Archivo de la etiqueta: Pete Postlethwaite

THE TOWN-CIUDAD DE LADRONES

Paso de seguir matando gente
Doug MacRay

Hay algunas cosas que tiene que resolver uno mismo.
Stephen MacRay

En los días soleados siempre pienso en la muerte.
Claire Keesey

Empecemos a follarnos a los testigos.
James Coughlin

Terminamos la semana con dos recomendaciones, la primera es esta película  que se sitúa en Boston donde se producen más de 300 robos cada año. Y un barrio de 1.600 kilómetros cuadrados llamado Charlestown ha dado más ladrones de vehículos blindados y bancos que ningún otro lugar de EE.UU. Uno de ellos es Doug MacRay, que lidera de un grupo de implacables ladrones de bancos que se enorgullecen de coger lo que quieren de forma limpia. La única familia que tiene son sus socios criminales, especialmente Jem, que posee un temperamento peligroso e irritable. Sin embargo, todo cambiará cuando durante su último trabajo, Jem haga un rehén por un breve espacio de tiempo: la directora de la entidad, Claire Keesey.

Así da comienzo esta historia de cine negro, del bueno, firmada por Ben Affleck (que se reserva el papel principal y las labores de dirección), Aaron Stockard y por el debutante, Peter Craig basado en la novela El príncipe de los ladrones, de Chuck Hogan. El guión está muy bien construido. Su marco referencial son películas como “Heat” de Michael Mann, “Le llaman Bodhi” de Kathryn Bigelow o “Bullit” de Peter Yates, tanto en la estructura como en la forma de rodar las escenas de acción o como en ciertos aspectos de diseño de vestuario que no os desvelaré. Así consiguen ambos que la cosa funcione, como diría Woody Allen. Por su parte Affleck dirige con mano firme, de una forma totalmente correcta, nada innovadora, y no desvía el foco de atención centrando constantemente al espectador en la acción y el suspense, y deja los aspectos más románticos en una segunda capa, donde deben estar, para que sirva sólo de motor narrativo.

Hay que reconocer que listo es un montón ha conseguido un reparto de lujo entre los que destacan los siempre magníficos Pete Postlethwaite, Chris Cooper o Titus Welliver. Ha puesto justo en frente para que le den buenas réplicas a los emergentes talentos de Jeremy Renner, que todavía recuerdo su gran labor en “En tierra hostil” o en “28 semanas después”, y Rebecca Hall, que nos deslumbro en “El retrato de Dorian Gray” y “El truco final”.

El principal problema de todo este buen proyecto es Ben Affleck. No sé quién se empeñó en que interpretara el personaje principal. Personalmente creo que es un error, de los pequeños, perdonable, pero error es. Lo mejor de todo es que es cine negro con acción rodada a la vieja usanza, como si estuviéramos viendo a Steve McQueen conducir por las calles de San Francisco. Hay que reconocer que como director posee un buen gusto y sabe donde mirar y qué hacer. Por todo ello, comienzo a pensar que el cerebro detrás de “El indomable Will Hunting” es Ben y no Matt.

Así que esta película puede ser una de las opciones para acudir al cine durante este largo fin de semana. Si te gusta el cine negro es recomendable su visionado.

Calificación: 6

Anuncios

FURIA DE TITANES

Esta Semana Santa se ha estrenado una nueva versión de ese gran clásico llamado “FURIA DE TITANES”. Por ese motivo Videodromo ha decidido invitar esta semana al cine a Enrique Dueñas, sobre todo por su amor a la obra de ese genio de los efectos especiales que es Ray Harryhausen, que por cierto era el productor de la cinta dirigida por Desmond Davis, y también por su gran conocimiento del peplum, (para los de la ESO, cine de sandalias).

 Debo admitir que, aunque soy fan a muerte de la obra del gran Ray Harryhausen, nunca consideré “Furia de titanes” uno de sus trabajos más conseguidos. Por tanto, la idea de un remake no me disgustaba del todo, siempre que se respetase el sentimiento de aventura y el sabor mitológico del conjunto. Efectivamente, el susodicho sentimiento de aventura y el necesario sabor mitológico están ahí. Pero a los que no sean seguidores acérrimos del cine de fantasía heroica (como yo mismo), poco les aportará esta nueva versión de las aventuras de Perseo.

Se podría decir que este experimento significa hoy más o menos lo mismo que la épica de Desmond Davis hace treinta años. Ya veremos si la nostalgia (y las reposiciones de las tv autonómicas) la eleva al Olimpo cinematográfico como ha ocurrido con su antecesora. La “tecnología” ayuda a impresionar al público contemporáneo pero hace falta mucho más para aguantar el paso de los eones.

El argumento sigue fielmente los eventos que tienen lugar en el filme original y el tono general es también muy similar, conservándose cierto “sabor clásico” la mayor parte del metraje (más allá de un gratuito pero simpático cameo del pobre “bubo”). Se cambian de lugar un par de acontecimientos pero las diferencias se pueden contar con los dedos de la mano.

La variante fundamental es que aquí el conflicto principal está causado por una guerra sin cuartel entre los hombres y los dioses. Podemos apreciar un (muy diluido) mensaje “humanista” que aboga por el valor de la voluntad del hombre frente a los engaños de la religión. A este respecto, se agradece la existencia de un interés temático real… mejor resuelto sobre el papel que en la pantalla, eso sí. De hecho, el enfrentamiento entre mortales e inmortales se encuentra sobre-explicado y hace que nos preguntemos muchas veces el poder real que ostentan los segundos.

