Así que nos pusimos en contacto con las otras partes, por ejemplo la madre de María, que vive en Canarias, y nos pusimos manos a la obra.

VG: ¿Cómo se tomó María el rodaje?

MG: Ella no era consciente de que estaba siendo parte de una película. Ya conocía a todo el equipo, porque nos pusimos en contacto con ellos antes de empezar a rodar, así que a veces el que estaba más nervioso era yo. Yo me sentía un poco el Gran Hermano, es un poco chocante. Luego ella cuando vio la película… como que le daba igual. Al fin y al cabo no llega al lenguaje abstracto del cine. Ella la ve, le parece bien, ve a sus amigos, se ríe y luego pasa del tema (sonríe).

VG: El tono de la historia contrasta con el tema tan duro que trata

MG: En el libro, y en la película, no hay sensiblería porque tengo  la facultad de poder reírme. Yo no quiero dar pena, ni que María de pena. Yo estoy orgulloso de María.

VG: ¿Está contento con el resultado?

MG: Creo que Félix lo ha hecho fenomenalmente bien. Yo tenía claro que era la película de Félix, y que yo no tenía nada que hacer. 

LOS ACTORES DE MR. NOBODY

¿Conocía el trabajo de Jaco Van Dormael antes de trabajar con él?

Jared Leto: Había oído muy buenas cosas sobre él pero no había visto sus películas. Sólo conocía los títulos. Fue un gran placer descubrir su trabajo. Me impresionaron mucho sus películas y su forma de dirigirlas.

Sarah Polley: «Toto el héroe» es una de las películas más bellas que he visto en mi vida. Jaco tiene una forma de ver el mundo y una imaginación muy especiales. Sus películas no se parecen a ninguna y expresan con contundencia quién es, su humanidad.

Diane Kruger: La verdad es que no sabía quién era. Pero me gustó mucho «Toto el héroe». El guión me encantó y tenía la impresión de que los actores me tomaban de la mano para llevarme a un sueño.

Linh Dan Pham: Había visto «Toto el héroe» y me había encantado. En esa película había toda la poesía y la fantasía que también está presente en Mr. Nobody, ese lado tan conmovedor que nos traslada a la infancia.

¿Cómo llegó a participar en esta película?

Jared Leto: Vi por primer vez a Jaco después de un concierto que di en Utrecht, en Holanda. Me avisaron que iba a venir justo antes de subirme al escenario. Había leído su guión hacía unos mees y estaba totalmente enamorado de la historia. Me acordé de la calidad del texto y de la emoción que había sentido al leer el guión. Así que le dije lo mucho que me había gustado y que estaba totalmente dispuesto a embarcarme en el proyecto.

Sarah Polley: Cuando me enteré que Jaco estaba preparando una nueva película, quise formar parte de ella, costase lo que costase. Se lo dije y no tardé en recibir el guión. Cuando lo leí, comprendí que quería interpretar a Élise. Acordamos vernos en Nueva York. Me dediqué a convencerle que era la actriz perfecta para el papel. Pero lo cierto es que él acudió a la reunión esperando que yo aceptase… Así que era evidente que estábamos en la misma onda. Y eso es lo que ha caracterizado a toda la aventura: todo encajó como por arte de magia. Nunca he sido tan feliz en un plató.

Diane Kruger: Aterricé en este proyecto por casualidad. Había otra actriz para el papel pero al final no lo hizo. Para convencerme, tuve el privilegio de ver un primer montaje de las escenas que se habían rodado con mi personaje y el de Jared de niño.  Era absolutamente sublime. Al día siguiente, me fui a ver a Jaco a Bélgica. En mi primer encuentro con un director, intento vestirme como lo haría el personaje de la película. Me puse un vestido rojo. Cuando llegué, Jaco se quedó alucinado. Sin saberlo, me había vestido como Anna, con el color rojo que es el código visual de todo su universo. Fue el principio de una gran aventura.

Linh Dan Pham: Como la película se rodaba en inglés, Jaco no quería pasar un casting en Francia. Creía que los franceses no hablaban inglés sin acento, algo que era indispensable para el personaje. Peor un día, recibí una llamada de Renaud Alcalde, su primer ayudante. Me explicó que Jaco Van Dormael me había visto en «De latir mi corazón se ha parado» de Jacques Audiard y que quería trabajar conmigo. Su director de casting en Londres me llamó poco después y esa llamada fue como un examen de inglés. Cinco minutos después de colgar, me volvió a llamar para decirme que me enviaba el guión para organizar un encuentro. Fui descubriendo poco a poco la forma de trabajar de Jaco. Dirige bastante pero da mucha libertad.

¿Cómo reaccionó al leer el guión?

Jared Leto: Me quedé alucinado. Aunque parezca un poco manido, para mí, Jaco es un verdadero genio. Su guión tiene una complejidad y una fluidez alucinantes. Lo que escribe, lo que transmite es singular, original, único. Está muy lejos de los conformismos, de los clichés de Hollywood que suelo leer. Para un actor, trabajar con él es un regalo de incalculable valor.

Sarah Polley: Lo leí y lo releí varias veces. No sé si lo hice porque no acababa de comprenderlo o por el placer de volver a sumergirme en esa maravilla. Sumergirse en ese guión es como devorar una gran novela. Se lo hice leer a toda mi familia y nos dio pie a muchísimas conversaciones.

Diane Kruger: Cuando lo leía, me daba cuenta de la suerte que tenía. Era un proyecto maravilloso. Es cierto que no es un guión fácil de leer porque es muy complicado, pero enseguida me vino a la mente lo que sentí al ver «Olvídate de mí» de Michel Gondry. Todas esas preguntas que surgen cuando tenemos que elegir en algún momento de nuestras vidas. Además, me pareció que el personaje de Anna era el más poético, el papel con el que el espectador quiere identificarse.

Linh-Dan Pham: Retrocedí muchas veces a medida que avanzaba en la lectura del guión. Me preguntaba cómo se las iba a arreglar Jaco para meter tantas ideas en una película. Pero supuse que se parecería a «Toto, el héroe», así que no dudé ni un segundo. ¡Además, Jaco hace una película cada diez años, así que no me la iba a perder!

¿Cómo definiría su papel?

