Archivo de la etiqueta: Leonardo Di Caprio

ORIGEN

Amigos y lectores de Videodromo para cuando leáis esto uno estará casi llegando a Madagascar. Por los problemas con los controladores, etc, etc, he cerrado el blog por vacaciones a la carrera y he realizado esta sesión doble a 100 por hora, y no quería dejar esto en el tintero porque este próximo viernes se estrena ORIGEN  de Christopher Nolan del que todos habéis visto sus memorables “Memento” y “El caballero oscuro” por ese motivo y ya que coincidí con Victor Guybrush decidimos hacer una sesión doble.


SINOPSIS:

Dom Cobb es un hábil ladrón, el mejor en el peligroso arte de la extracción: el robo de valiosos secretos desde la profundidad del subconsciente durante el sueño, momento en que la mente es más vulnerable. La excepcional capacidad de Cobb le ha permitido llegar a ser un codiciado jugador en este nuevo mundo de espionaje corporativo, pero también le ha convertido en un fugitivo internacional y le ha hecho perder todo lo que le importaba. Ahora se le ofrece la oportunidad de redimirse. Un último trabajo podría devolverle su vida anterior si logra lo imposible. En lugar del robo perfecto, Cobb y su equipo de especialistas tienen que invertir la operación; su trabajo no consiste en robar una idea, sino en colocar una.

ARGUMENTO:
Guybrush: Origen nos sitúa en la vida de Cobb, interpretado por Leonardo DiCaprio, un tipo que tiene la curiosa y útil facultad de ser capaz de entrar en los sueños de los demás, a lo Freddy Krueger. A lo que se dedica es a explotar esta habilidad robando ideas en los sueños que puede vender a otros por una buena cantidad de dinero. Quiere el azar, o tal vez no es el azar, que de con Saito, un empresario japonés interpretado por Ken Watanabe que tiene una propuesta para él y su equipo: en lugar de robar una idea su deseo es implantar una en la mente de alguien. Aunque nadie da un duro por la misión los onironautas se embarcan en la aventura de final incierto. Si con ese argumento hay alguien, más o menos aficionado a las historias fantásticas, que no sienta una genuina atracción por él que se lo haga mirar. Entre tanto remake, adaptación y secuela Nolan llega con un soplo de aire fresco que es de agradecer. Si bien no es la primera película en la que los sueños son protagonistas (¿alguien ha dicho Desafío total) y sus similitudes con Matrix para resolver cierta mecánica son muy evidentes Origen crea un mundo nuevo, maravilloso y temible al mismo tiempo que todos deberíamos visitar de vez en cuando. No es la obra maestra que muchos quieren ver pero es una película notable con un argumento y sobre todo un guión que se las trae.

Alfie: Todos debemos reconocer que Christopher Nolan no se ha matado con este guión, en donde lo único verdaderamente original es el escenario donde tienen lugar los hechos relatados, el subconsciente, el mundo de los sueños. Es lo único innovador en toda la trama. Por lo demás no deja de ser la típica película de acción, de robos, de espionaje, en síntesis, es “Misión Imposible”, no nos engañemos y dejemos de llevarnos por el marketing. Pero esta historia huele a ya conocida desde lejos. Eso sí, es perfecta porque el desenlace de la cinta dura una hora y te tiene atrapado en la acción, como ya hiciera con el interminable final de “El caballero oscuro” que no conseguías quitar tus retinas de la pantalla blanca. Y ya que hablamos del desenlace, este es el que genera la discordia. A día de hoy (momento en el que escribo estas palabras), que ya han pasado cinco días del visionado no tengo claro si es magistral o una auténtica tomadura de pelo. En un primer momento sentí que era una tomadura de pelo, pero amigos y lectores un servidor no lo tiene claro.

