Archivo de la etiqueta: Patricia Field

SEXO EN NUEVA YORK 2

Amigos y fans de la mítica serie de televisión “Sexo en Nueva York”, esta semana estáis de suerte porque se estrena en nuestro país la segunda entrega de la franquicia cinematográfica. Con motivo de la festividad del Corpus Christi en Madrid, Sevilla, Granada y Toledo se adelantará el evento al jueves 3 de junio. El resto de ciudades mantendrán la fecha de estreno en el viernes 4 de junio. Como en la primera parte, Michael Patrick King, vuelve a dirigir y guionizar las nuevas aventuras de las chicas más famosas de la Gran Manzana. Os recuerdo para los más despistados que la serie de televisión fue creada por Darren Star, basándose en los personajes de la novela de Candace Bushnell.  La película está protagonizada en sus principales papeles por Sarah Jessica Parker, Kim Cattrall, Kristin Davis y Cynthia Nixon, con John Corbett y Chris Noth, que se vuelven a meter en la piel de estos famosos personajes televisivos. Nadie mejor que nuestra colaboradora Cantal Ceña, por sus amplios conocimientos en el campo de la moda y por ser fan del producto catódico, para acudir al pase de prensa y cubrir este evento cinematográfico que no deja de tener cierta dosis de diversión, moda y amistad.

 

La experiencia que he vivido con Sexo en Nueva York 2 ha sido la misma que leyendo un número de la revista Vogue. Las dos tienen una portada inmejorable, atractiva, que te entra por los ojos y te hace desear conocer el contenido. De hecho, creo que todas (y todos, que los hay) las fans de Sexo en Nueva York, desde que nos enteramos de que había una segunda parte estábamos como locas por verla. El nivel estaba alto, la primera película no defraudó. Así que cuando veía los carteles en las marquesinas o el trailer en You Tube, ya me ponía nerviosa. Bien, pues este “nuevo número”, con Sarah Jessica Parker en la portada ya está en la calle. Y al verlo, me ha pasado lo mismo que me pasa con Vogue: un precioso y perfecto escaparate de glamour, belleza, tendencias y hasta viajes con el que deleitar a la vista, pero un texto (en este caso un argumento) flojo y con poca chicha.

 

Para los que no leéis Vogue, os pondré otro ejemplo. Ha sido como ver una película porno: el argumento es malo, pero merece la pena verla por otros motivos…

Los veinte primeros minutos son buenos. Diálogos rápidos y divertidos, situaciones cómicas con actuación estelar de Liza Minnelli incluida (no tiene desperdicio). Además, según van a apareciendo personajes en escena, la voz en off de Carrie, al más puro estilo de la serie, va contando al espectador cómo conoció a cada una de ellas (me ha parecido curioso, porque esto nunca se ha llegado a contar…) Incluso hay guiños a la serie original. Una prueba para saber si sois verdaderas fans de Sexo en Nueva York: Carrie repite un vestido que ya llevó en alguno de los capítulos, ¿cuál será? Se admiten apuestas. No os quiero picar, pero yo y mis compañeras de fila lo hemos sabido en cuanto lo hemos visto.

Pero según avanza el film se va perdiendo esa chispa y da paso a una historia que no tiene ni pies ni cabeza y que resulta poco interesante, además de poco creíble (dentro de lo increíble…). La película empieza con la boda del gran amigo de Carrie, Standfor Baltch. Carrie y Mr Big llevan dos años de feliz matrimonio, Charlotte ha conseguido formar la familia que siempre había soñado, Miranda ha recuperado la estabilidad y el amor en su matrimonio con Steve y Samantha sigue con su desenfrenada vida sexual de siempre. Pero cada una se da cuenta de que a lo mejor lo que siempre han querido y que ahora tienen no es tan bonito como debería ser. Por eso, todas aceptan entusiasmadas la propuesta de Samantha para irse de viaje a todo lujo por Abu Dhabi.

Aunque a partir de ese momento, el argumento y el guión empiezan a flojear bastante, reconozco que hay un par de escenas dignas de ver. Las dos tienen como protagonistas a Samantha y a un hombre… y hasta aquí puedo leer. Eso sí, como os había dicho, muchas veces los textos de una revista de moda pasan a un segundo lugar, porque lo que realmente quieres ver cuando la abres, es lujo, gente guapa y, sobre todo, MODA. Y de eso hay de sobra. Nunca he disfrutado más con unas escenas tan bonitas y espectaculares, tanto, que parecían producciones hechas por el mismísimo Patrick Demarchelier. Cada escena, podría ser una foto de Vogue a doble página. Un verdadero placer para la vista. Eso sí, no deja de sorprender que para montar en camello o pasear por un zoco alguien se ponga unos zapatos de Christian Louboutin con un tacón de 12 centímetros o una falda de seda hasta el suelo. Pero, haciendo referencia a un capítulo de la serie: “Esto es Vogue”. Y aquí, en cuanto a moda se refiere, todo vale.

El estilismo más espectacular, como siempre ideado por la grandísima Patricia Field. Además, este film cuenta con un atractivo más para todas las amantes de la moda, muchos de los accesorios y prendas de la película se pueden comprar en su página web http://www.patriciafield.com/ Un capítulo aparte merecen los “cameos”. Miley Cyrus y Penélope Cruz. Me sabe mal criticar la actuación de la española, así que sólo diré que la pequeña Hannah Montana ha salido victoriosa de esta batalla.

En definitiva, un producto 100% aspiracional, un regalo con un packaging de lujo que te entra por los ojos aunque su contenido no termine de convencer.

