Archivo de la etiqueta: Gerard Butler

UN CIUDADANO EJEMPLAR

Amigos y lectores de Videodromo, últimamente en la redacción andamos muy rocoleros, así que empezamos hoy con este tema muscial para ilustrar la llegada de un nuevo sociópata a la ciudad.

EL PISTOLERO-LOS PISTONES

Lo encarna el actor norteamericano Gerard Butler, que últimamente anda la mar de bipolar, le da igual interpretar una comedia romántica que una de mamporros a cascoporro. En “UN CIUDADANO EJEMPLAR” interpreta a Clyde Shelton, un honesto hombre de familia cuya esposa e hija son brutalmente asesinadas en su propia casa. Cuando los asesinos son detenidos, el caso le es asignado a Nick Rice, un prestigioso fiscal de Filadelfia. Nick propone a uno de los sospechosos la posibilidad de conseguir una sentencia leve a cambio de que testifique en contra de su cómplice. Diez años después, el hombre que consiguió evitar la acusación de asesinato es encontrado muerto y Clyde Shelton admite fríamente su culpa. Posteriormente, le hace una advertencia a Nick: O bien pone remedio al defectuoso sistema judicial que no hizo nada por su familia, o los principales implicados en el juicio morirán. Muy pronto, Shelton lleva a cabo sus amenazas desde su celda en la cárcel, organizando una serie de asesinatos espectacularmente diabólicos que no se pueden predecir ni evitar.

 

Este largometraje es un thriller que posee un comienzo un tanto arquetípico y maniqueo, para dar un giro sorprendente, y convertirse en una suerte de Charles Bronson (evidentemente por «Yo soy la justicia») o el Steven Seagal más justiciero, trasladando al espectador a la década de los noventa. Pero, el problema surge cuando el director de «The Italian job» F. Gary Gray y Kurt Wimmer, autor de la lamentable “Dueños de la calle”, se toman todo en serio a sí mismo y sobre todo al personaje creado, lastrando un final que es un tanto previsible. Estamos ante una ocasión desperdiciada porque hubiera estado genial que crearan una suerte de Hannibal Lecter en versión testoterónica.

Encima la estructura del guión posee lagunas haciendo más inverosímil, si cabe, el desarrollo de la trama. Sinceramente, a veces no le pido que sea verosímil si me está entreteniendo, ese es el caso de “Misión imposible” (la primera parte obviamente), el problema es cuando se toma en serio todo, es ahí cuando comienzo con un ataque de bruxismo importante, y uno comienza a pensar en películas como “Los jueces de la ley” de Peter Hyams o en obras maestras como “Justicia para todos” de Norman Jewison. En ambos casos tratan el tema de los agujeros del sistema judicial norteamericano, pero desde una perspectiva más coherente. Quedando muy lejos de ser una mirada crítica a las inconsistencias de un sistema judicial sobrecargado.

Lo peor sin duda la pareja protagonista. Jamie Foxx, que no sabe darle una réplica contundente al hormonado Butler. Así ambos actores no consiguen que sintamos la menor emoción hacia ellos, y menos aún que acabemos sintiendo empatía hacia sus personajes. Esto nos demuestra que la interpretación de Foxx en “El solista” es un espejismo, porque sus registros de interpretación son un tanto limitados en este particular caso. El mejor de todos, sin duda alguna, es Colm Meaney, al que todos recordaréis del filme de Alan Parker “Los Commitments”. La pena es que posee un personaje secundario, pero que cuando desaparece de la pantalla un servidor comenzaba a echarle de menos.

Calificación: 4

EXPOSADOS

Amigos hoy se estrena la nueva película de Gerard Butler, y preparaos porque todavía tiene otra en cartera que llegará en un par de meses, pero poco a poco. En este caso comparte cartel con Jennifer Aniston, a la que siempre recordaremos por su papel de Rachel en “friendo”, y que por lo que veo nunca ha dejado de hacerlo, en mayor o menor medida. En fin, para cubrir este evento ha acudido el pobre Victor Guybrush con el que comparto visionado de truños, porque madre mía, ¿cómo anda la cartelera? Entre “recuerdames” y “esposados” la cosa anda fina. Así que sin más dilación os dejo esta semana con su reseña del largometraje dirigido por Andy Tennant y escrito por Sarah Thorp, que realmente este es el segundo guión que coloca en un gran estudio, el resto pertenece al mundo catódico.

