Archivo de la etiqueta: Milla Jovovich

STONE

Solo quiero decir que de no ser por Bobby  no sé dónde habría acabado.
Jack

¿Nunca has hecho nada malo?
Stone

Jamás follaría, si no quisiera hacerlo.
Lucetta

Tienes una sola vida y debes rendir cuentas por lo que has hecho.
Madylyn.

A pocos días de jubilarse de su puesto de oficial de libertad condicional, Jack Mabry recibe el encargo de revisar el caso de Gerald «STONE» Creeson, encarcelado por encubrir el asesinato de sus abuelos con un incendio. Ahora que cabe la posibilidad de recibir un indulto anticipado, Stone necesita convencer a Jack de que está rehabilitado. Sin embargo, sus intentos de influir en la decisión final del veterano agente provocan unos efectos intensos e inesperados para ambos.

Esta es la premisa de partida del nuevo largometraje de John Curran, al que todos conocéis por “El velo pintado” y que se ha podido ver recientemente en la XXXI Mostra de Valencia. Ahora regresa con una historia convulsa de aires absolutamente enfermizos, marcados por la soberbia labor de Jon Brion, al que todos recordaréis por su participación en la banda sonora de ¡Olvídate de mí!.

En este largomentraje lo verdaderamente importante es la relación entre los personajes, quedando la trama más noir en un segundo plano y adquiriendo protagonismo las diatribas religiosas y los aspectos más emocionales. De esta manera Angus MacLachlan, guionista del film, parece enrocarse con el universo de Paul Schrader, para los menos cinéfilos el creador de “La última tentación de Cristo” o “Aflicción”. Luego las claves que encontraréis en esta historia son pena, culpa, castigo, sufrimiento y redención. Puede que sea este el primer gran handicap, porque todo el suspense del thriller que plantea queda totalmente abandonado y cuando quiere volver a recuperarlo el respetable está al borde del bostezo de no ser por la gran labor de todo el reparto.

Así que no hace falta ser un adivino para saber que la gran baza de Curran es el fantástico casting de la cinta. Sobresale inesperadamente Milla Jovovich, que nos tiene acostumbrados a personajes planos y violentos, y en este caso nos demuestra que puede ser una actriz, que sabe usar su voz y darle distintas inflexiones en función de las necesidades psicológicas de su personaje. Compone una femme fatal de libro. ¿Quién lo iba a decir? El resto, Norton, De Niro y Frances Conroy están estupendos, aunque repitan en registros ya conocidos por el respetable. Así Conroy repite en su papel de mujer castrada, Norton en el de doble juego y De Niro en su consabido registro de tullido emocional que tanta fama le dió, me refiero obviamente a «Taxi driver». Pero aún así el film no acaba de enganchar al espectador. El motivo hemos de buscarlo en la pretenciosa puesta en escena, Curran intenta llevar el universo Schrader al de Nicholas St. John, guionista habitual de Abel Ferrara.

Por todos estos motivos, “Stone” hace aguas y lo que podría haber sido una genial película donde lo importante es la historia y la labor de los actores, hace que el espectador salga de la sala con una ligera sensación de aburrimiento y hastío, vamos, de haberse tragado un indigesto ladrillo, pero con la impotencia de no poder decir tranquilamente esto es «un bodrio» en toda regla. Tras haber leído un post de Mrs Darko, deduzco que el problema de “Stone” es que pesa más la trama femenina que la masculina, a lo mejor.

Calificación: 4

Anuncio publicitario

LA CUARTA FASE

Últimamente la heroína postapocalíptica Milla Jovovich parece estar más de moda que nunca, porque esta semana vuelve a nuestras pantallas con un relato basado en hechos reales escrito y dirigido por Olatunde Osunsanmi, llamado “LA CUARTA FASE”. En octubre de 2004, durante un viaje a Carolina del Norte para encargase de la posproducción de su última película: La Caverna. Allí, durante una cena escuchó una conversación que originó la chispa de lo que posteriormente terminaría siendo el comienzo de este largometraje. En este caso Milla Jovovich da vida a la terapeuta Abbey Tyler. Sus pacientes bajo hipnosis reflejaron comportamientos que sugerían encuentros con seres no-humanos. Antes de dormir, todos ellos aseguraban haber visto un búho que les observaba desde fuera de la ventana. Y despertaban completamente paralizados, escuchando ruidos terroríficos que provenían de fuera de la habitación justo antes de que un atacante desconocido les sacara gritando de la habitación. Los recuerdos posteriores se sumían en la oscuridad. La doctora descubrió que la desaparición de personas y sucesos extraños en la región se remontaban a los años 60. Cuanto más profundizó en su investigación, más creyó en que las historias de sus pacientes no eran falsos recuerdos, sino evidencias de abducciones alienígenas.

