THE WALL-LIVE TOUR 2011-MADRID

Dedicado Monsieur Copépodo, Eulez, Julia CGS, I_Z_Z_O, Blogger in the shadows y Mrs WatFlech, y no quiero olvidarme del entrañable matrimonio sentado a mi izquierda y del Dr Litos, que no pudo asistir.

Bring the boys back home. Traed a los chicos de vuelta a casa
Pink
Is anybody out there? ¿Hay alguien ahí fuera?
Pink

Este fin de semana ha tenido lugar en España uno de los acontecimientos musicales que marcará a toda una generación porque pudimos ver el viernes y sábado en Madrid y domingo en Barcelona “THE WALL-LIVE TOUR”, dentro de su gira mundial. Teníamos claro que se trataba de un espectáculo que nunca se volverá a repetir, sobre todo si consideramos la edad de su creador, Roger Waters. El pasado 15 de septiembre de 2010 en Toronto (Canadá) arrancó la gira y se pusieron las entradas a la venta en España para finalizar con los 30 años de espera y poder ver esta mítica obra en directo.

Los más jóvenes debéis saber que ha sido larga porque sólo entre 1980 y 1981 en unas pocas ciudades como Nueva York, Los Ángeles, Londres o Dortmund pudieron disfrutarlo. En dichos espectáculos se proyectaron las secuencias de animación en 35mm (algo muy rústico podréis pensar) que posteriormente fueron usadas para la adaptación a la gran pantalla. Tanto las animaciones como reproducciones de los personajes como gigantescas marionetas fue realizado por el gran caricaturista Gerald Scarfe.

En 1985, se entabló con David Gilmour y Nick Mason una disputa legal acerca de los derechos sobre la marca “Pink Floyd” y todo su material producido hasta la fecha. El resultado fue que Gilmour y Mason se quedaron con los derechos de la marca “Pink Floyd”, pero la sentencia otorgaba a Waters los de la obra “The Wall”, que obviamente era el verdadero creador. Eso llevó a que tras la caída del telón de acero en 1989 ofreciera un concierto en solitario llamado “The Wall Live in Berlin” el 21 de julio de 1990, con varios famosos músicos, incluyendo a Van Morrison, Sinéad O’Connor, Cyndi Lauper, Scorpions, Jerry Hall y Bryan Adams, entre otros, para conmemorar la caída del Muro de Berlín y para posibilitar la creación de una fundación “World War Memorial Fund for Disaster Relief” contra las guerras y sus consecuencias.

Con la puntualidad que caracteriza a los británicos, el cantante salió a escena y el abarrotado Palacio de los Deportes se entregó desde el primer segundo. La expectativa que todos teníamos en mente al entrar es que íbamos a ver una representación en directo de la película homónima realizada en 1982 por el realizador británico Alan Parker, sobre el mismo libreto creado por Roger Waters. Más equivocados no podíamos estar.

El núcleo argumental del álbum se centra en un cantante, Pink, cuya infancia está marcada por su padre un piloto de la RAF, que es abatido durante una batalla en la Segunda Guerra Mundial, y la opresión de la educación británica. A eso debemos sumarle que queda a solas con una madre controladora y protectora. De adulto alcanza el éxito concierto tras concierto pero para poder salir a escena se entrega a las drogas, así poco a poco pierde a su esposa y se va creando un muro entre Pinky y la sociedad, en términos generales, cayendo en una profunda depresión. Una noche en un intento de suicidio con alcohol y drogas tiene una ensoñación en la que se convierte en un dictador fascista, todo lo opuesto a lo que siente y es como persona. Eso marcará un punto de inflexión porque se celebrará un juicio onírico que acabará con el veredicto de derribar el muro que ha creado y exponerse de nuevo a esa sociedad que abandonó.