 

«EXPOSADOS» es Gerard Butler engañado (por otros o por sí mismo) para participar en un una tontería enorme y Jennifer Aniston en minifalda o luciendo piernas en general, porque es impensable que una periodista se vista de ninguna otra forma. Supone la utilización descarada de dos cuerpos como reclamo para sacar el máximo beneficio con el menor esfuerzo en cualquier otro apartado de la película. Actuar, lo que es actuar, actúan lo poco que les dejan sus personajes y no están para ganar ni siquiera un Razzie de lo insulso y tontorrón que es todo.

 

«Exposados» es, además, una historia aburrida que entremezcla la comedia romántica más tonta de siempre con, sincera sorpresa, una trama de corrupción con periodistas como principales investigadores. El problema es que esta trama secundaria te resbala bastante, no se sabe muy bien a qué viene y está desarrollada con los pies. ¿Por qué incluirla? A mí no me miren, yo solo pasaba por allí. Se trata de una comedia, o eso dicen, pero lo cierto es que los chistes son bastante pésimos, basados en tonterías, y las situaciones supuestamente graciosas o no lo son o ya han sido vistas mil veces. El humor es subjetivo y todo eso, sí, pero si no está trabajado y son chorradas no hay mucho a lo que agarrarse. Eso sí, tiene un gag maestro, que es cuando Aniston va a una tienda de tatuajes y la dependienta le dice que se ha equivocado, que pilates es en la acera de enfrente, pero nada más. Por lo demás no, ni puñetera gracia.

 

«Exposados» es una papeleta más para que su director, Andy Tennant, y su guionista, Shara Thorp, acaben siendo cada uno un cero a la izquierda en la historia del cine. Por ahora todas las papeletas que tienen van premiadas con el olvido perpetuo, efectivo de aquí a menos de diez años, así que ya pueden ir espabilando si es que aspiran a algo más que a ganar pasta (aunque no lo creo).

 

«Exposados» es el sufrimiento total y absoluto durante casi dos horas, pero es en su banda sonora donde adquiere los tintes más dramáticos: es la mosca cojonera que te vuelve loco en lo que parecía que iba a ser una tranquila tarde de verano; los tambores y yembés que se instalan en lo más profundo de tu cerebro cuando menos te lo esperas y no salen de ahí, el martillo neumático debajo de tu ventana ocho horas diarias. Y luego van y se marcan una versión del Stayin’ alive de los Bee Gees como para denunciarles por atentar contra la salud pública. Este largometraje es, en definitiva, una pérdida de tiempo y de dinero para el espectador se mire por donde se mire. Huyan de ella como de la peste, la carne de vampiro y la gripe A todo junto y se lo agradecerán a ustedes mismos. No se hagan eso.

Calificación: 2

COMO ENTRENAR A TU DRAGÓN

Ir a ver “COMO ENTRENAR A TU DRAGÓN” es un es un excelente plan para hacer con los mas pequeños de la casa. Se trata de una bella historia sobre la amistad por encima de las diferencias, que gira en torno a un vikingo adolescente llamado Hipo, que vive en Isla Mema, en donde combatir a los dragones es el modo de vida habitual. Las opiniones bastante progresistas del adolescente y su poco convencional sentido del humor no caen muy bien ni a los de su tribu ni a su jefe… que además resulta que es Estoico el Vasto, el padre de Hipo. Cuando a Hipo le apuntan a Entrenamiento con Dragones junto a otros adolescentes vikingos Astrid , Patán Mocoso, Patapez, y los gemelos Brusca y Chusco. Hipo lo ve como una oportunidad para demostrar que tiene lo que hay que tener para ser un guerrero. Pero cuando se encuentra con un dragón herido, al que curará y terminará por hacerse su amigo. A partir de ese momento todo su mundo se vuelve del revés, y lo que empezó siendo una ocasión para que Hipo demostrase su valía se convierte en un oportunidad para cambiar completamente el rumbo futuro de toda la tribu.