LA SECUENCIA:
Guybrush: La planificación de la película, el montaje y la forma de narrar la historia hacen difícil elegir una secuencia, ya que según avanza la película la trama se retuerce sobre sí misma y conviven varias historias que llegan al espectador de forma paralela: los onironautas se meten en un sueño, que a su vez está en otro sueño, que a su vez… ya sabéis. La maestría con la que está montada toda la experiencia hace que el espectador no se pierda a pesar de que al principio da un poco de miedo que sea eso lo que ocurra. Sin embargo la historia sí que va perdiendo fuelle a medida que se acerca el final, por lo que me quedo con la primera secuencia, la que nos introduce en la película.  El desconcierto del espectador al ver todo lo que ocurre en tan poco tiempo es enorme, pero el ir hilando y descubriendo la naturaleza de los acontecimientos no tiene precio.

Alfie: Me gustó mucho la secuencia de cuando llegan al tercer sueño, que están en la orilla del subconsciente y se adentran en su vertiente más profunda, adentrándose en una ciudad que se cae a trozos. Me pareció genial como metáfora y alegoría, en el arranque de la secuencia se ve como los recuerdos se recolocan de sitio, y algunos caen al mar del olvido llevados por los helicópteros. Genial y brillante el tono y la delicadeza con la que están tratados estas ideas.

EL PLANO:
Guybrush: Hay varios planos que destacan y también se encuentran al principio de la película. Cuando Cobb, el personaje de DiCaprio, le enseña a Ariadne (Ellen Page) los entresijos de los sueños y cómo ella podrá y deberá modificarlos para que el resto del equipo logre implantar la idea de la forma adecuada, asistimos a un despliegue visual magnífico. Por desgracia es lo que se ve en el trailer y que luego no tiene un desarrollo o una espectacularidad mayor en la película.

Alfie: Elijo el plano donde se aprecian las referencias pictóricas sin albergar el menor atisbo de duda. En el plano están el actor Joseph Gordon-Levitt y la actriz Ellen Page y están subiendo por una escalera. El joven arquitecto de sueños trata de enseñarle a la nueva arquitecto como se construye uno y sobre todo que en ellos nos existen reglas físicas. El cuadro en cuestión es del pintor holandés Maurits Cornelis Escher y se llama “Relatividad” y data de 1953. Es increíble la forma en que está realizado el plano, y la perspectiva desde la que está tomada.

EL PERSONAJE:
Guybrush: Uno de las carencias que más rabia da de la película es la falta de desarrollo de los personajes. Apenas sí son bosquejos con personalidad plana, y motivaciones dudosas para intervenir en la aventura que propone Cobb. Media hora menos de clímax en la parte final y media hora más de desarrollo de personajes habría sido estupendo, más aún teniendo en cuenta que algunos de ellos dejan entrever relaciones pasadas (el joven ayudante de Cobb y el tipo duro que ejerce de falsificador) y relaciones futuras, pero esas subtramas caen en el olvido en favor del protagonista. Si tengo que elegir me quedo con el pack de secundarios: cada uno de ellos da para una película en la que cuenten exclusivamente sus andanzas, inquietudes y personalidad.

Alfie: No me quedo con ninguno porque están muy mal perfilados, carecen de dimensión psicológica, y eso es una ironía en un film donde se suponía la entrar que lo psicológico iba a ser lo más poderoso e importante. Hasta la pobre Ellen Page intenta hacer lo que puede con su personajillo secundario.

LO MEJOR:
Guybrush: La originalidad de la historia, la narración que te impide levantarte en todo lo que dura el metraje (aunque el final sea laaargo), los aspectos visuales. En definitiva, todo lo que ayuda a crear un universo completamente nuevo e inexplorado que deja con ganas de mucho más.
Alfie: Bueno, tiene cosas impresionantes, por ejemplo, que le den un Oscar® al montador Lee Smith, se lo merece. Ha sido nominado dos veces, una por “El caballero oscuro” y otra por “Master and commander”. En este ha conseguido que el espectador se mueva entre los sueños con soltura y no se pierda en ningún instante. Es magistral su labor, sabe como meter los insertos para dar coherencia a la narración. Es más humildemente creo que a este gran montador se debe todo lo mejor del film, desde sus magnificas escenas de acción y suspense, que te tienen en un vilo como ya pasara con “El caballero oscuro” y la famosa secuencia de los barcos con pasajeros y la bomba de la discordia, pasando por los constantes movimientos entre sueños.