Jared Leto: Mr. Nobody somos todos y nadie al mismo tiempo. Una ilusión. El fruto de los sueños. Representa al mismo tiempo el amor, la esperanza, la vida y la muerte. Sin lugar a dudas es el personaje más difícil que he interpretado jamás. Era un verdadero desafío interpretar todas esas vidas concentradas en un solo personaje durante todo el rodaje, sin perderse nunca.

Sarah Polley: Élise es una mujer joven con mucho amor dentro de ella. Quiere ser la mejor madre pero no lo consigue. Así que se siente frustrada por su incapacidad de vivir como le gustaría, y todo se debe a su depresión. No comprende por qué no lograr salir adelante. Así que con el tiempo, desarrolla un sentimiento de vergüenza y de culpa con relación a su marido y a sus hijos.

Diane Kruger: En mi opinión, Anna es el personaje más completo de todos. En cada una sus vidas, va hasta el final. Se casa con un hombre y cumple hasta el final con su promesa de no enamorarse de nadie más. En cierto sentido, es la mujer que me gustaría ser…

Linh Dan Pham: Se llama Jeanne. Ama apasionadamente a Nemo Nobody pero él no la quiere. Su relación es un malentendido. Ella creía que era sincero y que la amaba profundamente. Pero cuando crean una familia, se da cuenta de que en su relación falta algo, que él está ausente en cierto sentido. Creo que ese tipo de historias son muy frecuentes. Yo misma me he hecho muchas preguntas con respecto a la pareja. ¿Cómo evoluciona el amor con el paso del tiempo? Cuando la pasión se marchita, ¿el amor se va también? Y además, se demuestra que las vidas aparentemente perfectas pueden no serlas en la realidad. Porque todo parece ir bien entre Jeanne y Jaco: un matrimonio maravilloso con unos niños preciosos en una casa fantástica. Pero las cosas no funcionan. ¡Es trágico y me provoca muchas emociones!

¿Como se preparó para la película?

Jared Leto: Por encima de todo, me apoyé en el guión. Confiaba plenamente en lo que había escrito Jaco. Así que basándome en eso, puse a trabajar a mi imaginación… Pero había que recordar en todo momento que una sola y misma persona es la que vive todas esas vidas. Esta película rompe muchas reglas ya que yo interpreto a un personaje con muchas ramificaciones diferentes. Así que mi meta fue conseguir interpretar doce versiones distintas de la misma persona, según las decisiones que toma. Tenía que construir las diferencias que hay entre ellas sin alejarme de una base común. Trabajar todos los detalles, hasta los más íntimos.

Sarah Polley: La verdad es que no me ha parecido un personaje difícil. Tenía muchísima confianza en Jaco y todo discurrió de forma muy natural. Hablamos y esas conversaciones me despejaron todas las dudas. Cuando sabes que un director confía en ti, y que es recíproco, no tienes miedo a nada. Todo fluye con naturalidad. Uno busca dentro de sí lo que necesita el personaje, pero sin forzar nada. Además en el plató reinaba un ambiente muy alegre y amistoso. En esos momentos es cuando la profesión de actriz se convierte en la profesión más maravillosa del mundo.

Diane Kruger: Por supuesto, Jaco me habló mucho sobre la forma en la que él veía al personaje.  Pero son los trajes y sobre todo el hecho de ser morena lo que me ayudó a convertirme en Anna. Jaco define con una precisión poco habitual el universo de cada personaje. Esa Anna no se parece nada a lo que yo soy en la vida real, pero me resultó bastante fácil fundirme con el personaje.

Linh Dan Pham:  Jaco da mucha libertad desde el principio. Yo me dediqué sobre todo a trabajar mi acento inglés. Tuve un profesor que después también iba al plató. Y me di cuenta que en las tomas en las que el acento era bueno, la interpretación también lo era. En lo que se refiere al personaje, fue mucho más sencillo. Sé muy bien lo que es estar locamente enamorada. ¡No tuve que investigar mucho ni recurrir al Actor’s Studio!

Cuéntenos cómo es Jaco en el plató…

Jared Leto: Enseguida te das cuenta de que Jaco ama a los actores. Además, sabe muy bien lo que quiere y lo comunica de forma muy precisa. Es encantador, y una persona absolutamente exquisita. El diálogo siempre está abierto. Cuando tenía ideas muy precisas sobre lo que quería hacer, y sobre todo en las en las escenas en las que interpreto a Nemo de anciano, me escuchaba y me animaba. Creo que en los ensayos fue cuando hice verdaderamente feliz a Jaco por primera vez. Vio que había comprendido lo que quería y que mis propuestas eran la prolongación de sus ideas. Estábamos haciendo la misma película. Así que al final, lo que se ve en la pantalla no es mi interpretación sino la de Jaco. Todos hemos hecho esta película para él. Es un gran artista. Alguien poco común tanto en el plano humano como profesional.

Sarah Polley:  Jaco es alguien profundamente alegre que sabe compartir su entusiasmo. Siente una empatía permanente con sus actores. No deja nunca de mirarte. Está siempre con nosotros. Se siente uno seguro. Es la mejor forma de dirigir a los actores.

Diane Kruger: Un director suele tener una mirada de deseo por su actriz. Pero Jaco ama a sus personajes. Está enamorado de ellos, en el sentido más puro de la palabra. Lleva diez años escribiendo este guión así que se sabe de memoria todos los detalles íntimos de cada personaje. Ha  vivido con todos ellos. En el plató, no me miraba a mí, a quien miraba era a Anna. Fusionó todas las ideas que yo tenía sobre el personaje, de forma muy natural, y supo encontrar las palabras clave para desbloquear una situación o una escena difícil.

Linh Dan Pham: ¡Siempre está de  buen humor! Siempre dice que la vida es demasiado corta y que hay que divertirse lo más posible. Así que se rodea de personas que ama. Cuando te escoge, te abre los brazos y los brazos de su familia cinematográfica. Así que el rodaje fue muy agradable, muy distendido, y eso te permite dar lo mejor de ti. Me gusta su idea de que el arte no tiene que hacer sufrir. Además, técnicamente, da mucha libertad y va corriendo a medida que transcurren las tomas. En general no necesita hacer muchas tomas. Pero eso no quiere decir que se le escape ningún detalle. Esos pequeños detalles que pueden pasar desapercibidos, como una mirada furtiva, pero que son los que conforman una escena.