Así que las raíces argumentales hay que buscarlas en la locura del fundador del grupo, Syd Barrett, en ciertos tintes autobiográficos del propio Waters, como son la relación con su madre, esposa y con el público en general, con el que durante la década de los ochenta no tuvo buenas relaciones, algo parecido a lo que le pasaba a Jim Morrison, líder de los “Doors”. Con perdón a todos los melómanos que me puedan leer, pero creo que estoy en lo cierto si decimos que Waters le ha dado una vuelta de tuerca a esta enorme ópera contemporánea y se convierte en una de las mayores críticas sociales arropadas por todo un sin fin de alardes tecnológicos y musicales. La representación da comienzo con un extracto sonoro de la película realizada en 1960 por Stanley Kubrick titulada “Espartaco” en la que se puede oír a todos los esclavos decir que se llaman como su líder, mientras en la sala los focos van enfocando al anónimo público. Con eso sienta las bases de que nosotros como espectadores no dejamos de ser esclavos de la sociedad en la que vivimos.

Para dar paso a los acordes de rock sinfónico y progresivo que nos llevarán por una trama que no ha perdido su núcleo vital, pero en la que el tiempo ha convertido a la madre posesiva y controladora en una versión del Estado, opresor y controlador, donde las cámaras de vigilancia lo ven todo, tiñiendo de aires orwellianos la trama, haciendo con las proyecciones claros homenajes a su obra “1984”.

Pero va más allá, porque su guitarra se convierte en un enorme bisturí que abre en canal ese enorme cerdo que es la sociedad en la que vivimos para sacar a la luz los grandes culpables de todos los males: las enormes corporaciones y bancos, que cada día son más avariciosas y nos quieres devorar, y son los verdaderos responsables de las diversas guerras en las que nos vemos involucrados, ya sea Irak, Irán o Afganistán. Así en las proyecciones las bombas que podíamos ver en las creaciones originales de Gerald Scarfe son sustituidas por el símbolo del dólar, de la Mercedes Benz, de la petrolera Shell, etc. Y que volveremos a ver en otro elemento de la apabullante escenografía que es ese enorme cerdo que sobrevuela la platea.

Imagen del cerdo en el concierto de Berlín


Imagen del cerdo en el concierto de Madrid

El alegato contra la guerra puebla todo el concierto ya desde que canta los temas “Thin Ice” o “Another brick in the wall part I”. Para mí, por motivos personales, uno de los temas más perturba cada vez que lo escucho, y que en este caso adquiere una nueva dimensión.

Pero sin duda el momento que te encoge el corazón, que me conmovió hasta la médula, que se me erizan los pelos cada vez que lo vuelvo a ver en youtube,  se me salten las lágrimas tontamente, y me emocione como un niño chico, es sin duda alguna la piedra angular de esta nueva revisión de este inmenso clásico contemporáneo, el tema “Vera Lynn” y “Bring The Boys Back Home”.  Durante su ejecucción el espectador puede ver una proyección en el muro con un fragmento de un discurso realizado por el presidente estadounidense Dwight Eisenhower que dice:

“Every gun that’s made, every warship launched, every rocket fired, signifies, in the final sense, a theft from those who hunger and are not fed, from those who are cold and are not clothed”
“Cada arma que es creada, cada barco de guerra lanzado, cada misil disparado, significa, en el sentido final, un robo, a los que tienen hambre, y que no son alimentados, aquellos que tienen frío, y no son abrigados”

Con eso creo que lo ha dicho todo Roger Waters en un espectáculo demoledor, que ha impactado mi retina y mi mente, como ninguna otra ópera lo ha hecho hasta el momento, y eso que he podido ver alguna que otra en el Teatro Real. Es vital, rebelde y políticamente incorrecta. A parte de ser un alarde tecnológico porque como habéis podido ver en los vídeos enlazados, se proyectan imágenes en cada ladrillo, es sobre todo una demostración de valentía y crítica en la que nos da pistas suficientes. Así en el momento en el que su alter ego fascista se hace con Pink nos da la recomendación de “You better run”, (mas te vale que corras). Traducido dentro del marco del brillante espectáculo, “lo mejor derrocarlo”. Y como vemos en las noticias a diario las cosas se mueven en Oriente Medio.