LO PEOR:
Guybrush: Que se quede en un blockbuster y no llegue a obra maestra, que podría haber ocurrido. Desaprovecha, lamentablemente, miles de caminos y posibilidades en favor de una historia de amor normalita y un tramo final que se hace pesado. Personajes y propuestas de la primera media hora que luego no se aprovechan.

Alfie: Que se quede en un mero film de acción, que Nolan ha desaprovechado lo que podría haber sido la trama de las tramas, que podría haber hecho su tercera gran obra. Que Nolan se supone que es la gran esperanza blanca y se descuelga con una película de acción con un  buen contenedor pero al que el falta contenido.

CALIFICACIÓN:
Guybrush: 7
Alfie: 6

Os dejo con mi alter ego el rey Julien, quiero marcha, marcha.

EL PRECIO DEL SABER

La Universidad de Connecticut acoge ahora mismo a unos 11.000 estudiantes que residen en el campus en Storrs, porque hay muchos más, y otros tantos miles más viviendo en la vecindad del recinto. Los alumnos están obligados a vivir los dos primeros años dentro del campus, en las residencias, y en el tercer curso ya pueden decidir si emanciparse y vivir fuera del recinto, o continuar en la residencia. Están muy bien equipadas, poseen desde canchas de voleibol, baloncesto, hasta cuartos de estudio y de juegos, cuartos de recreo y lavanderías. La gran mayoría son compartidas por ambos sexos, de tal forma que se alternan entre un piso de mujeres y un piso de hombres.

La solicitud para admisión en la Universidad es competitiva, como en España. Al revisar la solicitud se da más énfasis al récord obtenido en el instituto, rango de clase, nota promedio y el resultado de su SAT o ACT. Tras estas siglas se esconden unos exámenes que son como nuestra selectividad. En función de la universidad te piden uno u otro o los dos. También toman muy en consideración el ensayo que se les requiere en la solicitud, así como las cartas de recomendación opcionales y actividades extracurriculares. Vamos que entrar aquí no es fácil. Pero el principal factor limitante es una vez más el dinero.

Estudiar un año en esta universidad pública, insisto en el concepto de pública, es muy caro. Por cierto, debéis saber que las famosas Yale y Harvard también son públicas. Ahora os voy a contar los gastos que estima la universidad que el estudiante realiza en un año académico.

Estar un año hospedado en la residencia de estudiantes sale por unos 5.090 $. La comida en la facultad, sin incluir los periodos de vacaciones y días festivos, cuesta 4.210 $. Ese es el principal motivo por el que ningún estudiante se hace la comida, porque ya la ha pagado y pasan una especie de tarjeta como para fichar que han comido ese día. La póliza del seguro médico son otros 817 $. Los libros y material estudiantil son otros 800 $. En gastos personales estiman que te puedes gastar en un año como unos 1.800 $. Así que el montante que precisa para vivir un estudiante en la UCONN son más o menos unos 12,717 $. Que se dice pronto.

Ahora bien, a eso hay que sumarle las tasas y la matriculación en la universidad que asciende a 24.030 $. Vamos que una familia debe preparar un mínimo de 37.000 dólares para cubrir sólo un año académico. La ayuda financiera, incluyendo becas y préstamos, solamente están disponibles para ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes. Y el acceso a ellas es un tanto limitado. En estos casos debes ser una eminencia o ser el mejor en algún deporte. Lo más valorado como os podéis imaginar es el fútbol americano y el baloncesto.

Por eso aquí en muchas familias cuando nace el hijo se comienza a ahorrar. Ese dinero es intocable y posee un enorme valor. Así que oír hablar aquí de que un banco va a la quiebra o cosa parecida por la crisis, es tocar la fibra sensible a muchas familias estadounidenses. Si la familia no ha podido ahorrar queda la salida de pedir un préstamo hipotecario que el alumno pagará cuando se haya licenciado. Luego puede darse el caso que pague la hipoteca de la casa más la de su carrera. Luego pagar dos o más hipotecas aquí está a la orden del día.