El director norteamericano trata de ir un paso más allá a la verosimilitud de todo y mezcla el material recreado con otros completamente inéditos y reales procedentes de la investigación llevada a cabo por la psiquiatra. Olatunde Osunsanmi trata de generar un relato aterrador plagado de terroríficas revelaciones realizadas por múltiples testigos que aseguran haber sido visitados por alienígenas, pero carece de ritmo. Trata de seguir la estela de otras producciones al uso como “Encuentros en la tercera fase” pero no posee la fuerza ni la energía de esas cintas, eso es porque carece de ritmo. He de reconocer que el momento mejor rodado es cuando uno de los pacientes hace ir a su casa en medio de la noche a la terapeuta, la imagen rodada mezclada con la real es ciertamente impactante. Pero otro de los múltiples problemas de Osunsanmi es la propia protagonista que al no ser una actriz de carácter eso se deja traslucir en los momentos más dramáticos del largometraje, no consigue hacer verosímil su composición de la doctora Abbey, pero  además es incapaz de dar una réplica a sus compañeros de reparto, los actores Elias Koteas o Will Patton que  están mucho mejor que ella.

Con este filme este director novel se quiere sumar a la nueva moda de películas de terror rodadas con bajo presupuesto y con altas dosis de realismo, como “Paranormal Activity”. Creo que si Erich von Däniken o J.J Benitez vieran esta película entrarían en extasis. Así que sólo me queda decir una cosa, esta película a aquellos que sean fans de Iker Casillas y su rollito de objetos voladores no identificados, o bien que andéis todavía enganchados a Expediente X o el Libro Azul. El resto huir de esta película como se puede huir de la peste.

ESCAPADA PERFECTA

La gran heroína postapocaliptica, Milla Jovovich, a la que ya sólo la queda pegarse con Aliens y Predators si su santo lo tiene a bien, de momento regresa a nuestras pantallas con un largometraje de acción. Y nadie mejor que mi estimado Victor Guybrush para acudir al pase de prensa y ser la firma invitada esta semana.

 

Milla Jovovich y Steve Zahn interpretan a una pareja de recién casados de viaje de novios en Hawaii. Las placenteras vacaciones que se perfilaban en el horizonte se empiezan a torcer cuando  una noticia les sorprende en mitad de una caminata: una pareja de recién casados han sido asesinada y los autores parecen ser otra pareja. Da la casualidad de que nuestros protagonistas se cruzan con otras dos parejas en su estancia en Hawaii; primero la compuesta por Marley Shelton y Chris Hemsworth de la que empiezan a sospechar desde el primer momento (por cosas como que la chica lleva rastas y el tipo tatuajes, en fin…) y después la formada por Timothy Olyphant y Kiee Sanchez, quienes al principio parecen de lo más normales, pero muy pronto empiezan a mostrar ciertas actitudes y aptitudes fuera de lo común que inquietarán a nuestros protagonistas.

No nos vamos a engañar: lo mejor de la película son las vistas. Hay un poco de todo y para todos: mujeres atractivas, entre ellas una Jovovich más guapa que en los últimos anuncios en los que ha aparecido, y tíos con los músculos cincelados, entre ellos el Thor de Kenneth Branagh, Chris Hemsworth. Si preferís barrigones peludos o bajitas con carne donde agarraros no hay problema: todavía podéis deleitaros con los preciosos paisajes de Puerto Rico, Hawaii (donde se desarrolla la historia) y Jamaica por los que nuestros protagonistas se mueven.La película no es lo que da a entender el trailer o su sinopsis. Los protagonistas están buenos pero no son clichés con patas, los diálogos no dan grima y las escenas de tensión no son solo cuestión de golpes de música.