Pero uno posee esperanza en el ser humano y cree en la posibilidad de que caigan todos los muros. Espero que los judios se apliquen el cuento ya que es vergonzoso lo que hacen.

Hasta aquí mi crónica sobre el que sin temor a equivocarme ha sido el concierto de mi vida, es una auténtica obra maestra, y espero tener ochenta años y verla representada en el Teatro Real de nuevo. Porque sólo Waters ha sabido crear un mundo que represente lo duro que es una enfermedad como la depresión, donde te sientes rodeado por un muro y no hay nadie fuera que te escuche, y tus paranoias personales no hacen más que reverberar contra las paredes. Más quisiera Bono de “U2” llegarle a la suela del zapato, porque cada día están más vendidos a la comercialidad (Blackberry, para más señas) a pesar de sus golpes de pecho. Que nos hacen añorar aquel concierto de Amnistía Internacional en el Bernabeu, pero eso fueron otros momentos, y ahora sólo hacen caja.

Waters por su parte se aleja por completo hasta el punto que en declaraciones a medios de comunicación ha reconocido que no tocará en Israel y hay que hacerles un boicot cultural hasta que derriben ese muro de la vergüenza que está en Cisjordania. No quiero despedirme sin haceros una recomendación, durante estos últimos meses mi estimado lector y amigo Eulez ha realizado un pormenorizado análisis al mítico álbum “The Wall”. Creo que es imprescindible para los no iniciados su lectura, por ese motivo os dejo enlace a sus diversas partes:

The Wall I
The Wall II

The Wall III
The Wall IV
The Wall V
The Wall VI
The Wall VII
The Wall VIII
The Wall IX
The Wall X

Fotos del concierto: Alfie, JuliaCGS y animación de Eulez

Anuncios

16 Respuestas a “THE WALL-LIVE TOUR 2011-MADRID

  1. Ehehehe! Las fotos no son mías, son de juliacgs!

    Muy buen resumen! Gracias por enlazar a las entradas-coñazo

  2. Ah! El primer enlace de la lista de mis entradas está mal. El bueno es este.

  3. Bono de U2 es como la madre Teresa de Calcuta, le gusta la pobreza pero no le gustan los pobres

  4. ¡¡¡Eso, eso!!! Vengo a reclamar la autoría de la foto del cerdo, ¡¡¡¡que la hice yo!!!! (lo que pasa es que eulez me ha la fusilao, pero bien, ¿eh?, que no me quejo).

    Si quieres más fotos, aquí está una selección de las que yo hice: https://picasaweb.google.com/juliacgs/TheWall2011?feat=directlink

    Qué concierto. Qué guay. Me encantó, me lo pasé pipa y me he alegrado un montón de que estuvierais allí… ¡¡¡Y de que el copépodo perdiera la virginidad floydiana!!! (que vamos, tampoco es que yo sea muy ducha, pero mola…).

    Ah, bueno, y también hay que hacer mención a las cervecitas de después. Vamos, un concierto redondo a más no poder, hala.

  5. Ah, bueno y la foto de “Every Warship” también la hice yo, que ya no reconozco ni mis propias fotos… 😉

    No te pierdas el montaje que hizo eulez con mis fotos del muro cayéndose. Mola mazo.

  6. ¡Ji, ji, ji! ¡Gracias por la mención! 🙂 ¿No funciona la animación? ¡Qué rabia, porque está super bien! (aunque es un poco desazonador ver cómo se reconstruye el muro en un pispás, ¡con la de frustraciones que le hacen falta a Roger Waters pa construirlo!).

  7. Muy buena reseña de un conciertazo del que todavía me dura la resaca. Yo tampoco me esperaba un contenido tan “potente”, fue una gozada. ¿Nadie habla del uso de la estética de Apple durante el concierto? Además de la mención a otras compañías esta resultó ser bastante hiriente, creo.

    ¡Gracias por la dedicatoria!