Existe otra posibilidad, y es la que algunos alumnos toman. Es tan simple como dar su vida por la patria. Es decir, se alistan en el ejército. La armada cubre los gastos de la universidad. Eso sí, ellos van a Irak, Afganistán o donde toque ir. Por eso los soldados son todos muy jóvenes. Ahora que el frente exterior está candente hemos visito realizar reclutamiento activo durante los primeros días de septiembre, coincidiendo con el comienzo del curso, en la plaza frente al Pabellón Harry Gampel. O puedes ver en pleno Times Square en Nueva York un centro de reclutamiento. Pero aquí hay necesidad de soldados, por eso los hay hasta en los centros comerciales. Concretamente el nuestro está justo al lado del cine donde puedes ver esta perla de vídeo. Tomaos dos minutos y medio para ver este clip. No os podéis imaginar lo que esconde. De veras es importante para que acabéis de entender que pasa aquí.

WARRIOR

Yo veo este anuncio cada vez que voy a ver una película independientemente del cine al que vaya. No os podéis imaginar lo que me pudo impresionar la primera vez que lo vi. Es todo un monumento de propaganda. Eso por no hablar de ver a un militar pasearse por el campus de la UCONN. Imaginaos que estáis en la universidad, me da igual que sea Bellaterra en Barcelona, que la Complutense de Madrid. Estáis comiendo tranquilamente y de repente empezáis a ver soldados pasar a vuestro alrededor que se sientas todos juntos a comer en la mesa de al lado. Por nuestro pasado os sobrecogeríais de mala manera. Además, en nuestros campus no pueden entrar ni la policía ni los militares a no ser que el rector lo diga, y hace mucho tiempo que los militares tienen prohibido andar vestidos de uniforme por la ciudad.

 

Así que uno comprende el sistema cada día un poquito más, es como es, y por supuesto doy gracias por la suerte que tengo por haber podido estudiar dos carreras, eso sin tener que dar mi vida por la patria. Serian mejores o peores los profesores, pero de lo que no cabe duda es que algo aprendí. Y por eso, ahora vosotros estáis disfrutando de todo lo que aprendí en estas crónicas transoceánicas que os escribo de lunes a viernes. Este es el precio del liberalismo a ultranza amigos.