Jared Leto: Ha sido un rodaje muy largo y complicado. Tuvimos que cambiar nuestras costumbres durante seis o siete meses. ¡Algunos días tenía que manejar cuatro Nemo Nobody diferentes! Viéndolo con perspectiva, diría que mi enfoque ha sido bastante científico, muy cerebral, para no perderme. Después pude contar con la mirada de Jaco que te acompaña y te lleva. Fueron momentos magníficos, sin dramas, sin preocupaciones insalvables, con una gran fluidez. En el plató había una sensibilidad totalmente desconocida para mí. La mayor parte del equipo ya había trabajado con Jaco en sus anteriores películas. Se notaba que respetaban muchísimo su trabajo. Lo digo y lo repito, ha sido un gran privilegio formar parte de esta familla para vivir esta aventura.

Sarah Polley: Gracias al ambiente que sabe crear Jaco, disfruté muchísimo formando parte de este equipo. No tuve necesidad de aislarme para concentrarme en las escenas más difíciles. Sólo lo hice los primeros días porque quería asegurarme que iba a ser capaz de acceder a ese pozo negro en la que Élise llega a perderse. Pero enseguida comprendí que no tenía necesidad de estar sola en mi rincón, intentándolo verlo todo negro para alcanzar ese estado. Todo el equipo estaba tan entusiasmado con el trabajo de Jaco que no sentíamos ningún peso.

Diane Kruger: El ambiente era muy alegre. He estado en platós donde el ambiente era muy agradable, pero este era como una familia, algo que no había visto nunca. Jaco conocía a casi todos los técnicos desde hace muchos años. Así que durante el rodaje no tuve la impresión de trabajar. De hecho, cuando no me tocaba rodar, iba al plató a ver a los demás o simplemente a estar un rato con ellos.

Linh Dan Pham: El rodaje fue muy largo así que pensaba que sería difícil volver a integrarme en el equipo. No es una situación fácil. Pero lo cierto es que cada vez que volvía me daba la impresión de que nos habíamos despedido la víspera.

¿A qué escena le tenía más miedo?

Jared Leto: Lo que más me preocupaba era interpretar el papel de Nemo casado con Élise, que encarna Sarah Polley. Es el papel que menos se parece a mí. Jaco escribió este personaje como alguien que no sabe qué hacer, ni cómo, ni cuándo, que se siente totalmente impotente ante la angustia de su mujer. En esas escenas me sentía un poco perdido. Me daban ganas de ser mucho más fuerte que el personaje. Además, yo no tengo hijos, así que encarnar a Nemo como padre de tres hijos, no fue nada fácil. En esos momentos del rodaje fue cuando me puse más nervioso. No tenía referencias. Pero Jaco tuvo mucha paciencia conmigo y me ayudó muchísimo.

Sarah Polley: La escena del cumpleaños de la hija de Élise. Estaba aterrada porque tenía la sensación de humillarme delante de los niños al encarnar a esta madre un poco desquiciada. ¡Creía que los niños me iban a mirar con mala cara y que pensarían que yo también estaba un poco chiflada!

Diane Kruger: Interpretar escenas románticas no es nada sencillo. Es fácil caer en los tópicos. Sobre todo porque las que vive Anna son siempre extremas: ya sea en las rupturas como en los reencuentros. Había que ir con cuidado para no forzar demasiado. Eso es lo que más me preocupaba…

Linh Dan Pham: El escena en la cama en la que Jeanne se enfrenta a Nemo Nobody y le reprocha que no la quiera de verdad. Le dice que ni siquiera sabe cuántos terrones de azúcar pone en el café. Me daba miedo por su carga emocional pero también porque es un momento clave de su historia. Jeanne intenta salvar su relación pero se da contra un moro porque Nemo no reacciona.

¿Si tuviera que quedarse con una imagen de esta aventura, cuál sería?

Jared Leto: Hay tantas. Hemos rodado en Bruselas, Amberes, Montreal, Londres y Berlín. Este tipo de experiencia sólo la vives una vez en la vida. Así que estoy muy agradecido a Jaco por su invitación y su confianza en mi trabajo. Espero que la película sea como él la había soñado. Trabajar con él ha sido un gran placer. ¡Si Jaco está contento, yo también estoy contento!

Sarah Polley: De lo que más me acuerdo es que siempre me estaba riendo. Puede parecer extraño teniendo en cuenta al personaje que interpreto. Pero es la pura verdad. ¡Es lo que ocurrió!

Diane Kruger: De todos los momentos maravillosos que viví, el más inolvidable es sin duda mi último día de rodaje. Sarah y Linh Dan ya habían terminado. A Jared todavía le faltaban diez días y yo era la última actriz que quedaba. Jaco lloraba y Philippe (Godeau) estaba tristísimo… Fue muy emotivo y se ha quedado grabado en mi memoria.

Linh Dan Pham: El día en que, en Canadá, rodamos las tres bodas de Nemo Nobody con sus tres mujeres, Diane Kruger, Sarah Polley y yo. Justo antes, Jared nos había explicado que a cada una le correspondía un tipo de beso. Pero yo tuve derecho al sexy kiss. ¡Y fue genial!

RIC O’BARRY Y LOUIE PSIHOYOS

Abrimos la semana y mantenemos el tema, queremos seguir hablando del largometraje “THE COVE”. Por eso reproducimos estas dos entrevistas que nos ha facilitado la distribuidora en España.

Ric O’Barry, os comentaba el pasado viernes que lleva años luchando por dar a conocer lo que ocurre en esa cala de Taiji.

P: ¿Se sorprendió cuando Louie decidió tratar de hacer un largometraje documental sobre lo que estaba ocurriendo en la cala?

O’Barry: Me impresionó mucho, porque pensé que podría ser demasiado gráfico. Pero lo más increíble que han logrado Louie y Fisher Stevens es convertirlo en un filme comercial. Es toda una hazaña. Los espectadores se ríen, lloran y salen del cine diciendo: «¿Qué puedo hacer?». Estoy entusiasmado, porque cuanto mas popular sea la película, más impopular será la caza de delfines en Japón, y realmente creo que estamos a punto de poner fin a estas matanzas y, muy posiblemente, a la caza de pequeños cetáceos.

