Archivo de la etiqueta: Geoffrey Rush

ASÍ SE HIZO-EL DISCURSO DEL REY

Bueno lectores y amigos videodromistas, os prometí una sorpresa, gracias al equipo de prensa de la distribuidora aquí tenéis el making of del film de Tom Hooper. Espero que sea de vuestro agrado. Disfrutarlo.

EL DISCURSO DEL REY-ENTREVISTAS

Para mí, sin duda, la película del momento es «El discurso del Rey«, con todos los chistes que conlleva este título por las marcadas fechas, ya que si no contextualizas rápidamente con el que hablas piensa rápidamente en el discurso de Juan Carlos, que ofreció puntualmente la pasada Nochebuena. Gracias al equipo de prensa de la distribuidora del film, Videodromo tiene entrevistas con los actores Colin Firth, Geoffrey Rush, Helena Bonham Carter y su director Tom Hooper. Así que hoy os dejo con ellos, mañana más sorpresas.

ENTREVISTA AL EQUIPO DE LA PELÍCULA
«EL DISCURSO DEL REY»

Anuncio publicitario

EL DISCURSO DEL REY-SEGUNDA PARTE

En el día de Navidad, el club de fans, simpatizantes y amigos del actor Colin Firth acudimos al cine para visionar “El discurso del Rey”. Me encantó el segundo visionado. Sobre todo esa secuencia final al ritmo del segundo movimiento de la séptima sinfonía de Ludwig van Beethoven. Es simplemente maravillosa. Pero lo mejor de todo vino cuando la ministra de economía Elena Salgado se sentó delante de nosotros al comienzo del largometraje. Imaginaos el descojone. La dirigimos mil y un comentarios. Era nuestra ocasión de meternos con ella, y claro lo hicimos desde la diplomacia y usando momentos del largometraje. En cuanto se hablaba de crisis, allí estábamos con el comentario irónico cargado y listo para dirigirlo a su nuca. Eso sí, fuimos respetuosos con el resto de los espectadores que no se merecían ser castigados. En fin, volviendo al formidable film de Tom Hooper, me encantó descubrir a Anthony Andrews interpretando a Stanley Baldwin, y al que todos recordaréis por sus grandes personajes en “Bajo el volcán” que Avalon acaba de reeditar, y os recomendamos, porque es la obra póstuma de John Huston basada en el relato de Malcolm Lowry, o por ese maravilloso y entrañable Lord Sebastian Flyte de la gran serie de televisión “Retorno a Brideshead”. Es genial ver batirse en duelo a dos grandes actores. Ver como sostienen los primeros planos. Esto huele a Oscar amigos, pero creo que merecido.

EL DISCURSO DEL REY

Tartamudeo, a nadie le interesa o le importa.
Bertie

Mi castillo, mis normas.
Lionel Logue

Las últimas palabras de mi padre fueron: “Bertie tiene más huevos que todos sus hermanos juntos»
Bertie

Esta asustado, tiene miedo de su propia sombra.
Lionel Logue

Hoy se estrena el segundo intento del gran actor británico  Colin Firth por alzarse con todos los grandes premios del año, y por supuesto con el Oscar©. Ya lo intentó con todas sus ganas con “Un hombre soltero”. Desde septiembre toda la crítica internacional no deja de hablar de su nuevo trabajo en «EL DISCURSO DEL REY«, que de momento  ha obtenido en los premios BIFA (British Independent Film Awards, los Goya británicos para entendernos todos) galardones a Mejor Película, Mejor Guión, Mejor Actor, Mejor Actor de Reparto y Mejor Actriz de Reparto.

Pero además ha sido nominada a 7 categorías de los Globos de Oro: Mejor Película Dramática, Mejor Actor (Colin Firth), Mejor Actor de Reparto (Geoffrey Rush), Mejor Actriz de Reparto (Helena Bonham Carter), Mejor Director (Tom Hooper), Mejor Guión (David Seidler) y Mejor Banda Sonora (Alexandre Desplat). Y lo que le da realmente, a estas alturas del año, como firme aspirante a alzarse con la estatuilla dorada es que el Círculo de Críticos Cinematoráficos de Nueva York y la Asociación de Críticos de Cine de los Ángeles le han nombrado como mejor actor del año. Hasta los vaticinios para este largometraje. Pero os estaréis preguntando ¿de qué va?