Desde el punto de vista exclusivamente técnico, hay que reconocer los impresionantes valores de producción (incluyendo escenarios y vestuario cuidados hasta el mínimo detalle) así como unos efectos especiales brillantes (que, al contrario de lo que parecía en un principio, no se limitan al uso de la animación CGI). Los diseños de criaturas, lugares y artefactos resultan muy atractivos, mientras que la fotografía destaca los hermosos paisajes de Tenerife. La banda sonora no parece especialmente memorable, pero acompaña con fidelidad a las imágenes, resaltando la acción frenética y la decadente civilización. Quizás aquella locura de contratar a “MUSE” habría significado un resultado artístico más notorio.

Los actores apenas tienen texto en el que apoyarse aunque resaltan el carisma de Liam Neeson y Pete Postlethwaite. Sin embargo, se notan ciertos errores de casting en opinión de quien este pergamino suscribe. Las damas no parecen encajar bien en sus papeles mientras que el antagonista de la función, Ralph Fiennes, tampoco es lo imponente que debería.

Es difícil ignorar como todo lo que ocurre parece visto mil veces (independientemente de la trama de la versión de 1981) y los escasos giros del argumento resultan tremendamente predecibles. Así tenemos a la típica compañía de dungeons & dragons, los diálogos de una sola línea, las innecesarias secuencias de entrenamiento y una subtrama de venganza (que eso es algo que entiende todo el mundo).

Curiosamente, el punto más original es el que menos funciona… la transformación de Andrómeda de interés amoroso a rol secundario. Aunque, a fin de cuentas, esto son detalles que uno podría ignorar si el director hubiese puesto el menor esfuerzo en dotar de cierta profundidad al argumento. Desgraciadamente, no es el caso.

Muchas películas de hoy día parecen el avance de algo “más grande” que nunca llega. Olvidan ofrecer una narración completa a cambio de que los 100 minutos obligados pasen de la forma más rápida e indolora posible. Toda la energía puesta por Louis Leterrier para mantener el ritmo del largometraje se pierde en, precisamente, lo más importante del arte de contar historias: el drama. Al final, no quedan sentimientos a los que agarrarse y nos importa bien poco quien vive o quien muere. Las poderosas imágenes que desfilan por la pantalla apenas logran transmitir nada, de forma que el relato queda diluido en el resumen de un resumen. Sencillamente, falta la “magia” que promete el título y que Ray siempre nos regalaba.

Una buena película, de cualquier género, debe contener distintos estados de ánimo y no sólo “acción”. Pongamos un ejemplo concreto: incluso admitiendo que los trucajes de Harryhausen en aquel último trabajo NO eran los mejores de su carrera, la escena del enfrentamiento entre Perseo y Medusa posee una fotografía, una tensión, una iluminación y una dirección magistrales. Aquí es convertida en otro combate más. Emocionante, sí, pero sin ningún factor diferencial. Siempre nos quedará la duda de cual hubiese sido el resultado de usarse el primer guión de Lawrence Kasdan.

Si pagáis al barquero para entrar en la sala, os encontrareis con una entretenida película de aventuras mitológicas (de excelente manufactura visual) que, a pesar de su endiablado ritmo, lacra un desinterés total por caracterizar a sus personajes más allá de un par de rasgos distintivos o añadir la menor sorpresa a la trama. Un espectáculo especialmente recomendado para el público infantil. La publicidad nos hace creer que estamos ante un filme destinado a adolescentes alterados, que admiran el estilo salvaje y directo de “300” y “God of war”… pero serán los más pequeños de la casa los que de verdad disfruten con la aparición de sortilegios sin sutileza alguna, héroes intachables y terroríficos villanos. Las sagas helénicas son básicas en la cultura de occidente y aunque esta nueva incursión en el género no aproveche todo su potencial, sin duda se trata de una experiencia muy divertida.

PD: No diré nada de la conversión a las tres dimensiones. El tan cacareado “3D moderno” me suele resultar poco atractivo y nada espectacular pero es que en esta ocasión, directamente, he sido incapaz de apreciar el menor relieve.

Calificación: 6,5

SOLOMON KANE-ENTREVISTAS

El día 31 de diciembre llegará a nuestras pantallas otra de las películas más esperadas de la temporada, hablo de “Solomon Kane”. Michael J Bassett ha sido el elegido para tomar el personaje creado por el novelista Robert E. Howard, creador del personaje de Conan, para darle vida. Para los no iniciados, como un servidor, comentaos que Solomon Kane es un guerrero puritano del Siglo XVII cuya única meta en la vida es terminar con la maldad en todas sus formas. Sus aventuras le llevan desde los oscuros submundos de las principales capitales europeas, hasta las frondosas y peligrosas junglas africanas.

El actor elegido para interpretarlo ha sido, nada más y nada menos que, James Purefoy famoso por haber sido Marco Antonio en la serie de “Roma” o haber aparecido en películas como “Resident Evil” o “Vanity Fair”. En estas nuevas aventuras de magia y espadas le acompañan Jason Babson, que os sonará de su participación en “Hellboy” o en “El ilusionista” y Rachel Hurd-Wood, que brilló con luz propia en el film de Tom Tykwer “El perfume: Historia de un asesino”.
El 10 de diciembre su director y principal estrella se dejaron caer por Madrid para presentar a este nuevo héroe a los medios, para ello Kike de “Poder Friki” y un servidor nos trasladamos hasta el céntrico Hotel EM para realizar las dos entrevistas que ahora podréis ver….

ENTREVISTA JAMES PUREFOY

ENTREVISTA MICHAEL J. BASSETT