P: Usted empezó como adiestrador de delfines y ahora se opone a mantener a los delfines en cautividad. En la película habla de lo mal que lo pasó cuando murió el delfín Kathy, pero antes de eso, ¿había ya empezado a cuestionarse si era ético lo que estaba haciendo?

O’Barry: Sí, durante el rodaje de «Flipper» ya había empezado a cambiar de opinión, pero en nuestro sector llamamos a eso «ponerse las orejeras». Era joven, tenía un trabajo glamuroso y fácil, y conducía un Porsche. Tras la muerte de Kathy, me quedé destrozado. Ir a Bimini fue un acto propio de alguien que estaba enloqueciendo, en cierto modo, pero también un acto de pura pasión.

P: ¿Qué opina de los adiestradores que acuden a lugares como Taiji con el fin de comprar delfines para espectáculos y acuarios?

O’Barry: Muchos adiestradores se justifican diciendo que es para fines «educativos y de investigación», pero realmente no me entra en la cabeza cómo treinta adiestradores pueden estar en el agua en Taiji con estos animales traumatizados y mirarles a los ojos sabiendo lo que están haciendo. No lo comprendo, en serio. Entiendo por qué lo hacen los pescadores; para ellos es una tradición y creen realmente que no hay diferencia alguna entre un delfín y un pez, aunque pasan por alto el hecho de que la carne de delfín es tóxica. Pero los adiestradores con los que todavía estoy en contacto han encontrado maneras de hacer la vista gorda. Les apetece hablar sobre cómo enseñar nuevas piruetas a los delfines, pero no quieren hablar de las capturas ni las matanzas.

P: A muchas personas les sorprenderá saber que la caza de delfines es legal en Japón. ¿A qué se debe esta legalidad?

O’Barry: Existe cierta prohibición de caza de ballenas, pero no afecta a los delfines y otros pequeños cetáceos. No obstante, es obvio que el tamaño no importa; los delfines son cetáceos y su sufrimiento es el mismo. Lamentablemente, la International Whaling Commission [la Comisión Ballenera Internacional], como puede ver en la película, está muy relajada en sus obligaciones y bajo la influencia de abogados corruptos. Poco ocurre en sus reuniones.

P: Usted también subraya que, al margen de las cuestiones éticas, el riesgo para la salud humana es importante, porque se ha demostrado que la carne de delfín, que todavía se comercializa en Japón, está altamente contaminada con mercurio.

O’Barry: Lo que hemos descubierto es que la carne de delfín es puro veneno. Contiene más mercurio que el pescado que hizo enfermar la ciudad de Minamata, uno de los casos más graves de intoxicación por mercurio de la historia moderna. Pero la población japonesa desconoce estos datos. Esperemos que esta película consiga lo que no han conseguido los periódicos y las televisiones de Japón: hacer público que se ha tenido engañados a los japoneses durante años. Se trata de un auténtico delito, porque la constitución japonesa dice que los ciudadanos tienen derecho a acceder a esta información. Todavía no hay estudios médicos sobre los efectos del consumo de carne de delfín contaminada con mercurio, pero hemos conocido a personas que dicen estar perdiendo la memoria o la audición, y esto es muy preocupante.

P: ¿Qué tiene que ocurrir para que cesen las cazas de delfines?

O’Barry: En primer lugar, hay que tener en cuenta que la industria recreativa en torno los delfines genera 2.000 millones de dólares sólo en EE.UU., y esto es lo que está provocando estas cazas. Pero la solución también debe proceder del interior de Japón, del pueblo japonés. Aun así, me han informado de que la presión exterior, lo que los japoneses denominan gaiatsu, puede ayudar.

P: ¿Qué tipo de gaiatsu podría funcionar?

O’Barry: Boicotear a Japón o los productos japoneses no es una buena idea. Esto no tiene nada que ver con Japón ni con la cultura japonesa. La mayoría de los japoneses con los que he hablado se oponen a la caza de delfines y desconocen por completo la corrupción que ha llevado al Gobierno a permitir que siga vendiéndose carne de delfín contaminada con mercurio. En nuestro sitio web (www.savejapandolphins.org), sugerimos que la gente llame a la embajada japonesa para pedir que se detengan las cazas de delfines. También creemos que EE.UU., en particular el presidente Obama, puede ejercer más presión sobre Japón. Desde Nixon, todos los presidentes estadounidenses se han declarado contrarios a la caza de cetáceos pero nunca han hecho nada al respecto. Han permitido que se mantenga el statu quo. La mayoría de los políticos de EE.UU. no saben que en Japón todos los años tiene lugar la mayor matanza de delfines del mundo, por lo que tenemos la esperanza de que esta película constituya una verdadera llamada de atención.

P: ¿Hará esta película que usted corra todavía más peligro a su regreso a Taiji?

O’Barry: Lo cierto es que no puedo estar más en peligro que ahora. En Taiji tengo que ir disfrazado: incluso he llevado un vestido de mujer, los labios pintados y una peluca para pasar desapercibido. En cuanto te detienen en Japón, te quitan de en medio para siempre, de modo que es crucial que no encuentren motivo alguno para detenerme. Ese es también el motivo por el cual los pescadores nos filman: esperan poder pillar a alguien haciendo algo por lo que la policía podría detenerle. Pero todavía es más peligrosa la yakuza, la mafia japonesa, que está muy implicada en la caza de cetáceos y en la industria pesquera de Japón. En Taiji he empleado mucho tiempo en simplemente tratar de no meterme en problemas. Se trata de un juego del gato y el ratón que no ha terminado.

P: Con todo por lo que ha pasado usted —angustia, prisión, peligro de muerte— al tratar de salvar a los delfines, ¿sigue siendo optimista?

O’Barry: Si le digo la verdad, me resulta muy difícil ver The Cove, no tanto por lo que se ve, sino por lo que no se ve, que es el resto de mi vida: los nacimientos, muertes, celdas de prisión y salas de tribunales que ha habido detrás de lo que aparece en pantalla. Pero no hay nada que me emocione tanto como ver al público ovacionando ocho veces la película en Sundance y conseguir que la gente salte, literalmente, con un: «¿Qué puedo hacer?». El mensaje principal que quiero transmitir es que hay una esperanza real. Creo que es muy posible que podamos cerrar esta cala y, si lo logramos, esto va a ser un gran paso hacia la prohibición de la caza de cetáceos de todo tipo. Aquellos que quieran ayudar, pueden visitar el sitio web http://www.savejapandolphins.org.