Calificación: 6

CONFESIONES DE UNA COMPRADORA COMPULSIVA

BUENA

cartel16

cantalEl pasado viernes se estrenó, por fin, una de las películas que más ganas tenía de ver últimamente, CONFESIONES DE UNA COMPRADORA COMPULSIVA. Y mis ganas se debían a que además de ser una auténtica adicta a comprar, había disfrutado de lo lindo con los libros en los que está basado el film, la serie “Loca por las compras” de la escritora Sophie Kinsella, que tiene como protagonista a Rebecca Bloomwood, una joven periodista a la que le gusta demasiado practicar el shopping. Pero para mi sorpresa, la adaptación me ha resultado decepcionante. Todo parecido con el libro es pura coincidencia porque le han dado la vuelta a la historia como han querido. Pero una cosa no quita la otra y la película es fresca y divertida, una de esas que estás deseando ir a ver con tus amigas y no parar de comentar los modelitos de la protagonista o lo guapo que es el galán de turno.

confesiones61

Llevar “Loca por las compras” a la gran pantalla era algo que estaba cantado desde que el libro se convirtió en un best seller. Y efectivamente, llegó el gran productor Jerry Bruckheimer y lo hizo. Dirigida por J.P Hogan (“La boda de Muriel”, “La boda de mi mejor amigo”) esta comedia es la historia de una compradora compulsiva, Rebeca Bloomwood, una chica carismática y divertida, pero que pierde la cabeza cada vez que ve un escaparate o entra en una tienda. Becky es periodista y su sueño es trabajar en su revista de moda favorita, Alette, pero no encuentra el modo de meter la cabeza hasta que irónicamente consigue un trabajo como columnista en una revista económica publicada por la misma editorial. Ahí conocerá a Lucke Brandon, el director, un joven atractivo y muy centrado en su trabajo del que se irá enamorando sin darse cuenta. Pero su adicción a las compras meterá a Rebecca en un mundo de deudas del que no le será nada fácil salir.

CONFESIONES DE UNA COMPRADORA COMPULSIVA tiene todos los ingredientes para gustar al público femenino entre 20 y 35 años: moda, tiendas, chico guapo, éxito, amor y humor. Si a eso se le suma que es muy fácil identificarse con la protagonista, el éxito está asegurado. Imaginaos como estaba yo, que también soy periodista y precisamente mi sueño es trabajar en mi revista de moda favorita. Además, me gasto todo el dinero en las tiendas sin poder evitarlo. Pensaba: Becky Bloomwood podría ser yo. Pues seguramente eso mismo será lo que piense la mayoría del público femenino que vaya a verla.

confesiones31

Pero como he comentado en un principio, la adaptación de la historia no es para nada fiel al libro de Sophie Kinsella; claro que no tenía por qué seguirlo al pie de la letra, pero a diferencia del “Loca por las compras”, en la película, las aventuras de Becky resultaban bastante menos creíbles. Lo primero que me llamó la atención aunque de una forma positiva fue que la historia tuviera lugar en Nueva York y no en Londres, como en el libro. El cambio de escenario ha sido buena idea. Nueva York es otro tipo de glamour y es la ciudad donde te imaginas a chicas modernas, con un bolso último modelo y cargadas de bolsas de los mejores grandes almacenes. Pero este es el único cambio en el que han acertado porque el argumento dista mucho del original y no me terminó de convencer. Para que os hagáis una idea, en el libro, todo lo que le pasa a la protagonista es creíble; Becky es lista y sabe sacar partido a sus conocimientos y aprovechar las oportunidades, lo que le permite ascender profesionalmente y lograr también éxito en su vida personal. Pero en el film da la sensación de que todo le pasa porque sí, sin currárselo, como por casualidad y no es la idea de personaje que quiere transmitir el libro, donde se presenta a Rebecca como una chica más normal, que podríamos ser cualquiera de nosotras. Pero bueno, ya se sabe que en cuanto a las adaptaciones de los libros, nunca llueve a gusto de todos.

confesiones2
En el film, el personaje de Rebecca Bloomwood lo interpreta Isla Fisher a la que conocemos por sus papeles en “De boda en boda” o “Definitivamente quizás”. Buena elección, no se trata de una actriz habitual y tiene carisma, estilo y simpatía ante la cámara, tres cualidades perfectas para interpretar a la protagonista. Si hubieran cogido a una Anne Hathaway o Lindsay Lohan hubiera sido el gran desastre, les doy las gracias a los directores de casting por no haberlo hecho. Y pienso lo mismo del actor que interpreta a Lucke Brandon, el británico Hugh Dancy. Pero además de los protagonistas, la película cuenta con un gran reparto que me sorprendió bastante, con actores como Joan Cusack y John Goodman, que interpretan a los padres de Rebecca o Kristin Scott Thomas como directora de la revista de moda Alette.

confesiones41

Pero como no podía ser de otra manera, lo mejor de una película que lleva por título CONFESIONES DE UNA COMPRADORA COMPULSIVA tenía que ser la diseñadora de vestuario, y en este caso es la gran Patricia Field. Para los que no os suene el nombre, es una de las mejores estilistas del panorama televisivo y cinematográfico gracias a sus fabulosos trabajos de la serie “Sex and the city” o de películas como “Devil wears Prada”. Para mí es la mejor para este tipo de films en los que sus personajes son gente joven y cosmopolita. Patricia es la estrella de la película a pesar de no aparecer físicamente en ella.

confesiones7

En definitiva, aunque me llevara alguna que otra decepción con el argumento, CONFESIONES DE UNA COMPRADORA COMPULSIVA será una de esas películas que añadiré a mi colección de favoritas y colocaré en las estanterías de mi cuarto en cuanto salga en dvd, junto con “Clueless” “Sexo en Nueva York” o “Una rubia muy legal”.