  8. Mi estimado Eulez para mí ha sido un placer leerle durante estos meses y repasar con usted esta ópera contemporánea, porque en eso coincidimos Roger Waters ha creado una obra maestra que la puedes trasladar a diversos universos. Corregida la autoría y el enlace a la primera parte como usted puede ver.
    Mi estimado Ángel, el tema de Bono comienza a ser de risa directamente, particularmente siento verguenza ajena a veces. Es la risa este hombre, y hay un abismo entre uno y otro como creadores.
    Mi estimada JUlia CGS qué pedazo de fotos has hecho del concierto, gracias por cederme los derechos de usarlas para ilustrar lo que sentí y lo que me dio que pensar este magnífico evento. Cómo no mencionarla, ójala la hubiera podido pagar, me hubiera encantado. Eso sí, las cervezas post fueron geniales, al igual que las que nos tomamos al día siguiente con Miss WatFlech y Blogger in the Shadows a la salida de su visionado, que estaban tan impactados como nosotros. El montaje de Eulez funciona según el momento. No sé a qué se debe voveré a ponerlo, porque anoche funcionó, lo intentaré hoy de nuevo.
    De nada mi estimado Monsieur Copépodo. Cierto, se me ha escapado hablar de lo de Apple, lo remediaré en cuanto pueda porque además JuliaCGS posee imágenes que lo ilustra. Coincido con todos vosotros esta historia así es más potente inclusive, será por los malos tiempos que nos ha tocado vivir. Menuda pérdida de virginidad, yo escuché por primera vez trozos de este álbum iendo con mi tío Ricardo, mi madre, mi abuela y mi tía Keller en el coche de Valencia a Madrid porque me iba de viaje yo sólo a Manchester. Allí sonaba la II parte de Another brick on the wall por todas partes.

  9. Por cierto, que se me olvidó comentártelo… Mola lo de que hayas puesto la referencia al ilustrador (Gerald Scarfe). Me encantan los dibujos, tienen ese punto totalmente esquizofrénico que tan bien le sienta a la historia del muro.

    Ah, y lo del cerdo del concierto de Berlín es impresionante. Y a mí que ya me dio respeto el jabalí de nuestro concierto, con sus ojillos que cambiaban de color… ¡Pero lo del de Berlín era un señor cerdo maléfico de las tinieblas!

  10. Creía que no podía sentir más envidia… y va y me leo ésto. Jarl.

    Bueno, no os sepa mal, que no hago más que decir lo de la envidia y tal; en realidad, la culpa es sólo mía por asistir tan de seguido a conciertos multitudinarios (y caros, porqué no decirlo) como fueron el de AC/DC y luego el de Muse, ambos en Madriz y con pocos meses de separación. Para cuando salió lo del Waters, no quería ni oir hablar de conceirtazos. Uno que se hace viejo… pero si hubiera sabido que iba a estar tan actualizado, tan espectacular, tan todo… lo hubiera pensado 2X.

    Gracias una vez más por la reseña: entre usted, eulez, las impresionantes fotos de juliacgs, los comentarios y los tuiteos, se lleva mejor el no haber ido. Bueno, ¡y gracias por la dedicatoria! Halágame sobremanera.

  11. Yo estuve en el concierto en Madrid del día 25 y coincido plenamente salvo en que no ha sido el concierto de mi vida. Me gustó mucho pero creo que Pink Floyd tiene discos mejores. El show de 2007 en el que Waters tocaba The dark side of the moon y muchos otros éxitos de toda su carrera me gustó más. Yo sólo eché de menos algún bis o algún tema de otro disco, para rellenar hasta las 2 horas, que hora y media se me hizo corto (lo cual no es mala señal), pero si hubieran tocado Shine on you crazy diamond, Echoes o Money la cosa hubiera sido ya orgásmica.

    Conciertazo y espectáculo alucinantes, eso sí.

  12. Hola, gran comentario ya que yo me he centrado más en el aspecto escénico musical. Es cierto, Waters le ha dado la vuelta a la tortilla y lo que era una alienación de un cantante de rock que se le va la pinza, ahora es una crítica a tres aspectos : capital, religión y gobiernos, y bien hecho, la pieza es tan flexible que no queda forzado. Totalmente de acuerdo en que tuvimos la ocasión de vivir uno de los grandes espectáculos de nuestro tiempo, algo que no suele suceder en españa, por lo que somos afortunados.

    un saludo y a ver si escribe usted sobre música más a menudo!