Louie Psihoyos, uno de los fotógrafos más solicitados del mundo y uno de los fundadores de la Ocean Preservation Society (http://www.opsociety.org), conoció —o mejor dicho, no conoció— a Ric O’Barry en un congreso de ciencias marinas, en cuya jornada inaugural O’Barry iba a ser uno de los conferenciantes principales.

P: ¿Qué le impulsó a hacer una película sobre Ric O’Barry y su trabajo en Taiji?

Psihoyos: Al principio sentí curiosidad acerca de por qué no se le había permitido hablar en ese congreso. Luego, cuando le encontré, me explicó que iba a hablar sobre una cala secreta de Japón, donde los traficantes de delfines seleccionan a la mayoría de los delfines destinados a delfinarios y parques marinos. Me contó que mataban a los delfines que no elegían y vendían la carne para su consumo en comedores escolares. Para mí era inconcebible una cultura que matara a los delfines, y la siguiente semana Richard me invitó a acompañarle a Taiji, la pequeña población que guarda este gran secreto.

P: ¿Cómo era Taiji?

Psihoyos: El pueblo parecía sacado de una novela de Steven King: externamente todo el pueblo mostraba un profundo respeto y amor por los delfines y las ballenas, pero lo que estaba ocurriendo en la cala secreta componía otra historia que yo estaba decidido a desentrañar. La cala secreta es una fortaleza natural. Está protegida por tres lados por abruptos acantilados. La entrada que hay en un lado está cercada por altas rejas puntiagudas con alambre de espino, y hay otros dos accesos por túnel que están custodiados por guardias y perros. Después de que Richard me enseñara el pueblo, me puse en contacto con la oficina del alcalde y con el sindicato de cazadores de delfines: mi intención era escuchar su versión de la historia y contar la historia de forma legal. De repente me di cuenta de que me estaban siguiendo; me pusieron vigilancia las 24 horas mientras estuve allí. Pero el pueblo no tenía el más mínimo interés en colaborar, estaban ganando demasiado dinero con el comercio de delfines como para arriesgarse a perderlo debido a la presencia de un periodista. El alcalde me advirtió de que podían herirme o matarme si me acercaba demasiado a los cazadores de delfines o a la cala secreta. La cala, por extraño que parezca, está en medio de un Parque Nacional que se encuentra justo en el centro del pueblo, entre el ayuntamiento y el museo de las ballenas. Richard me dijo que para entrar en la cala secreta se necesitaría un cuerpo de élite de la Armada estadounidense, y en cierto modo lo conseguí, pero mi cuadrilla era más bien un equipo del tipo «Ocean’s Eleven».

P: Se trata de un grupo de personas muy ecléctico. ¿Cómo reunió al equipo?

Psihoyos: Recluté a mis amigos Mandy Rae-Cruickshank y Kirk Krack para que nos ayudaran a instalar cámaras submarinas e hidrófonos. Mandy ha sido ocho veces campeona mundial de apnea. Puede contener la respiración durante seis minutos y medio y llegar a una profundidad de hasta 90 metros y volver con su propia fuerza. Su marido, Kirk, es también un experto en buceo libre. Un ex ayudante de fotografía mío había pasado a ser el jefe de producción de moldes en ILM, Industrial Light and Magic, en el departamento 3D de Lucas, y nos ayudaron a crear rocas falsas que nos permitieran esconder cámaras de alta definición y micrófonos. Un experto en electrónica que había formado parte de las Fuerzas Aéreas Canadienses nos ayudó a modificar las cámaras dotadas de disco duro para equiparlas con discos duros de mayor capacidad y alimentarlas con baterías especiales, como las que se utilizan en las expediciones al Everest. También nos ayudó a construir vehículos aéreos no tripulados para poder contar con imágenes y cobertura aéreas: un helicóptero teledirigido con una cámara de alta definición giroestabilizada debajo y un zepelín con cámara teledirigida. Unos amigos piratas de las islas me ayudaron a colocar las cámaras, y muchas noches estuvimos escondidos con ropa de camuflaje y la cara pintada. En muchas ocasiones burlamos a los guardias y a la policía gracias al uso de cámaras térmicas militares de alta definición, que nos permitían detectar movimiento en las colinas, y de toda una serie de estrategias de diversión.

P: ¿Cuáles fueron sus mayores retos durante el rodaje?

Psihoyos: Indudablemente, The Cove no es la típica producción cinematográfica. La mayor parte del trabajo se llevó a cabo en plena noche, de forma encubierta, y nuestro principal reto fue tratar de evitar que nos mataran o que nos detuvieran y nos encarcelaran durante meses. Nos enfrentamos también a otros problemas. Justo después de crear nuestra productora sin ánimo de lucro conocí a Steven Spielberg, que me aconsejó, a raíz de su experiencia en Tiburón, que nunca trabajara en embarcaciones o con animales, porque es muy impredecible y supone un elevado coste. Pues bien, en The Cove utilizamos muchas embarcaciones y tuvimos que trabajar con un montón de animales de gran tamaño poco dispuestos a colaborar. Fue la pesadilla de un director primerizo.

P: ¿Le ha cambiado el hecho de dirigir The Cove?

Psihoyos: He sido vegetariano, o mejor dicho, pescetariano, durante 20 años. Como pescado, pero nada que tenga patas. De hecho, no como ningún tipo de pescado que se encuentre muy arriba en la cadena alimentaria, porque durante el rodaje de esta película averigüé que estoy intoxicado con mercurio, en niveles muy elevados, debido al consumo de superdepredadores, peces que están en la parte más alta de la cadena alimentaria, como atunes, agujas, lubinas estriadas y meros. Mi relación con los animales ha cambiado considerablemente a raíz de esta película. Ahora soy todavía más respetuoso con toda la vida animal, porque en cuanto te percatas de su difícil situación no puedes volver a cerrar el corazón. El cerebro de los delfines es de mayores dimensiones que el de los humanos, tiene más pliegues para las neuronas. Estos mamíferos tienen un sexto sentido, un sónar, y, que se sepa, son los únicos animales salvajes que acuden a rescatar a los humanos. Son legendarios por sus extraordinarias hazañas compasivas desde que el hombre ha tenido la capacidad de escribir. Siempre han acudido a rescatarnos, y pienso que ya era hora de que alguien intentara rescatarlos a ellos.