Sigue leyendo

REINVENTÁNDOSE

Hoy vamos a adentrarnos en la biografía de un actor que hizo su primera película en 1993 y parecía que iba a ser flor de un día, que sería un sex symbol y cuando se acabara eso con la edad desaparecería del panorama, pero no fue así. El actor Mark Wahlberg no deja de reinventarse a si mismo. Pero vayamos por partes. Su verdadero nombre es Mark Robert Michael Wahlberg. Nació en el cinco de junio de 1971 en Dorchester, que es un barrio pobre obrero situado en el estado de Massachusetts. Hijo de Alma que era enfermera y Donald conductor de autobus de un colegio, pertenecía a una familia numerosa, ya que estaba integrada por ocho hermanos más. Abandonó los estudios mientras estaba en el instituto, y se dedicaron su hermano Donnie y él a callejear duranet todo el día, metiéndose en más de un problema, hasta que una representante les descubrió y pasaron a formar parte del grupo «New Kids on the Block», pero Mark reconoció que ese no era su camino y abandonó el grupo. Su fama de camorrista crecía llegó a ser arrestado con cargos de brutalidad, homofobia y disturbios racistas y acabó en un correcional. Allí fue donde modeló su cuerpo, tras salir trabajó unos meses como operador de una grúa y celador en hospital, hasta que su hermano Donnie que vivía su momento de gloria con el grupo quinceañero, le apoyó y en 1989 creo su propio grupo que se llamó «Marky Mark and the Funky Bunch», bajo la producción de su hermano Donnie y debutaron en el Show de Arsenio Hall. Grabaron dos discos con el sello Interscope Records, son «Music For the People» de 1991, fue todo un éxito llegaron con el single «Good Vibrations» llegar a lo más alto de la lista Billboard, hasta llegaron a vender tres millones de copias y a realizar una gira por Europa actuando en España. Eran famosas sus bajadas de pantalones durante los conciertos, las adolescentes norteamericanas vibraban al verle rapear mientras mostraba en parte sus boxers o rapeaba con los vaqueros ligeramente caidos. Pero un año más tarde su siguiente álbum «You Gotta Believe» fracasó. Eso fue lo que llamó la atención del que sería su mecenas. La fama realmente llamó a su puerta cuando en 1992 realizó como modelo una campaña publicitaria fotografiada por Herb Ritts para la casa de ropa interior Calvin Klein, donde compartió focos con la modelo Kate Moss. Le eligió por su peculiar estilo de mostrar los boxers en los escenarios mientras cantaba. Así nació su faceta como modelo, le hizo saltar a la pasarelas de la Gran Manzana y al mundo de la imagen. Su cuerpo modelado y joven vistió páginas a toda plana de revistas de quinciañeras y vallas publicitarias. ¿Quién no recuerda su cuerpo? En aquellos días todavía era conocido como Marky Mark, no se sabía que era más valorado si el frontal o la parte posterior de su cuerpo. La fotógrafa Lynn Goldsmit realizó un libro llamado «Marky Mark» y este se lo dedicó a su pene. En estos momentos su imagen de chico malo crecía como la espuma, mientras que la fama de su hermano mayor Donnie, miembro del grupo musical «New Kids On the Block» llegaba a lo más alto. Sus aventurillas nocturnas se convertían en títulares de todos los tabloides de medio mundo, la más famosa fue la protagonizada contra la cantante Madonna en una fiesta que la cantante ofreció en la ciudad de Los Ángeles donde la llamó «Beetlejuice». Su contrato con CK fue rescindido porque era grande la fama que tenía como cantante y modelo y no querían subirle el salario.
Decidió frenar en seco, cambió de rumbo y tiró por la interpretación, así nacía Mark Wahlberg y desaparecía Marky Mark, eso fue tras realizar un telefilm en 1993 bajo la dirección de Martin Donovan llamado «El sustitito». Pero su primer gran oportunidad cinematográfica fue gracias a la directora Penny Marshall, ya que rodó a sus órdenes en 1994 «Un poeta entre reclutas», protagonizada por Danny DeVito. Allí daba vida al soldado Tommy Lee Haywood. La película cosechó una buena recaudación y la crítica no se cebó con él. En 1995 compartió cartel con un incipiente Leonardo Di Caprio en el film «Diario de un rebelde» donde intepretaba Mickey, un amigo del joven poeta heroinómano Jim Carroll, que buscaba y encuentra una segunda oportunidad saliendo del mundo de las drogas y rehabilitándose gracias al baloncesto. Un año más tarde interpretó a un desequilabro David McCall en «Pasion obsesiva» de James Foley. Pero el espaldarazo definitivo vino de la mano de su amigo Leonardo Di Caprio que en junio de 1996 rechazó el papel de Eddie Adams también conocido en el mundo del cine porno como «Dirk Diggler» en «Boogie Nights» para interpretar el de Jack Dawson en «Titanic», y convenció a su director Paul Thomas Anderson a que realizara una prueba a este incipiente actor. Crítica y público, por una vez y sin que sirva de precedente, se unieron y alabaron la gran interpretación del actor. Por el fue nominado en los premios MTV y además ese mismo año fue nominado en los premios MTV por la película «Pasión obsesiva».