Para empezar, se ríe del género gente-guapa-perseguida-por-asesino-en-serie, y bastante. A los veinte minutos de película nuestros fornidos amigos Zahn y Olyphant se ponen a hablar de guiones cinematográficos, porque Zahn resulta ser guionista de profesión. Olyphant le comenta que él ha vivido muchas cosas y que podría hacerse una película con ellas, y, además, que él controla algo de guiones, todo bastante básico, como el arenque rojo, que no es más que introducir un personaje para distraer la atención del público. El espectador avispado dirá “o sea, que me están diciendo, claramente, casi dándome con ello en la cara, que me van a hacer un buen lío con los personajes; que al final quien parecía el asesino no lo es… o tal vez sí”.

Las clases básicas de guión y las pistas para el espectador van más allá. Por ejemplo cuando Olyphant le advierte a Zahn que tiene la cabeza recubierta de metal porque se la volaron en la guerra y tuvieron que reconstruirla “Recuerdalo cuando empieces a escribir el guión de mi vida, es un detalle importante”, remata. Y nosotros, que somos muy listos, sabemos que eso será importante en el futuro pero todavía no nos imaginamos por qué.

De ahí en adelante la película va jugando con el espectador, siguiendo unas pautas marcadas al inicio y cuyo tercio final es, claro, el malo persiguiendo al bueno con un par de giros inesperados (o esperados, que hay mucho listo en las salas de cine). Las escenas de acción, bastante escasas por otro lado, tienen un par de momentos muy logrados e interesantes que por desgracia no se explotan lo suficiente. Tampoco se explota al máximo el personaje de Olyphant, que es un Bear Grylls cojonudo, un Último Superviviente que lo mismo te monta una tienda de campaña con un hacha como caza una cabra montesa para cenar con un arco que él mismo monta.

Tomarse las cosas en serio está bien, pero tomárselas con un poco de guasa es a veces mucho más efectivo. La escapada perfecta se deja ver y cuando la pongan en Televisión española sin anuncios más de uno se va a quedar con el culo pegado al asiento hasta que se resuelva el misterio de las parejas asesinas en paradisíacos lugares. No seré yo quien la recomiende (un poquito más de mala leche y habría sido altamente recomendable) pero al menos no es para echarse a llorar. Si se hubiesen pasado un poquito, solo un poquito más de rosca, se habría ganado la tercera estrellita.

 

Crítica «Ultraviolet»