Esta comedia de aventuras ambientada en el mítico mundo de fornidos vikingos y dragones que escupen fuego, está basada en el libro de Cressida Cowell. Lo mejor es que los guionistas Will Davies, Dean Deblois y Chris Sanders, autores de “Lilo & Stitch,” o “Mulan”, mejoran su trabajo y  tratan con mucha ternura a los personajes que están muy bien perfilados. Además, dotan de ritmo a la historia y salpican el drama de situaciones muy divertidas y diálogos muy ingeniosos. Dentro del marco referencial del filme firmado por Dean DeBlois y Chris Sanders podemos encontrar “Los vikingos” de Richard Fleischer, “Beowulf” de Robert Zemeckis o las aventuras del ogro verde mas famoso de Dreamworks, hablo de “Shrek”.

Los actores norteamericanos Jay Baruchel, Gerard Butler, Craig Ferguson, America Ferrera, Jonah Hill, Christopher Mintz-Plasse y T.J. Miller prestan sus voces a los personajes, para disfrutar de ellas obviamente hay que acudir a cines en versión original, cosa que desde aquí siempre os recomendaremos. He de confesar que yo la he visto traducida porque íbamos con varios niños. Aún así se disfruta mucho.

Los efectos están a servicio de correcto desarrollo de las aventuras. La acción hay que reconocer que es muy intensa, pero no os preocupéis porque los niños no se asustaron, por lo menos en mi caso, y son de los que no soportaron ni el trailer de “Percy Jackson” para que os hagáis una pequeña idea. El director usa la herramienta de 3D como un recurso narrativo, lo único es que las gafas les quedan grandes, así que el visionado es un poco guerrilla. Eso sí salimos todos enamorados de Furia Nocturna, sabre todo Rodrigo y Alejandro.

Calificación: 7

GAMER

MALA

gamer_09

Imaginaos un futuro cercano en el que el juego y el entretenimiento han evolucionado hasta convertirse en un nuevo y aterrador híbrido. Los seres humanos controlan a otros seres humanos a escala masiva en juegos online con jugadores múltiples que juegan con personas…hasta el final. La tecnología para el control de la mente está a la orden del día y en el centro de los controvertidos juegos está su creador, un multimillonario solitario llamado Ken Castle, que viene a ser una suerte de nuevo Bill Gates. Su última creación, que obviamente es la sensación del momento, se trata de un videojuego llamado «Slayers,» que permite a millones de personas realizar sus fantasías más violentas online ante una audiencia global, utilizando a prisioneros reales como avatares con quienes pelean hasta la muerte.

gamer_02

Su protagonista Kable es controlado por un joven jugador legendario llamado Simon, que a pesar de las escasas probabilidades, consigue mantener con vida a Kable cada semana, que fue apartado contra su voluntad de su familia, encarcelado y obligado a luchar, convirtiéndose en un moderno gladiador que debe sobrevivir lo suficiente para poder escapar del juego y liberar a su familia, atrapada en otro juego llamado “Society”, y recuperar su identidad para así poder salvar a la humanidad de la despiadada tecnología de Castle.

 gamer_03

Pues por una vez y sin que sirva de precedente, he de decir que Cotu  tenía razón, este largometraje es malo hasta la saciedad. Juega a ser un thriller de acción ambientado en un futuro pero que se queda en un pretexto. A Mark Neveldine y Brian Taylor creadores de este producto hay que reconocerles que ideas tienen, pero lo malo es que no saben desarrollarlas en el papel y menos en los fotogramas. Crean un guión con un par de ideas más trascendentes y personajes supuestamente complejos, pero que en el desarrollo se diluyen en una más de tiros y bombas por doquier. Con efectos especiales abrumadores. Cuando acaba la proyección te quedas sentado en la butaca y te dices, es un largometraje hueco, carece de sentido algunas cosas, y en lugar de criticar caen en el juego. Desaprovechando lo que podría haber sido un producto ciertamente novedoso.

gamer_04

Lo peor del reparto es  Gerard Butler que parece sacado de film “300”, poniendo las típicas caritas y morritos de Leónidas. Lo mejor sin duda son tanto John Leguizamo, que posee un papel muy cortito pero consigue que al final de la proyección te acuerdes de él, como Kyra Sedgwick, a la que podéis ver en la serie “The Closer”, y que aquí interpreta a una presentadora de televisión un tanto particular.