P: ¿Qué es lo más sorprendente que ha descubierto al dirigir esta película?

Psihoyos: Que en Japón se oculta de forma sistemática información relativa a la contaminación por mercurio y a la caza de delfines. Los japoneses confían en el Gobierno, pero el Gobierno no quiere que conozcan cierta información básica que concierne a la salud pública, en particular que la contaminación de la carne de delfín es muchas veces superior a lo que las normas sanitarias del país permiten. La corrupción abunda y hay gente que se aprovecha de esta desinformación.

P: ¿Ha habido algún progreso desde que se marchó de Taiji?

Psihoyos: Antes, la carne de delfín formaba parte de los menús de los comedores escolares del país. Esto ha dejado de ser así este año. Ric O’Barry y nuestra organización, la Ocean Preservation Society, han contribuido a ello. El trabajo que realizamos con un experto en toxicidad finalmente llegó a varios concejales de Taiji que tenían hijos en edad escolar y que realizaron sus propios análisis de carne de delfín. Estos análisis confirmaron nuestros resultados. Los niños de toda la prefectura de Wakamaya ya no comen carne de delfín contaminada en los comedores escolares. A raíz de esto, se ha destituido al director del Departamento de Pesca nipón, Hideki Moronuki, que había fijado los cupos para la caza de delfines, marsopas y ballenas. Pero la caza de delfines continúa. Tenemos la esperanza de que el año que viene, en cuanto la población japonesa conozca los hechos, habrá una mayor concienciación y esto pondrá fin a los ataques contra los delfines.

P: ¿Puede hablarnos un poco más sobre la Oceanic Preservation Society y cómo se creó?

Psihoyos: El fundador de la Oceanic Preservation Society es el inventor y ángel inversor Jim Clark, un Zelig de nuestros días que creó tres empresas pioneras de la nada. Trabajó duro para salir de la pobreza, y en la universidad participó en el desarrollo de los sistemas informáticos que mandaron al hombre a la Luna. Durante el tiempo que trabajó como profesor en la Universidad de Stanford, inventó el primer chip para motores gráficos 3D, que comercializó con Silicon Graphics, y también el primer navegador comercial de Internet, con Netscape. Tras descubrir que tenía una enfermedad sanguínea poco común, creó WebMd, un portal que permite a médicos y pacientes acceder a la información médica y sanitaria más reciente. Ha estado al frente de la innovación toda su vida, y ha sido además un ferviente submarinista y navegante. Como tal, ha viajado a los arrecifes más bien conservados del mundo, pero a lo largo de su vida también ha presenciado el progresivo deterioro de los océanos. Fundó la OPS con el fin de producir películas e imágenes que fomenten la concienciación acerca de la problemática de los océanos, que también constituye un riesgo para la humanidad puesto que el 70% de las proteínas que consumimos procede del pescado y el marisco, un alimento cada vez más escaso y contaminado.

P: ¿Cómo espera que influya The Cove en los espectadores?

Psihoyos: En primer lugar, espero que la gente deje de llevar a sus hijos a delfinarios y parques marinos donde hay espectáculos de delfines y se ofrece la posibilidad de nadar con ellos: hacer que unos animales tan sensibles e inteligentes realicen piruetas estúpidas para divertirnos no es precisamente la mejor manera de educar a nuestros hijos. En segundo lugar, espero que los japoneses dejen de matar delfines para consumir su carne. Dejando de lado los motivos éticos, toda la carne de delfín es tóxica y no es adecuada para el consumo humano o animal. En tercer lugar, si los delfines y las ballenas están contaminados es principalmente debido al vertido al mar de productos tóxicos derivados de la actividad humana. El uso de combustibles fósiles, en particular el carbón, es una de las principales causas de la acumulación de mercurio en el entorno, de modo que es importante buscar alternativas al carbón si queremos salvar los océanos. En la sede de la OPS, por ejemplo, disponemos de 117 placas solares que ahora generan el 140% de nuestras necesidades energéticas; y tenemos dos vehículos eléctricos que funcionan exclusivamente con energía solar. Todo el mundo puede ayudar con medidas similares.

BEN KINGSLEY Y JAKE GYLLENHALL-ENTREVISTAS

Sir Ben Kingsley es uno de los actores más distinguidos del mundo, famoso por sus trabajos en películas de la talla de “La lista de Schindler”, “En busca de Bobby Fischer” o “Gandhi” por la que se alzó con el Oscar® al Mejor Actor. Últimamente se nos está especializando en villanos de lujo como en “Spieces” o “Los fisgones”. Ahora acaba de estrenar su último trabajo, se trata de la adaptación del videojuego “EL PRÍNCIPE DE PERSIA” por ese motivo publicamos estas entrevistas que nos ha facilitado la distribuidora del filme.

