Archivo de la etiqueta: Épico Bond

Épico Bond

Jaime Siles es ensayista y profesor en múltiples universidades europeas. En la actualidad ocupa la cátedra de filología clásica. Tras un breve receso en el que llegó mi estimado Dr Litos, el profesor Siles se encargó de analizar la figura del mito de Bond

Épico Bond por Jaime Siles

Hay dos tipos de identificación: la admirativas, nos alienamos en él, nos dejamos seducir por él. Pero también, a veces es simpatética, es más cuando matar a su mujer, cuando está solo. Nos acordamos del Bond humano.

El héroe es un producto de sus guionistas. Bond es heredero de Oscar Wilde, posee unos atributos dotados de personalidad propia como todos los héroes. Su origen es su propia cultura y a la que sirve. Además, en el caso de Bond hay que defenderla.

Según la clasificación de héroes, Bond pertenecería a los héroes de la épica. James Bond es un héroe que tiene una forma histórica pero no religiosa, porque no hay escrúpulo de conciencia, y es lo que le permite que le podamos perdonar sus faltas como espectadores, porque es un héroe que sufre la ambigüedad. Es necesario para la definición del personaje. Esta a medio camino de la animalidad y la humanidad. A Bond le pasa igual cuando más se acerque a lo animal mejor guerrero será. ¿Qué tipo de héroe es Bond? Es un héroe moderno. Hasta Aquiles sería un héroe antiguo para los ciudadanos de la Grecia clásica. No existe porque representa la moral antigua, del guerrero político. Lo importante es la división de los tres poderes (legislativo, ejecutivo y judicial). Aquiles se tiene que someter al poder legislativo. Frente a ese viejo guerrero está Ulises, todo un héroe moderno. Y al que todos los guionistas se someten y deben seguir. En  la guerra fría se precisa de Ulises y no de Aquiles que fue necesario para las dos guerras mundiales. No sirve porque hay equilibrio entre los dos bloques. Pero a medida que se desequilibre el equilibrio de la OTAN y el pacto de Varsovia será necesario Aquiles, porque surgen organizaciones transnacionales contra las que luchar.

Eneas tiene que renunciar al yo, se acuesta con Dido, pero es una pasión y tiene un deber, por eso es piadoso. No es el caso de Bond, aunque es fiel a su cultura, la occidental, y a su majestad la Reina de Inglaterra.

Hay una antropología de la otredad. Hipolito, también es un héroe inservible para la sociedad ateniense, que se pasea cuidando los animales, no se socializa. Primero se socializa yendo al servicio militar, y el segundo el casarse, Por eso le castigan con la muerte. Otto Imish los héroes tienen un destino según su carácter, sabemos sus atributos. Pero tiene una misión religiosa, es su deber, Shakespeare ve perfectamente la dureza del poder ejecutivo, pero el poder político le dice la cantidad de violencia que podemos usar, de ahí que James Bond tenga “licencia para matar”.

Cuando Bond mata nos sentimos liberados, es ahí donde Bond recoge la cohesión social, el mito produce la cohesión social. Por eso se defiende un modelo social y económico, por eso se defiende la democracia y el capitalismo.

El tema de la mujer es igual que en Ulises. Los indoeuropeos, como no había pasto suficiente, grupos de jóvenes guerreros tenían que emigrar. Al encontrar un poblado buscaban entre ellos al jefe. De ahí surgían relaciones homosexuales. Pero también al llegar a las tierras debían matar a todos los del pueblo. Mataban a los niños. Y les obligaba a enseñarle la lengua de los vencedores.

Bond genera una desconfianza al género femenino. “A las Corintias”es un texto que explica el comportamiento de Bond con la mujer. Por eso la figura de Ulises es muy importante. Es un héroe peculiar. Ya en la antigüedad tuvo tratamientos muy diversos.

El héroe travestido obedece a un rito que tiene lugar en Esquiria, Comides le ha enseñado a combatir, los espartanos se convertían en hombres lobo, pero tenían un problema, el retorno a la civilización. Se acostumbraban a la efebía, se acostumbraban a la animalidad. En las escoforías es donde los hombres se travisten y las chicas se ponen una barba. Esto está muy bien sistematizado, mejor que en Bond, que sólo lo podremos ver en “Casino Royale”, cuando Bond se tiene que travestir para ver al espía ruso. Por eso hasta travestido es un héroe.

En el episodio de dololia es donde apreciamos que Ulises es un héroe moderno, hay que saber que es lo que hace el enemigo, coge su arco y va solo si acompaña a Diomedes. Organiza todos los enemigos. No combate mejor que nadie, piensa mejor que nadie, y él enemigo que es dolol. Le tienden una emboscada. Ulises. Diomedes es sustituible pero no, eso es porque Ulises es el instigador. En Bond hay engaño y la acción es de caza, es más tiene su marco en el que toma decisiones rápidas.

Le reprochamos a Bond el coleccionismo de mujeres. Ulises significa el niño del odio, y sabe enfrentarse a distintas obstáculos. Sabe esquivarlos. Y es cruel. Y los que tiene Bond es la metis, es un modo de conocer, de actitudes mentales, que combina la flexibilidad, la sagacidad, el sentido de la oportunidad.

Y en el caso de ambos poseen una experiencia largamente adquirida. Ulises y Bond son hombres maduros, por eso no puede ser interpretado por un actor joven. Lo tiene que matar un hijo que no conoce y de los que ha tenido por ahí. Con las mismas armas. Y será la muerte que le de un guionista, aunque ahora con el feminismo, puede que lo mate una mujer.

Bond no es analítico, es improvisador, por ese motivo no lee nunca. Y responde a los instintos, y no es capaz del cálculo exacto. Otra virtud de Bond es la capacidad de aguante, lo que se llama “patientia”. E incluso aunque sucumbe a las tentaciones, y cuando sucumbe está dormido. Bond tampoco muere. En la parte de los disfraces de Ulises y Bond, los disfraces son una manera de sobrellevar el “no reconocimiento”. Cuál es el reconocimiento que tiene  Bond, sólo tiene el de sus superiores, y de las mujeres, y a medida que se va humanizando Ulises y a medida que pasa por ritos de iniciación es cuando pasa por la defensa de la vida, y es cuando más se desvía de la moral heroica, es decir, morir en el combate. Ser héroes para siempre. Por eso hay que comer y beber antes de cada combate. Eso le pasa a Bond. Siempre cumple con su deber, bebe lo mejor y come lo mejor.

Ulises es crítico con sus acciones y eso le pasa a Bond. En las películas clásicas siempre se oponen dos imperios, la persecución en coche, la épica de los combates de los hititas. Los buenos son toda la cultura anglófila, la elegancia del héroe. El malo bebe vozka y el bebe wisky. La morada del Dr No es como la morada el Ciclope. O en desde “Rusia con Amor” aparece la Venecia y el ajedrez.

Moneypenny roza la ingenuidad tonta, es un idilio sin consumación. La foto de Churchill en la embajada de Turquía, Una cosas que llama la atención es el tratamiento de la otrera, por ejemplo la danza del vientre. Por eso dos gitanas se peleen.

Esto no es el final, hay que darle una continuidad. Los malos tienen un defecto físico, por ejemplo Goldfinger. Es muy obediente, como Eneas, Bond es un buen funcionario. Pero de lo que no cabe la menor duda es que James Bond es un constructo de los guionistas y eso es lo que nos ha llegado.