gamer_06

Mención aparte merece el actor Michael C. Hall, al que todos conocéis de la serie “Dexter”, aquí da vida al villano creador, y que posee un momento estelar, de los antológicos. Hablo del número musical cantando “under my skin”, que viene muy a cuento en ese momento del film, y que juega a ser un homenaje de “La naranja mecánica”. Pero no será este el único que veréis, ya que hacen otros a “Blade Runner” o “Matrix”.

gamer_07

Lo mejor de esta película es su banda sonora, no la original, sino del uso que hace de canciones como la versión de “Sweet dreams” de Marilyn Manson o del único hit de la banda Blodhoungang. Lo peor del film es que carece de vida propia, intenta jugar bazas pero no las aprovecha, Neveldine y Taylor pretenden anclar el film a una firme base en la realidad presente sobre la que sustentar su crítica, pero lo más irónico es que les ha quedado un largometraje cercano a lo que pretenden criticar, pan y circo para todos, y no hay nada inteligente detrás. No sé si llego tarde, y ya algunos habéis caído en la trampa del marketing y la habéis visto, en caso contrario huid mientras las fuerzas os aguanten.

gamer_01

SNYDER CHAQUETERO

estrella.png

Hace tan sólo 2 años debutó este joven director norteamericano revisitando un clásico del cine de terror de de los años 80, estoy hablando de ZOMBIE de Romero. Su ópera prima se la encargó el rey Midas de la industria norteamericana Mr. Spielberg in person. Así nació una excelente película llamada “Dawn of the dead” que en España se llamó “Amanecer de los muertos”, por la que fue nominado en el festival de Cannes de ese año a obtener el prestigioso premio de la Cámara de Oro. Y que fue toda una crítica a la política republicana de Mr. Bush.

301.jpgTras el 11 S, George W. Bush hizo un llamamiento a la industria cinematográfica para que se inculcaran valores patrióticos en la población mundial. Este es el segundo caso, ya que el primero durante la Segunda Guerra Mundial, en la que colaboraron directores de la talla de Michael Curtiz “Casablanca”, Alfred Hitchcock haciendo documentales o John Houston. A ese carro se subieron Roland Emmerich con “EL PATRIOTA”, Katheryn Bigelow con “K-19 THE WIDOWMAKER” y así un largo etc. Films en los que se exaltaban los valores de la patria, morir por ella, el héroe eres tú, una persona anónima. ¿No os suenan esos mensajes? Pues bien, centrados en el asunto, paso a hablar del regreso a la gran pantalla del director Zack Snyder. Hablo de la cacareada “300” En la que ha adaptado el cómic homónimo de Frank Miller, en el que se narra la batalla de las Termópilas en la que combatieron los persas contra un ejercito integrado por 300 espartanos.

La estética de la película es cercana a la novela gráfica, pero hasta ahí llega el asunto, porque esta cinta es un insulto a la inteligencia. Otros colegas de la blogosfera como Rufo o Kike se lo toman más de tranqui, pero es que he salido indignado del visionado. Es maniquea hasta la zafiedad. Así que los malos son Drag Queens de tres al cuarto, así parece más cool el malo del Rey Jerjes o mira tu por donde que todos los personajes malos son deformes, como si hubiera una epidemia de neurofibromatosis en la Grecia del momento y no se hubieran enterado los historiadores. Vamos que es un 300.jpgdespropósito este híbrido entre “El señor de los anillos” y “Gladiator” Ya que, por un momento creía que estaba en la batalla por la Tierra Media y me había saltado al final de “Gladiator” con esa música new age en el campo de espigas. Ya no hablemos de la falta de rigor histórico porque se supone que partimos de la adaptación de una novela gráfica y no de un relato histórico, pero una cosa es la libertad del medio gráfico y narrarte una batallita y otra es que el director pinte a los espartanos como si se trataran de una pandilla de Hooligans sin cerveza a los que el árbitro ha robado su partido. No os perdáis la viñeta que aparece en el blog de Rafa no tiene desperdicio y avala toda mi teoría.

Lo siento, no puedo, Snyder eres un chaquetero. Así que ahora hay que dar la vida por la patria y es cojonudo morir para ser recordado en una aventura épica que en este caso parece sacada de un videojuego barato. Lo siento pero a quién hay que reclamar para que me devuelvan los seis y pico euracos que me ha costado la entrada. Prefiero dejaros con este resumen de la película que ha encontrado en el blog de Lanarch y con el que me he partido la caja torácica. Lo mejor: que no cuesta un duro y es divertido.