¿Cómo va su primer film ‘taquillero’?
Ben Kingsley:
[Ríe] Es un gran film, ¿cierto? Pero dando esto por sentado, entre “acción” y “corte” uno se encuentra en una zona donde el género, el presupuesto y el tamaño de los sets no hacen diferencia. Lo que importa es lo que ocurre entre nosotros, los actores, y la historia está llena de personajes interesantes que creo que van a suscitar el interés del público.
¿Aceptó usted sin reservas salir a la carga, a caballo y en el desierto, así como aprender a luchar con la espada?
B. K.: ¡Por supuesto! Sonaba maravilloso. Creo que la idea de que yo soy “un actor serio” es un poco una carga; espero ser más un “entretenido” que un “actor serio”. La envergadura del film me resultaba muy atractiva, al igual que el género de aventuras y el grandioso equipo. [El director] Mike Newell me ofreció el papel de Nizam mucho antes de que yo leyera el guión, pero una vez que lo hice, me pareció muy bellamente trabajado. Por supuesto, está sustentado en la narrativa, pero conociendo a Mike y su trabajo, era claro que iba a equilibrar la acción con el personaje, con examinar algunos motivos complejos y la psicología, y así resultó ser. Por ejemplo, me parece interesante que los protagonistas del film no se dividan simplemente en buenos y villanos. Hoy hice una escena en la que de pronto nos damos cuenta de que este personaje que hasta ahora era totalmente encantador y educado posee la capacidad de ejercer una violencia completamente casual. En un instante puede desenvainar la espada, degollar a alguien, guardar la espada y continuar conversando.
Por lo que he visto hasta ahora, su personaje parece particularmente difícil de desentrañar…
B. K.:¡Eso me complace! Diría que mi trabajo es el de ser lo más inescrutable posible, hasta que la gente comience a captar la esencia de lo que está haciendo, ya bien avanzado el film. Nizam tiene una relación especial con Dastan, el personaje de Jake –es quien lo rescató de las calles cuando era niño– y tanto Dastan como sus hermanos no tienen más opción que confiar en él. Usted ha personificado en el cine a muchos personajes de la vida real, en films como Gandhi o Schindler’s List. Prepararse para esos papeles debe de haber implicado mucha investigación.
¿Cómo se prepara para interpretar a un príncipe completamente ficcional del siglo VI en Persia?
B. K.:
Uno piensa en sus emociones, en lo que va ocurriendo en su alma. Nizam está regido por la envidia y el pesar: fue su hermano y no él quien llegó a ser rey. Siempre está pensando: “¡Tendría que haber sido yo!”; y esas emociones nos resultan familiares, ya sea en la antigua Persia, en la política contemporánea o en una pieza de Shakespeare.
Usted hace que suene muy shakespeariano…
B. K.: [Ríe] ¡Cualquier cosa que yo haga termina siendo shakespeariana! Me parece que finalmente llevo todo hacia allí. ¿Hasta qué punto estos asombrosos sets y trajes lo ayudan a entrar en su personaje? B. K.: Oh, ayudan enormemente. Los trajes están confeccionados con telas extraordinarias y uno se siente distinto al vestirlos. Y dondequiera que se mire en el set, se ven superficies maravillosamente detalladas en las que deben de haber trabajado cientos de artesanos. La energía proviene desde donde se pose la vista. Nada es aproximado sino que está todo finamente acabado en los detalles. Y cada día en el set es sorprendente. Simplemente lo veo a Jake [Gyllenhaal] pasar junto a mí a caballo, rápido y temerario, blandiendo su espada y gritando ferozmente. Por cierto, hay grandeza en el film.
¿Qué diferencia hace el tener a Jerry Bruckheimer como productor? Habiendo trabajado con él por primera vez, ¿ha logrado percibir en particular la razón de su éxito?
B. K.: Es su entusiasmo. No se puede fabricar el entusiasmo, y si no se lo tiene en el corazón, nunca se tendrá la energía. Yo lo vi a Jerry caminar por nuestro set en Marruecos con una cámara fantástica, fotografiando cosas, y en su rostro había un enorme goce. No era “¡Esto es mío!” sino “¡Esto es bello!” Hablando de Marruecos, ustedes estuvieron filmando allí durante un par de meses y aparentemente sobrevivieron a inundaciones repentinas y a temperaturas de hasta 51ºC
¿Eso enriqueció la experiencia o alguna vez desearon haber realizado la película en Pinewood?
B. K.:¡Gracias a Dios ni lo pensamos! Creo que para nosotros, como grupo de actores, viajar juntos y enfrentar el desierto es invalorable. Además, trabajar con artesanos locales y tener a esa gente tan bella como extras le agregó textura al film. Este es mi sexta película allí y amo a Marruecos. No es para nada agotador y, en cuanto a los extras, ¡los reconozco de otros filmes anteriores!

La réplica se las da uno de los jóvenes actores más destacados de su generación, Jake Gyllenhaal. “Donnie Darko” le dio a conocer, mientras que con “Brokeback Mountain” y “Zodiac” le llevaron a lo más alto del estrellato. Ahora, el todopoderoso Jerry Bruckheimer, el hombre detrás de éxitos como “Piratas del Caribe” o “La búsqueda”, le ha entregado un papel que seguro que Interpretará en más de una ocasión.
¿Es justo decir que este film es algo diferente para ti? ¿Fue por eso que decidiste hacerlo?
Jake Gyllenhaal: Realmente fue el hecho de que amo ver este tipo de películas, así que es difícil negarse a la oportunidad de estar en la pantalla, actuando en un film así. Hay muchísimos aspectos concernientes a la actuación, pero si uno es una persona muy física, como yo lo soy, es grandioso estar saltando por todas partes, por sobre edificios, montar a caballo, jugar con espadas e intervenir en batallas. Realmente es muy divertido. Y además, si uno va a hacer una película grandiosa, entonces hacerla con personas que saben cómo hacerla, y para eso no hay nadie mejor que Jerry Bruckheimer.
Después de mirar algunas escenas, pareciera que Dastan tiene un poco de Indiana Jones ¿Era esa tu intención?
J. G.: Sí, definitivamente, junto con algo de Daniel el Travieso y todo el resto. Me gusta que Dastan sea travieso, un poco cascarrabias, que casi siempre crea que tiene razón y que sea bastante sarcástico, irónico y por sobre todo muy descarado.
Tú has interpretado a varios personajes basados en personas reales, pero ¿por dónde empezar con un príncipe persa ficticio del siglo VI?
J. G.:
Podría hablarte de montones de investigaciones pretenciosas, pero de verdad empecé con el acento y también con la proyección de la voz. Para que una película así tenga éxito se necesita que todo sea a gran escala, grandiosa y teatral. Trabajé con una instructora de voz, quien trajo textos antiguos. En Los Ángeles, yo me paraba en un extremo de la piscina y ella en el otro, mientras me gritaba: “¡Por encima de la pared, hombre, por encima de la pared!” Era como hacer teatro. Eso me dio más fuego interior, me hizo sentir como un guerrero. También hubo mucho trabajo físico.
¿Cuál implicó a cuál?
J. G.: Fueron seis meses de entrenamiento y, para mí, lo importante es que eso fue muy funcional. Todo lo que hice fue para poder llevarlo al set, no por la estética. Usaba un chaleco antibalas para entrenar y salía a correr con un peso de 20 libras, a fin de simular la armadura, que es muy pesada. Cuando corría llevaba algo en la mano para acostumbrarme a correr con una espada. También practiqué mucho boxeo para asegurarme de estar simétrico de ambos lados, ya que Dastan suele pelear con dos espadas a la vez y todo debe ser simétrico.
¿Nunca pensaste en un doble de escenas peligrosas para que hiciera lo más difícil?
J. G.: [Ríe] No, siempre quiero hacer yo lo más que pueda. Y en las secuencias de lucha soy bastante perfeccionista. Quiero que cada movimiento sea perfecto y me niego a aceptar algo menos que eso. Tú hiciste algunos films grandiosos, pero parece que “El príncipe de Persia” está a una escala diferente… J. G.: Simplemente pensé: “¡Vaya…!” Aún durante los ensayos, cuando vi imágenes de lo que el diseñador de producción estaba planeando, me impactó; y más al avanzar, desde los asombrosos trajes hasta los gigantescos sets y las locaciones en Marruecos. No es sólo la envergadura del film ni su alcance, sino también el detalle en los trajes y en los sets. Puedes doblar una esquina en un set y probablemente sea un lugar que nunca será filmado, pero incluso allí están los detalles: tallas increíbles o bellas tejas. Eso significa que si Mike [Newell] decide que quiere filmar a la vuelta de esa esquina o si yo llego a correr por allí, ya está preparado, pensado. “El príncipe de Persia” comparte su productor con “Piratas del Caribe”.
¿Crees que esta película tendrá un atractivo tan grande?
J. G.: Creo que Piratas del Caribe fue más que una simple adaptación del juego temático del parque, y este film será más que la adaptación del video juego “Prince of Persia”, si bien obviamente este fue el punto de partida. Definitivamente, esto va a ser muy divertido y es una gran historia, pero también tiene personajes interesantes y un sentido de lo épico. Nunca dijimos que esta película es solo para niños o para fanáticos de los video juegos; siempre la concebimos como algo con un atractivo muy amplio. Aunque ahora estoy pensando que todos estamos concentrados en hacer este film lo más sólido y fuerte posible.