Mi sobrino Alfie me llamó y me dijo que dejara por unos días los apeos de labranza y que me viniera a Madrid para asistir a la muestra de cine de ciencia ficción, asín que deje el riego automático puesto y me fui. La primera película que vi fue “ULTAVIOLETA”. ¡Ein! que flins, que güeno, que grande, que pedazo de superproducción. La acsión se sitúa en un futuro lejano donde dos tipos de seres que conviven en el planeta tierra, los humanos y los hematófagos. Los humanos quieren exterminarlos, para eso crean un arma total que se esconde en un niño. Violeta, que es hematófaga, tras secuestrarle se da cuanta que es la clave para la solución de los problemas de su especie, a partir de ahí se encargará de custodiarle. ¿A que parece un culebrón de esos que ponen en la hora de la siesta en esa cadena que todos sabemos y que es tan familiar?
Tras el visionao me enrecordé de muchas películas y cosas, por ejemplo, a los videojuegos de mi crio el pequeño, si ese que se llama “Kill Zone” o los “Shoot up”, eso por no hablar del maestro Kubrick, si ese flins que se llama como la selección holandesa ¿o era la alemana?, si “LA NARANJA MECÁNICA”, pero no queda la cosa ahí, también a “MATRIX”, “GLORIA”, “KILL BILL”. ¡Vamos!, que es un refrito de mucho y de na.
Está interpretá por esa chica que tá pa mojar pan, como si fuera salmorejo, la Mila Bobovich, que por cierto, los productores no han ganao pa tinte del pelo, pos la chiquilla se cambia el color dependiendo del estao de humor o de la mala leche que tenga ese día, eso por no hablar del vestuario, esta debe tener un ropero tan grande como mi campo de vides.
Eso si, reconoces mu bien quien es güeno y quien malo, porque unos van de blanco y otros de negro, hay que darle las gracias al señó directó, po que eso facilita que uno pueda seguí la historia. Lo malo es cuando llevan jerseis grises.
Pero, lo que me dejó de piedra pómez en la butaca de los Palafox, y de lo que entavía me he repueto, fue tras una lucha a muete con muchos malos, consigue llevarse el maletín donde se supone que ta el arma total. Mira tu por donde que toos le dicen a la chiquilla que no lo abra, y la chica que es terca como una mula decide abrirlo, me dije pa mis adentros: ¡Ay, Dios mio! que hay un chiquillo. Cuando vi al crío, casin me da algo. Que fuete. Pues hablando del crío, que listo es er jodío. Como no se puede dormir, se pone hacer complicadas fórmulas químicas, que ni el dentífrico del flin sabe lo que pone, mira si es listo. Y no hace una suelta, ¡Nooo, hace un folio!
Ademá tiene unas frases de esas pa dejá compungido al personal, atentos al ejemplo: “Estos momentos, por bellos que sean, cuando se acaban, te hacen sufrir”, er que la escribió tiene una pedrá en la boca. Pero no sé de que me asusté, ya el flins comienza con una verdad como un templo: “Hola. Mi nombre es Violeta. Nasí en un mundo que puede que no entiendan”. Yo creo que por eso los de vestuario pusieron a unos de blanco y a otros de negro, pa entender algo. Eso por no hablar de la computaora, ¡que listisma es! Hay una escena en la que la Bobovich entra donde está el malo malisimo llevando cienes y cienes de armas, la escanea y dice: “número de armas (se queda pensativa)…(y responde) muchas” Las risas entavía las oyen en Sebastopol. Ya no pude parar de reírme, ¡que gran flins! Y yo que quería perdérmelo. Toi seguro que este pasa a la historia del cine de acsión.

Ultraviolet


Este mes llegará a nuestras pantallas «ULTRAVIOLET», una película de ciencia ficción dirigida por Kurt Wimmer, famoso por haber realizado el guión del remake de «EL CASO DE THOMAS CROWN» o «LA PRUEBA», donde medían sus fuerzas Al Pacino y Colin Farrell.
La acción se sitúa a finales del siglo XXI, una subcultura de seres humanos surge con una mutación genética: están dotados de una asombrosa velocidad, una increíble resistencia y una profunda inteligencia. A medida que hay más personas contagiadas, el temor del gobierno aumenta y a los mutantes se les trata como a marginados, se les somete a pruebas espantosas y se les pone en cuarentena. El gobierno ha tomado la determinación de acabar con ellos, pero una mujer está decidida a impedirlo: la ultrabella y ultraletal Violet.

El tono de la película está a caballo del cómic y el videojuego, cosa a lo que ya nos tenía acostumbrados la señorita Jovovich. Dará más de los segundo que de lo primero. A algunos les recordará a «MATRIX» por las escenas de acción y efectos especiales, o incluso a «AEON FLUX», que se estrenó este pasado invierno, producto nacido de la MTV. Pero los más cinéfilos verán en ella rastros de un clásico del cine negro, rodado en 1980 por el genial maestro John Cassavetes llamado «GLORIA» en la trama. A todo ello os dejo que le suméis un poco de «KILL BILL».
Rodada en Shangai, con una inversión de 30 millones de dólares, de momento en EEUU lleva recaudados 18 y medio. Los que no podáis esperar más a verla se proyectará en el cine Palafox dentro de la muestra de cine SCIFI, podéis pillar las entradas por Internet, para informaros aquí tenéis un ENLACE.
Kurt Wimmer tiene pendiente de estreno en nuestro país su película, que la crítica internacional califica de culto «EQUILIBRIUM» protagonizada por Christian Bale, desde aquí reclamamos su estreno en salas.
ULTRAVIOLETA posee una página web, muy interesante, de gran diseño, donde os podréis descargar salvapantallas, juegos, tapices, etc., además de poder ver el trailer. Como siempre aquí tenéis un ENLACE.