El largometraje es una recreación uno de los momentos más delicados de la monarquía británica del pasado siglo. La acción arranca con la muerte del rey Jorge V, en ese momento es coronado Eduardo VIII, pero como todos sabéis se vio abocado a abdicar por su escandalosa relación con su amante Wallis Simpson, con la que aspiraba casarse. Pero tras 326 días en el trono se lo cedió por las presiones sociales a su hermano, el Rey Jorge VI, conocido comúnmente como Bertie. El pobre lucha con tenacidad contra su tartamudeo desde su infancia. Cansado de probar distintos médicos y logopedas, su  esposa Isabel, la futura reina madre, le pone en contacto con un excéntrico logopeda llamado Lionel Logue. A pesar del choque inicial, los dos se sumergen de lleno en una terapia poco ortodoxa que les llevará a establecer un vínculo inquebrantable. Con el apoyo de Logue, su familia, su gobierno y Winston Churchill, el rey supera su afección y pronuncia un discurso radiofónico que inspirará a su pueblo y lo unirá en la batalla.

Hay un género que funciona muy bien en taquilla, se trata de las historias de superación aderezadas con taras infantiles, sobre todo las provocadas por problemática familiar. Pienso que es porque posee un fuerte componente emocional que lo vincula con el espectador. Son personajes con los que la audiencia empatiza fenomenalmente. En estos casos caer en el terreno del telefilm de sobremesa es muy fácil. Pero os prometo que este no es el caso. Tanto David Seidler, responsable del formidable guión y al que todos recordaréis por haber escrito en 1988 “Tucker: Un hombre y su sueño”, como Tom Hooper, que hasta el momento ha realizado variados telefilms, huyen de ese territorio.

En primer lugar al realizar una peusta en escena elegante y muy bien planificada, como por ejemplo la secuencia del paseo por el parque de Bertie y Lionel. Es muy inteligente. En segundo lugar construyendo un relato conmovedor, divertido, irónico, cargado de mucho humor británico, cierta mala uva y mucho de condescendencia hacia la actual familia real británica. Centrado básicamente en una anodina historia de amistad fuera de las convenciones sociales. La gracia de guión estriba en que hacen de Berti (con el que a priori debes empatizar) todo un ser desagradable y malhumorado. Así, el actor Colin Firth nos brinda un abanico de posibilidades, ya que posteriormente cuando nos narren su infancia se transformará en un personaje muy tierno. Pero el que sin duda alguna se lleva la mejor parte es el actor y productor de la cinta, Geoffrey Rush, que compone un “logopeda” un tanto peculiar, y será el que se convierta en el alma del largometraje. Entonces como bien os podéis imaginar, esta película es todo un duelo interpretativo entre dos formas de entender el oficio de actor, uno más técnico (que se debe haber estudiado hasta la saciedad todos los discursos que dio Jorge VI) y otro situado en las antípodas, menos formal y de formación más teatral. El duelo Rush-Firth es de los que echan chispas, obtienen miles de galardones, y por supuesto, será recordado hasta la saciedad. Ni que decir tiene que hay que visionarlo en versión original con subtítulos, porque así apreciaréis el enorme esfuerzo realizado por Firth para su tartamudeo, y disfrutaréis de dos acentos increíbles.

Hopper, además, les rodea de una galería de secundarios de lujo entre los que destaca Helena Bonham Carter, Derek Jacobi, al que todos recordaréis por haber dado vida al emperador Claudio, Michael Gambon, Guy Pearce, del que acabamos de ver “Animal Kingdom” y Timothy Spall que en este caso interpreta a Winston Churchill.

Así que este largo fin de semana os recomendamos las desventuras del monarca Jorge VI, porque no deja de ser una deliciosa comedia dramática en la que se nos describe el camino del monarca en busca de su voz y su autoridad.

Calificación: 8

LA LEYENDA DE LOS GUARDIANES-PRESENTACIÓN

El 22 de julio un grupo de periodistas hemos tenido la oportunidad de ver quince minutos del nuevo trabajo del reputado realizador, Zack Snyder que este próximo otoño estrenará en todo el mundo una aventura fantástica, para toda la familia, titulada “LA LEYENDA DE LOS GUARDIANES”, según el guión de Emil Stern y John Orloff, basado en los muy apreciados libros de Kathryn Lasky. Os cuento un poco qué vimos.

La película recrea las aventuras de Soren, un joven búho cautivado por las historias épicas de su padre sobre los Guardianes de Ga’Hoole, una mítica banda de guerreros alados que lidiaron una dura batalla para salvar a toda la población de búhos de los malvados Pure Ones (Los Puros). Mientras Soren sueña con unirse algún día a sus héroes, su hermano mayor, Kludd, se burla de ellos y ansía cazar, volar y arrebatarle a su hermano menor el favor de su padre. Pero la envidia de Kludd tendrá terribles consecuencias, ocasionando que los pequeños búhos caigan de su casa, en la copa del árbol, directamente a las garras de Los Puros. Ahora depende de Soren que puedan conseguir una arriesgada escapada, con la ayuda de otros jóvenes y valientes búhos. Juntos surcan los mares y atraviesan las más espesas nieblas, en busca del Gran Árbol, hogar de los legendarios Guardianes de Ga’Hoole, la única esperanza que le queda a Soren para derrotar a Los Puros y salvar el reino de los búhos.