  13. Pingback: THE WALL-LIVE TOUR 2011-MADRID | rssPais.com

  14. Mi estimada JuliaCGS lo del cerdo de Berlín, en efecto, parece surgido de las tinieblas, nada que ver con el cerdo que vimos en el Calderón en la gira de los Pink sin Waters o con el que hemos visto en esta representación. Es más le da otras connotaciones. Y no hablar de las ilustraciones esquizos de Scarfe me parecía que tenía delito porque son vitales para el conjunto de la obra tanto versión vinilo, versión Parker como teatral.
    Mi estimado Dr Litos no se sienta mal, nos acordamos mucho de usted, por eso está en la dedicatoria, porque sirva esta reseña para introducirle a un 3% del concierto. Pero no se preocupe que para navidad me juego un dedo que aparecerá una edición en DVD de la gira, ya lo verá. Por cierto, mi Alzehimer no alcanza a saber si le conté la anecdota de Muse, nunca he pasado tanto miedo a ser aplastado literalmente en un concierto. Un servidor que no tiene ni media hostia rodeado de machos alfa de tamaño XXL y saltando a mi lado, creía que moría.
    Mi querido y estimado LuisCifer, por lo que veo a través de su comentario usted es de los que no le alcanza a llenar “El muro” como obra en general. Creo que Waters sin quererlo ha hecho una ópera en toda regla, sólo que sin falsetes, tenores oo sopranos. Me explico. José María Cano ese si que intentó hacer una ópera y lucho por estrenarla en “El Real”, pero como todo lo que hace Mecano es comercialota y regulona. Y claro le dijeron que a donde iba, si escuha “Luna” está hueca como historia. Waters a veces con calzador, pero son momentos escasos y se le perdonan, lo reconozco hace una relectura de su obra realizada hace 30 años y funciona. Además, tiene una historia que te ponen los pelos como escarpias. Qué quiere que le diga, he visto muchos conciertos y óperas en mi vida, y tanto escenográficamente como musicalmente me impacta, posee fuerza a pesar de que Waters no sea Placido Domingo. Pero con su voz quebrada me transmite a veces más cosas que Domingos con sus altos registros.
    Por cierto me hubiera encantado haber coincidido tanto con usted como con mi estimado y querido Doctor Quatermass, podernos haber tomado unas cañas y haber hablado de lo visto y sobre todo habernos conocido por fin en persona, son ya muchos años hablandonos en 1 y 0, es decir digitalmente, y os prometo que se os tiene en muy alta estima.
    Eso me lleva a mi Doc, Doc Quatermass, que espero que hayas visto ya en
    en 3D Piraña, lo más golfo del universo, que sale otro Doc con tanta prestacia y altanería como usted. En realidad no escribo más de música porque no doy para más. Ya les haré un comunicado oficial tras la Mostra de Valencia, pero eso son otros temas. Al grano al Murito. Creo que hya una cosa que queda forzada pero cuela y es lo relacionado con la Madre y el Estado, pero funciona, y mola. Porque ustedes en Barna ven más cosicas que nosotros en Madrid, que los cantantes no quieren pasar por el forito, les mola más el Palau Sant Jordi y el pan tumaca. Cada vez son menos los que pasan por la capital. Así que esto se convirtió en cita obligada. por diversos motivos. Yo tuve la suerte que se lo pedí a sus majestades Los Reyes Magos y me la trajeron. Porque se agotaron las entradas como el agua.

  15. Pues a puntito estuve de dejarme 70 euros + tren para verlo en Holanda pero entre que no ando muy sobrado de pelas y que me coincidía con un seminario de, ojo al dato, cine porno, me conformo con haberlo visto en youtube tres minutos antes de que lo borrasen 😦

  16. Lo importante es que pudieras verlo mi estimado Victor Guybrush. Si te lo hubieras gastado te habrías sentido bien porque hubieras flipado 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s