El siguiente golpe de suerte vino de la mano de David O. Russell que le propuso participar en su película «3 Reyes» donde conoció a otro actor con el que establecería grandes lazos de amistad, es George Clooney, con el que volvería a repetir cartel esta vez bajo las órdenes del director alemán afincado en EEUU, Wolfgang Petersen. En este caso interpretaba a un pescador llamado Bobby Shatford que va en busca de una buena captura pero se encontrará con la «Tormenta perfecta». Tras el éxito de taquilla los ejecutivos de la Fox piensan que es el candidato ideal para intepretar el papel que hiciera Charlton Heston en 1968. Le propusieron dar vida al Capitan Leo Davidsonen en una segunda revisitación al clásico escrito por Pierre Boulle y llevado a la pantalla grande en su momento por Franklin J. Schaffner, hablo del remake de «El planeta de los simios». Pero, Mark al recibir la propuesta del director Tim Burton la rechazó inicialmente porque no quería salir desnudo ante las cámaras, ya había muerto «Marky Mark» y no quería volver a su pasado, pero acabaron convenciéndole. La película fue un éxito de público no así de crítica. Así comenzó una de sus peores rachas, a pesar del apoyo de sus amigos incondicionales como Clooney que le propuso actuar en una película que estaba produciendo en aquel momento y se llamaba «Rock Star», en la que coincidiría con la actriz Jennifer Aniston que venía de la mítica serie catódica «Friends», pero la crítica vapuleo una vez más al actor que no sabía escoger sus proyectos, aunque según el mismo ha reconocido lo que le importaba en aquellos momentos era trabajar con directores de la talla de Jonathan Demme que le propuso trabajar en el remake de «Charada» que se llamó «La verdad sobre Charlie» y en donde tenía que medirse con el fantasma de Cary Grant. Pero esta mala racha se rompió cuando F. Gary Gray le propone medirse con la sombra de Michael Caine al encarnar a Charlie Croker en el remake de «The italian Job», largometraje que supuso la reconciliación con el público y crítica.
Pero a partir de aquí su carrera tomo un nuevo rumbo en el 2004, quería labrarse la carrera de una estrella, convertirse en actor de carácter y dejar definitivamente de ser recordado por sus músculos y abdominales. Estaba despegando, así que no le importó involucrarse en proyectos tan surrealistas y divertidos como «Extrañas coincidencias» en la que repitió a las órdenes de David O. Russell, a pesar de que fueran un fracaso de público, le interesaba más trabajr con actores de la talla de Dustin Hoffman, Lily Tomlin o Isabelle Huppert. Un año más tarde elegiría al director John Singleton para ponerse en sus manos e intepretar Bobby Mercer en «Cuatro hermanos»,thriller en el que compartiría cuota de pantalla con actrices de la talla de Fionnula Flanagan o actores como Josh Charles. O volver a trabajar con su amigo Leonardo Di Caprio esta vez a las órdenes del italoamericano Martin Scorsese en «Infiltrados» que sirvió apra que ambos se volvieran a congraciar con la crítica y el público, en este remake de la película «Infernal Affairs» que en nuestro país se conoce como «Juego sucio» dirigida por Wai Keung Lau y Siu Fai Mak; eso por no hablar de la posiblidad de compartir cartel con actores de la talla de Martin Sheen, Jack Nicholson, Alec Baldwin o Matt Damon.
En el 2007 continuó en el campo del cine de acción al interpretar a Bob Lee Swagger bajo las órdenes del director Antoine Fuqua en el largometraje «Shooter» o al coproducir conjuntamente con el actor Joaquin Phoenix el film «La noche es nuestra» donde compartieron cartel con el gran Robert Duvall a las órdenes de James Gray. Queda nada para que se estrene su siguiente proyecto, en el que vuelve a arriegar una vez más, esta vez al ponerse bajo la batuta del director M. Night Shyamalan en un film de aromas apocalípticos. Hasta aquí esta breve biografía de un chico que nació en un barrio pobre que en la actualidad posee una fundación juvenil, «El club juvenil Dorchester» para ayudar a adolescentes tan problemáticos como lo fue él, para sacerles de la calle y darles una segunda oportunidad en la vida como la tuvo él. Como podéis ver el actor Mark Wahlberg es el vivo reflejo del triunfo del sueño americano, de la astucia de un chico que ha sabido aprovechar las oportunidades que le han ofertado sus amigos y su hermano Donnie, que posee un olfato especial para el marketing, ya que en sus primeros trabajos apra la industria no le importó para nada hacer desnudos posteriores con Leo Di Caprio como los que ofreció en «Diario de un rebelde», para de repente cerrar el grifo y buscó el hueco de los action heroes que estaban jubilándose, para comenzar a labrarse una carrera que para sí quisieran muchos actores, ya que consigue trabajar con los grandes de la industria de Hollywood.