Se trata de una cinta de animación en 3D, con unos efectos espectaculares, de veras, hasta ahora nada visto por este humilde crítico. Pero lo más fascinante de todo es que a pesar de que se trata de una trama infantil, posee todo el estilo narrativo del realizador de “El amanecer de los muertos”, “300” o “Watchmen” Como el mismo reconocía en la presentación de estos 15 minutos, él y su mujer querían hacer una película para todos los públicos, pero por lo que he visto no está reñido con la acción a raudales, el uso de la cámara lenta y sobre todo perspectivas de cámara un tanto insólitas, como la imagen que podeís ver debajo en la que se mezcla imagenreal y animación. Un auténtico prodigio.

Los actores encargados de poner las voces a los personajes son desde los reputados Helen Mirren, Sam Neill, Geoffrey Rush o Hugo Weaving, pasando por la catódica actriz  Emilie de Ravin, que interpretaba a Claire en “Lost”, para completar el reparto con Emily Barclay, Abbie Cornish, Ryan Kwanten, Jay Laga’aia, Miriam Margolyes, Jim Sturgess y David Wenham.  La leyenda de los guardianes se presentará en 3D este otoño, así que ir afilando las garras mis estimadas lechuzas y búhos, que este largometraje dará mucho que hablar.

Crítica «Munich»


La película se plantea como una ficción histórica sobre los acontecimientos que tuvieron lugar durante la celebración de los Juegos Olímpicos de 1972, en el que un grupo terrorista palestino llamado “Septiembre negro” entró en la villa olímpica y mató a miembros de equipo israelí y se hizo con otros nueve rehenes. Tras la matanza en el aeropuerto, la represalia del gobierno israelí no se dejó esperar.
Que sorprende, de eso no hay duda. Un director de origen judío, que ha participado como productor de toda una variada producción de documentales sobre la persecución de los judíos en la II Guerra Mundial (Last Days, A Holocaust szemei, The Lost Children of Berlin) y que ha realizado “La Lista de Schindler”, uno no puede evitar llegar a pensar que tiene un puntito de sionista, o que a buen seguro que toda la tesis de la película está a favor de la postura israelí. Pues no, por eso les digo que hay que acercarse a este relato con la mente muy, y repito muy abierta.
Lo acontecido realmente en aquellas trágicas horas de 1972, nadie lo sabe y creo que nadie va a venir a decírnoslo. Sabiamente Spielberg no se plantea resolver nada. Por eso, genera un eficaz thriller que, además de entretener, que en eso ha dado sobradas muestras de ser un genio, pretende generar un espacio para el diálogo sobre el terrorismo, realizando un aviso para navegantes con el plano final, que no les quiero desvelar, pero que me parece muy inteligente tras haber visionado todo el metraje. Él y los guionistas elaboran toda una serie puntos de partida para la discusión, como a dónde nos puede llevar los fundamentalismos religiosos o lo fácil que es esconderse en la ignorancia para que te den resueltas las cosas. En este inteligente relato no hay vencedores ni vencidos, sólo hay víctimas de variada índole. El precio de la paz, a veces puede ser muy caro, que se lo cuenten a Aznar o a Bush.
Memorable, inteligente, curiosa, genial y sutil, es la escena del descansillo, sus hábiles guionistas generan un ficticio careo entre el terrorista isrealí y el palestino, tras hablar llegan a pensar y anhelar lo mismo.
Spielberg, a la hora de construir el reparto, ha huido de elegir grandes estrellas para que protagonicen la trama, para ello escoge a un ramillete de excelentes secundarios, así pues todos les sonarán de haberlos visto antes pero no recordarán de dónde, con el fin de ganar en verosimilitud. No puedo evitar destacar la labor de Eric Bana, al que todos recordaréis por su recreación de Hector en “TROYA”, dando vida al líder del grupo contraterrorista. Mathieu Kassovitz, famoso director de “EL ODIO”, que está formidable como el creador de juguetes. Sin olvidar al próximo James Bond, Daniel Craig, que compone a un asesino a sueldo sin el menor escrúpulo o Ciaran Hinds, que hace las veces de limpiador de escenas criminales, al que todos recordaréis por su reciente aparición en la serie “ROMA” dando vida al emperador Julio Cesar; eso sin olvidar a Geoffrey Rush, ganador del Oscar por “SHINE”, que interpreta al enigmático Ephraim.
Pero la veracidad de esta historia es mayor gracias a la formidable recreación artística de la década de los 70, sus vestuarios, coches, mobiliarios, localizaciones, hasta esa fotografía desvaída, de su habitual Janusz Kaminski, que parece como si estuviéramos viendo un álbum de fotos de la época.