REC 2-SEGUNDA PARTE ENTREVISTA

Bueno, lo prometido es deuda aquí teneís la segunda parte del encuentro en el que pudimos hacer, mi estimado Zombi y un servidor, unas cuantas preguntas a esta inquietante pareja de directores, que se han apoderado del liderato de la taquilla española una vez más, tal y como habíamos vaticinado. Quiero agradecer públicamente a los amables compañeros de Vas a ver por facilitarnos la oportunidad. Y llegado a este punto sólo queda hacer una advertencia:  la publico hoy porque presupongo que la gran mayoría de vosotros habeís visto tanto «REC 2» como la primera parte de la entrevista, de no ser así, os recomiendo que espereís y no visioneís estos ocho minutos, porque hay ligeros spoilers. Si la has visto, disfrutarás un montón del resto de la entrevista. Así que una vez más os dejamos con los verdaderos protagonistas, así que señoras y señores, niños y niñas con todos ustedes los geniales Paco Plaza y Jaume Balagueró…

REC 2- BALAGUERÓ Y PLAZA-ENTREVISTA-SEGUNDA PARTE

ABRAZOS ROTOS: ENTREVISTAS

Bueno, con el post de hoy finalizamos esta extensa cobertura del film del manchego de oro, porque  largometraje que hace, película que se convierte en todo un éxito. No sé si con «LOS ABRAZOS ROTOS» será así, pero lo que no cabe duda es que todos iremos este fin de semana a verla. Ahora disfrutad de estas entrevistas, y del qeu para mi fue el momentako de la rueda, me partí la caja.

EL MOMENTAZO DE LA RUEDA DE PRENSA

LA NUEVA GENERACIÓN ALMODOVAR

LOS ACTORES

THE END

El resultado lo veremos en las pantallas y en los blogs amigos.


ABRAZOS ROTOS: RUEDA DE PRENSA

alfieEl pasado 13 de marzo en los cines Kinépolis de Madrid tuvo lugar la presentación mundial a  los medios del nuevo film del director manchego, más famoso del mundo entero, hablamos de «Los abrazos rotos» de Pedro Almodovar. Al evento acudiron cientos de periodistas, como se puede apreciar en la foto. Sólo os digo está tirada con un gran angular y aún así no cabían todos. La expectación al evento fue máxima. Las expectativas por las nubes.  Almodovar arropado por la recién oscarizada Penélope Cruz, Blanca Portillo, Ruben Ochandiano, Lluis Homar, José Luís Gómez y Tamar Novas llegaron puntuales. Fueron muy generosos, a más no poder porque dieron una de las ruedas de prensa más largas que  un servidor haya conocido. Se preguntó en multitud de idiomas,  sobre multitud de temas y los periodistas extranjeros trataban de chapurrear el castellano como podían. Todo en un tono muy divertido, ambiente distendido, en el que no cabían malos rollos a pesar de la intrusión de la prensa del corazón, que hacían preguntas fuera de tono y sobre temas que no eran los estrictamente profesionales (como siempre), porque lo que haga cada uno en su cama es problema del individuo. Así que pillar palomitas y vuestro refresco favorito y sentaos en primera fila a disfrutar de uno de los eventos más importantes de este año, y que como siempre podreís disfrutar aquí, en el VIDEODROMO.

abrazos_01

Yo a las 10 de la mañana cogí primera fila escorado.

abrazos_02

abrazos_04

La troupe al complet0

abrazos_07

abrazos_08

abrazos_11

abrazos_12

abrazos_15

abrazos_18

Esta foto es la que más me gusta, es muy tierna la mirada de Penépole.

abrazos_19

RUEDA DE PRENSA «ABRAZOS ROTOS» PRIMERA PARTE

RUEDA DE PRENSA «ABRAZOS ROTOS» SEGUNDA PARTE

RUEDA DE PRENSA «ABRAZOS ROTOS» TERCERA PARTE

RUEDA DE PRENSA «ABRAZOS ROTOS» CUARTA PARTE

RUEDA DE PRENSA «ABRAZOS ROTOS» QUINTA PARTE

Continuará….